Tiemblan los Cimientos de la Derecha Económica

0
336

De un tiempo a esta parte, a diario nos vamos enterando por medio de artículos y publicaciones, de la verdad que se oculta detrás de los fundamentos de la oligarquía del poder que comúnmente se denomina como la derecha económica, que representa el sector mas conservador de este sistema político y social, y que mayoritariamente esta sustentado en la absorción del excedente económico por el sector empresarial y financiero que monopoliza y concentra como nunca antes la propiedad de la banca, los medios de comunicación, los servicios, la salud, y en general, cualquier comportamiento humano que se pueda mercantilizar.

 

Lo que tibiamente empezó con una investigación de ciertas irregularidades impositivas del grupo Penta, se fue transformando  en una marea arrolladora, que a medida que crece, ha envuelto  a otros grupos económicos, en un impresionante efecto domino que amenaza con consecuencias imprevisibles y que cual caja de Pandora, abrió a la ciudadanía común las oscuras, corruptas, ilegales y recurrentes practicas de las elites.

Luego vino el turno de SQM, sociedad ligada en sus orígenes a la dictadura tanto en lo político como en lo familiar, y que por supuesto ha ido dejando a su paso huellas y señales de practicas reprochables, renidas con la ética y la moral, en las que el soborno y otras delicadezas delictuales son el pan de cada día.

Hasta ahora, y digo hasta ahora, por que esto recién esta empezando, se habla de US$ 11 millones, aún cuando no entiendo por qué se habla en dólares  dado que en Chile la moneda oficial es el peso, por lo que estamos hablando de $ 7.000 millones, los que en su mayoría, me imagino, habrán sido usados para el financiamiento de campanas electorales, o lo que es lo mismo, para comprar favores políticos.

Naturalmente si indagamos un poco en la situación sindical y laboral de los trabajadores de SQM, creo que encontraremos más  sorpresas en las que las coimas, el trafico de influencias, la injusticia y otras practicas deleznables también están a la orden del día, principalmente en contra de aquellos trabajadores que se han atrevido a alzar la voz.

De acuerdo a lo que hasta ahora se sabe, y marcando quizás una importante diferencia con el caso Penta, en esta nueva situación vemos una cierta transversalidad en los destinos de estos fondos mal habidos, de modo de asegurarse siempre estar del lado de los vencedores.

Cabe preguntarse cómo estas empresas pueden generar este tipo de flujos de dinero para estos oscuros y corruptos propósitos, sin perjudicar sus patrimonios y los de sus accionistas, sin mencionar aun los recursos que de seguro habrán sacado a través de lo  que eufemísticamente conocemos como » sociedades de inversión » que no es sino otra forma de blanquear capital en paraísos fiscales, eludiendo, evadiendo y vulnerando la leyes tributarias vigentes.

Ahora viene el turno del caso de la familia Ossandon, y sin duda le seguirán otros…

Tampoco debemos olvidar casos anteriores que, aunque sin el efecto mediatico de los actuales, han sido tanto o más funestos desde el punto de vista de la probidad y el patromonio público, entre los que cabe mencionar La Polar, la colusión de las mas importantes cadenas farmacéuticas, el caso Chispas, y el caso Cascadas, por nombrar solo los mas relevantes.

Tampoco debemos olvidar o dejar de mencionar que la fortuna del ex Presidente Pinera tiene la misma escuela y el mismo sello.

No se trata de satanizar a todo el mundo empresarial, y de creer que ser empresario es sinónimo de corrupción, desfalco, repudiables practicas monopolicas y demases, ni de pensar que todos los empresarios transitan por estos oscuros derroteros, pero es indudable que tales practicas forman parte del ADN de estos grupos económicos y están enquistadas en la formación, el crecimiento y la expansión de los mismos.

Por supuesto son estos mismos sectores los que al tenor de la tramitación de las nuevas reformas han puesto el grito en el cielo vociferando majaderamente y de modo grandilocuente a través de los medios de comunicación, por intermedio de sus voceros y  «expertos analistas», las debacles económicas que se nos vendrían encima; a saber, la detención del crecimiento, el aumento de la desocupación, la paralización de la inversión y la fuga de capitales, entre otros agoreros vaticinios del mismo tipo.

Hace algunos días un candidato a la presidencia de la Sofofa, declaró muy suelto de cuerpo que el también había incurrido en estos  financiamientos irregulares e ilegales, pero que que esos delitos tenían mas de  diez años, por lo que están prescritos, No conforme con eso, se despachó esta frase para el bronce:

«Los empresarios tienen que ser mas populistas para conseguir la aprobación del publico».

Paradójicamente, la Madre Naturaleza sacude el planeta cada tanto, a través de movimientos sísmicos, inundaciones, tornados y huracanes para liberarse de la presión, la polución y la pestilencia, producidas por los efectos de estos grandes consorcios que sin ningún tipo miramiento ni respeto por el medioambiente, destruyen, contaminan y saquean los recursos naturales, hídricos y minerales y los distintos reinos y comunidades que la habitan, siempre centrados en sus propios egoístas y mezquinos intereses.

Bueno, pues ahora están recibiendo de vuelta como un efecto bumeráng las consecuencias de sus acciones negativas, producto de un pésimo e irracional uso del libre albedrío.

Aún así  soy optimista y espero que al menos algunos de aquellos personeros involucrados en todos estos hechos hagan una sincera reflexión y asuman que también se puede hacer empresa sin malas practicas y que compartir los beneficios y los progresos con los trabajadors y la sociedad, finalmente beneficia a todos, partiendo por ellos mismos.

Sin duda que un mundo empresarial sostenido en el alineamiento de los principios de Palabra, Pensamiento y Accion, dejaría de lado ese enfermizo miedo de las clases adineradas a perder lo que poseen,  y que los hacen ir ávidamente siempre por mas y mas……….

Hoy han cambiado mucho las cosas en Chile.

El fin del absurdo y perverso sistema binominal y la implantación de las  diversas reformas en curso, tanto laborales, tributarias, educacionales, judiciales y otras que se irán sumando, aún cuando están recién en sus primeras etapas de gestación e implementación  ya están produciendo impresionantes consecuencias en todo este sector que creció rodeado de privilegios y sofistificacion, y que ve con desesperación como se derrumba todo este sistema que les permitió vivir en un estrecho mundo en el que sólo vale «yo y  lo mío», vale decir, el egoísmo, la vanidad, la codicia y otros atributos negativos, de los que se redimían golpeándose el pecho en la misa dominical.

Espero que todo esto nos lleve a plantearnos el tipo de sociedad en que queremos vivir, en la que todos somos igualmente importantes y en la que cada cual cumple un rol, y podamos comprender que todo nuestros actos e incluso nuestros pensamientos ya sea para bien o para mal tienen consecuencias, y afectan a nuestro entorno, por lo tanto cualquier daño que le hagamos a otros también nos lo hacemos a nosotros mismos.

 

DEJA UNA RESPUESTA