Arturo Silva Valdés, Prófugo de la Justicia: El Misterioso Asesino del Químico de la DINA

0
687

El ex mayor de Ejército Arturo Silva Valdés, es un hombre singular. El autor de los disparos que acabaron con la vida de Eugenio Berríos, el químico de la DINA que sabía demasiado, perteneció a una de las estructuras de inteligencia más secretas de la DINE, la misma que está detrás del asesinato de Eduardo Frei Montalva. Después de perpetrado el crimen de Berríos, y retirado del Ejército, asume como jefe de seguridad del propietario de El Mercurio, Agustín Edwards Eastman. Pero con él no sólo tiene una dependencia laboral, sino también de socio en empresas y sociedades tales como Serprotec, Consultsistem Chile S.A.; Inversiones Canelo Seis, Compañía de Inversiones Nacionales; Inmobiliaria Santa Raquel, Ecogas y Focus Investment. Según versiones de presna, el martes le comunicó a su familia que no se entregaría, y entraría a la clandestinidad. Su paradero actual, así como gran parte de su vida, permanecen en el misterio. Su amplio conocimiento de los secretos de muchos integrantes de las elites del poder local, hace que no pocos de ellos anden con el sueño alterado, por estos días.

 

El asesino de Eugenio Berríos

Mónica González

La Corte Suprema ratificó la sentencia por el secuestro y asesinato del ex químico de la DINA Eugenio Berríos. La mayor condena recayó en Arturo Silva Valdés (15 años y 1 día de cárcel), quien formó parte del núcleo que ejecutó las operaciones más clandestinas del Ejército en los años 80 y en plena democracia.

El siguiente reportaje, publicado en 2002 por la revista Siete+7, revela que el ex oficial es dueño también de los secretos de dos de los hombres más poderosos de Chile: Augusto Pinochet y Agustín Edwards, dueño y director del diario El Mercurio.

Otros protagonistas de la operación para asesinar a Berríos en Uruguay en 1992 condenados hoy son los militares uruguayos Tomás Casella, Eduardo Radaelli y Wellington Sarli, así como también el ex auditor general del Ejército Fernando Torres Silva y el ex director de Inteligencia del Ejército Eugenio Covarrubias, entre otros (ver fallo completo de la Corte Suprema).

Alto, atractivo, elegante, con don de mando, hombre de mundo, experto en inteligencia, tirador eximio, jugador de polo y rodeado de una aureola que le significó incluso el apelativo del “James Bond chileno”. Esas son algunas de las características que se le atribuyen al mayor (R) Arturo Rodrigo Silva Valdés, miembro del Servicio Secreto de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) y quien aparece identificado por al menos dos testimonios como el autor chileno –el otro sería uruguayo– de los disparos que terminaron con la vida del químico de la DINA, Eugenio Berríos.

Pero Silva Valdés tiene otros atributos que contribuyeron a engrandecer su leyenda. Es dueño de los secretos de dos de los hombres más poderosos de Chile: Augusto Pinochet y Agustín Edwards, el director y dueño del diario El Mercurio. De ambos fue su jefe de seguridad personal, dueño de su retaguardia y desplazamientos.

El nombre de Silva Valdés ya era conocido en tribunales. Saltó a la palestra cuando el ministro Sergio Muñoz lo procesó como encubridor en el asesinato de Tucapel Jiménez. Pero su identificación se conoció en el corazón de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) antes de que fuera procesado. Y se tomaron medidas. Para entonces se desempeñaba como escolta personal de Agustín Edwards. Una función que abandonó abruptamente.

Uno de los aspectos que restan por dilucidar en su historial es si efectivamente en septiembre de 1994, Arturo Silva fue enviado en comisión de servicio a trabajar para Agustín Edwards por el entonces director de Inteligencia del Ejército, general Eugenio Covarrubias. Porque después, cuando se produce su retiro de la institución castrense, su relación laboral con El Mercurio y con Edwards pasa a ser asumida por la empresa de seguridad SERPROTEC S.A.

Esta empresa tiene dos socios principales: Juan Luis Herrera Villena e Inversiones Canelo Seis y Compañía, cuyos socios principales son Agustín Edwards Eatsman, Agustín Edwards del Río e Inversiones Nacionales.

Valdés no llegó solo a trabajar para Edwards. Un grupo de hombres, todos formados en la CNI y en el reducido y selecto equipo del Servicio Secreto, lo acompañó. Entre ellos estaban Nelson Hernández Franco, quien en 1982 se desempeñaba bajo la chapa de “Marcos de la Fuente” en la CNI y que también fue procesado por el asesinato de Tucapel Jiménez; Marcelo Sandoval, Nelson Román e incluso una mujer: Erika Silva. Más tarde se incorporaría como jefe el mayor Eduardo Martínez Wogner, quien fuera ayudante del director de la CNI.

El general Eugenio Covarrubias seguía muy de cerca los pasos de la escolta de seguridad de Agustín Edwards. Y sus nexos se estrecharon cuando su hijo, también de nombre Eugenio Covarrubias, asumió la gerencia de SERPROTEC, cargo que conservó hasta 1999.

No todo en la vida de este exclusivo experto en seguridad ha sido adrenalina y gloria. A sus más de 500 viajes por el mundo hay que contraponer la muerte de uno de sus hijos. Una herida que lo desestabilizó y que lo dejó vulnerable para la vida. Hoy, a pesar de sus acciones en Ecogas Limitada, Ceqsachile S.A. y Consultsistem Chile S.A., su mundo vuelve a desplomarse.

ASESOR VIP

Arturo Silva comenzó a destacarse por sus dotes en labores de inteligencia a principios de los ’80 cuando formaba parte de los escuadrones de la CNI. Hay quienes dicen que en ese entonces lo llamaban “Alvarito”, haciendo la relación con Álvaro Corbalán, el poderoso jefe operativo del organismo de seguridad. Eran tiempos en que los vasos comunicantes entre la CNI y el DINE eran fluidos y difusos. Una relación que hoy algunos oficiales califican de “perversa” porque involucró al organismo de inteligencia institucional, destinado a la seguridad territorial, en operaciones criminales, como el asesinato de Tucapel Jiménez.

Hoy la jueza Olga Pérez investiga otro hecho similar y que podría acarrear consecuencias de proporciones: el asesinato a través de toxinas botulínicas del ex Presidente Eduardo Frei Montalva. Su muerte acaeció días antes de que un escuadrón del DINE asesinara a Tucapel Jiménez (1982) (ver reportaje de CIPER).

Pero el tiempo de gloria de Silva llegó con ocasión del plebiscito de 1988, cuando pudo desplegar todos sus dotes al convertirse en el principal “asesor de seguridad” del general Augusto Pinochet.

Su función se iniciaba al momento en que el general decidía hacer un viaje. Allí entraba en acción. Viajaba hasta el lugar escogido, se entrevistaba con los invitantes y con los organismos de inteligencia militar del país, hacía una completa revisión de las condiciones de los hoteles posibles para escoger uno y teniendo siempre al menos dos alternativos en caso de emergencia; los hospitales cercanos, los vehículos que se utilizarían, los choferes, ambulancia, chequeos y fichas médicas a la mano. Revisaba hasta el último detalle, incluyendo la selección de los hombres que integrarían su escolta de seguridad, y luego se sentaba junto a Pinochet y su edecán del momento para dar cuenta del programa elegido y afinar.

Su misión debiera haber terminado allí, pero fue tal la cercanía, la confianza y el afecto que Pinochet depositó en él, que fue una costumbre que cuando el viaje se iniciaba, Arturo Silva Valdés se convertía en su sombra. Al punto que en más de una ocasión, los hoteles donde se hospedó Pinochet quedaron registrados a su nombre. Así ocurrió en octubre de 1993, cuando Pinochet viajó a Brasil de vacaciones y la prensa recogió que el ex dictador habría utilizado la falsa identidad de Arturo Silva Valdés en el Hotel Intercontinental de Ríos de Janeiro.

Pero para entonces Silva se había convertido en un agente ultra secreto del DINE. Un camino que inició en 1990 cuando fue elegido como uno de los brazos operativos de la operación “control de bajas”, la salida clandestina del país de aquellos militares en peligro de ser encarcelados o procesados por secuestro, tortura o homicidio en tiempos de dictadura.

Así, Silva Valdés fue la pieza clave que operó en la fuga de Luis Arturo Sanhueza Ross y de Carlos Herrera Jiménez. Silva Valdés preparó esa operación viajando a Argentina el 7 de septiembre de 1991, regresó el 12 y volvió a salir el mismo día que Herrera: el 19 de septiembre de 1991. Fueron días intensos. Ya estaba decidida y preparada la fuga de Eugenio Berríos. Pero ésta fue revestida de todos los cuidados especiales: Berríos no debía caer en manos argentinas. Fue Arturo Silva quien preparó hasta el último detalle y cuando Berríos cruzó la frontera por el sur en dirección a Río Gallego el 26 de octubre de 1991, Silva hacía lo propio hacia Argentina pero por vía aérea.

A partir de entonces controló cada uno de los pasos de Berríos en su nueva residencia. Y también las del otro paquete que mandó a guardar en Uruguay: Luis Arturo Sanhueza Ross.

La historia que sigue fue contada en la edición N° 32 de Siete+7. Pero hay un capítulo que detallar. Cuando en noviembre del ‘92 Berríos escapó de sus custodios desde la localidad de Parque del Plata, a 50 kilómetros de Montevideo, Arturo Silva Valdés estaba allí controlando paso a paso su captura. Junto a él, el mayor Jaime Torres Gacitúa, uno de sus mejores amigos y también “asesor de seguridad” de Pinochet y miembro del Servicio Secreto del DINE.

Cuando finalmente recuperan a Berríos, comienza la otra historia. Una que culmina –según los testimonios– con el asesinato de Berríos, el que habría sido ejecutado por Silva Valdés y el teniente coronel uruguayo Eduardo Radaelli (ver recuadro). Testigo de la operación fue el mayor Torres Gacitúa. Allí quedaría sellado un pacto entre oficiales de inteligencia que revela que la “Operación Cóndor” sigue siendo un peligro latente.

SERVICIO SECRETO BAJO IMPRONTA BRITANICA

El traspaso de la banda y la piocha que simbolizan el poder presidencial que el general Pinochet hizo al Presidente Patricio Aylwin el 11 de marzo de 1990, dando inicio a la transición, fue el detonante para otros movimientos en las sombras. A poco andar la auditoría del Ejército, a cuya cabeza estaba el general Fernando Torres Silva, tocó la campana de alerta.

Según un alto oficial del Ejército de la época, fue con instrucciones precisas del alto mando que se realizó la primera reunión entre la auditoría y el director de Inteligencia de la institución, más el jefe del Servicio Secreto que dependía del DINE, en la que se hizo un minucioso análisis de qué juicios estaban “maduros”: qué procesos estaban en peligro de obtener la identificación de torturadores, secuestradores y homicidas uniformados.

Fue en ese núcleo que se diseñó la estrategia para sacar de Chile a los militares “en peligro”. Y el brazo operativo fue precisamente la joya inexpugnable y más compartimentalizada del DINE, el Servicio Secreto que durante largos años dirigió el oficial Maximiano Ferrer Lima y que se creó bajo la asesoría del MI6, el Servicio Secreto de Gran Bretaña bajo el acicate de la invasión inglesa a Las Malvinas en 1982.

Esa unidad quedó al descubierto en el curso de la investigación del asesinato del líder sindical Tucapel Jiménez, desarrollada por el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Sergio Muñoz. Pero ha sido la investigación de la jueza Olga Pérez, que investiga el asesinato del químico Eugenio Berríos, la que ha permitido develar la identidad de sus miembros así como la ejecución de otras operaciones de corte criminal llevadas a cabo por el grupo.

Según declaraciones del brigadier Víctor Pinto Pérez, jefe del Comando de Inteligencia del Ejército (CIE), a mediados de 1982 –la invasión a Las Malvinas se produjo en abril– escogió a un pequeño grupo de oficiales de inteligencia para que viajaran a Gran Bretaña y allá se interiorizaran del funcionamiento del MI6 para crear en Chile una unidad de corte similar, claro está guardando las proporciones.

Fue el mayor Maximiliano Ferrer Lima uno de los oficiales que jugó un importante rol en la DINA como el “capitán Max”, uno de los fundadores del Servicio Secreto del Ejército en su calidad de jefe de la Unidad de Contraespionaje del CIE.

¿Por qué incorporar al Servicio Secreto, destinado a la misión de blindar la seguridad territorial en actividades de encubrimiento de asesinos y torturadores? Esa es la pregunta clave que hoy deben responder los responsables de una gestión fracasada. Porque un somero análisis de las operaciones fuga llevadas a cabo el ’91 permiten concluir que todas ellas fracasaron. Y principalmente, por los engaños y desaciertos en que incurrieron los hombres encargados del “control de bajas”.

Así sucedió con Luis Arturo Sanhueza Ross, con Carlos Herrera Jiménez y con Eugenio Berríos. No sólo no pudieron escamotear a la justicia sino que terminaron enlodando a la institución y de paso, comprometiendo incluso la seguridad nacional.

Si hubiesen declarado en su momento ante los tribunales, esa página el Ejército ya la habría dado vuelta y sin ninguno de los costos en dinero, imagen y vulnerabilidad de la seguridad nacional.

También, y un hecho no menor, es que todas esas operaciones significaron un millonario gasto financiero y terminaron anidando focos de corrupción que hasta hoy no han sido investigados. Algunas preguntas a modo de ejemplo: ¿a quién rendía cuenta Arturo Silva Valdés de los gastos en que incurría para pagar pasaportes falsos, viajes múltiples y estadía de los custodios y los fugados en el extranjero? ¿De dónde salían esos fondos? Y si es efectivo que el gas Sarin y otras toxinas botulínicas mortales se vendieron a Irak o a otros países a fines de los ’80, ¿cuántos millones de dólares se recibieron y en qué cuentas se depositaron?

 
RADAELLI: EL OTRO DISPARO

En 1993, cuando el escándalo del secuestro y desaparición de Eugenio Berríos estalló ante la opinión pública en Uruguay, provocando lo que llamaron “un golpe técnico” de los militares, el teniente coronel Eduardo Radaelli debió ser traído en emergencia desde el Zaire, donde se hallaba en “misión de paz”.
Tomás Casella (Fuente: elmuertoquehabla.blogspot.com)

Tomás Casella (Fuente: elmuertoquehabla.blogspot.com)

Y si en un principio se pensó que el oficial sería castigado y procesado, junto al teniente coronel Tomás Casella, muy pronto la presión militar dejó en evidencia que el Presidente Lacalle estaba bajo tutela.

Han transcurrido nueve años. Radealli sigue activo y hoy debe enfrentar una acusación de homicidio. Sabe que no está solo. Es considerado la cabeza “pensante” de un grupo de oficiales nacionalistas de inteligencia del Ejército que se nuclearon en torno al ex comandante en jefe, teniente general Fernán Amado. En la época del escándalo de Berríos, Amado era jefe de Intendencia del Ejército.

En ese mismo grupo cerraba filas Casella y otro de los involucrados en el secuestro y asesinato de Berríos: el teniente coronel Wellington Sarli. Los tres oficiales no son desconocidos en Uruguay. Están vinculados a actos de terrorismo de Estado durante la dictadura de ese país. En especial, una serie de atentados con bombas perpetrados en contra de disidentes a fines de los ’80, los que incluyeron una bomba en el estudio jurídico del entonces Presidente Julio María Sanguinetti.

Al grupo se lo conoció bajo la sigla “Guardia de Artigas”, un grupo que nació bajo el amparo de la logia mayor y más poderosa –“Tenientes de Artigas” – pero bajo un perfil más clandestino. La trastienda de la pugna de poder de entonces hizo enfrentarse al general Amado con Sanguinetti. Más tarde, cuando estalló el escándalo Berríos, las trenzas volvieron a disputarse el poder. Según testimonios de oficiales chilenos, una presa que estuvo al medio de la disputa fue la producción de armas químicas que Berríos habría comenzado a realizar para el grupo de sus custodios uruguayos. Lo cierto es que Amado denunció escuchas telefónicas. Responsabilizó al director de Inteligencia, general Aguerrondo, el que finalmente debió partir a retiro. Ahora las nuevas trenzas se mezclan con las viejas y actuales luchas en una pugna por el poder y la impunidad. Y Radaelli está en el centro del huracán.

Fuente: CIPER Chile

Autor material del crimen de Berríos se declara en rebeldía y se niega a entrar a Punta Peuco

El autor material del crimen del ex químico de la DINA, el capitán (r) Arturo Silva Valdés, se declaró en rebeldía y se niega a ingresar al penal de Punta Peuco. El oficial en retiro tomó la decisión tras conocer la sentencia definitiva que pesaba en su contra y que debía cumplir 20 años de cárcel como autor material del secuestro y homicidio de Eugenio Berríos y por su participación en la asociación ilícita para asesinar al ex químico de la DINA en Uruguay en 1993.

Silva Valdés reunió este martes en la noche a su familia y a una pareja de amigos en una cena y les comunicó que no se entregaría a la justicia para cumplir su castigo, información certera y recopilada de primera fuente esta mañana por Radio Bío Bío.

En esa ocasión le indicó a sus invitados que no pasaría 20 años en la cárcel y les informó que se iba a vivir en la clandestinidad.

Uno de los abogados de Silva Valdés, Carlos Neira, dijo desconocer el paradero de su cliente.

“No tengo antecedentes (…) desde hace mucho tiempo que no tengo contacto verbal con Arturo. Hace unos días me mandó un correo electrónico, por no poder haberme visitado, cuando la causa aún estaba vigente y no había salido la sentencia y por tanto, no tengo ninguna información”, sostuvo el jurista.

Y añadió que “no he hablado con él, me han llamado algunas personas, preguntándome si ya se habría presentado. Repito, no tengo ningún antecedente si se presentó o si se va a presentar. No tengo comentarios”.

También Valdés fue interrogado por el Caso Tucapel Jiménez en calidad de testigo, siempre habría librado de estos casos.

Tiene 61 años y era un ejecutor, un “asesino profesional” e incluso no tiene declarado un domicilio particular.

Actualmente la policía de investigaciones deberá buscar al sujeto que se declara en rebeldía.

Suicidio y el condenado “inubicable”

Cabe mencionar que once de los 14 condenados por el crimen ya se encuentran en calidad de reos en esta cárcel.

En paralelo a la cena de Silva Valdés, el ex jefe de la DINE, general (r) Hernán Ramírez Rurange, se suicidó en su departamento dándose un disparo en la cabeza.

Este último fue condenado a una pena de 10 años y un día de presidio como autor del delito de secuestro y 10 años y un día por asociación ilícita.

Tras ese hecho se aceleraron las órdenes de detención, por parte del juez Alejandro Madrid.

Esta madrugada ingresaron nueve de los 14 condenados, el último fue el ex auditor general del Ejército, Fernando Torres Silva, a eso de las 2 de la mañana, quien tendrá que cumplir 10 años y un día de presidio efectivo por asociación ilícita para encubrir el asesinato del ex químico de la DINA.

A su vez este viernes llegaron desde el sur del país, los ex uniformados Jaime Torres Gacitúa y Marcelo Sandoval Durán pasaron al batallón de policía militar en Peñalolén y luego fueron trasladados al penal Penta Peuco.

El otro que queda pendiente de capturar es el coronel (r) del Ejército, Manuel Provis Carrasco, quien está condenado a cumplir 10 años y un día, como autor de secuestro y 5 años y un día por asociación ilícita.

Está inubicable, lo que causa extrañeza, porque ya se encuentra procesado y con condena de primera instancia por otro caso importante de violaciones a los DD.HH. por el crimen del coronel Gerardo Huber.

Fuente: Radio Bío Bío

 

DEJA UNA RESPUESTA