Un colosal y ambicioso proyecto científico que, sin duda, será un gran aporte a la humanidad  tiene embarcado a un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Moscú, cuyo desafío es nada menos que la creación  de un banco de datos para almacenar cada ser vivo de la Tierra, incluyendo también los que han desaparecido o se han extinguido.Hazaña , dice el rector del plantel, Viktor Sadivnichy, que sólo  es comparable al mito bíblico del Arca de Noé.

El banco estará ubicado en la Universidad Estatal de Moscú y será el primero del mundo de su clase. Se prevé que esta ‘Arca de Noé’ moderna, como la han generalizado los científicos, esté terminada en 2018. Rusia ha asignado a la realización del proyecto 1.000 millones de rublos (194 millones de dólares), informa la agencia TASS.
Viktor Sadivnichy explicó que el proyecto “nos permitirá congelar y almacenar diferentes materiales celulares, que se podrán reproducir. Además, contendrá sistemas de información».En el estudio están colaborando todos los departamentos de la Universidad, aportando muestras, así como el Jardín Botánico, el Museo Antropológico y el Museo Zoológico.
La importancia del ADN
El ácido desoxirribonucleico, abreviado como ADN, es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria.
 La función principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de información. Muchas veces, el ADN es comparado con un plano o una receta, o un código, ya que contiene las instrucciones necesarias para construir otros componentes de las células, como las proteínas y las moléculas de ARN. Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son llamados genes, pero las otras secuencias de ADN tienen propósitos estructurales o toman parte en la regulación del uso de esta información genética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here