Prólogo Electoral en EE.UU.: Senadora Demócrata Marca Giro Progresista de su Partido

0
290

Aunque todas las prediccioones apuntan a que Hillary Clinton será la candidata demócrata para suceder al presidente Barack Obama en 2016, en el seno del partido oficial ha surgido una líder cuyas ideas son más potentes y populares que las de Hillary: se trata de Elizabeth Warren , senadora por Massachusetts desde 2013. La congresista ha destacado por ser la voz más combativa contra Wall Street, el Partido Republicano y el establishment demócrata identificado con el matrimonio Clinton.

 

No obstante su popularidad y creciente prestigio dentro de las filas oficialistas, Warren ha sido categórica en afirmar que no será competencia de Clinton en las primarias para elegir al candidato que representará al Partido Demócrata en las elecciones de 2016. Warren no tiene el curriculum de servidora pública que tiene Clinton – ex primera dama,ex secretaria de Estado, ex senadora – pero sus planteamientos políticos son acogidos exitosamente en su partido y entre los ciudadanos. Los temas y las posiciones que pregona están en sintonía con la preocupación que los estadounidenses revelan y su participación pública ha forzado a Clinton a abordar cuestiones que hasta hace poco no figuraban en su agenda, como las desigualdades y los excesos de Wall Street.

“Ella me ha dicho a mí y a muchas otras personas que no será candidata”, dice Roger Hickey, codirector de la Campaña para el Futuro de América, una organización adscrita a la izquierda demócrata. “Pero incluso sin presentarse a la presidencia, Elizabeth [Warren] impulsa a los demócratas y Hillary Clinton hacia una dirección más progresista. Hillary está aprendiendo del liderazgo de Elizabeth”.

¿Pero quién es Elizabeth Warren? ¿qué la hace tan popular? Es una profesora de Derecho de 65 años, que se especializó en el endeudamiento privado y las bancarrotas familiares. Ha publicado libros como The two-income trap, (La trampa del doble ingreso), en donde mezcla el estudio de las finanzas familiares con consejos sobre cómo gestionarlas. Lo suyo era una materia mas bien técnica que política, hasta que estalló la crisis en 2008 y el endeudamiento de los norteamericanos y las prácticas abusivas de los bancos ocuparon de repente el centro de la discusión sobre las causas y las soluciones de la emergencia. Ahí adquirió fuerza su voz crítica en representación de miles de ciudadanos que consideran que las medidas para superar la crisis no los alcanzaron a ellos. Al respecto, aún cuando técnicamente la crisis fue superada, el 72% de los norteamericanos cree que la recesión no ha terminado, pese a que la economía crece a su nivel más alto en 11 años.

Pero además de interpretar el pensamiento popular, Elizabeth Warren recibió reconocimiento político cuando Obama adoptó su propuesta para crear un organismo de protección del consumidor de productos financieros, destinada a evitar que se repitiesen estafas como las de las » hipotecas basura». Warren debía presidir la nueva institución – Oficina de Protección Financiera del Consumidor – pero el previsible veto de los republicanos en el Senado y los recelos de algunos demócratas cercanos a Wall Street frustraron la candidatura. Warren se convirtió en la voz de la conciencia de la izquierda que atribuye a Wall Street la responsabilidad de la recesión y reprocha a Obama su timidez a la hora de reformar el sistema financiero.

¿Cuál es el planteamiento central de Warren? En su libro mas reciente  – A fighting chance (Una oportunidad de lucha) – la senadora demócrata señala: “El juego está trucado en favor de los que tienen dinero y poder”. Y al respecto explica “Las grandes corporaciones contratan a ejércitos de lobistas para obtener exenciones de miles de millones de dólares en el sistema impositivo y persuadir a sus amigos en el Congreso de que apoyen leyes que inclinan las reglas del juego a su favor. Mientras tanto, a las familias que trabajan duro se les dice que tendrán que vivir con sueños más modestos para sus hijos”.

Warren acepta de buen grado que se le tilde de populista ya que en EE.UU  este calificativo carece de las connotaciones negativas que tiene en Europa o América Latina y que se asocia a demagogia. En la tradición norteamericana, significa la defensa del pueblo frente a las élites.

Aún cuando nadie duda que la candidata demócrata en 2016 será Hillary Clinton, es en la ideología de Elizabeth Warren donde está puesta la fuerza para atraer votos y marcar el tono de la campaña electoral para suceder a Obama.

DEJA UNA RESPUESTA