Portuarios Suman Apoyo de la CUT y Trabajadores del Cobre

0
459

Los trabajadores portuarios suman apoyos al conflicto que se extiende por más de tres semanas en distintos terminales del país. Según los sindicalistas, son 19 los puertos movilizados por el pago retroactivo de la media hora de colación, la negociación colectiva de contratados y eventuales y pensiones de gracia para trabajadores incapacitados para desempeñarse en faenas peligrosas. Dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores y la Confederación de Trabajadores del Cobre mostrron disposición a sumarse al paro, si la evolución de este conflicto así lo exige.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, insistió en que el paro afecta la economía del país, pero insistió en que el Gobierno está dispuesto a participar de la mesa de trabajo que se instale, sólo cuando se depongan las movilizaciones.

Robinson Ávalos, vocero de la Unión Portuaria de Chile, respondió que los trabajadores están abiertos al diálogo, pero que los paros no se bajan hasta que el Ejecutivo entregue fecha, hora y lugar de la mesa de negociación.

El presidente de la Asociación de Exportadores de Manufactura, Servicios y Turismo, Roberto Fantuzzi, cuestionó la capacidad negociadora del Gobierno e indicó que, a esta altura, el conflicto no es “entre privados”, como lo ha asegurado insistentemente el Ejecutivo.

Dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores y la Confederación de Trabajadores del Cobre amenazaron con sumarse a las movilizaciones en cualquier momento.

Lo mismo hará la Confederación de Dueños de Camiones, aunque no en apoyo a los trabajadores portuarios, sino que como protesta a la inactividad que aqueja al sector.

La primera medida de fuerza que realizarán los dueños de camiones será bloquear, el próximo martes, los accesos a Iquique y Arica, protesta que, dependiendo del desarrollo del conflicito portuario, se podría extender a otras ciudades del país.

Dirigentes portuarios: “El que está poniendo al país en jaque es el gobierno”

Más de dos semanas en paralización llevan los trabajadores de los puertos de Chile. A pesar de sus llamados al gobierno a realizar una mesa de dialogo, el Ministro de Trabajo, Juan Carlos Jobet, se niega a conversar hasta que se depongan las movilizaciones. Sin embargo, Robinson Ávalos, vocero de la Unión Portuaria de Chile, señala que desde los sindicatos se descarta deponer el paro.

La intransigencia del gobierno ha alcanzado uno de los puntos más altos durante este conflicto. El Ministro de Agricultura, Luis Mayol, calificó la movilización como “ilegitima” y preguntó por qué los representantes de este movimiento “no fueron a los tribunales ¿por qué no demandó?” en una entrevista en CNN.

Esto debido a las presiones por parte de los productores y empresarios. Mayol insistió en que el sector agrícola es el más afectado por este paro y no descartó que el Gobierno aplique la Ley de Seguridad Interior del Estado. Por ejemplo, Victor Moller, empresario tras la empresa Hortifrut, llamó al gobierno a intervenir en el conflicto ya que las medidas “están poniendo en jaque a todo un país”.

Ante las críticas de los empresarios, Robinson Ávalos responde:

“El que está poniendo al país en jaque es el gobierno por no haber fiscalizado como corresponde”, refiriendo al no pago retroactivo de la media hora de colación, una de las principales demandas de los trabajadores portuarios.

“Tenemos la voluntad de sentarnos a negociar el tema que está pasando para que veamos el bien país, pero para todos. Nosotros también nos vemos perjudicados, nos quieren sacar por cansancio” indicó. Según lo informado, se espera conversar con el gobierno a más tardar el lunes o martes de la próxima semana.

Los voceros de los diversos sindicatos advierten el apoyo efectivo que ha sido ofrecido por otras organizaciones como los camioneros de la provincia de Arauco, los mineros de distintas divisiones, la Confederación de Hortofrutícolas de Chile y estudiantes.

El pasado miércoles, luego de más de ocho horas de reunión, los dirigentes portuarios de todo el país determinaron aceptar como nacionales las demandas de los trabajadores de los puertos de Mejillones y San Antonio.

En el petitorio unificado alcanzado se establecieron cuatro puntos irrenunciables: el pago de la media hora de colación retroactiva; una mesa negociadora entre el sindicato de Angamos, la empresa Ultraport, y el gobierno como garante de la negociación, para que se reconozca la existencia de un sindicato único que agrupe a trabajadores eventuales y de planta; el pago de bonos de mitigación a los trabajadores del espigón de Valparaíso; y la entrega de una pensión a los trabajadores que por su edad ya no califiquen para el trabajo de “faena peligrosa”.

DEJA UNA RESPUESTA