Banmédica, Clínica Santa María, Aseguradoras, Banco: La Compleja Situación del Holding Penta

0
610

La sentencia que confirmó la prisión preventiva en contra de los dueños del holding Penta Carlos «Choclo» Délano y Carlos Lavín y las medidas cautelares a sus ejecutivos, mantiene “descabezadas” las empresas del grupo económico. Se han generado problemas financieros en el grupo, lo que ha obligado incluso a la puesta en venta del banco Penta y grandes aseguradoras de este holding.

 

Varias instituciones fiscalizadoras y las propias superintendencias han puesto especial atención en las consecuencias del actual «descabezamiento» del holding Penta, por la prisión preventiva que afecta a sus dueños. Se encuentran pesquisando cualquier irregularidad o signo que muestre insolvencia o cesaciones de pago. Algunas de esas empresas, en especial Banmédica y las aseguradoras, han sido objeto de múltiples reclamos por postergar o derechamente negar pagos a sus afiliados.

Banco Penta ¿a punto de «banca rota»?

La bastarda relación entre dinero y poder no solo tiene consecuencias en tribunales por temas de impuestos o de corrupción política, sino que corroe las bases de toda la estructura de empresas de uno de los holdings más poderosos del país. El anuncio de la venta del Banco Penta incluso en un monto bajo a su valor libro, así lo acredita.

Tampoco son muchos los interesados, menos dentro del país o con bancos internacionales cuya residencia de filiales se encuentre en Chile. Hasta ahora, dos instituciones, una de Perú y otra de Brasil han mostrado «inquietud» por acercarse a conocer las condiciones de la venta. «Nadie quiere hacerse cargo del muerto», aseguró a Cambio21 un importante ejecutivo bancario cercano al grupo.

Fuentes bien informadas aseguraron a Cambio21 que el Banco Penta, que registra activos por US$ 2.030,7 millones al cierre del año pasado y con una participación de mercado de 0,5%, estaría prácticamente vendido y sólo restaría afinar los detalles al Banco de Crédito del Perú. Los contactos resultan evidentes, solo faltaría definir «una cuestión de porcentajes», señalaron nuestras fuentes.

Desde Río con amor

Quienes han efectuado sondeos y pujas serían los bancos brasileños BTG y Bradesco. Claro que las entidades están muy preocupadas de saber qué tan afectado está el banco Penta y qué tanto más se agravará luego del encarcelamiento de sus directivos, los que de paso y de acuerdo a la Superintendencia de Bancos, no podrán reasumir sus cargos directivos en el banco por estar formalizados.

Otros postores a los cuales se ha escrutado, han sido claros en manifestar su rechazo a la idea, como ILC – quien inmediatamente descartó participar del proceso ya que está concentrado en cerrar la compra de Banco Internacional-. BTG por su parte, una vez efectuada la oferta que ejecutivos de Penta llevaron hasta Brasil, dudan si los activos del banco representan un real atractivo, dadas las condiciones actuales. Security, sus socios en la aseguradora Penta Security, hace rato desistieron sin siquiera realizar una oferta. Los constantes aumentos de capital en banco Penta no han dado los resultados esperados este 2015.

Sobre todo después de las «corridas» de inversionistas y depositantes a plazo, quienes han visto que sus ahorros pueden correr serios riesgos dada la situación de pérdida de reputación de la entidad bancaria o el riesgo de intervención y eventual congelamiento de sus inversiones. El valor de venta, se estima cercano a 250 millones de dólares, lo que es considerado «alto», dadas las circunstancias. Las utilidades del banco vienen cayendo de manera estrepitosa mes a mes a partir de diciembre del 2014.

La estampida no para

Las Administradoras de Fondos de Pensiones, renuentes en un principio a abandonar a los dueños de Penta, disminuyeron sus colocaciones en el banco del holding en casi 30 mil millones de pesos. Sin embargo siguen manteniendo allí, tal como lo ha reconocido el mismo superintendente de AFP, una posición por $ 22.342 millones. Los antecedentes emanados del regulador de pensiones, señalan que la tenencia de depósitos a plazo en ese banco, cayeron del 0,04% del fondo al 0,02%.

No han sido los únicos que han asumido que en materia bancaria el «riesgo reputacional» es sustancial al momento de recurrir a la buena fe por parte de inversionistas. El Consejo de Estabilidad Financiera, en la sesión del 29 de enero, realizó de manera oficial una advertencia acerca de los alcances de los líos del banco y eso que sus dueños aún no estaban formalizados y menos encarcelados, como ahora.

«La situación que afecta a sus dueños expone al banco a un efecto reputacional», señala textual el acta del consejo, presidido por el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, e integrado por el Banco Central, la Superintendencia de Pensiones, de Bancos e Instituciones Financieras y de Valores y Seguros. Dicho documento, tenido a la vista por Cambio21, detalla que se «detectó un alza significativa de las tasas de interés de los depósitos y los bonos emitidos por el Banco Penta en el mercado secundario, pese a que la entidad ha publicado cifras que muestran una posición sólida».

Como cambian los tiempos

La página web del holding da cuenta de manejar el mayor holding financiero especializado del país, al administrar activos por cerca de US$14 mil millones, de los cuales manejaban más de US$2.300 millones en acciones chilenas; US$4.300 millones de inversión en el exterior y US$7.300 millones en renta fija nacional. Hoy el banco difícilmente se venderá en los señalados 250 millones de dólares que han recibido como oferta de interesados en quedarse con él.

Ni siquiera Banmédica, que es una de las pocas empresas Penta que presenta utilidades, no pudo colocar un bono por 90 millones de dólares en el mercado. Ni siquiera los inversionistas más arriesgados (fondos mutuos) quisieron aventurarse en tamaña apuesta. Y eso que la Isapre ganó 11.080 millones de pesos el año anterior, antes de que explotara el escándalo.

Sin embargo, el comportamiento del primer semestre fue de 9.500 millones, lo que representa una baja notable en el segundo semestre, de acuerdo a los antecedentes entregados por la Ficha Económica y Financiera de Isapres (F.E.F.I.). No es poco el número de reclamos y de «traslados» que se han producido en el reciente plazo. Nuevamente haber mancillado la fe pública les está devolviendo la mano.

Incluyen «combo» para vender el banco

Ante la imposibilidad de despertar atractivo para vender el banco, Penta ha creado un «combo» que busca tentar a los posibles compradores. «Le lleva» la corredora y aseguradora en el paquete, aseguran fuentes bien informadas a cargo de la venta. Esa habría sido la condición del grupo peruano Romero, con quien ha negociado el JPMorgan, banco de inversión que representa a Penta en la venta.

Desde Lima se afirma que los Romero habrían señalado que solo se interesarían en el banco siempre y cuando se incluyera en la oferta otros negocios. Solo en esas condiciones se podría conversar. Ello llevó al holding de los Carlos a apurar la venta antes de «caer en prisión», lo que no habría sido posible y detonó la venta de «paquete» que incluye a la corredora y la aseguradora.

Hay que recordar que hace bastantes meses que Banmédica está en venta, aunque ahora por primera vez y dado que las condiciones cambiaron para los oferentes, la posibilidad de la venta es más certera y sería inminente a un grupo internacional, situación que justificaría el alza de 17,59% de las acciones de Banmédica en el año.

Otras empresas muestran heridas

De hecho, fuentes bien informadas al interior del grupo, reconocen que ya las empresas de inversión han detenido sus actividades o las han reducido al mínimo. Baste mirar Penta III, que ya es sólo una empresa en lo formal.

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, señaló que los casos como Penta afectan desde luego el desarrollo de los mercados. También ve la situación como una oportunidad de aumentar y fortalecer la institucionalidad. «Nosotros en esta materia, que está radicada en los tribunales, lo que hemos dicho es que afecta el desarrollo de nuestros mercados como han sido los casos de colusión e información privilegiada».

Joseph Ramos, economista de la Universidad de Chile, señaló respecto al tema a Cambio21 que «el grupo Penta, desde el punto de vista económico, es insignificante en la economía, por lo que el efecto no es en los números de Penta, sino que el efecto es que, de ser ciertos los hechos, en primer lugar, contamina el ambiente político, así como ético y social, donde el dinero pasa a ser importante no sólo en la economía sino que en la política». La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financiera señaló sobre el tema que considera «fundamental que quienes participen en el mercado bancario siempre mantengan una conducta irreprochable».

Repudiados hasta por sus pares

La Sofofa ha sacado la voz por el caso Penta: «Son hechos graves que no se pueden volver a repetir». El presidente de la entidad, Hermann Von Mühlenbrock, valoró el trabajo realizado por el Poder Judicial y la Fiscalía respecto al caso. Para la entidad empresarial se trata de hechos «que dañan la confianza pública».

Para el presidente de Sofofa, «es indispensable que la justicia actúe con el máximo rigor de la ley, pues casos como éste provocan un perjuicio social severo, dañan el correcto funcionamiento del sistema económico y deterioran gravemente la confianza en las instituciones de nuestro país», indicó.

Irónicamente, fue el mismo Carlos Délano quien declaró en una entrevista en Revista Caras que «la codicia es un gran pecado que existe en muchas agrupaciones humanas». Sin comentarios.

Banmédica y Clínica Santa María al baile

De acuerdo al fiscal Carlos Gajardo, Penta generaba contratos falsos para defraudar al fisco aumentando gastos y pérdidas para obtener devoluciones ilegales. «De los $ 75 mil millones en impuestos pagados los últimos años, Penta dice que ha pagado $ 47 mil por Banmédica, pero Banmédica no es parte de este juicio (…) En 2014 pagó $ 28 mil millones en impuestos por la venta de la AFP Cuprum (…)», espetó Gajardo, quien además se preguntó: «¿Cuánto han pagado las empresas Penta en los últimos seis años, Penta III, Penta Vida, Penta Las Américas, todas las empresas Penta, si uno no considera Banmédica ni Cuprum ¿Sabe cuánto su señoría? Cero, no han pagado ningún peso en seis años».

¿Pero es tan así que Banmédica nada tiene que ver en los fraudes? La nueva arista creada tras las declaraciones de los controladores del grupo, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, que revelaron al menos cuatro operaciones de forwards realizadas con la empresa Siglo Outsourcing (también conocida como Asesorías VSA Ltda.), fue la punta del iceberg. No eran 4 los contratos falsos, sino que 102 detectados hasta la fecha que presentaban ilegalidades.

Pero esos cuatro reconocidos habían contratado con una empresa llamada VSA S.A., por $324 millones, según sus declaraciones. Obviamente generaron pérdidas artificiales. Pero esa es la misma empresa que emitió facturas a Banmédica por asesorías y servicios de outsourcing.

Gerente de Banmédica: «No todos son santos ni benditos»

Trycom, constituida en 1997 por Isabel Margarita Lanas, Magdalena Matte, Julio Dittborn y Juan Illanes. Desde el 2000 a la fecha, esta sociedad -que no tiene personal, según Qué Pasa-, presta asesorías de software a Banmédica. En noviembre del 2007, hubo facturación por $ 844.000.000. Otro movimiento de diciembre de 2006, registra un movimiento por $ 39 millones. La nota del libro contable reza: «disminución ingreso Clínica Santa María SMSM Trycom». La ex ministra Magdalena Matte ha afirmado que nunca prestó asesorías para Banmédica, y que Trycom fue vendida hace más de 15 años.

Desde 2011, Carlos Alberto Délano estaba en conocimiento de dos informes emanados de un ex funcionario de Banmédica, quien denunciaba irregularidades en la compañía. Se trata de Rony Acosta, ex subgerente tributario de la firma, quien además fuera juez tributario en el SII.

En ellos, hace un descarnado resumen de «las malas condiciones de trabajo» que había experimentado en Banmédica, explicitaba varias irregularidades en los registros contables de la compañía, y que de acuerdo a lo que le habían manifestado los contadores -que eran sus subalternos-, existían facturas que realizaban las empresas de Roberto Carrasco (dueño de Siglo Outsourcing, relacionado con los contratos forwards investigados), las que consistían en rebajar la base imponible de empresas con muchas utilidades, como Clínica Santa María.

Cambio21 intentó contactar a Gonzalo Ibáñez Langlois, director de la Clínica de propiedad de Penta, sin obtener respuesta. Carlos Kubick Castro, gerente general de Banmédica, aseguró sobre el tema:

«Yo puedo pecar de desprolijo pero ¿cuál es mi capacidad real para detectar lo que está pasando en cada una de las filiales del grupo? En una empresa de 17 mil personas, por supuesto que no todos son santos ni benditos».

Fuente: Cambio 21

DEJA UNA RESPUESTA