En la segunda cumbre de estados Latino Americanos y caribeños, (CELAC) , sus miembros declararon a América Latina y el Caribe, como una zona de Paz, bajo los principios de Paz, Democracia, Desarrollo y Libertad.

 

Todos los procesos emancipadores que se llevan a cabo en la región, tienen como base de su desarrollo la Paz, que como concepto no solo es la ausencia de guerra, sino también el respeto irrestricto a los derechos y dignidad de todos los seres humanos.

Es así como Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua  han ido sentando las bases institucionales, económicas y culturales para alcanzar una sociedad más solidaria, más justa y respetuosa de los derechos de todos sus hijos.

Los pueblos donde mejores niveles de vida y felicidad alcanzan es en un estado de Paz.

En contraposición a lo antes planteado, el imperialismo norteamericano siembra guerras por todo el mundo, derroca gobiernos cuando estos no se ciñen a sus mandados y va como Pedro  por su casa saqueando las riquezas de los pueblos.

Al imperio no le gusta cuando un país decide construir su propio destino, cuando este se decide a recuperar para si sus riquezas básicas y recursos naturales, tampoco le gusta que los pueblos se reúnan como hermanos y decidan en forma soberana un camino propio.

De esto los chilenos sabemos mucho y tenemos una vasta experiencia de atropellos y saqueos a nuestro país y de crímenes contra nuestro pueblo, donde el imperio de EEUU siempre ha tenido sus garras metidas  y contado con la derecha política y la oligarquía nacional.

Es por ello que como defensores y promotores de los DDHH, no podemos ni debemos estar indiferentes ante las agresiones que hoy sufre nuestro hermano pueblo de de Venezuela, quien con tanta bondad y hermandad nos tendió la mano, cuando en  nuestro país se derroco al Presidente Salvador Allende y se instauro  la dictadura de Pinochet, apoyada por los grupos económicos , las transnacionales y la derecha, que durante 17 años arrasaron con nuestras riquezas y sometieron a todo un pueblo. Hoy quieren repetir estos mismos hechos con Venezuela, lo cual rechazamos enérgicamente.

Hacemos un llamado a los demócratas chilenos y organizaciones populares, a salirle al paso a las agresiones de EEUU, en contra del pueblo de Bolívar y Chávez  y a nuestras autoridades políticas a tomar iniciativa en favor de la defensa de la democracia, autodeterminación del pueblo venezolano y no injerencia de EEUU, ya que el gobierno Norteamericano no desiste en su intención de derrocar al  gobierno democrático de Nicolás Maduro.

Comité DDHH La Pintana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here