Aparecen Moreira y Longueira en el Baile de Caval

0
383

Las declaraciones de Natalia Compagnon a la Fiscalía de Rancagua fueron más allá de lo conocido hasta hoy. Dos importantes figuras de la UDI son, según su testimonio al fiscal de caso Caval, los destinatarios finales de parte del dinero que generó la compraventa de terrenos por parte de la empresa de Natalia Compagnon y Mauricio Valero. Se trata de Iván Moreira y Pablo Longueira, quienes tendrían lazos con otros dos personeros ligados al gremialismo, que aparecieron ayer en el caso, Patricio Cordero y Juan Díaz.

 

La versión, difundida esta tarde por CNN, fue contrastada con la versión de Victorino Arrepol, asesor de Caval.

De manera textual, Natalia Compagnon señala:

«Puedo señalar que desconocía absolutamente el dinero que recibiría Juan Díaz y Patricio Cordero, menos aun que parte de ese dinero debía llegar a manos del senador Iván Moreira y del ex ministro Pablo Longueira”.

Esta última declaración fue filtrada a CNN Chile por fuentes de la Fiscalía de Rancagua, según consigna La Nación, complementa otra filtración publicada el domingo por el diario La Tercera. En su información, el canal de noticias aclaró que la declaración de Arrepol no ha sido filtrada, por lo que es imposible saber, por ahora, si allí también se da cuenta del destino final de las ganancias.

La extensa declaración de Natalia Compagnon del pasado ante la Fiscalía de Rancagua el pasado 8 de abril, reveló nuevos antecedentes en el marco de la investigación del caso Caval.

Según consigna La Tercera, tras acceder a la declaración de la nuera de Michelle Bachelet, nuevos detalles sobre el negocio de la compra de terrenos en Machalí vinculan a dos dirigentes de la UDI: el ex administrador municipal de Joaquín Lavín, Patricio Cordero y el gestor inmobiliario, Juan Díaz.

Ambos convencieron a Mauricio Valero, Socio de Compagnon, de participar en el negocio e involucrarse en la puja por los terrenos en Machalí.

La dupla recibiría el 50% de las ganancias tras concretarse la venta de los terrenos, mientras el otro 50% era para Caval.

Compagnon aseguró desconocer si existe un contrato que garantizara este acto que, a su juicio, era injusto.

De hecho, Juan Díaz habría recibido dos cheques en garantía desde Caval -firmados por Mauricio Valero- por una suma total de 800 millones de pesos.

Según indica el citado medio, el fiscal Luis Toledo indagará en el destino de los dineros que recibirían Patricio Cordero y Juan Díaz, en especial por la cercanía de la dupla con Cynthia Ross y Chadwik, sumado a las declaraciones de Victorino Arrepol -asesor comercial de Caval- que vinculan a un parlamentario y un ex ministro UDI con las ganancias que dejaría el negocio.

Montaje
 
El Presidente del Partido Socialista, diputado Osvaldo Andrade, compartió la hipotesis del montaje:

“Yo leí La Tercera hoy día y tiene un olor a operación eso. Hay un entramado mucho mas amplio que los negociados. Tiene un olor a algo más amplio que simplemente un negocio de dos luquitas”.

Compagnon habló de un acuerdo para que Caval entregara el 50% de las ganancias a Patricio Cordero y a Juan Díaz

 Andrade, dijo que los nuevos antecedentes en el caso Caval, que se conocieron tras la declaración de la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, ante el fiscal regional de O’Higgins, responden a “una operación política” que intentaría perjudicar a la mandataria:

“Cuando se empezaron a producir estas situaciones, le dije al ministro Rodrigo Peñailillo, que iban a empezar a inventar operaciones (…) y cuando le ponemos atención a esto, nos olvidamos de las tareas de fondo: que el gobierno sea fiel a su programa, y trabaje contra la corrupción”.

Andrade, en todo caso, sostuvo que la jefa de Estado enfrentó el caso Caval con el encargo del Consejo Asesor, “al que le dio un plazo, y ya tomó decisiones en este tema”.

Además, precisó que la mandataria ya le ha puesto urgencia a proyectos de ley que se están tramitando en el Congreso y “ya aprobamos que no hayan aportes de empresas ni reservados. Aprobamos que se baje el monto máximo de las campañas, aprobamos que no hayan beneficios tributarios”.

En ese sentido, explicó que “espero que el día 25, cuando el Consejo Asesor entregue su propuesta, haya una señal muy nítida de cómo el sistema político se tiene que hacer cargo de las propuestas que emanan del Consejo”, añadiendo que sería positivo que Bachelet lo comunicara al país a través de cadena nacional.

En cuanto a la firma de un documento que firmaron todos los partidos de la Nueva Mayoría y de la Alianza, Andrade dijo que “la declaración de los partidos fue buena porque fija un marco político, pero también los partidos pueden asumir sus responsabilidades sin necesidad de una declaración”.

Cordero: «Este fue un negocio privado»

«De esa distribución que dice Natalia Compagnon no tenía conocimiento; para mí es nuevo, porque obviamente no la conocía. No había ninguna definición, nunca se habló ni quedó por escrito».

Con estas palabras, Patricio Cordero -empresario- respondió a la información que entregó la nuera de la Presidenta al fiscal Luis Toledo, este miércoles, en el marco del caso Caval.

Compagnon afirmó ante el fiscal que tanto Cordero como Juan Díaz -militante UDI y ex militante de ese partido, respectivamente- recibirían el 50% de las ganancias por el negocio que la empresa Caval adquirió luego de una venta de terrenos en Machalí.

«Cuando ellos (Díaz y Cordero) proponen el negocio, proponen un acuerdo que era el 50% para Patricio y Juan, y el 50% para Caval, de las utilidades del negocio. Ese acuerdo lo realizó Mauricio (Valero) -socio en Caval- y yo no participé, pero acepté el acuerdo, aunque me pareció injusto porque nosotros pusimos la cara y nuestro patrimonio y ellos solo cooperaron en traer el negocio», indicó Compagnon en su declaración, la cual dio a conocer ayer La Tercera.

Y agrega:

«Existen dos mil millones en dinero, quinientos millones en propiedades, en deudas, tenemos casi 400 millones en el Banco Santander; al Banco de Chile le debemos como 48 millones; hay un par de créditos personales de Mauricio y mío, que deben sumar cien millones, más otros compromisos con gente que nos prestó plata que son como 300 millones más, que son amigos y familiares de ambos; hay que pagarles a los abogados del negocio con Andrés Levine, Silva y Mario Barrientos, que son trescientos millones, lo que sumaría un total de mil cien millones a distribuir con Juan Díaz y Patricio Cordero, por lo que nosotros nos quedaríamos con setecientos millones, de los cuales la mitad sería para mí, trescientos cincuenta millones».

«En esa distribución yo nunca participé»

En la declaración, a la que accedió «El Mercurio», el fiscal consultó también sobre la relación de Compagnon con Díaz y Cordero. Sobre el primero, la señora de Sebastián Dávalos -ex director sociocultural de La Moneda- dijo que lo conoció en septiembre de 2013, en medio de las negociaciones y que era conocido como «El Gatito».

«De él tenía muy poca información, me comunicaba habitualmente con él y dejé de hablar con él hace un par de semanas», dijo.

En tanto, acerca de Cordero, sostuvo que lo conoció la última semana de febrero de 2014, argumentando que «que pedí conocerlo, ya que él era parte del negocio de Machalí. Sabía que Cordero existía, pero no lo conocía, sabía que había sido generalísimo de Joaquín Lavín».

En este punto, el militante UDI coincide con la nuera de la Mandataria al confirmar que se habrían reunido solo una vez durante todo el negocio.

«No tenía contacto con ella, y en esa distribución de platas yo nunca participé, y los que más saben cómo se hizo esa operación financiera son Juan Díaz y Mauricio Valero», expresó.

De igual modo, agrega, «no conozco a los actores que han aparecido en esta historia, nunca tuve contacto con ellos, nunca me relacioné con ellos, no sé quiénes son, más que por lo que ha salido en la prensa».

De hecho, precisa que su trabajo solo se limitó «al inicio» del negocio.

Otro de los puntos que el fiscal Toledo le consultó a Compagnon fue la declaración que prestó Victorino Arrepol -uno de los gestores del crédito y cuyo testimonio está en reserva-, en la cual se menciona a un senador y a un ex ministro de Estado de la UDI como los supuestos beneficiarios del 50% de las utilidades, luego de la venta de terrenos de Caval en Machalí.

«Para mí, esto es una sorpresa, jamás escuché algo similar. Ahora puedo pensar que se nos ofreció un excelente negocio, pero además que se pudo haber empleado para hacernos daño a mí y a mi familia, atendida la exposición que nos acompaña», dijo Compagnon en su declaración.

«Lo niego total y tajantemente», respondió Cordero. «Estoy hace nueve años alejado de la actividad política, no tengo ningún vínculo con la UDI ni con ningún político, solo amistad. Este fue un negocio privado que no está ligado ni al sector público ni a la política».

Con todo, el fiscal Luis Toledo se encuentra realizando las diligencias para aclarar el rol de Díaz y Cordero en el negocio de Caval. Por este motivo, el persecutor tendrá que citar a todos los mencionados en las declaraciones para corroborar la veracidad de los testimonios prestados en la fiscalía.

La nuera de la Presidenta, Natalia Compagnon, admitió que vio correos electrónicos entre su socio en Caval, Mauricio Valero, y Juan Díaz, con un funcionario público en el que hablaban del cambio de plan regulador de Machalí.

Estas afirmaciones las realizó cuando declaró que no conocía a Jorge Silva, director de Obras de la Municipalidad de Machalí, «pero sí sé que había mails entre Mauricio Valero, Juan Díaz y (Jorge) Silva Menares, lo sé porque me reenviaban los mails que informaban sobre el estado en que estaban el proceso de cambio del plan regulador».

Compagnon también aseguró que un mes después de la reunión con Andrónico Luksic para obtener el crédito del Banco Chile -que se realizó el 6 de noviembre de 2013- tomó desayuno con el empresario en la casa de este.

«Me invitó a su domicilio particular a un desayuno donde se preguntó por el avance del crédito que habíamos solicitado incluso dándome consejos comerciales de los cuales estoy agradecida, por ejemplo, que tuviera cuidado con la gente que trabajaba conmigo, que si podía vender vendiera, y otros», dijo.

Presidente de la UDI: «Que se investigue debidamente»

«No corresponde pronunciarme», señaló el presidente de la UDI, Hernán Larraín, ante los últimos antecedentes dados a conocer en el caso Caval.

Según el parlamentario, «la UDI no tiene por qué inmiscuirse en los negocios que hagan sus militantes o simpatizantes, y si esas materias son motivo de una investigación judicial, quienes deben opinar son los involucrados, los abogados, los especialistas y los opinólogos en la materia».

Por este motivo, el parlamentario precisó que «no tengo nada que opinar sobre estos casos. Solo pedir, como cualquier otro ciudadano, que se investigue debidamente y que los tribunales hagan su trabajo».

Además, agregó que «como colectividad no vamos a hacernos cargo de trascendidos, sino que de circunstancias reales, acreditadas judicialmente; y cuando ellas tengan o signifiquen un hecho político, hablaremos».

A pesar de que Cordero reconoció públicamente su participación en el negocio de los terrenos, Larraín prefirió hacerse el desentendido:

«He oído cosas delirantes en el último tiempo, pero ésta francamente superó toda la imaginación. No se le puede prestar crédito a ese tipo de insinuaciones para lograr pensar que aquí hay una operación política detrás del caso Caval ajena a los actores que ahí están. Quiero separar las aguas aquí, porque me parece que los temas judiciales deben seguir su camino. Cuando de los temas judiciales haya certeza de los hechos, ahí podemos pronunciarnos. Entiendo que una de las personas que están imputadas, Patricio Cordero, ha dicho que ‘éste es un negocio particular en donde estamos trabajando con Caval. Eso me parece que es lo que es».

Larraín agregó:

«No podemos tomar decisiones si acaso una parte dice ‘tal persona hizo tal cosa y eso corresponde a una intencionalidad de tal naturaleza, porque entonces se acaba la intencionalidad de justicia porque el imputado de esa aseveración ya está condenado. La señora Compagnon tiene el derecho a la presunción de inocencia y ella tendrá que ser juzgada por sus hechos. Si hay otras personas que han intervenido, lo mismo».

DEJA UNA RESPUESTA