Mientras la Derecha Permanezca Emperrada en la Soberbia: La Imposible Reconciliación

0
422

Si alguna señal faltaba para ratificar que a 40 años del Golpe de Estado, la profunda escisión en el imaginario social y las representaciones colectivas, se mantiene inalterada, la proporcionó el gesto del senador de la UDI, Hernán Larraín, de pedir perdón a quienes resultaron afectados por la dictadura. Las opiniones se polarizaron de inmediato, entre los que valoraron el gesto, como la candidata presidencial de Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, y quienes se mantuvieron emperrados en la soberbia y la hipocrecía, como la candidata de los sectores que dieron el golpe, Evelyn Matthei, quién afirmó muy suelta de cuerpo que no tenía por qué pedir perdón. Vendrá de Marte, tal vez…

Hernán Larraín pide perdón por “omitir lo que debía hacer” tras el Golpe Militar

“¿Por qué no dar un paso personal en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír?”, se preguntó el parlamentario durante el lanzamiento del libro “Las voces de la reconciliación”. Y luego enfatizó: “Desde ya, hoy lo hago en mi nombre: pido perdón. Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos”.

En el marco del aniversario de los 40 años del golpe militar, el Instituto de Estudios e la Sociedad lanzó este lunes el libro “Las voces de la reconciliación”, oportunidad en que uno de sus editores, el senador de la UDI Hernán Larraín, pidió perdón por los hechos ocurridos con posterioridad al 11 de septiembre de 1973, a quienes resultaron afectados por la dictadura.

Casi al final de su exposición, Larraín planteó que “si ayuda pedir perdón, también libera saber perdonar. Por eso, ¿por qué no dar un paso personal en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír? Algo simple y transparente como: yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer. Pido perdón por no haber colaborado de modo suficiente a la reconciliación en mi trabajo. Y también pido perdón por no haber sabido perdonar a quienes me han ofendido y se han acercado en señal de reencuentro. Desde ya, hoy lo hago en mi nombre: pido perdón. Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos”.

De este modo, el senador gremialista utilizó la instancia del lanzamiento del libro, en el que —entre otros— plasmaron su visión sobre estos 40 años los ex Presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, como asimismo Sebastián Piñera.

Otro de los editores fue el ex senador socialista Ricardo Núñez, quien también manifestó su especial visión acerca del proceso que ha vivido el país en estas cuatro décadas y sobre la posibilidad que exista o se pueda concretar el proceso de reconciliación.

El mea culpa de Larraín fue seguido atentamente por la vocera del comando de Evelyn Matthei, senadora Lily Pérez (RN), quien valoró las palabras del legislador gremialista y reiteró la posición que ha manifestado siempre ‘que pedir perdón es una opción de carácter personal’.

Michelle Bachelet valoró el «perdón» de Hernán Larraín

La candidata presidencial del pacto Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, dijo valorar las palabras del senador y ex presidente de la UDI Hernán Larraín, quien ayer pidió «perdón» públicamente «por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer» durante la dictadura y «por no haber colaborado de forma suficiente a la reconciliación» en el regreso a la democracia.

«Me parece muy, muy bueno que el senador Larraín haya hecho este acto de pedir perdón en forma pública», dijo Bachelet.

«Más allá de la situación particular del senador, creo que es importante -cuando vamos a cumplir pronto 40 años- recordar lo que fue el golpe de Estado y los años de dictadura y lo que significó para mucha gente en términos de la muerte, en algunos casos, y en términos de sus derechos humanos», agregó la ex Jefa de Estado.
subir ME-O exige «coherencia»

Evelyn Matthei: Yo no tengo que pedir perdón

La candidata presidencial de la Alianza, Evelyn Matthei, descartó sumarse a las palabras del senador y ex presidente de la UDI Hernán Larraín, quien ayer pidió perdón públicamente «por no haber colaborado de forma suficiente a la reconciliación» de Chile tras la dictadura.

«¿Por qué no dar un paso personal en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír? Algo simple y transparente como: yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer (…) Desde ya estoy disponible para eso y doy ese paso personal. Yo pido perdón, es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos», dijo el ex timonel gremialista durante la presentación del libro «Voces de la Reconciliación», que recoge las visiones de diversos políticos e intelectuales, a 40 años del golpe de Estado.

«Los sectores no piden perdón, y yo tenía 20 años cuando ocurrió el golpe, no tengo nada de qué pedir perdón», dijo esta mañana la ex senadora de la UDI.

«Yo no tendría cómo haber hecho nada más, yo no tenía ningún cargo público, nada que pudiera haber hecho», agregó Matthei tras una reunión con la plana mayor de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC).

Ayer, la hija del general (r) Fernando Matthei, miembro de la Junta Militar entre 1978 y 1990, había señalado que no estaba disponible para traer al presente «los odios y divisiones del pasado».

Andrade valora gesto de Larraín y oficialismo recuerda papel de la DC en el Golpe de Estado

Como un gesto que engrandece la figura del senador Hernán Larrain, fue calificado en el Partido Socialista las declaraciones del parlamentario oficialista, quien pidió perdón por las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la dictadura de Augusto Pinochet.

“El senador Larraín merece mi más absoluto reconocimiento”, aseguró el timonel socialista Osvaldo Andrade, quien agregó que “la prisión y la tortura se soporta de mejor manera cuando hay gestos como el que él ha realizado”.

Sin embargo, criticó los dichos de la candidata presidencial oficialista Evelyn Matthei, quien descartó pedir perdón por lo sucedido ese 11 de septiembre de 1973, asegurando que “tenía veinte años cuando ocurrió, no tengo nada de qué pedir perdón”.

Al respecto, el timonel opositor indicó que “yo tenía 20 años al golpe militar y estuve un año y algo preso en 13 lugares, tenía la misma edad que ella, quiero señalar que mis palabras intentan reconocer un gesto de grandeza, no me pregunten por pequeñeces, por favor”.

Estos dichos de Andrade no fueron compartidos por otros personeros opositores. El diputado comunista Guillermo Teillier sostuvo que las palabras de Larraín son un gesto más, pero que se necesitan otras acciones pues aún está pendiente la verdad y justicia en casos de detenidos desaparecidos.

“Yo creo que es una declaración más, porque otros personeros ya han pedido perdón. Pero ahí están las victimas, ahí están los detenidos desaparecidos que no se saben donde están”, señaló.

“Incluso estoy dispuesto a dialogar con las Fuerzas Armadas, pero sobre una base de esclarecer estos hechos que mantienen una herida abierta”, afirmó el congresista opositor.

Por otro lado también hubo reacciones en el oficialismo, especialmente respecto a la participación de la Democracia Cristiana en el golpe de Estado. El presidente de RN, Carlos Larraín, recordó que la falange estuvo involucrada con los inicios de la dictadura, añadiendo que actuales personeros de la tienda opositora fueron incluso parte del Gobierno Militar.

“La Democracia Cristiana chilena sí tuvo participación con el mundo militar, porque había sido gobierno entre el año 64 y el 70, y están los documentos de Renán Fuentealba, Patricio Aylwyn o Eduardo Frei y algunas personas que hoy son senadores que ocuparon cargos en el Gobierno Militar”, señaló Larraín.

Cabe destacar que desde la falange no quisieron referirse a los dichos del presidente del Senado, el DC Jorge Pizarro, quien señaló que su partido no había respaldado el pronunciamiento militar. Aunque, el jefe de bancada de la DC, diputado Ricardo Rincón, señaló que era evidente que al interior de su partido había una división en torno a la materia.

Chadwick: Pedir y no pedir perdón son actitudes respetables

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, dijo que son respetables tanto la actitud del ex timonel UDI Hernán Larraín como la de la candidata presidencial del partido, Evelyn Matthei, en relación con pedir «perdón» o no por el rol jugado en el golpe militar de 1973 y la dictadura posterior.

Ayer el senador Larraín se disculpó públicamente «por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer» y «por no haber colaborado de forma suficiente a la reconciliación» tras el regreso a la democracia.

Matthei, en cambio, se distanción de esta postura: «Los sectores no piden perdón, y yo tenía 20 años cuando ocurrió el golpe, no tengo nada de qué pedir perdón», dijo. Chadwick, correligionario de ambos, dijo que las dos posturas son respetables como reflexiones personales.

«De la misma manera como lo señalé yo en el pasado, son legítimas y muy personales aproximaciones a los hechos del pasado», señaló el ministro. «Igualmente es respetable la visión que ha podido tener el senador Larraín, como lo que puede tener hoy día la candidata presidencial Evelyn Matthei», estimó Chadwick.

«Son reflexiones personales, apreciaciones sujetas a las circunstancias que le han correspondido a cada cual y, por lo tanto, muy respetables», zanjó.

En junio de 2012 el jefe de gabinete declaró a TVN un «profundo arrepentimiento de haber sido parte de un gobierno, haber sido partidario de un gobierno», el régimen de Pinochet, donde se produjo una «violación brutal a los derechos humanos».

«Me arrepiento de no haber hecho algo más, de no haber levantado una voz, de no haber tenido una mayor preocupación», señaló días después ante el impacto que generaron sus palabras.

¿Más vale tarde que nunca?: Chadwick, Hernán Larraín y Moreira se han desmarcado del «régimen militar» y del pinochetismo

«De los arrepentidos es el reino de los cielos», frase bíblica que sirven para graficar la actitid asumida, entre otros, la diputada Karla Rubilar (RN), el ex ministro Joaquñin Lavín (UDI) e incluso el ex candidato presidencial Pablo Longueira (UDI).

A dos semanas que se conmemoren 40 años del golpe militar siguen sumándose nuevos nombres a la lista de los «arrepentidos». Si primero fue el ministro Andrés Chadwick y  Joaquín Lavín, ahora fue el turno del senador Hernán Larraín (UDI), y los diputados Iván Moreira (UDI) y Karla Rubilar (RN).

En el caso del representante de la Cámara Alta, y en la antesala de la presentación del libro «Voces de la reconciliación», que fue editado junto al ex senador PS Ricardo Núñez, Larraín aseguró que «fue un gobierno militar, pero, sin lugar a dudas, fue una dictadura, no fue una democracia, y del punto de vista de la ciencia política, lo que no es democracia es un gobierno de facto».

Por su parte, el diputado Moreira dijo en radio Bío Bio que sería poco honesto de su parte no reconocer los errores que existieron en relación a los atropellos de derechos humanos durante el período del Gobierno Militar.

La última en integrar la lista es la diputada Rubilar quien aseguró que «siempre he hablado de dictadura. Me he caracterizado por condenar muy fuertemente las violaciones a los derechos humanos. Fui parte de la comisión de Derechos Humanos por muchos años, e incluso llegué a ser coautora del proyecto para derogar la Ley de Amnistía».

Además la legisladora añadió a Nación.cl:

«Soy convencida de que Pinochet fue dictador y que lamentablemente en su Gobierno hubo delitos de lesa humanidad. ¿Qué significa eso? Significa que el Estado fue un aparato represor que exterminó personas por pensar diferente. Yo no tengo dudas y nunca lo he planteado de una forma diferente. Eso para mí es una realidad. Ahora, lo que tenemos que ver y analizar, y eso no siempre se hace, es qué nos llevó a tal crisis de la institucionalidad y de quiebre de la democracia para tener un Golpe. Eso también sería bueno verlo».

Y siguen los arrepentidos…

Sin duda la frase bíblica «de los arrepentidos es el reino de los cielos» da para todo y todos. De hecho la lista es larga y aquí recordamos otros ejemplos.

Uno de los primeros fue el ex senador y actual ministro Andrés Chadwick quien en el 2012 insistió en su «arrepentimiento profundo» por haber apoyado a la dictadura de Augusto Pinochet, al descubrir «con el paso de los años» las graves violaciones de derechos humanos cometidas a su amparo.

«Yo, siendo partidario de ese gobierno, me arrepiento de no haber hecho algo más, de no haber levantado una voz, de no haber tenido una mayor preocupación, una mayor atención para haber tratado de evitar una situación que a mí no me gusta, y que condeno con toda mi fuerza, como fueron esas violaciones a los derechos humanos», sostuvo el ex senador UDI en La Moneda.

«En el gobierno militar, del cual yo fui partidario, obviamente en mi análisis con el paso de tiempo, uno puede decir que hubo aspectos que fueron muy positivos, especialmente la institucionalidad política y económica, que hasta el día de hoy nos ha permitido desarrollar una democracia -que distintos sectores lo han aprovechado, perfeccionado, modificado- pero ha sido un legado importante», afirmó.

Palabras que sin duda generaron una ola de reacciones, aunque no fue el único arrepentido. Quien también apoyó sus palabras fue el ex ministro Joaquín Lavín asegurando que se sintió identificado con las declaraciones del ex senador.

«En lo personal, también hice esa reflexión hace ya varios años atrás y me siento interpretado por las palabras del ministro Andrés Chadwick», dijo.

De este modo, el ex titular de Desarrollo Social recordó las declaraciones que realizó el 2003, cuando reconoció que quienes formaban parte del Gobierno del general Augusto Pinochet «no vimos o no creímos muchas de las cosas que el resto de Chile estaba viendo o estaba viviendo», en materia de DD.HH.

El ex candidato presidencial Pablo Longueira también está presente, y fue durante el programa «Frente al espejo» de TVN, donde realizó una de las declaraciones más llamativas: fue «Fantástico que ganara el No en el plebiscito de 1988?, pese a que ha reconocido abiertamente que votó por el SÍ.

«Me pareció fantástico que ganara el No. Yo voté Sí porque era mi opción política, pero creo que fue bueno para Chile que ganara el No», fueron las expresiones del ex presidenciable.

¿Arrepentidos?

Ante el tema, el diputado Sergio Aguiló (IC) aseguró que «siempre es bueno valorar a una persona que ha cometido errores en su vida y que se arrepienta, más aún cuando apoyó una dictadura, y aquí yo aplicaría la frase popular «más vale tarde que nunca».

Aunque el legislador mencionó que «haría una distinción, porque hay personas y personas. Algunos se arrepienten quizás porque no obtuvieron la información necesaria en aquel minuto, o bien apoyaron la dictadura por temas económicos, entre otros. Sin embargo hay otras personas a las que les doy menos crédito, porque obtuvieron un rol destacado durante le régimen militar, y era imposible no saber lo que pasaba».

En esa línea el integrante de la comisión de Derechos Humanos agregó a Cambio21 que «Hernán Larraín es uno de ellos, y es imposible que no supiera lo que sucedía. Entonces me gustaría saber porqué apoyó tal dictadura, sabiendo que habían torturas».

Por último, el parlamentario agregó que «puedo sospechar intenciones ante este arrepentimiento, preguntándo porque no se hizo antes, y justo en un periodo de elecciones», agregando que «hay una derecha democrática que cree que la dictadura fue un episodio que jamás debería volver a repetirse, pero para ser creíbles deben tener opiniones consistentes».

Por su parte, el diputado Sergio Ojeda (DC) ex presidente de la comisión de Derechos Humanos, dijo que «es imposible seguir negando y seguir distorsionando los hechos que califican el periodo del 73 una dictadura brutal. Es insostenible que se siga negando».

«Sin duda es insostenible que sigan negando y sigan diciendo que no sabían que era una dictadura, o que no sabían que había violación a los derechos humanos, siendo que toda la ciudadanía estaba al tanto», mencionó el legislador.

Por otro lado, el parlamentario agregó a Cambio21 que «sin duda muchos de los que conforman esta lista querían que el régimen siguiera, entonces después de 40 años vienen a decir que hubo dictadura.

Ministro de la Suprema asegura que el tribunal no tiene nada más que decir sobre su rol en dictadura

El ministro de la Corte Suprema, Juan Eduardo Fuentes, en visita de trabajo a la región del Bío Bío, señaló que el máximo tribunal del país no tiene nada más que decir sobre el rol del Poder Judicial durante la dictadura. Dijo que hoy los jueces están abocados a investigar las violaciones de derechos humanos, causas que -subrayó- no tienen un plazo de término.

A dos semanas de que se conmemoren los 40 años del golpe militar, y cuando comienzan de nuevo los llamados a pedir perdón por los crímenes ocurridos durante el régimen de Augusto Pinochet, el titular de la Corte Suprema, Juan Eduardo Fuentes, dijo en Concepción que para los jueces ya todo está dicho en esta materia.

El ministro Fuentes efectúa la visita anual a los tribunales de la jurisdicción de la Corte de Apelaciones penquista y en ese marco conversó con Radio Bío Bío.

Sobre el trabajo en la búsqueda de justicia, el alto magistrado sostuvo que hay ministros nombrados a través de todo el país para investigar las violaciones de derechos humanos y que esa es la colaboración del Poder Judicial.

Fue categórico al informar que las causas se mantendrán abiertas mientras no haya un fallo, desechando que se dicten plazos para el término de los procesos. 

En el caso de la región del Bío Bío hay dos ministros, Carlos Aldana en la Corte de Concepción y Claudio Arias en el tribunal de alzada de Chillán, responsables de un ciento de sumarios por secuestro, homicidio, asociación ilícita y torturas.

Como demuestra este panel de opiniones, mientras la derecha, o sectores de ella, permanezcan atrincherados en la soberbia, la prepotencia y el negacionismo, no tiene derecho a impetrar reconcialiación

DEJA UNA RESPUESTA