El Silencio del Consejo de Defensa del Estado y las Nuevas Malas Nuevas para el Choclo Délano

0
461

Muchas veces hemos reclamado que el Consejo de Defensa del Estado, a cuya cabeza se encuentra el RN Juan Ignacio Piña, hace vista gorda cuando aparecen involucrados personeros de derecha y en especial en el bullado caso Penta. Las querellas presentadas en contra de Pablo Wagner por varios delitos, han sido la única intervención jurisdiccional del CDE y se realizó en contra de quien ya fue abandonado a su suerte por la UDI. Pero y ¿qué pasa con los otros involucrados que aparecen ordenando entregar o emitiendo facturas y boletas falsas en este caso? Hasta un senador de la República confesó la «irregularidad» y no ha pasado nada por parte del CDE.

 

Para ser claros, el organismo que dirige Piña sí persigue por dicho delito y en casos de bajísimo monto, jamás comparable con el caso Penta-UDI donde están enlodados algunos de sus connacionales derechistas. A modo de ejemplo, el CDE se querelló por uso de boletas falsas ideológicamente en contra de Carlos Carreño Carrasco, actual preparador físico del club Huachipato y de su cónyuge, por 14 millones de pesos.

Y en el caso de Iván Moreira, por ejemplo, ya confeso y quien además tiene antecedentes anteriores por fraude al fisco en donde fue condenado en una causa en Punta Arenas en 1986, siendo indultado a los dos días por Pinochet, cuyas boletas que ordenó entregar a su chofer y secretaria, entre otros, y que suman en exceso la suma señalada, ¿por qué no se ha presentado acción por parte del CDE? ¿Qué hace la diferencia? Y así podemos seguir, uno a uno con cada dirigente de la UDI que se encuentra en actual investigación en la Fiscalía.

Estas son las cosas que llevan legítimamente a la gente a desconfiar de las instituciones, en este caso el CDE, pues resulta arbitraria su conducta de perseguir (con o sin razón) a «Juan Pérez», pero hace vista gorda de los casos realmente graves como el mayor fraude político empresarial que afecta al fisco en su historia democrática.

No hay caso, siguen en caída libre

Todos los esfuerzos de «los socios» por evitar los «coletazos» de su formalización el 4 de marzo por soborno y delito tributario del artículo 97 N° 4 del Código Tributario (por ahora), renunciando a los directorios de las empresas de su propiedad, intentando vender el banco Penta, aumentando el capital de esa entidad para generar «más confianza» e incluso comprando la filial Perú de Banmédica, han resultado inútiles.

El mercado, aquel Dios que por años adoraron, les ha vuelto la espalda. Incluso sus colegas empresarios e ingenieros comerciales, tratan de aparecer lo más lejanos posibles de la roña que representan. Si hasta sus «amiguis» íntimos, como Sebastián Piñera, se ha mantenido alejado a toda costa (sin mucho éxito eso sí), de sus otrora socios y colaboradores, Carlos Délano y Carlos Lavín. Claro, convenientemente tampoco los ha cuestionado, como incluso desde su mismo sector ya le han reclamado.

Penta Corredores al estrado

Cruzando información, la Fiscalía Oriente de Delitos de Alta Complejidad, se abrió a investigar a otra de las empresas Penta, esta vez el 30 de enero pidió informe a la Bolsa de Santiago sobre operaciones de Penta Corredores. Lo solicitado es la «copia íntegra del informe (…) preparado por la Gerencia de Auditoría y Control de vuestra entidad, que dice relación con compras y ventas de acciones en que intervino Penta Corredores de Bolsa».

El informe ya se encuentra en poder de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) y el Comité de Buenas Prácticas de la misma Bolsa, la que reúne información sobre una serie de operaciones de compra y venta de acciones de esta y otras corredoras. Desde que se destapó la investigación del Grupo Penta que un grupo de organismos comenzaron a hacer seguimiento al comportamiento de la corredora.

Se sospecha que se realizaban operaciones de compra y venta de acciones -a fines y comienzos de cada año- para beneficiar a algunos de los clientes del grupo de corredoras involucradas, como Penta Corredores de Bolsa, y reducir de esta manera el pago de patentes comerciales e impuestos. En octubre pasado, el titular de la SVS, Carlos Pavez, declaró que el organismo estaba reuniendo antecedentes y haciendo un seguimiento de lo que realizaba la Bolsa.

Banmédica y Vida Tres… «a la reja»

Ambas Isapres integrantes del Grupo Penta, acumulan el mayor número de sanciones y de reclamos de usuarios en relación a sus afiliados, del «mercado» de la salud en Chile. El «ranking de reclamos lo lideran por el no pago de licencias médicas, la suscripción y modificación unilateral de los contratos de sus afiliados y el no respetar las coberturas y las bonificaciones de salud acordadas.

Como se recordará, a propósito de la debacle del Grupo Penta, Banmédica no pudo colocar en el mercado un bono por 90 millones de dólares, lo que resintió fuertemente en la Isapre. Ni siquiera los más osados inversionistas, los fondos mutuos, se atrevieron a apostar por la empresa de propiedad de Penta.

También dio que hablar la relación accionaria con Banmédica del diputado y presidente de la UDI, Ernesto Silva, mientras se votaba la Ley de Isapres, lo que conllevaba un grave conflicto de intereses. El parlamentario gremialista negó (otro más) que tuviera acciones directas en ese momento, pues las había vendido, pero no pudo negar que sí era propietario de manera indirecta, mediante sus empresas familiares.

Sobre todo se cuestionó al presidente de la UDI, cuando se conocieron los «pauteos» que desde Penta se le enviaban a Silva vía mail, para que «vieran qué podían hacer juntos» (Silva y Lavín) para influir en la tramitación de la norma. Ello, teniendo en cuenta además que Silva fue «beneficiado» con el «máximo» de dinero por parte de Penta, por ser el sobrino de Délano, según declaró Carlos Lavín, el socio, ante el fiscal.

Nuevas diligencias por Asociación Ilícita y estafa

Las confesiones de Hugo Bravo no se detienen y por tratar de tapar un hoyo, terminan siempre abriendo un forado nuevo y mayor. Justamente las declaraciones prestadas por este hace un par de días, dieron pie para que el abogado del empresario Jorge Charbin, ex dueño de Vidrierías La Argentina S.A., y quien se querelló en contra de Délano y Lavín por asociación ilícita y apropiación indebida, solicitara varias diligencias para constituir nuevos delitos.

El abogado Alejandro Peña solicitó se oficie al SII para que este organismos entregue los gastos relacionados a las empresas que conformaron Penta Capitales de Riesgo PCR y así establecer que se cometieron delitos de asociación ilícita y estafa en contra de su representado.

Bravo confesó esta vez, que el gerente general de las administradoras de fondos de inversión Las Américas vinculada a Penta, Horacio Peña, «vio que había la posibilidad de hacer negocios directamente adquiriendo empresas que no gozaban de buena salud». Entre las que identificó a la firma de Charbin.

También confesó que Horacio Peña generó en la contabilidad gastos inexistentes como el arriendo de la oficina de este último en la comuna de Las Condes -de propiedad de la inmobiliaria- por una suma de 450 UF mensuales, y que esos pagos por asesorías financieras «se replicaban en distintas PCR, que eran 6 por lo que las mismas personas cumplían funciones que en mi opinión no me parecía posible un buen control y seguimiento». «Este grupo de Horacio Peña tenía el control absoluto de la administración de las PCR», dijo Bravo al fiscal.

El abogado de Charbin requerirá del Ministerio Público que oficie al SII para que envíe todos los gastos relacionados a las empresas que conformaron PCR, a saber, Arimaq, Soltec, Ph-Glass, Plásticos Burgos, Masterland y Pet Packing. Igualmente pedirá que se envíen todos los antecedentes financieros, contables y tributarios de dichas empresas.

Las amenazas de ‘Coca’

Fuertes fueron las amenazas proferidas por la senadora Jaqueline ‘Coca’ van Rysselberghe (UDI) en respuesta a las reclamaciones de sus socios RN (ver páginas 6-7), en las que señaló: «lo que ellos tratan de hacer (RN) es tomar distancia, pero no lo van a lograr porque es un tema que al final salpica a todos. Puede que a unos más que otros, pero al final salpica a todos».

Lo cierto, es que casi de inmediato se produjo un fuerte silencio en el partido de calle Manuel Montt. ¿A qué o a quiénes se habrá referido la senadora? ¿Es que aparte del «caso Cardemil», conoce otros antecedentes que involucran a más parlamentarios RN? Como sea, no pasaron inadvertidas sus expresiones.

Más de alguien debe haber recordado que al comienzo del denominado caso Penta-UDI, cuando Hugo Bravo aún era partner de los «Carlos», ante la negativa de estos de pagarle sus indemnizaciones, amenazó con hablar lo que sabía. No le pagaron y habló… ¿deberemos esperar algo similar de la senadora? En este circo, cualquiera es payaso o malabarista.

Fuente: Cambio 21

DEJA UNA RESPUESTA