Juan Andrés Lagos, periodista, es integrante de la Comisión Política del Partido Comunista y fue asesor del Ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, hasta que renunció después de usar el epíteto contra el legislador de la derecha. Esta es su primera entrevista después del garabato a un diputado de la UDI. Afirma convencido que a su partido le ha ido bien en este año en el gobierno de Michelle Bachelet y que la organización adquirió mayor legitimidad en el movimiento social. “Nunca esperamos que esto fuera fácil” dijo al hacer el balance del primer año en el gobierno. Confirma que el Partido Comunista no tiene candidato presidencial porque no es el momento; opina que el cambio de gabinete, si lo hay, debería ser para mejorar la gestión, no para equiparar fuerzas; dice que el gobierno va a ritmos adecuados; reitera que fue un error, lanzar el garabato al diputado Kast, de la UDI.

 

-Juan Andrés, ¿fue complicado para el Partido Comunista este primer año en el gobierno?

-Más que complicado, fue un año de fuertes desafíos, de mucha involucración en el proceso. Me quedo con un saldo extraordinariamente positivo, muy demandante pero muy positivo.

-Tuvieron roces con la DC.

-Nunca esperamos que esto fuera fácil, ni que fuera algo tranquilo. La NM es una coalición inédita en la historia política de Chile, es primera vez que dos partidos como la DC y el PC son parte de una misma coalición y son parte, además, de un mismo programa. Un programa de gobierno que sienta base para procesos que en la medida que se consoliden, pueden abrir camino a futuras reformas en distintos planos. La idea es que todos sigamos comprometidos con este programa.

-Hay gente que dice que la NM es lo mismo que la Concertación.

-Respondería sobre la base de la constatación. Si fuera así, cosa que no creo, francamente no vería a la derecha reaccionando como ha reaccionado frente al programa y los cambios. Un rasgo de todo el periodo de transición, fue el de la política de los consensos, de la medida de lo posible, un acuerdo político explícito entre los dos bloques dominantes, la Concertación y la derecha. Eso es lo que se está terminando y eso es lo que genera también las reacciones que hemos visto durante todo el año. Las reacciones de la derecha son cada vez más virulentas, más violentas desde el punto de vista de la reacción política. También de sectores del empresariado. Mi impresión es que si fuera más de lo mismo, francamente la derecha no estaría reaccionando como está reaccionando. Algo está ocurriendo en nuestro país que esta derecha empieza en algunos momentos a perder los estribos.

-Hay segmentos que se oponen a contenidos de las reformas, que insinuaron que la NM se puede terminar. Gutenberg Martínez dijo que la NM tiene fecha de caducidad.

-Esa es una posibilidad, no creo que se pueda descartar del todo el riesgo de un cierto giro, que se revierta este proceso. Ese riesgo existe, no lo cierro totalmente. Sin embargo, esas posiciones han quedado en minoría dentro de la NM, son minoría en todos los partidos. No hay un partido que se coloque en esa posición. Al interior de algunos partidos hay posturas que miran la realidad de hoy con el espejo retrovisor, con la nostalgia un poquito noventera de que “lo hicimos todo tan bien, entonces hay que reponer todo lo que hicimos”. Ese diagnóstico es muy equivocado. Lleva al país a un callejón sin salida.

-La derecha dice que el callejón sin salida lo está poniendo el gobierno, la Presidenta y el programa.

-Vuelvo a lo de antes, en el sentido de que estas reformas, este programa y esta coalición, la derecha y los sectores más extremos de la derecha, lo visualizan como un gran riesgo para ellos en el presente y en el futuro. Ellos están un poquito adelantándose en el sentido de que si ven que esto se consolida, efectivamente la tendencia histórica de un nuevo ciclo puede llevar a escalas superiores en el proceso de trasformaciones de nuestro país y en ese contexto atacan duramente este proyecto y específicamente al PC.

“No es el momento” para candidaturas presidenciales.-

-De la NM, creo que el PC es el único partido que no tiene precandidato presidencial.

-Si pues, así es.

-¿Por qué pasa eso?

-Porque creemos que este no es el momento para eso. La política chilena está cambiando, hoy es cada vez más de los sujetos sociales, de los movimientos, de la ciudadanía. Hay que leer bien, como dicen ahora, lo que está pasando. La ciudadanía está activa, está expectante, la ciudadanía quiere liderazgos. No quiere seguir mirando para arriba a esa suerte de personajes que aparecen mediáticamente como si fueran los mesías del tiempo presente, eso ya está pasando y qué bueno que sea así.

-O sea, ¿no tienen interés en entrar en esta carrera de candidatos presidenciales?

-No, ahora lo que queremos es consolidar el proceso, abrir paso a una etapa distinta y mejor, a un programa democrático todavía con mayor contenido, con más perspectiva de futuro, seguir en este nuevo ciclo y en función de eso ver cuáles son las mejores posibilidades de una candidatura presidencial que se exprese en ese ámbito.

El gobierno avanza “a los ritmos adecuados”.-

-¿Se está cambiando el modelo?

-Se están echando las bases para transformaciones que apuntan en la dirección del cambio al modelo político, económico y social. De otra manera seria difícil que pudiéramos proyectar como un dato de la realidad política histórica de Chile, el cambio de la Constitución. Efectivamente estamos en una situación bien profunda que es necesario mirar con atención, porque Chile es un país donde la derecha tiene fuerza, tiene fuerza política, ha sido gobierno, ha sido capaz ante situaciones de aislamiento muy profundas de recomponer alianzas, de dar un golpe de Estado, y generar una recontra revolución capitalista. La derecha hoy día no está en el suelo, está fragmentada, pero no está en el suelo. La derecha todavía tiene una representación parlamentaria que la hace ser la más importante dentro del Parlamento. Uno podría decir, es el poder del dinero. Por eso se lo estamos quitando, por eso estamos equiparando la cancha, por eso el cambio al sistema binominal, por eso el proyecto de financiamiento y por eso la elección de Intendentes. Si uno ve los más de 70 proyectos de ley que se han presentado este año, incluido el de la reforma laboral con todas sus tensiones, la derecha hace la mirada del cuadro completo y se alarma, porque efectivamente por donde uno vea se les está quitando poder, poder económico, poder político, poder social, poder en la representación legislativa y creo que eso es lo que los hace reaccionar también con tanta virulencia, es lo que nosotros también como NM y como gobierno debiéramos mirar, para cuidar los procesos, para cuidar la unidad.

-¿Ha faltado cuidado de la NM en el desarrollo de este proceso?

-Creo que sí. Hay muchas cosas que deberíamos hacer mucho mejor. La unidad, desde mi punto de vista, no es silencio, no es la censura ni la autocensura. La unidad tampoco es algo que deba ocultar la diversidad de una coalición, no tiene nada que ver con eso.

-¿El gobierno avanza lento o rápido?

-El gobierno avanza a los ritmos necesarios y, por lo tanto, a los ritmos adecuados. El dato de más de 70 proyectos de ley presentados, estamos hablando de reforma tributaria, de educación, de reforma laboral, Ministerio de la Mujer, en fin, estamos hablando de una serie de proyectos de ley bastantes contundentes. Junto con eso tenemos que ser muy autocríticos. Nos ha faltado gestión política a nivel de gobiernos regionales, mejorar la gestión política en nuestras representaciones parlamentarias, en nuestras delegaciones municipales y es absolutamente claro y necesario darle aun mucho más protagonismo a los movimientos sociales. Tomo las palabras de la Presidenta en Sudáfrica cuando planteó que las democracias contemporáneas no solo se pueden medir a partir de las elecciones sino también a través de la construcción de la ciudadanía y de sujetos sociales. Ella tiene toda la razón, Chile es un país donde la participación popular, la participación ciudadana, el protagonismo ciudadano, es una necesidad para la trasformación y para la estabilidad democrática. En eso tengo un profundo respeto y admiración por lo que han hecho los movimientos sociales tan importantes en Chile como el de los profesores, como la CUT, como la CONES y movimientos medioambientalistas, de mujeres, de reivindicación de derechos sexuales y ciudadanos, de la tercera edad, que han tenido mucha madurez para enfrentar una gran oportunidad histórica. Yo no tengo problema en que alguien mantenga las banderas en alto, pero boicotear un proceso, eso es distinto, y en eso lamentablemente se empatan con la derecha.

“El PC en los movimientos sociales está adquiriendo una legitimidad mayor”.-

-Sin embargo, se habla de que el PC estaría poniendo en riesgo su capital de base social, que el PC al estar en el gobierno se alejaría del movimiento social.

-Es estrictamente al revés. El PC en los movimientos sociales está adquiriendo una legitimidad mucho mayor, en la medida en que las trasformaciones avanzan y se logran objetivos como resolver la agenda corta de los profesores, tener un a buena reforma laboral, avanzar en los cambios en educación, mejorar el transporte, responder a las demandas regionales y terminar con el sistema binominal.

-¿El movimiento social va a terminar aplaudiendo al PC?

-No sé si aplaudiendo, pero se va a consolidar, por un lado, el respeto que se tiene hacia los comunistas y, por otro lado, hacia esa legitimidad como un Partido que lucha por ideas y por justicia social, no por componendas, ni siquiera por una lealtad cerrada a un gobierno, ni siquiera por eso.

-Juan Andrés, a estas alturas, ¿cual es el balance del tema de Arcis?

-Lo primero es que queda en evidencia absoluta, ni siquiera en términos parciales, sino absoluta, de que hubo una campaña de desprestigio y de mentiras que se ha ido desplomando; se ha acusado tan virulentamente al PC de robo, de malversación, y eso se ha ido desmantelando en base a documentación. Las acusaciones se hicieron en base a afirmaciones gratuitas que no tienen fundamentos, en base a campañas mediáticas donde se operacionalizaron verdaderas construcciones periodísticas que no tenían fundamentos, lo que es muy grave para un periodismo responsable y democrático. En la medida que todo eso ha cursado, lo que quedó en evidencia es que se trató de una gran campaña para enlodar a los comunistas. Pero ojo, para tratar de empatar lo que hoy día vivimos, que es la gran crisis de la UDI producto de una situación que sí es real y que está siendo investigada por la Fiscalía, y que tiene que ver con la histórica relación de ese partido con los grandes poderes económicos y del dinero en la actividad política y en las campañas.

Garabato al diputado UDI: “Error de una circunstancia”.-

-¿Cuál es tu balance del garabato que le lanzaste al diputado de la UDI?

-Yo mantengo la misma afirmación que hice, o sea, yo creo que cometí un error, un error que fue producto de una circunstancia. En ese momento hice una declaración pública. Luego, producto de la situación que se configuró a partir de una tremenda ofensiva que la derecha lanzó en contra del Ministro del Interior y en contra de la Presidenta, cuando me di cuenta que esto iba en esa dirección, opte por dar un paso al lado que creo que ayudó a que esa situación no fuera un punto que favoreciera a la derecha y a las posturas que están tratando de colocar.

-Mucha gente habló de tu experiencia como periodista, de cómo entonces llegaste a soltar ese garabato.

-Yo quiero asumir mi error, o sea, yo no quiero sacarme los pillos con el periodista ni cosas por el estilo, porque además soy periodista. Dije lo que dije, yo no lo iba a negar. Pero yo creo que fue un error, que fue producto de una circunstancia, de una situación que no quiero tampoco justificar en ningún plano. Yo creo que uno tiene que asumir sus errores cuando los comete en la plenitud de lo que son.

-Venias saliendo de una agresión.

-Claro, pero aun así, fíjate que yo no pondría relación causa-efecto, porque no corresponde. Yo tenía una función pública que era asesor del Ministro (del Interior), con su confianza política, con la confianza que me había delegado el Partido para cumplir esa función política. Sin falsa modestia, creo que estaba aportando mucho a ese proceso, lo digo sin ninguna falsa modestia y por eso también el error es complejo, porque en el fondo situaciones de ese tipo a veces no ayudan a mantener espacios y roles que uno cumple y que tiene que cuidar.

-¿El PC va a votar a favor de sacar la marihuana como droga dura?

-Creo que sí, lo que no significa que estemos por el estatus quo de lo que en Chile pasa con las adicciones y con el tráfico, porque ahí está el problema. Yo tengo entendido que cuando el Presidente (José) Mujica adopta una política de Estado respecto de la marihuana, en esa misma política se establece una lista de las personas que son adictas, es una lista pública y esas personas que son adictas y se les reconoce como adictas, son tratadas como tales por el Estado desde el punto de vista de ayudarlos a superar esa adicción. Uruguay lo que quiere con esta legalización es atacar al narcotráfico y parece que le van a achuntar. Junto con eso, hay una política pública que considera grandes recursos del Estado uruguayo para ayudar a las personas a enfrentar sus adicciones. Aquí en Chile el tratamiento de una persona adicta durante 6 meses vale más de 4 millones de pesos y por lo tanto hay mucha gente que no lo puede hacer. El adicto es igual a un delincuente y se le trata así y no como una persona que requiere una ayuda.

-En relación al acuerdo de vida en pareja, el aborto por tres causales, ¿el PC va a respaldar todo eso?

-Sin ninguna duda, por una visión de fondo respecto de lo que es para nosotros la democracia, que es el respeto a los derechos y los deberes de la ciudadanía en todas sus expresiones. Nosotros hicimos una reflexión y también una autocritica histórica cuando Gladys (Marín) fue candidata presidencial y ella en su programa levantó una serie de cuestiones referidas a estos temas de tercera generación desde el punto de vista de lo que son los derechos humanos.

-¿El PC quiere que haya cambio de gabinete?

-Personalmente creo que no estamos en una situación en la cual el cambio de gabinete sea sinónimo de mejorar la política de gestión de gobierno. Sobre eso, para ser bien directo, yo creo que hay sectores dentro de la NM que creen que el cambio de gabinete es para equiparar un poco la fuerza, no para trabajar mejor. Otros, que son minoritarios, creen que es para detener la intensidad de las trasformaciones. Ninguno de esos elementos está presente como dato de la realidad objetiva, son deseos políticos legítimos, pero son deseos.

-Si hay cambio de gabinete, ¿el PC quisiera tener un ministro más?

-Nosotros vamos a estar a disposición de lo que la Presidenta decida.

-¿Que sintieron cuando Claudia Pascual, Ministra del Servicio Nacional de la Mujer llego al 79% y después pasó al 80% de conocimiento y aprobación?

-Primero fue una gran alegría, porque yo creo que Claudia es una gran Ministra. No quiero desmerecer a ninguno de los otros ministros, al contrario, pero creo que Claudia es una Ministra que trabaja mucho en la base y que eso no aparece en los grandes medios. La cantidad de diálogo y de trabajo que ella hace en el terreno, es altísima. Creo que Claudia Pascual es una Ministra que ha sabido encabezar, representar y llevar adelante el programa de gobierno en el terreno que le ha correspondido. Me parece que hay mucha identidad con ella de parte las mujeres en este país, creo que Claudia es una mujer con la cual se identifican mayoritariamente las mujeres, no segmentos de las mujeres, sino que es muy transversal.

-A Marcos Barraza, Subsecretario de Previsión Social le ha tocado una tarea difícil, ¿como lo han visto?

-Claro, y se verán los resultados de ese proceso. Yo creo que también es un gestor político dentro del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, creo que se tiene una muy buena evaluación de su quehacer. Mira, para el poco tiempo que lleva el PC en el gobierno, ya que hace más de 40 años que no estaba en un gobierno, para los pocos funcionarios que tenemos, creo que lo hemos hecho bastante bien y hemos aprendido harto.

-¿Hay autocritica por la pérdida de presidencias en las federaciones universitarias?

-No, porque hemos elevado las votaciones de las JJCC en todas las elecciones. Lo que ha ocurrido es que tres grupos que se ponen a la izquierda de la Jota, tomaron la decisión de ir unidos para parar este avance, pero si uno mira las votaciones en comparación al año pasado, la Jota ha crecido prácticamente en todas las federaciones grandes.

-¿No se está repitiendo lo que paso en la Unidad Popular, que el PC estaba en el gobierno y existía un sector que estaba más a la izquierda reclamando?

-No sé si es repetitivo, pero es el fenómeno histórico. Sectores de ultra-izquierda que más que mirar en la perspectiva de la transformación, se colocan en la perspectiva de parar la posibilidad de incidencia, de la consolidación de un proceso de trasformaciones. Yo me quedo con lo que me dijo un amigo histórico del MIR: “Yo he llegado a la convicción de que el MIR debería haber sido parte de la Unidad Popular”. Estoy muy de acuerdo con esa convicción política. Si alguien ve como una transacción o como una especie de renuncio el que hoy los comunistas estemos fuertemente involucrados en una alianza que incluya el centro político de este país, a la DC, nosotros lo estamos viendo de la manera totalmente distinta, o sea, no lo estamos viendo como un renuncio, lo estamos viendo como un logro democrático que además hay que consolidar hacia el futuro. No vamos a renunciar a la construcción de alianzas amplias, porque lo que vemos y lo que nos esta mostrando la realidad, es que eso es lo que permite estabilizar estas transformaciones. Cuando Fidel viene a Chile y dice, ojo con la derecha, ojo que la derecha tiene esta capacidad de componer alianzas. Tenemos que sacar también lecciones.

Objetivos del Congreso del PC.-

-¿Congreso del PC, lo van a hacer este año?

-Sí.

-¿Cual es el objetivo?

-Lo estamos proyectando para octubre y será un tremendo desafío para los comunistas. Reflexionar y hacer una evaluación política de lo que hemos logrado, porque hemos ido avanzando, no vamos retrocediendo. Ese Congreso probablemente no va a reflexionar sobre lo mal que nos fue, o en qué nos equivocamos. Parece que va para otro lado la reflexión. Vamos a tener que hacer un balance para ver como establecemos una evaluación política de este proceso de avance y de construcción, eso es lo primero. Lo segundo, que es un desafío para todos los comunistas, es pensar en qué vamos a hacer hacia el futuro, qué vamos a hacer en el sentido de cómo proyectamos este camino y este recorrido.

-¿Si se la van a jugar para que siga la NM?

-Yo creo que sí, profundizar el programa.

-¿Ustedes están en la reflexión de que ahora la conducción la deben asumir los sub 40, los sub 30?

-No, no es nuestra reflexión esa.

-¿Y lo jóvenes no lo están pidiendo?

-No, yo acabo de estar en un Pleno del Comité Central de la Juventud donde pasaron más de 20 chiquillos al Partido, más de 30 de los Regionales pasan al Partido. Lo que ha hecho el Partido es pedirle a la Jota un gran esfuerzo y un sacrificio importante, y es que nos pasen cuadros de dirección de la Jota para que se instalen en los equipos de dirección del partido, partiendo por todos los equipos de dirección: comités regionales, comisiones nacionales, Comité Central y también Comisión Política. Entonces, es el Partido el que está apelando a su Juventud para que efectivamente logremos dar esta continuidad. Porque estamos hablando de un periodo de décadas, no estamos hablando solo de lo que va a pasar en estos años que quedan. Probablemente, si nos va bien y si lo hacemos bien, los desafíos van a ser todavía mayores y eso involucra a generaciones nuevas. Estamos hablando de décadas y por eso es que tenemos que mirar muy bien los pasos que demos ahora para que los chiquillos y chiquillas de este tiempo, puedan ir abriendo caminos a este proceso y asuman más responsabilidades en un proceso muy dinámico del futuro.

-Unas palabras a ver qué le dicen. Michelle Bachelet.

-Una gran Presidenta.

-Caso UDI-Penta

-Corrupción

-Triunfo de la Universidad de Chile en el campeonato de fútbol

-Paso.

-Acuerdo en nuevas relaciones Cuba y Estados Unidos.

-Un hecho histórico para la Humanidad.

Fuente: Reporte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here