La Haya: Los Lamentos y Exabruptos Desde Chile

0
355

Entre medio de dimes y diretes de si alguien ganó o no con la decisión de la Corte Internacional de Justicia dependiente de las Naciones Unidas, en Chile las principales declaraciones apuntaron a un descontento con la resolución e, incluso, a que el país se retire de pactos que permiten ir a espacios internacionales a dirimir conflictos fronterizos o de otro tipo. Sebastián Piñera y Michelle Bachelet coincidieron: lamentaron el fallo de La Haya que le quitó mar a Chile y se lo otorgó a Perú.

La pérdida de entre 20 mil y 22 mil kilómetros cuadrados de mar fue calificada como “dolorosa” por la Presidenta electa Michelle Bachelet, quien comentó:

“Al establecer una línea equidistante desde la milla 80 hasta las 200 millas, esta decisión de la Corte, que no compartimos y lamentamos, impacta una parte de la zona económica exclusiva, donde Chile goza de derechos económicos, lo que constituye una pérdida dolorosa”.

En la misma línea de la futura jefa de Estado, el actual Mandatario, Sebastián Piñera, dijo que “esta cesión constituye una lamentable pérdida para nuestro país”.

En tono de consuelo señaló que “es importante destacar que la casi totalidad de la pesca se produce al este de la milla 60, en consecuencia el fallo confirma que Chile conserva la casi totalidad de sus derechos de pesca y muy especialmente los de los pescadores artesanales y resguarda íntegramente la proyección marítima de Arica”.

El agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Alberto Van Klaveren, declaró que “lamentamos profundamente esta resolución, que en nuestra opinión carece de fundamento”.

Esa fue una línea declarativa en la parte chilena, mientras los peruanos celebraron el contar con una nueva frontera marítima que le agranda su parte, pese a que la zona de mayor riqueza pesquera, y por tanto económica, sigue en manos de Chile lo que, entre otras cosas, beneficia a la pesca artesanal chilena.

Pero hubo tonalidades distintas e incluso inquietantes de la parte chilena.

Comenzando por la declaración de Piñera cuando sostuvo:

«Chile discrepa profundamente de (la) decisión de la Corte, ya que todos los acuerdos sobre esta materia hechos tanto por Chile como Perú y la práctica consistente de ambos países siempre se refirieron única y exclusivamente a las 200 millas”. Y añadió que «en  la implementación de este fallo tomaremos todas las acciones para resguardar los legítimos derechos e intereses de nuestro país y buscaremos que ambos países resuelvan todos sus problemas pendientes».

Las afirmaciones abrieron interrogantes sobre la voluntad y forma de la implementación que, en todo caso, le corresponderá avanzar sustancialmente al gobierno de Michelle Bachelet.

Algunos diputados se fueron a la confrontación a partir del fallo e incluso se sumaron a las palabras del Presidente con un sesgo amenazante o de incertidumbre.

Jorge Tarud, diputado del Partido por la Democracia, puso de relieve que la implementación de la resolución “no es inmediata”, que implica “cambios en nuestra legislación” y eso la atrasa y que lo que se espera es “cordura” de los peruanos. Acto seguido, en ese marco de establecer dudas y relativizar lo que viene, Tarud dijo que es “ingenuo creer que Perú vaya a firmar un acuerdo de que no hay más conflictos limítrofes” abriendo desde ahora otro posible flanco de disputa.

Con amargura y enojo, el senador electo de la Unión Demócrata Independiente, Iván Moreira, planteó que “aquí Chile no ha ganado nada, hemos perdido. Aquí no ha perdido un empresario, ha perdido Chile, porque la soberanía no tiene precio. No tratemos de suavizar esta derrota”.

Donde vino la parte más sensible y complicada, fue en la afirmación del diputado de la Nueva Mayoría y el senador electo de la Alianza, de que Chile debe abandonar el Pacto de Bogotá y por lo tanto no seguir a disposición de los fallos de la Corte Internacional de La Haya que, en definitiva, es no sujetarse al derecho internacional. Moreira lo sintetizó al declarar que “nuestro país no puede seguir entregando jurisdicción a un tribunal internacional”.

DEJA UNA RESPUESTA