Inflación, Política Monetaria y Rol del Banco Central

0
503

La instalación de la idea de crisis, particularmente en el ámbito económico, requiere tener claridades sobre conceptos ampliamente usados por quienes quieren detener las reformas impulsadas desde el Gobierno. Las contradicciones del modelo aparecen también en los mitos que profesa la teoría económica neoclásica, baluarte del quehacer económico hegemónico hoy en Chile.

 

La inflación es el alza sostenida del nivel de precios de una economía, reflejada materialmente en la disminución del poder adquisitivo de una unidad monetaria. Esto ocurre, según las teorías más convencionales, cuando existe un «exceso»de demanda sobre la oferta de bienes (o más consumo que producción). La inflación es algo que preocupa a los países principalmente por dos razones: por la erosión evidente que genera en los salarios, y por la incertidumbre que se generaría si la inaflación fuese volátil y no controlada, algo que afectaría sobre todo a la inversión.

La inflación se calcula con el Indice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la variación de los precios de una canasta de bienes y servicios consumida por un hogar urbano del Gran Santiago (1). Se estima que cerca del 50% de los productos incluidos (321 en total) son importados, por lo que el valor del dólar afecta expresamente a las cifras de inflación (2) (3), además, el tipo de cambio tiene un efecto directo en la estructura de costos de las empresas que usan insumos importados.

Lo anterior da cuenta de que la inflación es un problema intrínseco en economías abiertas, basadas en productos primarios con precios altamente volátiles, y con estructuras productivas poco diversifcadas, obligadas a importar la gran mayoría de los bienes de consumo interno, claro ejemplo del caso de Chile y el resto de los países de América Latina.

El objetivo de mantener la inflación dentro del rango meta -autoimpuesto- de un 3% a 4% es del Banco Central.

El Banco Central es la autoridad encargada de la política monetaria del país; al tener el control de la oferta de dinero, es el Banco Central el que puede fijar la tasa de interés y con esto inducir a los niveles meta de inflación

 Aquí es donde surge el problema, ya que la política monetaria es también uno de los instrumentos más efiaces para estimular la demanda agregada.

La disyuntiva» que se enfrenta es la siguiente: si el Banco Central aumenta la oferta de dinero, baja la tasa de interés y estimula al alza la demanda de la economía (el consumo y la inversión dependen positivamente de la oferta de dinero, y por tanto, de forma negativa con la tasa de interes), tambien estaría generando presiones inaflcionarias.

La autonomía plena del Banco Central se firma en 1989, una de las principales consecuencias de este carácter -y razón esgrimida hasta el día de hoy para defenderlo- es que la política monetaria está casi exclusivamente orientada a controlar el nivel de precios, al no tener «presiones» políticas para ceder in
flación y así ganar en crecimiento del producto. Lo anterior es una orientación propia del neoliberalismo y de las políticas económicas neoclásicas; por una parte disminuir al máximo la participación del Estado en la economía, y en segundo lugar, que los ajustes en tiempos de recesión sean aquellos que buscan equilibrar a niveles menores de funcionamiento de la economía, con menor empleo, menores salarios, y menor producción, utilizando como instrumento una tasa de interés m as alta o generando presiones para un menor gasto fiscal.

La inflación es un problema real del cual hay que estar alerta, es indiscutible que es necesario hacer esfuerzos y tomar medidas para controlarla, sin embargo, esto no puede tener como costo un menor crecimiento y bienestar para la población.

En el escenario actual, donde gran parte de la inflación se debe a un alto precio del dólar, y con proyecciones incluso conservadoras, que poco se alejan del rango meta (El FMI estimó que la inflaciónen Chile se ubicará en 3,3% a fines de diciembre de 2015, bajando a 3% en 2016( 4), la poltica monetaria debe ser un instrumento de política anticíclico, otorgando liquidez a la economía y de esta forma estimular al consumo, principal componente de la demanda agregada.

Finalmente, un punto importante a tener en cuenta en este debate, es que no s olo mediante el manejo de la oferta de dinero es posible controlar la in
flación. Políticas orientadas a lograr una
mayor diversificación y sofisticación del sistema productivo, que permitan superar el patron comercial actual (aquel que nos hace exportar sólo productos primarios e importar casi la totalidad de manufacturas consumidas), y también políticas cambiarias que logren una menor volatilidad en el mercado de divisas, son políticas que estructuralmente ayudarán a sostener la inflación fuera de cifras peligrosas.

(*) Equipo de Economistas Partido Comunista de Chile

Notas

(1) Instituto Nacional de Estadisticas de Chile, INE.

(2) El efecto de las variaciones del tipo de cambio sobre la inflación interna se conoce como el coefciente de traspaso

(3) Si bien el tipo de cambio afecta directamente al precio en peso de los bienes importados, el traspaso no es absoluto al consumidor final; el coefciente de traspaso dependerá de factores como la politica monetaria empleada y las expectativas in
acionarias de los agentes de la economia.

(4) El Mercurio (6 de agosto de 2015).

DEJA UNA RESPUESTA