HSBC, el banco de servicios financieros multinacionales con sede en Reino Unido, «ayudó» a sus clientes ricos a evadir millones de dólares en impuestos a través de su filial en Suiza, según una investigación realizada por varios medios de comunicación internacionales. Entre los nombres aparecen los millonarios chilenos Andrónico Luksic, José Yuraszeck, Ricardo Abumohor, Óscar Lería, Álvaro Saieh y José Miguel Gálmez, y también miembros de la familia Kreutzberger. El SII solicitó información de sus cuentas en el banco HSBC.

La indagación, en la cual tomó parte el programa Panorama de la BBC, muestra cómo los banqueros de la institución ofrecieron a sus clientes acuerdos para que los evasores estuvieran un paso adelante de la ley.

Las revelaciones se basan en los datos robados en 2007 por el experto en computación Hervé Falciani, quien trabaja en la sede de HSBC en Ginebra, Suiza.

Esos documentos contienen los detalles de más de 100.000 clientes en todo el mundo, incluyendo América Latina, y los datos fueron pasados a las autoridades en Francia.

El banco enfrenta ahora una investigación criminal en Estados Unidos, Francia, Bélgica y Argentina. Sin embargo, en Reino Unido, donde la entidad tiene su casa matriz, no se ha tomado acción legal en su contra.

HSBC admitió que algunos individuos aprovecharon el secreto bancario para tener cuentas no declaradas. Pero aseguró que ahora todo eso ha «cambiado fundamentalmente». Y añadió que, ante las nuevas revelaciones, está colaborando con las autoridades.

Asistencia activa

Tener cuentas en el exterior no es ilegal en muchas partes del mundo; no obstante, numerosas personas las utilizan para esconder dinero de las autoridades impositivas de sus países.
Algunos clientes de HSBC podían sacar dinero no declarado de cajeros automáticos en el extranjero.

Y mientras buscar maneras legales de pagar menos tributos está perfectamente permitido, esconder dinero para evadir impuestos no lo es.

Según las acusaciones, HSBC no solamente hizo la vista gorda en cuanto a los evasores, sino que en algunos casos violó la ley al ayudar activamente a sus clientes.

Cuando nuevas leyes fueron introducidas en Europa en 2005 para que los bancos suizos recaudaran impuestos de cuentas no declaradas y se los pasaran a los respectivos fiscos, en lugar de cobrar esas sumas HSBC les escribió a sus clientes y les ofreció maneras de eludir los nuevos tributos, según la investigación.

En uno de los casos citados en Panorama de la BBC, el banco le entregó a una familia adinerada una tarjeta de crédito en el exterior para que pudiera sacar su dinero no declarado de cajeros automáticos fuera de Reino Unido.

Richard Brooks, un exinspector de impuestos británico y autor del libro «El gran robo de impuestos», dijo respecto de las prácticas de HSBC: «Creo que eran un servicio de evasión fiscal legal e ilegal. Pienso que eso era lo que ofrecían».

Entre los beneficiados de este sistema se incluyen políticos, empresarios, estrellas deportivas, celebridades, así como criminales y traficantes, dice la investigación.

El Consorcio Internacional de Reporteros Investigadores (ICIJ, por sus siglas en inglés) obtuvo los documentos filtrados por el experto en tecnología Hervé Falciani a través del diario francés Le Monde, y estos fueron compartidos con 45 organizaciones periodísticas en todo el mundo.

ICIJ denunció que el banco sacó provecho de negociar con «mercaderes de armas…, asistentes de dictadores tercermundistas, traficantes de diamantes de sangre y otros delincuentes internacionales».

Según los analistas, estas revelaciones seguramente multiplicarán los llamados para se controlen más los sofisticados sistemas que tienen los millonarios y las empresas multinacionales para evadir impuestos.

Tras los recientes informes, hubo pedidos para que Suiza investigue se instó a una investigación suiza contra el banco que ya enfrenta investigaciones criminales en varios países, incluyendo Argentina.

A fines de noviembre de 2014, el fisco argentino denunció a la filial local de HSBC por ayudar supuestamente a 4.040 contribuyentes argentinos a evadir impuestos en Suiza.

La información fue obtenida por el gobierno argentino gracias a un acuerdo de colaboración con Francia.

El jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) argentina, Ricardo Echegaray, dijo en aquel momento que entre los sospechosos de evadir impuestos había «personalidades de renombre», pero no reveló las identidades.

Escándalo y política

HSBC, por su parte, declaró estar «cooperando con las autoridades relevantes» y asegurando que sigue una política fiscal transparente, pero -de acuerdo al programa Panorama de la BBC- la entidad no enfrenta ninguna acción legal en Reino Unido, la sede central de sus operaciones.

Los documentos filtrados incluyen los detalles de casi 7.000 clientes británicos con muchas de esas cuentas que no fueron declaradas al fisco.

El servicio impositivo de Reino Unido (HMRC, por sus siglas en inglés) recibió los datos en 2010 e identificó 1.100 personas que ha habían pagado impuestos. Sin embargo, casi cinco años después, únicamente un solo evasor ha sido procesado.

El escándalo ha entrado en el ámbito político británico donde, a unos tres meses de las elecciones generales, los principales partidos, el Conservador y el Laborista, se están lanzando acusaciones sobre el mal manejo de la situación.

SII solicitó información de millonarios chilenos con cuentas en banco HSBC

Datos filtrados por un ex funcionario del gigante bancario mundial HSBC en Suiza reveló cómo algunos de los hombres más ricos del mundo han utilizado la banca suiza en conexión con otros paraísos fiscales para ocultar de dinero de los sistemas tributarios locales.

Más de 467 millones de dólares llegaron a tener en la sucursal suiza del banco HSBC las cuentas vinculadas a Chile entre 2006 y 2007, dinero que pertenece a 428 clientes, los que fueron identificados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés) gracias a una base de datos obtenida por el diario Le Monde.

Según la información publicada por Ciper, el Servicio de Impuestos Internos (SII) solicitó a Francia la información sobre los contribuyentes nacionales y durante este semestre se abocará a verificar que hayan declarado sus ingresos y pagado todos los tributos que correspondan.

En la lista de los chilenos están nombres como Andrónico Luksic, José Yuraszeck, Ricardo Abumohor, Óscar Lería, Álvaro Saieh y José Miguel Gálmez, y también miembros de la familia Kreutzberger.

En el caso de Luksic, la sociedad Andax Establishment figura como titular de una cuenta del HSBC en Suiza y está ligada a Andrónico Luksic Craig. Está domiciliada en Vaduz, Liechtenstein, y su perfil de cliente en el HSBC está asociado a cuentas que registran un máximo de tres millones de dólares durante el periodo 2006 a 2007.

«Corresponde a una sociedad constituida por quien fuera su suegra, que tiene como beneficiarios a sus nietos y en la cual solicitó actuar únicamente como apoderado», aclaró Quiñenco S.A. a Ciper.

El empresario José Yuraszeck, según los registros del HSBC, está ligado a cuatro perfiles de clientes, de los cuales solo uno de ellos permanecía activo al momento en que Falciani obtuvo la base de datos, con un saldo de 6.368 dólares. Indicó a Ciper que sacó los recursos al amparo de las normas del Banco Central y luego haber ingresado al país las remesas con la autorización expresa de la misma institución.

Hay un número de cuentacorrentistas del HSBC que aparece con un saldo negativo en la base de datos que está en manos de la autoridad tributaria francesa, siendo el caso de Álvaro Saieh, principal financista de Ciper. La cuenta que aparece en los registros está vinculada al presidente de Corpbanca a través de una sociedad domiciliada en Panamá, cuyo saldo negativo arroja -157 dólares.

«La cuenta que usted señala perteneció a una sociedad extranjera legítima y legalmente constituida. Dicha cuenta, que incluso tenía un pequeño saldo negativo, fue cerrada», declaró Saieh.

El presidente de O’Higgins de Rancagua, Ricardo Abumohor, en tanto, figura en la lista del HSBC ligado a dos sociedades basadas en Singapur. Explicó que las cuentas las abrieron cuando empezaron a invertir en el negocio inmobiliario en el extranjero, junto a Óscar Lería.

Al igual que éste, aseveró que sacaron la plata usando las normas del Banco Central y que el negocio ha sido «pura pérdida», por lo que no han tenido ingresos que declarar.

Por su parte, uno de los ex dueños de la multitienda París, José Miguel Gálmez, está vinculado a dos sociedades domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas que entre 2006 y 2007 suman 6,5 millones de dólares en la base de datos del HSBC.

Clan Kreutzberger

Si bien Mario Kreutzberger, más conocido como «Don Francisco», no figura en ninguna de las cuentas del HSBC, varios de los integrantes de su familia aparecen en la lista.

Su hermano René Kreutzberger registra casi cinco millones de dólares como máximo para el periodo 2006 a 2007. Entre las personas ligadas a su perfil están Patricio, Francisco y Vivian (Vivi) Kreutzberger Muchnick, hijos del animador de televisión, además de dos sociedades domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas y una en Panamá.

Vivi Kreutzberger y su ex marido, Andrés Numhauser, aparecen además ligados a una cuenta de MPA Group, la sociedad matriz de inversiones de la familia Kreutzberger, que sólo registra 1.000 dólares de saldo.

Ciper especificó que en la información disponible sobre chilenos analizada no encontró evidencias de ilegalidades, y que los registros disponibles se refieren a un periodo específico y no entregan detalles de cómo salieron los dineros de Chile o de otro país, o de si en el extranjero generaron dividendos u obtuvieron intereses.

Por lo tanto, la tarea del SII será indagar y cotejar la información de estos registros del HSBC con las declaraciones tributarias de los contribuyentes.

Polémica en la rama suiza del HSBC

La investigación de ICIJ reveló que la rama suiza del HSBC, uno de los mayores bancos del mundo y cuya casa matriz está en Londres, fue utilizada por inversionistas comunes, pero también por dictadores, traficantes y otros que lograron mover dineros ilícitos gracias al banco.

En una declaración enviada al ICIJ por el propio banco HSBC, manifestaron que «reconocemos y somos responsables por el cumplimiento y fallas de control en el pasado».

«Los bancos privados suizos eran típicamente utilizados por individuos adinerados para manejar su riqueza en una forma discreta. Aunque hay numerosas razones legítimas para tener una cuenta bancaria suiza, en algunos casos individuos se aprovecharon del secreto bancario para mantener cuentas sin declarar. Esto resultó en que los bancos privados, incluyendo el banco privado suizo HSBC, tengan un número de clientes que podrían no haber acatado del todo las obligaciones de impuestos aplicables», añadieron en el texto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here