El 10 de octubre de 1869 nace en la India, en un pequeño pueblo llamado Prtbandar, en lo que hoy es el estado de Gujarat, uno de los hombres mas extraordinarios de los tiempos modernos, quien llego a ser conocido mundialmente como Mahatma Gandhi. Era una India muy diferente a la de hoy, constituida mayoritariamente por un crisol múltiple de pequeños y no tan pequeños principados con ciertas autonomías y prebendas para las clases dominantes, pero bajo férreo dominio imperial ingles.

 

Creció en una familia y un entorno muy diferente de lo que era común para las grandes mayorías, ya que su padre era una autoridad importante en el gobierno local, y gozó de algunos privilegios muy poco comunes para los ciudadanos indios de aquel entonces. Producto de ello es que tuvo la oportunidad de viajar a Inglaterra en 1888 a estudiar Leyes a una universidad en Londres, lo que tendría capital  importancia mas adelante, puesto que fue una herramienta fundamental y de mucha ayuda en la misión que el destino le tenia asignada.

Curiosamente fue en Inglaterra donde descubrió y se empezó a interesar por la filosofía y la cultura  de su país natal,  así como donde también donde hizo su primer contacto con la fe cristiana y la figura de Jesus.

Terminados sus estudios se traslado a Sudáfrica donde se encontró con el rechazo y la discriminación producto del color de su piel y su origen. Como abogado trabajo varios años defendiendo a las minorías lo que le costó no pocos golpes, más de una visita al hospital y varios arrestos por parte de la policía.

Situaciones como estas serian una constante en sus años futuros. Lentamente se gestaban dentro de él los principios y las semillas de la no violencia, que seríian tan determinantes no solo en la independencia de la India, sino también en la propagación de estos ideales en todo el mundo.

Al regresar a su patria en 1915, y ya con la madurez de sus experiencias, pudo constatar las injusticias, la pobreza, la corrupción, la desolación y las precarias condiciones en que vivían la mayoría de los habitantes de su país bajo el yugo que imponía la corona británica, la que exprimía y subordinaba a la gran nación a los intereses que beneficiaban a las pequeñas elites que vivían en el lujo y la opulencia.

También fue en esos años en que empezó su interés por la cultura vedica y empezó a familiarizarse con los grandes textos sagrados indios como el Bhagavat gita, el Ramayana, y otros, así como también a la medicina ayurvédica, la practica de la meditación, el ayuno, el yoga, la recitación de mantras y otras practicas ascéticas muy comunes en las antiguas tradiciones de aquel legendario país.

Y aquí cabe recordar el papel y el rol fundamental que le ha cabido a la India como nación madre de la espiritualidad en el mundo, donde desde tiempos inmemoriales han nacido santos, sadhus, sabios, rishis, grandes gurus y avatares tales como Buda, Rama, Krishna, y tantos otros que han venido al igual que Jesucristo con la misión de enseñarnos y recordarnos cual es realmente el propósito de la encarnación humana.

Todo esto fue produciendo en el un profundo cambio en su interior y se fue dando cuenta que uno de los principales problemas del ser humano consistía en la falta de Paz, y que en el estado opuesto de esta se encontraba la violencia, por lo tanto para llegar a la paz, necesariamente había que dejar de lado la violencia.

Principio que encuentra su síntesis en la palabra sánscrita Ahimsa, y que significa no violencia en ninguna de sus formas, y que tiene muchas connotaciones e implicaciones para quien reflexione adecuadamente sobre ello. Podemos encontrar un símil en la cultura cristiana en el quinto mandamiento del Antiguo Testamento «No Matar «.

En esos años fundó un pequeño ashram o comunidad espiritual en que las personas que ahí residían, vivían cultivando sus propios alimentos, creando sus propias ropas, alimentáandose de manera frugal y vegetariana  y viviendo de manera muy simple aunque con mucha autodisciplina y moderación.

Estas dos ultimas palabras también fueron muy importantes en su vida, y claramente fue un ejemplo vivo de ambas ya que muy bien sabía que sin disciplina y moderación, es casi imposible avanzar en la vida, y menos en el camino espiritual, que finalmente es lo que lleva al hombre a la verdadera liberación.

Pasaba días completos hilando la rueca, meditando, aconsejando tanto a líderes políticos o espirituales que lo visitaban o bien a niños, campesinos de los alrededores, o personas provenientes de diferentes estratos de la sociedad, puesto que para el no habían diferencias entre unos y otros.

Rigurosamente un día a la semana hacia un voto de silencio, por lo que aquel día solo se comunicaba mediante pequeños mensajes escritos en pedazos de papel. Oficiaba también como sanador prescribiendo remedios caseros, curando enfermedades e iluminando con sabias palabras a quienes lo buscaban por estos menesteres.

Por aquel mismo tiempo, es que empezó su labor mas bien política al incorporarse al movimiento independentista de la India, del que llegó a ser líder indiscutido y más adelante fue nombrado presidente del Congreso Nacional Indio, que era el organismo desde donde se lideraba dicho movimiento..

 También comenzaron sus peregrinajes por la India, la que recorrió en ferrocarril, visitando y constatando la situación en la que vivía el pueblo en miles de villas, aldeas y pueblos  de distintos tamaños, colores, sabores, idiomas, dialectos, religiones y culturas, despertando un fervor en las masas como nunca antes se había visto.

A su paso los pueblos y villas se adornaban y engalanaban con arcos y guirnaldas de flores en senal de gratitud  y regocijo, y las multitudes lo recibían al sonoro grito de » Gandhiji, Gandhiji, Gandhiji…, que hacia temblar al imperio.

Cabe consignar que a diferencia de occidente, en India casi el 70% de la población  se agrupa socialmente en esas condiciones de vida, en pequeños y medianos entornos rurales,  que en cada estado se habla un idioma diferente, ademas de múltiples dialectos. Si bien es cierto que el Hindi es una suerte de idioma oficial, y el ingles una segunda lengua, esto solo es valido en la ciudades mas grandes y desarrolladas, y en las clases con mayor educación.

Quizás una de sus máximas preocupaciones fueron los parias o  los descastados, también llamados intocables, quienes conformaban  los grupos mas pobres entre los pobres, por lo que precisamente vestía como ellos, comía con ellos, compartía con ellos, y por quienes sentía especial simpatía y compasión. Fue precisamente el pueblo indio quien lo invistió y condecoro con el titulo honorífico de Mahatama [gran alma], y  que el en su gran sencillez y humildad le resultaba difícil de aceptar.

En pocas palabras, el movimiento fue creciendo, y a través de la desobediencia civil, el boicot a los productos británicos, la negativa  de pagar impuestos, etc. todo esto alternado con frecuentes y extenuantes estadías en la cárcel, prolongados ayunos, e innumerables problemas políticos, debido a la diversidad de credos y posturas divergentes entre grupos muy disimiles entre si.  Así fue como este pequeño gran hombre de inmenso saber y gran corazón lideró y llevó a cabo la gran epopeya de la liberación de la India junto a otros grandes grandes figuras como Nehru y otros, luego de un dominio británico de algo así como 350 años, sin grandes batallas y muy pocos tiros, sustentado en los principios de la no violencia y la resistencia pacifica.

Se  muy bien que es muy difícil en un pequeño articulo hacer caber la inmensidad y la grandiosidad del Mahatma, por lo tanto quise poner algunas frases, que lo reflejan en lo que realmente fue: un maestro, un reformador social y un apóstol de la Paz, de esos que bajan al mundo de tanto en tanto para recordarnos el camino.

» No hay camino para la Paz, la Paz es el único camino «

» Si quieres cambiar al mundo, cambiate a ti mismo «

» No dejes que muera el sol sin que antes mueran tus rencores «

» Ojo por ojo, y todo el mundo acabará ciego «

» A veces me siento impotente, pero nunca pierdo la esperanza «

» El Amor es la fuerza mas humilde, pero también la mas poderosa «

» La no violencia es la fuerza que nace de la verdad «

Evidentemente fue un hombre que encontró la paz dentro de sí mismo, y eso no fue fácil para él, como no lo es para ningún ser humano que no se emplee y ponga sus mejores esfuerzos en ello.
Si queremos que la paz reine en la tierra, primero debemos encontrarla en nuestro interior, ya que esta es un estado del Ser, que se fundamenta en principios tales como  la Verdad, la Rectitud, la No Violencia y naturalmente el Amor.

Si observamos la manera en que llevó su vida, podríamos decir que su vida fue su mensaje.

Mahatma Gandhi, dejó su cuerpo físico el 30/01/1948  aproximadamente seis meses después de la liberación de la India, producto de balas asesinas, y  he ahí una prueba más del elevado estado evolutivo en que se encontraba, el hecho de que al recibir los disparos sus ultimas palabras fueron » oh Rama,» que era la forma de adoración a Dios que el había escogido para si mismo, logrando así el anhelado prodigio de los grandes maestros de la India de dejar el cuerpo físico absortos en la realidad divina.

Gandhi, filosofo, místico, escritor, yogi, maestro y mucho más, al igual que otros notables personajes como Martin Luther King, John Lennon y Abraham Lincoln,  por citar solo algunos, ya que la lista es muy extensa, murieron a manos de criminales lunáticos que apretaron el gatillo, pero que de una u otra forma fueron manejados por las fuerzas oscuras, que siempre han estado al acecho de los grandes hombres que con su ejemplo vinieron a reformar a la doliente humanidad.

En tiempos tan convulsionados como los de hoy, quizás la mejor manera de cooperar y lograr mayor armonía, es buscando la paz dentro de nosotros mismos. Relativamente son muy pocas las personas que diariamente se dan un tiempo de recogimiento interior para orar, reflexionar o meditar, y desde la pureza del espíritu enviar vibraciones y bendiciones hacia el mundo en general.
En verdad eso tiene un efecto muy importante para balancear las discordantes energías y ayuda por ejemplo a limpiar las impurezas astrales que producen los actos, palabras, pensamientos y agresiones de tantas y tantas personas débiles que escondiendo su propia frustración y negatividad, vociferan, insultan y calumnian gratuitamente a través de los medios de manera grosera y soez a quienes piensan o ven la vida de un modo diferente.

Que la paz pueda reinar en la tierra y en todos nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here