Funcionarios de Hospital Clínico U. de Chile Rechazan Proyecto de Hipotecarlo por Deudas

0
401

El proyecto para hipotecar el Hospital José Joaquín Aguirre tomó por sorpresa a los funcionarios, que rechazan esa medida para salir de la crisis que afecta al recinto asistencial y que lo mantendría con una deuda de $44.000 millones. Se trata de un contrato de hipoteca o leaseback, con el cual pretenden saldar la deuda que mantiene el Hospital Clínico de la casa de estudios.

La deuda actual que mantiene el centro asistencial con sus proveedores es de $44.000 millones, los que se pretenden saldar con el préstamo que pedirán a la banca privada, dejando en garantía el inmueble ubicado en la comuna de Independencia.

La propuesta es rechazada por parte de los funcionarios del hospital, quienes creen que la salida a la crisis por la que esta pasando el hospital es vincularse con el Servicio Nacional de Salud. Así lo informó Verónica Rojas, quien es parte del directorio de los funcionarios del Hospital Clinico de la Universidad de Chile.

Otro de los temores expresados ese día es la posibilidad de perder el hospital si es que no se alcanza a pagar los montos anuales con los que se repactaria la deuda.

La decisión final, con la que se verá cuál es la salida a la deuda que mantiene el organismo, se resolverá en un nuevo Senado Universitario el 2 de enero.

Competencia por pacientes

La decana de Medicina de la Universidad de Chile, Cecilia Sepúlveda, afirmó que la crisis en que está inmerso el hospital clínico José Joaquín Aguirre de dicho plantel se debe a que ha tenido que autofinanciarse casi en su totalidad lo que los obliga a competir por pacientes como si fuera un centro de salud privado.

La académica asumió en radio Cooperativa que la deuda alcanza 44 mil millones de pesos, lo que amenaza la propiedad del recinto por parte de la Universidad de Chile.

«El problema de fondo es que el hospital de la Universidad de Chile al igual que la Universidad de Chile ha tenido que autofinanciarse prácticamente en su totalidad en la lógica del mercado en que estamos inmersos. Eso ha significado al hospital tener que competir por los recursos como si fuera un privado más.

El hospital se ha visto obligado a autofinanciarse y eso significa competir por los pacientes tanto con el sistema privado como con el sistema público. Progresivamente el hospital ha tenido que enfrentar licitaciones en condiciones muy desiguales con el servicio público para poder atender pacientes públicos. Es una contradicción muy grande dado que este hospital siempre ha tenido un rol social de estar muy estrechamente vinculado con los pacientes del sistema público».

La académica expuso que para enfrentar la deuda «se plantea la posibilidad de efectuar una operación financiera que significaría poder contar con recursos para ir a solucionar esta deuda pero significaría también el que un patrimonio público que es de todos los chilenos como es el hospital universitario pase a manos de la banca privada con el riesgo de que ello signifique a la larga que podamos eventualmente perder el hospital.

Es una medida muy racional, financiera, la apoyé en su momento aunque hice los reparos correspondientes por el riesgo que implica. Creo que hay que pensar en otras soluciones. No parece adecuado arriesgar la propiedad del hospital», agregó.

«Se deben buscar soluciones de mediano y largo plazo con las nuevas autoridades. En la zona norte de Santiago hay grandes necesidades de atención de salud. Las comunas aledañas han crecido enormemente. Se planteó en un momento la construcción de un nuevo hospital en circunstancias que contamos ahí con el hospital universitario que puede atender y solucionar las necesidades de muchos pacientes de la zona norte de Santiago», expuso la decana.

Lo ideal, dijo, es «integrar el hospital al sistema público de salud. Dimos un primer paso en ese sentido que puede significar que al hospital puedan llegar más pacientes y más recursos. Logramos que en la ley de presupuesto del 2014 se incorporara una glosa que permitirá que el hospital, siendo un hospital universitario, pueda efectuar convenios directos con el servicio de salud público sin tener que pasar por licitaciones como si fuera una clínica privada».

DEJA UNA RESPUESTA