Aposté conmigo mismo, y perdí. Aposté a que al menos en los diez más encopetados diarios impresos de Latinoamérica no se haría mención alguna, al menos de forma resaltable, al discurso del Papa Francisco del 28 de octubre, en el marco de la inédita cumbre de los Movimientos Sociales.

 

Vaya discurso y vaya derrota la que me autoinfrigí. Busqué…busqué y encontré que, no en diez, sino en más de cuarenta medios no se hizo mención alguna al respecto. Y de los más delirantes emisores del credo capitalista, eurocéntrico, neoconservador y protonorteamericano, solo tres lo mencionaron en primera plana. Eso si, en los recónditos esquineros y a mínimo espacio. Fueron mini titulares atropellados por el colorete impresístico. Resalta hasta para los más desprevenidos que fue un aplique tipo como quien no quiere pero que al final cede por mandatos superiores y acomodos finamente calculados.

Y es obvio. Que el Papa hable, diga, critique y proponga cambios en la mentalidad de las tradicionales élites políticas y económicas de nuestros países es un sacro milagro. No así con este Papa. Acoto que luce llamativo apelar a las mentes y corazones de los eternos atornillados en las estructuras dominantes, cuando las alertas deberían enfocarse en sus almas, si es que fueran “enfocables”.

No es asunto menor. Es un inesperado y antipático desafío para las mazmorras editorialistas y un rápido saque de pistolas para la Santa InquiSIPción por momentos acorralada ante el vendaval justiciero, anticapitalista, antineoliberal y de remate, antiimperialista, de Francisco. El enemigo que vino del fin del mundo.

Hablar como Chávez, Evo, Correa, Ortega, Lugo, incluso como Fidel y algunos muchos más, es exponerse a la venganza de los títeres de la tinta y al castramiento esperable por parte de los muy señores dueños de imprentas. La respuesta vendrá, El Papa lo sabe. Nadie le increpará para que calle. A diferencia de Chávez, ya le aplicaron sordina, sin aviso y sin protestas.

(*) Embajador Venezuela en Chile

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here