Fidel, 87 Años (V): Fidel el Libertador

0
606

En el  aniversario ochenta y siete de Fidel Castro Ruz los pueblos sensibles de toda la Tierra nos abrazamos con el pueblo cubano, en un  momento de enaltecimiento  y júbilo. En ecuménica comunión sellada con el ascendiente, las hazañas, las ideas y la obra de Fidel. El gozo y la magia  de haber tenido la posibilidad de compartir los tiempos de lucha de un coloso  de la historia, como Fidel.

Un fenómeno cósmico sólo comprensible en una época de cambio. La Cuba revolucionaria, la Cuba libertaria, la Cuba heroica, la Cuba inexpugnable, la Cuba del amor universal, la Cuba ejemplo de temple, la Cuba pueblo indómito, la Cuba forjada en  resistencia y  rebeldía, la Cuba imaginando y descubriendo caminos de socialismo, la cuba amiga y hermana, la Cuba amada; esa Cuba, la Cuba revolucionaria existe en el alma, en la inspiración y en la sustancia de Fidel.    

Fidel ha sido para  el siglo XX y el XXI lo que Bolívar fue para el Siglo XIX; para expresar su trascendencia de alguna manera, sin entrar en comparaciones, que sólo nos comprometerían en  anacrónica innecesarios. 

Desde la perspectiva de quienes militamos en filas revolucionarias, en cualquier latitud del continente o del planeta, vemos en el ejemplo brillante de Fidel una guía insoslayable.

Para llevar con buen tino la batalla revolucionaria, el combate ineludible frente al colonialismo, ante el imperialismo y para encauzar por buen rumbo  las luchas y acciones encaminadas a derribar el capitalismo y encontrar  la senda del socialismo, es preciso compenetrase en la impronta de Fidel.   

Su virtuosismo de estratega, maestro, genio, padre, diáfano mentor  y superlativo  rebelde en todas las dimensiones  previsibles o  inimaginables, le han dado un lugar indiscutible  en el corazón de los pueblos y sus nobles aspiraciones de libertad.

Siempre con la iniciativa en la acción y en las ideas estuvo al frente de su pueblo, junto al pueblo y comprendiendo al pueblo en la compleja lidia diaria por resolver los problemas inmediatos de la sociedad en construcción, en la defensa del proceso revolucionaria y la soberanía y, sin ningún atenuante escuchando al pueblo.

La crítica y la autocrítica han sido un principio doctrinal y una práctica sembrada por Fidel en su quehacer revolucionario.  Convirtiéndose en una de las piedras angulares que han hecho  de la Revolución Cubana un  paradigma y en uno de los factores que la han preservado.

El internacionalismo es una de las divisas y fundamentos del pensamiento desarrollado por Fidel y la revolución Cubana.  

Desde  los albores de la lucha liberadora en de los combates emancipadores escenificados  por los esclavos africanos, en el ideario y las proezas de Martí, en  todas las etapas de la resistencia, la protesta y las luchas independentistas, en la las peleas  contra las tiranías y frente al dominio neocolonial la concepción y el contribución internacionalista estuvo presente.  

Fidel ha sabido a lo largo de la faena revolucionaria recrear, alentar y desplegar   la nobleza  de la utopía internacionalista.

Junto a sus camaradas en los  Asaltos a los Cuarteles  Moncada y Carlos Manuel de Céspedes   el 26 de julio de 1953. En las jornadas  de la expedición y desembarco del  Granma, en la  Sierra Maestra y otros teatros de operaciones de la guerra revolucionaria hacia la victoria del 1º  de Enero de 1959, en La victoria de Girón, en los hechos valerosos de la Crisis de Octubre y, por supuesto, en las gloriosas experiencias internacionalistas con las que Cuba revolucionaria ha colmado el mundo.  

El Che esparciendo simiente de ternura revolucionaria en El Congo y Bolivia. Fidel y el pueblo cubano respondieron con hechos, empuñando el fusil para ofrecer sin apelaciones sus vidas por la liberación de los pueblos en todos los continentes.

Las alturas del Golán, Palestina, Argelia, Etiopía, Angola, Zimbabwe  y toda África han visto a cubanos y cubanas entregándolo todo por sus pueblos.  Igual dan crédito del  ejemplo internacionalista del pueblo cubano los pueblos de Vietnam e indochina en general, Nicaragua, El Salvador, Chile y la América Latina toda  y el Caribe.

Así, como lo han hecho con las armas al hombro, para ponerlas al lado de los pueblos que han requerido de su brazo amigo para luchar por sus derechos y la soberanía, también  han  empuñado   el bisturí, cuaderno, lápiz y tiza,  instrumentos de ingeniería, portado la cultura técnica, del arte y el deporte  en la más diversa gama de especialidades y del conocimiento y,  la más profunda voluntad y cariño para entregar su esfuerzo solidario.

El pueblo cubano se ha adentrado invadiendo selvas, desiertos, montañas, llanos y estepas,  ciudades, barrios y campos llevando libertad, ilustración, cultura, salud, educación, ideas, tranquilidad, abrigo, aliento, apoyo en  cuatro  palabras: Derechos humanos, amor y paz.

Internacionalismo de los pueblos: internacionalismo proletario,  un modelo en el ideario de Fidel. Es la obra de solidaridad verdadera jamás soñada, es el ejemplo de internacionalismo más extraordinario en la historia de la humanidad, es socialismo real.

La epopeya de Angola y Suráfrica derrotando los ejércitos mercenarios del imperialismo y las tropas de la vieja República de Sudáfrica, dominada por el sanguinario régimen del apartheid,   junto al pueblo angolano, de Zimbabwe y Namibia es una estrella en el pecho del pueblo cubano.      

Los pueblos y la historia escrita por los pueblos reconocen en Fidel  el  Bolívar de África. Esa es la condición inmortal del libertador del siglo XX, de   un revolucionario insigne e invicto.

Arropado con la providencia de la victoria, continuará triunfando como baluarte vencedor del imperialismo durante el siglo XXI, perenne en la memoria y en los combates cotidianos de todos nuestros pueblos por la emancipación definitiva y el socialismo.

Gracias Fidel, junto a usted y el pueblo cubano compartimos la felicidad y seguimos combatiendo. 

Círculo Bolivariano Yamileth López (CBYLO)
Centro Popular Costarricense de Estudios Sociales (CPCES)
San Ramón-Costa Rica
Agosto 13 de 2013.

DEJA UNA RESPUESTA