Felipe González y el Capitalismo Mafioso de España

0
368
Felipe González Pinochet

En su maniático afán de derribar la revolución Bolivariana que encabeza el Presidente Nicolás Maduro, el ex Presidente de España, Felipe González, ha insultado la inteligencia de los chilenos con su torpe y absurda afirmación de que en el Chile de Pinochet se respetaban más los derechos humanos que en la Venezuela de Maduro. Pero ¿quién es y de qué juega este señor González?

 

Este  político del Partido Socialista Obrero Español, PSOE, es el  adalid, junto a otras organizaciones  y empresas de comunicaciones como  el diario El País, en la estrategia internacional que pretende derribar  de la Revolución Bolivariana del Presidente Maduro, a pretexto de los DD.HH, al punto de calificarla como dictadura y compararla con la dictadura de Pinochet, una de las más crueles de América Latina.

¿Pero cuál es la autoridad política y moral de un personaje, que dice ser socialista, para declararse en contra del único gobierno verdaderamente socialista de América Latina?

Una parte sisgnificativa de su currículo ostenta el apoyo a las privatizaciones en España, junto a otro socialista y también ex- presidente de España, José Luis Rodríguez  Zapatero.

Hoy oficia en la defensa del líder golpista venezolano, Leopoldo López a cualquier precio. Un sujeto al que apoya a pesar de haber sido encontrado culpable de instigación pública, daños a la propiedad pública y asociación para delinquir durante los sucesos que acabaron con la muerte de 43 venezolanos en 2014.

El Señor López tiene desde hace años un nutrido currículo delictivo:

a) fue condenado por haber participado en la persecución y detención ilegal del entonces ministro de Interior y Justicia en el golpe de Estado contra Chávez en 2002 (el propio Chávez lo amnistió posteriormente);

b) en 2008, López fue inhabilitado políticamente por la Contraloría General, por un caso de conflictos de intereses de 1999 por su responsabilidad en PDVSA;

c) en 2011, la Contraloría lo inhabilitó nuevamente por el desvío de recursos públicos cuando era alcalde de Chacao (2000-2008).”

Pero veamos en que consiste la autoridad de un personaje como González, que se ha entregado de pies y manos a las más grandes empresas que dominan los procesos energéticos, tanto en España como en América Latina y Chile; como REPSOL o ENDESA España y su subsidiaria Chiléctra Chile.

Participan en este contubernio personajes como José María Aznar, Elena Salgado vice-presidenta de Rodríguez Zapatero y miembro del Concejo de Chiléctra-Chile y el propio Felipe González  como director independiente de Gas Natural, en diciembre del 2010.

El 6 de marzo de 2012 un nuevo fichaje volvió a remecer al mercado, luego de que el ex Mandatario José María Aznar fuera nombrado como asesor del directorio de Endesa.Se da la circunstancia que en junio de 2006, José María Aznar abandonó el Consejo de Estado español, al que pertenecen los ex mandatarios y cargos públicos de primero nivel, para aportar su sabiduría y experiencia al Estado.

Renunció para incorporarse al consejo de administración de News Corp., a propuesta de su amigo, el multimillonario Rupert Murdoch. Lo hizo, alegó, porque ambas tareas eran incompatibles. Aznar se convertía así en el primer consejero no anglosajón del imperio mediático. El debate estaba servido: se conoció que Aznar había recibido desde septiembre de 2004 -solo cuatro meses después de abandonar La Moncloa- 10 mil euros mensuales como consejero externo de News Internacional.

Felipe González se estrenó a finales de 2010 como consejero independiente de Gas Natural. El expresidente del Gobierno fue elegido consejero el 17 de diciembre y ejerció su cargo durante dos semanas el pasado año. En ese periodo, González tuvo una remuneración de 11.500 euros, según la memoria de las cuentas anuales que Gas Natural ha puesto a disposición de los accionistas de la compañía.

Esa retribución de más de 1.000 euros por cada día hábil no es extrapolable al conjunto del ejercicio. O sí lo es, pero de otra manera. En diciembre hubo una reunión del consejo de administración. El consejo se reúne una vez al mes, salvo en agosto. Y González habría cobrado el 2011 la suma 126.500 euros anuales, que es el resultado de multiplicar 11.500 euros por 11.
En el informe no consta, en todo caso, que González participase en la reunión de diciembre.

En el consejo de Gas Natural, González coincide con el que fuera su ministro de Defensa y luego su vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra. Serra percibió en 2010 precisamente 126.500 euros, que es el sueldo de los consejeros que no forman parte de ninguna comisión.

El informe anual de Gas Natural también señala que González es accionista de la compañía con 1,750 acciones, valoradas a precio de mercado en unos 21.500 euros. Varios de los miembros del consejo invierten en acciones de sus competidores, como Iberdrola o Endesa.

El caso más llamativo es el del propio presidente de la compañía. Gabarró declara tener 74.000 acciones de Iberdrola por tan solo 3.000 de Gas Natural. A precios de mercado tiene 12 veces más dinero en la eléctrica rival que en la propia. El presidente de Gas Natural también tiene mucho más invertido en Enagas y Red Eléctrica que en la empresa que preside.

Ex autoridades españolas siguen obteniendo cargos en grandes firmas de energía. En España la política va a mucho más y se nota, al menos en los consejos de administración de las grandes multinacionales. En el año 2009, el 8% de los consejeros del Ibex 35 eran expolíticos. En el año 2010, el porcentaje subió hasta el 9,8%.

España es un país de exministros de Economía de alto voltaje, como Pedro Solbes, consejero de Enel, o Miguel Boyer, consejero de Red Eléctrica Española. En España, los políticos saben dejar atrás las rivalidades y compartir la misma mesa. Como la mesa del Consejo de Administración de FCC, donde se sientan Nicolas Redondo Terreros y Marcelino Oreja.

Estos son los grandes empresario golpistas y sediciosos y las transnacionales, que se confabularon en contra de las democracias y los procesos revolucionarios en América Latina, como en Brasil, en Chile, Argentina o Uruguay, que se coaligaron con los gobiernos norteamericanos, para establecer las más horrorosas dictaduras en nuestros países.  

Hoy día también con mano ajena intentan nuevamente, en una estrategia internacional, con la prensa cómplice como El País, Clarín de Argentina o El Mercurio, en Chile destruir la Revolución Bolivariana Socialista de Chávez y Maduro. Sin embargo, no pasarán.  

(*) Profesor
                                                                              

DEJA UNA RESPUESTA