El Capellán de la UDI: Gobierno le Mostró Tarjeta Roja al Cura O’Reilly por Pedófilo

0
575

El Gobierno decidió hoy revocar la residencia del sacerdote de los Legionarios de Cristo John O’Reilly, culpable del delito de abuso sexual reiterado contra una menor de edad, y deberá abandonar el país en el año 2018, en cuanto cumpla su condena de cuatro años de libertad vigilada. «Deberá hacer abandono del país en un plazo de 72 horas a contar del momento en que sea notificado de la presente resolución, si no existiesen causas o penas pendientes. Si las hubiere, se contará dicho plazo desde que se cumplan las respectivas condenas», dice la resolución del Ministerio del Interior. Es la lápida definitiva para las pretensiones de inocencia del cura símbolo de los sectores más cavernarios de la derecha chilena.

 

La Subsecretaría de Interior explicó que la conducta del extranjero “vulnera los bienes jurídicos de la integridad, libertad e indemnidad sexual y seguridad pública, lo que genera graves consecuencias sociales, que afectan los intereses colectivos resguardados por el Estado y cuya realización atenta directamente el bienestar común y el orden social, no siendo util ni ventajosa su residencia en el territorio nacional”.

Cabe recordar que en marzo pasado el Senado de Chile revocó la nacionalidad otorgada por gracia al sacerdote irlandés, decisión apoyada por 22 senadores, después de que en un primer trámite en enero la Cámara de Diputados aprobara la determinación por 95 votos a favor, cinco en contra y una abstención.

El caso salió a la luz pública en julio de 2012 cuando la familia de una alumna del Colegio Cumbres presentó una denuncia contra O’Reilly, en ese entonces asesor espiritual y capellán del establecimiento educacional de elite en Chile y perteneciente a la congregación Legionarios de Cristo.

Meses después se sumó otra acusación referida a la hermana de la primera niña, pero finalmente en 2014 el tribunal lo encontró culpable de los cargos en el caso de la menor de las hermanas y se declaró insuficiencia probatoria respecto de la otra.

O’Reilly, que desde junio de 2012 se encontraba suspendido de sus labores eclesiásticas, destaca en la lista como inhabilitado para trabajar con menores de edad y aparece en el registro nacional de pedófilos, donde se especifican por qué y en qué consisten las penas.

La determinación del Ejecutivo se da luego de que el Congreso le quitara a O’Reilly la nacionalidad por gracia entregada el 2009, y que por tanto volviera a la categoría previa que poseía, la cual se refiere a un permiso de residencia definitiva. Así, este documento fue revocado por la Subsecretaría de Interior antes de decidir echarlo de Chile.

Según consigna el diario La Segunda, el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, firmó la orden para que O’Reilly se vaya del país “en un plazo de 72 horas, a contar del momento en que sea notificado de la presente resolución”.

El vespertino precisó que el sacerdote no se puede ir enseguida, ya que primero debe cumplir los cuatro años de libertad vigilada que la justicia le impuso. Según Gendarmería, ésta concluye el 10 de diciembre de 2018.

O’Reilly puede apelar a esta orden de Gobierno yendo hasta el Departamento de Extranjería, donde deberá presentar documentos que ameriten que la medida sea revertida.

Legionarios de Cristo respetan decisión

La congregación de los Legionarios de Cristo afirmó que «respeta la decisión» del Gobierno de revocar el permiso de residencia del sacerdote John O’Reilly, condenado a cuatro años de libertad vigilada por abuso sexual reiterado en contra de una menor de edad.

A través de un comunicado, el grupo religioso indicó que «esta resolución se ajustó a lo que la ley establece en el reglamento de extranjería del año 1984, en el que el Ministerio del Interior tiene la facultad de revocar el permiso de residencia a extranjeros que tengan una condena».

O’Reilly, ex líder de los Legionarios de Cristo, tendrá 72 horas para salir del país tras finalizar su condena, por lo tanto, deberá abandonar Chile forzosamente cuando termine el periodo de su libertad vigilada en 2018.

«La congregación y el movimiento Regnum Christi respetan la decisión de las autoridades, como lo han venido haciendo durante todo este doloroso periodo», añadieron en el texto enviado por la Oficina de Comunicaciones.

DEJA UNA RESPUESTA