Ex Presidente Manuel Zelaya Denunció Fraude en Elecciones Presidenciales de Honduras

0
358

El Partido Libre expresó, a través de un comunicado, su rechazo a los resultados que hasta ahora ha emitido el Tribunal Supremo Electoral (TSE): “Libre no reconoce los datos proporcionados por el TSE ya que está intentando forzar una tendencia para favorecer a uno de los candidatos”.


El Partido Libertad y Refundación (LIBRE) de Honduras emitió la madrugada de este lunes un comunicado de prensa en el afirma que su candidata a la presidencia, Xiomara Castro, mantiene una ventaja de tres puntos porcentuales por encima de Juan Orlando  Hernández, del Partido Nacional (PN) y afirma que no reconoce los resultados emitidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El candidato a vicepresidente por el Partido Libre, Enrique Reina, dio a conocer que este lunes a las 11H00 locales (17H00 GMT) la  organización política que representa dará a conocer en rueda de prensa las próximas actividades que se realizarán en el marco del panorama electoral que vive el país centroamericano.

“Efectivamente el TSE, ha venido presentando unas proyecciones que no concuerdan con la realidad que venimos recibiendo a través de los computos y la información que vamos recibiendo en nuestro comando de campaña”, indicó Reina.

De acuerdo al representante del Partido Libre, existen “diferencias de más de 20 por ciento que no coinciden con las anunciadas y podrían cambiar el resultado”. Por ello, convocó a toda la dirigencia a la mañana de este lunes para que conozca la información que manejamos, no se están presentando los computos reales”.

El expresidente hondureño, Manuel Zelaya, indicó que “rechazamos ese resultado, porque en las estadísticas y consultas que hicimos en nuestras bases de datos, Xiomara gana la presidencia. Nos robaron estas elecciones, por eso este lunes en la mañana la dirigencia deberá conocer las próximas acciones a seguir”.

Zelaya indicó que el TSE retiró 19 por ciento de las actas de votación por inconsistencias electorales, “si así es el caso estas elecciones deberían ser nulas”.

A continuación, el comunicado de la agrupación política:

Comunicado de prensa del Partido Libertad y Refundación (Libre)

Xiomara Castro mantiene una ventaja de tres puntos sobre el candidato del Partido Nacional.

Libre no reconoce los datos proporcionados por el TSE ya que está intentando forzar una tendencia para favorecer a uno de los candidatos.

Convoca a la dirigencia de todo el país a una reunión de emergencia para el día de mañana.

“Las encuestas de boca de urna y nuestro conteo de actas confirman el triunfo que anunció nuestra candidata Xiomara Castro; Libre ha ganado la presidencia de Honduras”, aseguró Enrique Reina. Agregó que los datos dados a conocer por el Tribunal Superior Electoral pretenden forzar una tendencia a favor de otro candidato.

De acuerdo al designado presidencial, representantes de las MER han entorpecido el envío de actas en las que gana Libre para atrasar el aumento de su ventaja; “lo mismo hace el tribunal al no contabilizar actas en las que ganamos y que extrañamente se han escaneado con la punta doblada para ocultar su número y son las que se están enviando a auditoria” agregó.

Este margen de error ocasionado por las actas que ya están en poder del TSE y que no se contabilizan, provoca que la tendencia anunciada no refleje resultados reales: “los datos que ha dado a conocer el TSE no son suficientes para señalar una tendencia, debido a que más del 20% del total de las actas en su poder no ha sido computado debido a supuestas anomalías”, señaló el designado presidencial por el Partido Libertad y Refundación.

“Nos parece sospechoso que el TSE adelantara más de una hora el anuncio de resultados que inicialmente sería a las 9:00 pm; esto se originó después de que diéramos a conocer nuestros números” dijo Reina e insistió que esta situación no es más que un esfuerzo burdo por atrasar el triunfo de Libre y hacer parecer que ganó otro candidato.

“Lo que sí sabemos es que las actas de los departamentos en los que nuestros números nos indican una amplia ventaja no han sido contabilizadas o están detenidas bajo argumentos que desconocemos” declaró el candidato a designado presidencial.

Libre seguirá esperando el computo del 100% de las actas para que el TSE rectifique sus números, mientras tanto anunció que “No reconocerá los resultados del TSE y que la dirigencia de Libertad y Refundación de todo el país ha sido convocada a una reunión de emergencia el día de mañana a las 11:00 am en Tegucigalpa para decidir las medidas a seguir”.

Honduras y un fraude que exige urgente respuesta

Carlos Aznárez

Lo ocurrido este domingo en Honduras es algo bien sabido pero que constantemente se repite para desgracia de los pueblos: las llamadas democracias “formales” representan una maquinaria para sostener las sacrosantas instituciones del capitalismo. Para llevarlo a cabo apelan a fraudes escandalosos, como en este caso, o utilizan la prepotencia policial-militar si fuera necesario, como ocurriera en la misma Honduras en otras oportunidades.

Era mundialmente conocido que durante los últimos meses, todas las encuestas, inclusive las de la oposición mostraban que el triunfo de la candidata del Partido Libre era irreversible. Xiomara Castro, acompañada por verdaderas movilizaciones multitudinarias había recorrido el país y a su paso no sólo recibía el júbilo clamoroso de sus seguidores, sino todo tipo de improperios por parte de la derecha oficialista. Estos últimos gestos respondían, sin duda, a la contundencia del apoyo popular para el Partido Libre, que prácticamente aseguraban su triunfo.

Sin embargo, las previsiones de fraude no dejaban de ser una amenaza. Lo recordaban ayer mismo varios de los observadores internacionales que con el correr de las horas y al ver que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ocultaba miles de actas y consagraban “manu militari” el triunfo al candidato oligárquico Juan Orlando Hernández,  se desesperaban para investigar en qué “Tríangulo de las Bermudas” habían desaparecido esas decenas de miles de votos para Xiomara que cada uno de los fiscales de Libre habían visto en el conteo urna por urna. Incluso, otro de los candidatos, Salvador Nasrala, del Partido Anti-Corrupción, ya ha anunciado su desconocimiento de los resultados emitidos por el TSE, debido a lo descarado del fraude existente.

El gran problema ha residido, y ahora lo reconocen algunos dirigentes de Libre, es haber tenido la ingenuidad de reconocer de antemano a este TSE, cuyos integrantes son los mismos que avalaron el golpe militar de 2009. Se pecó indudablemente de cierta ingenuidad, al creer que quienes durante estos años generaron un golpe de Estado, masacraron al campesinado del Aguán, ampararon el asesinato de periodistas y encarcelaron a miles de hondureños, podían organizar un acto electoral para ser finalmente derrotados.

La burguesía no se suicida, y sólo puede ser jaqueada a través de la movilización popular.  Alli reside una de estas contradicciones que casi siempre generan estas democracias no representativas y mucho menos participativas: imponer instituciones amañadas y corruptas, integradas por jueces o funcionarios venales que cumplen a la perfección la consigna de salvar al capitalismo y avalar la represión que sea necesaria para imponer sus designios.

Fue precisamente ese TSE el que está dando a conocer resultados en los que la gran mayoría del pueblo no cree. Y eso ocurre así, porque el sistema hondureño, ese mismo que en su momento fue “perdonado” injustamente por la gran mayoría de los países latinoamericanos para que vuelva a los foros continentales, dándole la espalda a la heroica Resistencia Popular, no va a ceder ni un ápice frente a quienes desean que se produzcan cambios profundos.

Xiomara Castro ha ganado las elecciones, sin duda, (con una ventaja de alrededor de 5 puntos sobre el oficialismo) pero ocurre que la derecha oligárquica y golpista maneja todos los resortes del poder (ejecutivo, legislativo, judicial, mediático) y puede darse el gusto de generar esta perversa contradicción: la victoria obtenida en las urnas se ha perdido en el escrutinio. No es muy distinto a lo que le ocurrió en dos oportunidades a los seguidores de Andrés López Obrador en México, y ese ejemplo marca también algunas enseñanzas. Lo que se pierde en el fraude comicial es necesario ganarlo en la calle, y sin pérdida de tiempo. Ya lo expresó el referente del Frente Nacional de la Resistencia Popular y del partido Libre, Juan Barahona: “No nos vamos a quedar con los brazos cruzados y si nos roban el triunfo, volveremos a lo que hemos hecho siempre, resistir, resistir y resistir en las calles hondureñas”.

Xiomara Castro ha ganado y el actual momento no parece que se pueda resolver sólo con denuncias ni con conferencias de prensa, bajo el riesgo de defraudar a quienes tanto han luchado desde aquellas jornadas inolvidables de 2009. Se hace necesario antes que nada preservar la unidad alrededor de  Libre, y por otro lado, que su dirigencia  reconduzca rápidamente el proceso y dé señales claras a nivel nacional e internacional de que está dispuesta a no dejar pasar este nuevo robo a la voluntad mayoritaria de su pueblo.

Si se cierran las puertas de la legalidad pseudo democrática, si se trata de imponer una victoria continuista con el desparpajo de manejar un Tribunal fraudulento, al pueblo hondureño no le va a quedar otro camino que la confrontación directa con sus enemigos de clase. Doloroso pero cierto por todas las consecuencias que ello acarrea. Pero hay circunstancias de los pueblos en las que seguir poniendo “la otra mejilla” significa prolongar la agonía.

DEJA UNA RESPUESTA