Desde la década de los 90 que el Departamento de Justicia de EE.UU.  comenzó a operar una base secreta de llamadas de estadounidenses al exterior y del extranjero hacia el país, lo que no sorprende a la comunidad internacional después de las revelaciones que hiciera el año pasado  Edward Snowden  sobre las actividades de espionaje  de Estados Unidos con sus países amigos, no tan amigos y contra su propio pueblo.

Según el diario ‘The Wall Street Journal’, durante una década el Departamento de Justicia de EE.UU. mantuvo una base secreta de llamadas de los estadounidenses al exterior y del extranjero .La información se desprende de una presentación de documentos en la corte y declaraciones realizadas por funcionarios familiarizados con el programa.

Un empleado de la Administración de Control de Drogas explicó que la agencia utilizó durante mucho tiempo citaciones administrativas y no órdenes de la corte federal a fin de recoger los metadatos de las llamadas estadounidenses hacia y desde países extranjeros para, de esa forma, «tener un nexo demostrado con el tráfico internacional de drogas y las actividades delictivas»,
 
El programa se inició en la década de los 90, según los datos conocidos , y se cerró en agosto de 2013 en medio de publicación de informes sobre registros telefónicos de la agencia antidrogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a informes de   funcionarios  del Departamento de Justicia, la base de datos se ha eliminado y que no ha sido utilizada desde 2013, asegurando que la DEA ya no recoge llamadas de las compañías telefónicas estadounidenses.

Junto a las denuncias hechas por  el exempleado de la CIA, Edward Snowden durante 2014, se supo también que al menos diecisiete torres de telefonía celular falsas fueron  halladas en diferentes lugares de EE.UU.

 A simple vista son estructuras normales, pero tienen un propósito malicioso, informó el portal  Popular Science.

Las  falsas torres de telefonía son en realidad interceptores. Una vez que un teléfono móvil es conectado con el interceptor, el dispositivo queda expuesto a una serie de vulnerabilidades como la escucha de llamadas telefónicas, la intercepción de los mensajes de texto e incluso la instalación de software espía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí