Elecciones 2013: A las Puertas de un Nuevo Ciclo Político

0
368

Acaban de terminar las elecciones de primera vuelta, el resultado es que nos vamos a balotaje entre la candidata de la Nueva Mayoría –pese a toda la expectativa y esfuerzo realizado para ganar en primera vuelta- y la candidata de la Alianza, que celebró como si fuera un triunfo su escuálido 25,01%, ante la inminencia de un resultado electoral bajo el 20% e incluso a la especulación de que podía quedar relegada a un tercer lugar y no pasar a segunda vuelta, ahondando aun más la crisis de la derecha.


Son varias las aristas que pueden ser consideradas para el análisis. Esta elección, si bien fue novedosa destacando principalmente la alta cantidad de doblajes que dejan en una sólida posición a la Nueva Mayoría en el parlamento (muy similar a la de la concertación de comienzos de los noventa, pero ahora sin la presencia de senadores designados), tiene también una serie de elementos de continuidad que permiten observar cómo ha sido la evolución de la sociedad chilena desde el fin de la dictadura.

La Mirada General

En primer lugar, teniendo una mirada general de todas las elecciones presidenciales de primera vuelta, incluyendo el plebiscito, observamos una tendencia a la baja, pero bastante constante de los votos válidamente emitidos (Figura I).

FIGURA I: Evolución votos válidos, inválidos y población mayor de 18 años

La gente que para estas elecciones presidenciales fue a votar y marcó una de las preferencias, descendió 400.596 en comparación a la última elección. No es un descenso menor, esa cantidad de votos puede dirimir el resultado de una elección y resulta muy probable que sea el paso del voto obligatorio al voto voluntario el factor que más explica dicha caída. Sin embargo, si bien desde el punto de vista netamente electoral la caída es significativa, comparándola con la totalidad de la abstención que avanza a la par con el crecimiento de la población, estamos ante una situación que tiene causas mucho más estructurales.

Para el plebiscito, votó válidamente un 87,94% de la población mayor a 18 años (1), mientras que para las elecciones de este domingo solo lo hizo un 51,02%. El paso del voto obligatorio al voto voluntario incide en la baja, pero este es un fenómeno que se viene arrastrando desde el retorno de la democracia, según el cual los nuevos sectores sociales que han surgido en el país no se incorporan a los procesos electorales, manteniendo nuestro sistema político aun clavado en los espacios que determinaron la salida pactada a la dictadura.

Más allá de que existen otras razones y argumentos sobre el debate de la obligatoriedad o no del voto, queda claro que responder a la abstención con un llamado a restituir el voto obligatorio equivale a vender el sillón de don Otto: el problema de la abstención no se relaciona con las características propias de nuestro sistema político, sino que radica en la incapacidad de incorporar a los sectores sociales que han surgido estos veinte años al proceso democrático.

Otro elemento que da cuenta de esto es la baja en 171.700 de los votos inválidos (nulos o blancos): si esta elección hubiera sido con voto obligatorio se habría mantenido la tendencia a la baja de los votos válidos, sin embargo el descenso hubiera sido menor, pero este hubiera estado acompañado de una mayor cantidad de nulos y blancos, que hasta la elección anterior se encontraban amarrados a asistir a votar debido la obligatoriedad del voto.

Los que no votan

Tenemos un sistema político aun anclado al clivaje que estableció el plebiscito, a tal punto que los votos válidos, en relación al total de la población, si bien tienen una tendencia a la baja, se mantienen bastante constante. Paralelo a ellos, casi al mismo ritmo del crecimiento de la población, se consolida un sector que no participa en las elecciones y que de seguir la tendencia en cuatro años más pueden ser la mayoría.

Entonces, cabe la pregunta ¿quiénes son los que no votan?

Tomando el cuadro confeccionado por Mauricio Morales (Figura II), podemos establecer la relación que existe entre el nivel de ingreso y la participación electoral. Mientras en Vitacura votó en estas últimas elecciones casi un 70% de la población, en La Pintana la participación fue en torno al 40%.

Estamos, por tanto, ante un sesgo de clase en la conformación de nuestro sistema político. Siendo los sectores populares, que experimentan altos grados de marginalidad, los que no están participando de las elecciones.

Por tanto, la abstención no se enfrenta entendiéndola como un problema en sí (ni mucho menos culpando al voto voluntario), sino más bien como un síntoma: una expresión más de las graves consecuencias que generan los niveles de desigualdad que existen en nuestro país. Quienes no votan son sectores marginados, con escasas redes e inmersos en una situación económica adversa.

De todos modos, no hay que confundirse y pensar que durante la dictadura no existía marginalidad y pobreza extrema, de hecho es todo lo contrario, pero en dichos espacios sociales la presencia de redes partidarias que combatían desde la clandestinidad a la dictadura, generaron una sólida base de integración que se tradujo en cultura y participación política, que hasta el día de hoy se expresa bajo el sentido de pertenencia a espacios urbanos con identidad combativa.

Sin embargo, la expansión de estos sectores, donde antes se daban las disputas y debates entre las distintas agrupaciones de izquierda, la DC y un sin fin de organizaciones sociales, hoy son hegemonizadas por el tráfico y consumo de pasta base.

Correlaciones de fuerza

Pese a los elementos de continuidad, respecto a esta elección -antecedida de las más importantes movilizaciones desde el retorno de la democracia- es posible señalar que estamos en las puertas de cambios significativos que terminen definitivamente un ciclo político que nace del retorno a la democracia y se sustenta en los acuerdos con la derecha que han permitido mantener los pilares fundamentales del sistema heredado de la dictadura.

Observando el comportamiento electoral de las principales coaliciones en las elecciones presidenciales de primera vuelta (Figura III), vemos que la Derecha cae a su piso histórico, luego de la gestión de Sebastián Piñera (2).

FIGURA III: Evolución rendimiento electoral principales coaliciones en elecciones presidenciales de primera vuelta

La ofensiva emprendida por Evelyn Matthei contra Franco Parisi, hipotecó en gran medida las posibilidades de convocar a los adherentes de dicho candidato para una segunda vuelta, pero la salvó de un resultado más estrepitoso aun.

A Matthei solo le queda tensar más a su sector y continuar con un discurso alarmista frente a las expectativas de cambio social presentes en el país, lo que va a contrapelo absoluto con las expectativas de cambio que, representadas en distintas candidaturas, se posicionaron como hegemónicas en los resultados electorales.

La evolución de los votos de la Nueva Mayoría (3) si bien rompen la tendencia a la baja, no logra recuperarse de la escisión de Marco Enriquez-Ominami (4), que pese a que obtiene 682.854 votos menos que en su elección anterior, se posiciona de todos modos con un capital político con proyección al tener conformado un partido político con una discreta presencia en el mundo municipal, pero con la debilidad de no tener parlamentarios (5).

Haciendo la ficción de observar la convergencia entre ambos sectores (6), se proyecta una votación muy consolidada que puede proyectar una amplia mayoría para impulsar transformaciones.

Marco Enriquez presentó en la elección anterior un programa que coqueteó con elementos liberales con el objetivo de diferenciarse de los sectores tradicionales de izquierda. Para esta vuelta optó por situarse a la izquierda de Bachelet, lo cual sumado al resultado de los otros candidatos de izquierda, implica más de un millón de votos a la izquierda da Bachelet.

El factor de incertidumbre lo pone la situación de voto voluntario, pero los antecedentes de balotaje con voto obligatorio, dan cuenta que sin importar tanto el llamado de los candidatos, los votos de la izquierda terminaron yéndose a la Concertación en la segunda vuelta. Considero, por tanto, que Marco Enriquez tiene una posibilidad real de ser un actor incidente, no solo en esta segunda vuelta, si no que en el ciclo político que se inicia con el nuevo Gobierno. Pero debe actuar con responsabilidad y no cometer los mismos errores que en estos cuatro años le hicieron perder parte importante de su capital político.

Una buena señal, en esa línea, fue su declaración respecto a que si o si su candidata para la segunda vuelta es la Asamblea Constituyente, lo que permite seguir dinamizando un debate que no se cerró del todo en la primera vuelta a la espera de los resultados en las parlamentarias.

A modo de cierre: las tareas que vienen son de todos

Nos encontramos aun como sociedad inmersos en el legado de la dictadura. Un reflejo de eso es lo estático de nuestro sistema político, pese al esfuerzo de distintos actores de dinamizarlo.

La crisis de participación, que el voto voluntario no genera y solo devela, requiere ser combatida de raíz, apuntando a la desigualdad galopante que en todos estos años ha generado ghettos de marginalidad, miseria y abandono social. La tarea es de tal envergadura que requiere de una correlación amplia política y social que se haga cargo de manera estructural de botar toda la herencia dictatorial y construir un país basado en derechos, con un Estado interventor audaz en áreas tan sensibles y abandonadas como la salud, la educación, la previsión, los derechos de los trabajadores, además del desarrollo económico.

Resulta apresurado hacer proyecciones para la segunda vuelta. Los actores están en movimiento, pero me atrevo a señalar que  quien no se pronuncia o no juega un rol en esta segunda vuelta, independiente de cual rol sea este, probablemente tendrá una nula incidencia en el ciclo político que Chile inicia.

(*) Licenciado en Sociología; Licenciado en Ciencias Políticas y Gubernamentales, investigador de la Fundación Instituto de Estudios Laborales, FIEL.

Notas

(1) Estimaciones del INE de la población mayor a 18 años, según datos que llegan hasta el CENSO 2002.

(2) Los votos de la derecha, corresponde a la línea Roja (DER) que considera:
Plebiscito: Votos SI
Elecciones 1989: Votos Hernán Büchi
Elecciones 1993: Votos Arturo Alessandri y José Piñera
Elecciones 1999: Votos Joaquín Lavín
Elecciones 2005: Votos Sebastián
Piñera y Joaquín Lavín
Elecciones 2009: Votos Sebastián Piñera
Elecciones 2013: Votos Evelyn Matthei

(3) Los votos de la Nueva Mayoría, corresponde a la línea azul (NM) que considera:
Plebiscito: Votos NO
Elecciones 1989: Votos Aylwin
Elecciones 1993: Votos
Eduardo Frei y Eugenio Pizarro
Elecciones 1999: Votos Ricardo Lagos y Gladys Marín
Elecciones 2005: Votos Michelle Bachelet 2/3 del resultado obtenido por Tomás Hirsch
Elecciones 2009: Votos Eduardo Frei y Jorge Arrate
Elecciones 2013: Votos Michelle Bachelet

(4) Línea verde (MEO)

(5) El diputado que eligen pertenece al Partido Liberal y no al Progresista.

(6) Sumatoria votos Nueva Mayoría y Marco Enriquez Ominami, línea morada (NM+MEO)

DEJA UNA RESPUESTA