Con Diversos Actos Conmemoraron Trigésimo Aniversario del Asesinato de Tres Profesionales Comunistas

0
332

El Colegio de Profesores y el Consejo Nacional de la Cultura, organizaron un exitoso acto por los derechos humanos, honrando la memoria de Santiago Nattino, Manuel Guerrero y José Manuel Parada, este viernes en la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de la Moneda. Más de tres mil personas disfrutaron de la música de las bandas chilenas Moral Distraída, Congreso e Inti-Illimani en un ambiente colorido que hizo vibrar a la gente que disfrutó de la fiesta en honor a la memoria de los tres profesionales brutalmente asesinados por la dictadura militar. El sábado hubo una velatón en el frontis del Colegio Latinoamericano de Integración, y el domingo, la tradicional caravana a Quilicura, a la plaza de las tres sillas.

 

El telón de fondo de este acto cultural fue de la recuperación de la educación pública, lucha por la  cual se recuerda, entre otras cosas, a las tres víctimas del régimen militar.

“Para mí  es muy significativo que el Colegio de Profesores haya hecho este evento frente a la Moneda, lugar que para nosotros estuvo vetado durante años. Se trata de profesionales que supieron salir adelante y junto con recordar el horror de este crimen debemos hacer presente que hoy nuestra lucha es por la educación pública, creo que la memoria ya no nos pertenece a la familia sino que es patrimonio de todos”, manifestó Manuel Guerrero hijo.

En el contexto del apoyo a la educación chilena y los objetivos de la reforma, este acto por los derechos humanos, denominado “Un canto por la vida, la democracia y la educación pública”, pretende dar a conocer el pensamiento del Magisterio que la entiende como un derecho social y no un bien de consumo.

Al respecto el presidente del gremio docente, Jaime Gajardo,  fue enfático en manifestar, “se cumplen 30 años del vil asesinato de los tres profesionales, en tiempos durante los cuales se pensaba poner fin a la dictadura. Para nosotros es un gran simbolismo. El Colegio de Profesores siempre ha hecho una romería al memorial de los asesinados y este domingo 29 lo haremos nuevamente, enarbolando la bandera de lucha de estos profesionales y nos comprometemos a trabajar por los objetivos de la Reforma Educacional”.

Al acto cultural por los derechos humanos asistió Hugo Yasky, presidente de la Internacional por la Educación para América Latina, quien honró la memoria y la lucha por la educación pública de Natinno, Parada y Guerrero, manifestando, “apoyamos al Colegio de Profesores para derribar el modelo neoliberal de educación, tenemos un compromiso con el pueblo junto al presidente, Jaime Gajardo, quien dice que se debe defender a toda costa la educación pública y es por esto que la Internacional de Educación apoya a Chile en la recuperación de un sistema educativo que se entiende como un derecho social y desde América Latina al mundo manifestamos que apoyamos a Chile en este proyecto social de educación”.

Al masivo acto cultural por los derechos humanos honrando la memoria de Nattino, Parada y Guerrero y su lucha por la educación pública, junto al presidente del gremio docente Jaime Gajardo, se dieron cita, Jaime Veas, del Ministerio de Educación, Yobanna Salinas, de la Mesa Social por la Educación, Dafne Concha de CORPADE, Ricardo Paredes de la CONES, el director del departamento de Cultura y agente organizador del evento del Magisterio, Sergio Gajardo Campos, Hugo Yasky, presidente de la Internacional de Educación Y los concejales Judith Rodríguez de Cerro Navia, Silvia Valvidia de Lo Prado, Felipe Zavala de Estación Central, Gustavo Arias de San Joaquín, Luis Díaz de Quinta Normal, entre otras autoridades quienes disfrutaron del acto cultural que culminó con la presentación de Inti-Illimani, pasadas las 10 de la noche.

Más de mil personas asistieron este sábado a la tradicional velatón y acto político-cultural que conmemoró 30 años desde el secuestro y asesinato, a manos de agentes de la Dicomcar de Carabineros, de los profesionales comunistas Santiago Nattino, José Manuel Parada y Manuel Guerrero.

Un escenario emplazado en la intersección de Los Leones y El Vergel, en el frontis del ex Colegio Latinoamericano de Integración, en la comuna de Providencia, albergó la participación de artistas nacionales como Luis Le-Bert, Juan Ayala, Roberto Márquez de Illapu, Inti-Illimani y Quilapayún en un acto que reunió a distintas generaciones entre el público.

«Ya son 30 años que venimos haciendo esta velatón y crece, crece la gente, crece la cantidad de artistas que están colaborando en forma absolutamente voluntaria y se ve mucho compromiso. Para nosotros también este es un acto de reparación, no solamente existe la justicia de los tribunales, si no también que la gente reconozca nuestros padres, lo que fueron ellos en vida», manifestó a Cooperativa Manuel Guerrero Antequera, el hijo de Manuel Guerrero, quien esta mañana fustigó la salida dominical concedida a Alejandro Sáez Mardones, uno de los ejecutores materiales del crimen.

Y al mismo tiempo que se desarrollaba el acto en Providencia, la comuna de Quilicura, lugar donde se encontró los cuerpos de Nattino, Parada y Guerrero, también recordaba a las víctimas en un acto liderado por Manuel García y Ana Tijoux.

Para Camilo Parada, hijo de José Manuel Parada, que «en estos treinta años se hayan multiplicado los actos la verdad es una gran alegría porque quiere decir que el ejercicio de memoria, la defensa de los derechos humanos no es solamente resorte de la personas que sufrieron directamente la violación de los derechos humanos, si no de toda la ciudadanía».

Tras el show de Quilapayún, Eduardo Carrasco manifestó estar muy emocionado «porque estamos recordando a personas que eran muy cercanas a nosotros, especialmente Manuel Guerrero que fue compañero nuestro, Juan Manuel también, hijos de amigos tan entrañables como María Maluenda y Roberto Parada, con quienes grabamos el disco La Fragua y con quienes estuvimos muchas veces juntos».

Juan Ayala, ex vocalista de Juana Fe, volvió a decir presente en la velatón y tras su presentación dijo que «la emoción que más se anida en este minuto en mi corazón es la esperanza, la esperanza de que un número de personas que no es menor, que vienen todos los años, que cada vez crece más, se junta con la fuerte convicción de que esto tiene que cambiar, de que no nos van a hacer olvidar, de que la historia nos sirve para no repetir los mismos errores. Esa es la esperanza y el sentimiento que me quedo cada vez que vengo».

A 30 años del Caso Degollados: diversas conmemoraciones del triple homicidio ocurrido el 29 de marzo 1985

El crimen de los profesionales es uno de los más crudos que se cometió en dictadura, pues los hombres fueron secuestrados, torturados y degollados vivos. Sus familiares y amigos los recordarán en un día que reúne a varias víctimas y que pretende dar a conocer la indignación por estos actos de lesa humanidad.

El 28 de marzo de 1985 se produjo el secuestro de Santiago Nattino en la intersección de las calles Apoquindo con Badajoz. A la mañana siguiente, el 29 de marzo, en la puerta del Colegio Latinoamericano de Providencia sucedió lo mismo con Manuel Guerrero y José Manuel Parada cuando tres sujetos bajaron de un station wagon sin patente y apresaron a los hombres.

Luego de su secuestro, los tres profesionales fueron trasladados a un cuartel secreto de Calle 18, en el centro de Santiago, el mismo que el Comando Conjunto utilizaba a mediados de los ‘70 y que era conocido como «La Firma», donde fueron torturados.

Según el relato que hicieron Andrea Insunza y Javier Ortega, de la Universidad Diego Portales, en una investigación periodística convertida en libro, el expediente judicial del caso estableció que entre la noche del viernes 29 y la madrugada del sábado 30 los tres secuestrados fueron subidos a un Chevrolet Opala, dos recostados en la maleta y uno en el asiento trasero. Al volante iba el cabo Claudio Salazar, como copiloto el cabo 1º Alejandro Sáez y atrás el sargento 2º José Fuentes. Un segundo auto, un Chevy Chevette, lo conducía el coronel Guillermo González Betancourt, de copiloto iba «El Fanta», mientras que uno de los asientos traseros era ocupado por el capitán Patricio Zamora.

El 30 de marzo, camino a Quilicura, frente al fundo «El Retiro», y cerca del aeropuerto Pudahuel, los cuerpos de los profesionales fueron encontrados degollados y con claros signos de tortura.

Condenados

El triple homicidio, conocido como «Caso Degollados», provocó indignación y obligó a la Corte Suprema a designar al juez José Cánovas Robles como ministro en visita para investigar los delitos.

Cuatro meses después, la investigación realizada por el juez Cánovas condujo a la detención de dos coroneles, un comandante, dos capitanes y dos oficiales no encargados de la policía nacional (Carabineros). Como consecuencia este caso provocó, el 2 de agosto de 1985, la dimisión del general César Mendoza, Director General de Carabineros y miembro de la Junta Militar de Gobierno desde el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, y la disolución de la Dicomcar (Dirección de Comunicaciones de Carabineros), que habría organizado y realizado los secuestros y asesinatos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDDHH), en el informe entregado en 1985, declaró que esperaba que «el caso ahora en curso conduzca a la identificación y el castigo de las personas responsables de la ejecución de un acto tan culpable».

Finalmente seis miembros del servicio secreto de la policía fueron procesados y condenados a presidio perpetuo por el brutal crimen.

Conmemoración

Diversos actos se realizaron a partir del viernes 27 de marzo hasta el lunes 30 para recordar a Santiago Nattino, Manuel Guerrero y José Manuel Parada, asesinados durante la dictadura.

El 27 de marzo, en la Plaza de la Constitución, los familiares y el Colegio de Profesores se reunieron en una primera instancia.

El sábado 28 de marzo, en el Colegio Latinoamericano los familiares y amigos de los tres profesionales se reunieron por la tarde.

El domingo 29, hay una «Caravana por la Vida, la Verdad y la Justicia» que parte desde Plaza Italia hasta Quilicura a las 10 de la mañana, donde se levanta un memorial de los asesinados.

El lunes 30 de marzo, Ricardo Brodsky, director del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, realizará un homenaje a Manuel Guerrero, José Manuel Parada y Santiago Nattino, en un acto que a las 19.30 horas en la explanada del museo ubicado en Matucana 501, Santiago, a pasos del Metro Quinta Normal.

Respecto de lo que fue este crimen y de los diversos actos conmemorativos se refirió la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP), Alicia Lira, quien en conversación con Cambio21 manifestó que «nosotros como agrupación vamos a participar en diversas conmemoraciones que se celebran este 29, como son el crimen de los hermanos Vergara, de Paulina Aguirre Tobar, de Mauricio Maigret Becerra y los tres profesionales degollados».

Sobre el acto por el recuerdo de Nattino, Guerrero y Parada dijo «en la que vamos a tener mayor relevancia es la de Quilicura en la ´Caravana por la Vida, la Verdad y la Justicia´ que parte el domingo 29 desde la Plaza Italia hasta Quilicura a las 10 de la mañana y está convocado por el Colegio de Profesores Metropolitanos en conjunto con la agrupación y el Partido Comunista de Chile».

«Este año habrán más actividades por el hecho que se conmemoran 30 años de este crimen. Además, se hará con más fuerza e indignación por que dos de los criminales (Guillermo González Betancourt y José Fuentes Castro) cuentan con beneficios carcelarios, lo que rechazamos a través de una carta que entregamos al presidente de la Corte Suprema donde hacemos sentir esto, pues para nosotros es insostenible que estos beneficios se den a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad»

Sobre el Caso Degollados, Lira explicó «aquí estamos hablando de tres profesionales que fueron secuestrados, degollados vivos y que luego botaron como basura, lo que es un crimen atroz y cuyas penas son bajísimas y para nosotros eso es denegación de justicia».

En cuanto a la carta entregada a Sergio Muñoz, presidente de la Corte Suprema, Parada explicó que «básicamente lo que pedíamos en esa carta, familiares y grupos de amigos, era que desde los diferentes estamentos y autoridades se respetaran los acuerdos en derecho internacional que ha firmado Chile, que hacen referencia a crímenes de lesa humanidad en los que se estipula que las personas que han sido juzgadas por estos crímenes no pueden acceder a ningún tipo de beneficio. Son crímenes imprescriptibles, donde hubo terrorismo de Estado y una maquinaria económica pagada por todos los chilenos para amedrentar, torturar y ejecutar a ciudadanos chilenos indefensos. Creemos que si bien es Gendarmería quien otorga los permisos y beneficios penitenciarios, necesita de la aprobación del Ministerio de Justicia del cual depende la institución».

DEJA UNA RESPUESTA