Sicario Confiesa Asesinato de 15 de los 43 Estudiantes Mexicanos Desaparecidos

0
358

Un sicario del cártel mexicano Guerreros Unidos, señalado como partícipe en la presunta masacre de 43 estudiantes, dijo que él y otros cómplices asesinaron a tiros “a unos 15? jóvenes que les entregaron con vida jefes policiales, según declaraciones que difunde hoy la prensa mexicana. Felipe Rodríguez Salgado, alias “El Cepillo”, detenido y acusado de participar en el supuesto asesinato en la escuela normal de Ayotzinapa intentó huir a Estados Unidos para refugiarse con su hermano, pero fue detenido por autoridades migratorias estadunidenses, que lo deportaron a México en calidad de indocumentado. No obstante, los familiares de los desaparecidos siguen escépticos.

 

“El Cepillo” fue capturado el 16 de enero en la localidad de Jiutepec, en el estado de Morelos, por elementos de la policía federal y el Ejército.

Los estudiantes desaparecieron tras ser detenidos el 26 de septiembre por policías municipales, que los entregaron a los sicarios de Guerreros Unidos.

Hasta ahora han sido arrestadas unas 100 personas por la desaparición, entre ellas el destituido alcalde de la ciudad de Iguala, José Luis Abarca, su esposa y el líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias.

Según las investigaciones, Abarca ordenó a la policía municipal interceptar a los normalistas en Iguala, 200 kilómetros al sur de la capital mexicana, para evitar que sabotearan un acto político de su esposa.

De acuerdo con las declaraciones de algunos detenidos, los agentes los entregaron después a Guerreros Unidos, que los confundieron con miembros de Los Rojos, un grupo rival.

Los jóvenes desaparecidos estudiaban en la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, que forma maestros en el sureño estado de Guerrero.

Felipe Rodríguez Salgado, sicario del cártel de Guerrero Unidos y al que apodan El Cepillo, identificó al exsecretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores Velázquez, y al subdirector de policía de Cocula, César Nava González, como los hombres que le entregaron a los estudiantes de Ayotzinapa la noche del pasado 26 de septiembre.

“Me dijeron que un grupo de muchachos estaban atacando Iguala”

De acuerdo con su declaración ante las autoridades, a la cual tuvo acceso el periódico La Jornada, Rodríguez Salgado dijo que los mandos policiacos le entregaron «unos 40 jóvenes con la cabeza rapada» y tres más con pelo largo, quienes iban con las manos amarradas y fueron llevados a la Loma del Coyote.

También relató que ese día, el 26 de septiembre, al filo de las 11 de la noche recibió una llamada.

«Me dijeron que un grupo de muchachos estaban atacando Iguala, que pretendían quedarse con la plaza y que me iban a entregar tres ‘paquetes’ (sicarios) de un grupo contrario (de Los Rojos), y me entregaron más», declaró El Cepillo.

La misma información refiere que antes de ser entregados al cártel de Guerreros Unidos, los 43 jóvenes permanecieron varias horas en las instalaciones policiacas de Iguala, y fueron sometidos por elementos municipales.

Según la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), un hombre identificado como Raúl Núñez, El Camperro, y Gildardo López, El Gil, mandos medios de Guerreros Unidos, contactaron a El Cepillo y le ordenaron «desaparecer» a los estudiantes.

En su declaración, El Cepillo reconoció haber interrogado por separado a tres normalistas, creyendo que eran los jefes de Los Rojos, pero que todos los jóvenes le dijeron que eran estudiantes.

Junto con Rodríguez Salgado, las autoridades consignaron a la exasesora jurídica del secretario de seguridad pública de Cocula y dos de sus secretarias, por haber participado en la alteración de los números de patrulla y reportes de trabajo de los policías que participaron en el ataque a los normalistas.

Investigación que implica al gobierno federal en el caso Ayotzinapa ha desatado la desconfianza en México.

Anuncian megamarcha a cuatro meses del caso

Por otra parte, familiares de los 43 estudiantes desaparecidos confirmaron que saldrán cuatro megamarchas en la ciudad de México este lunes 26 de enero, cuando se cumplen cuatro meses de la desaparición.

Una brigada de padres de los 43 alumnos acudió a universidades públicas y a sedes de organizaciones sociales que se sumaron a la exigencia de presentación con vida de los estudiantes.

«Les pedimos su apoyo para este 26 de enero, vamos a hacer una toma de la Ciudad», planteó Magdalena Maestros, madre del desaparecido Antonio Santana.

«Queremos el apoyo porque en Guerrero el gobernador maneja que somos minoría, y no, creemos que tenemos el apoyo de muchas personas», agregó.

Según el vocero de los padres, Felipe de la Cruz, se acordó la ruta de la movilización que partirá a las 16:00 hora local del Ángel de la Independencia al Zócalo.

Asimismo, señaló que organizarán la agenda para visitar los cuarteles militares de Guerrero luego de que finalice el plan de acción de la Octava Jornada Global, que incluye la marcha del próximo 26 de enero.

DEJA UNA RESPUESTA