¿Es Colo Colo Realmente Chile ?

0
550

Quizás una de las palabras mas populares, y que la vemos a diario reiteradamente en todo tipo de medios informativos chilenos, sean estos radiales, televisivos o escritos, sea Colo Colo, producto de su asociación con el popular club deportivo.

 

No mucho se sabe de la figura histórica de Colo Colo, ni menos de los detalles acerca de su vida, ya que estamos hablando de hechos que ocurrieron hace  casi quinientos años, por lo que quizás una de las referencias mas aproximadas y directas pueda ser la de Alonzo de Ercilla y Zuniga, en su épico poema La Araucana.

De todos modos, hay cierta coincidencia entre cronistas e historiadores respecto de que fue un reputado y respetado Lonko, conocido por su prudencia y sabiduría en tiempos de paz, así como un  gran estratega militar en tiempos de guerra, y que fue contemporáneo de figuras consulares de la épica mapuche como Caupolicán, Lautaro, Galvarino y Michimalongo, solo por nombrar a los mas conocidos y renombrados de la época.

Probablemente en la tradición oral de la gran Nación Mapuche sus historias y hazañas habrán sido cantadas y relatadas en bellas formas a los niños y a los  jóvenes por los sabios y los ancianos, al calor de las fogatas a la luz de la luna, en la tibieza de un buen mate en frías noches de invierno o bien bajo  hermosos cielos tachonados de estrellas en noches estivales.

Obviamente la figura histórica fue reemplazada por el mito y la leyenda, y con el paso del tiempo se transformo en un emblema o personificación importante de la cultura mapuche, al igual que tantos otros líderes que de diferente manera y en distintos momentos de la historia han sido símbolos e íconos  de las luchas, alegrías, penas y esperanzas de esta bella nación, en los que la bravura, la valentía, la generosidad y la resistencia, se cuentan entre sus grandes y notables cualidades y atributos.

De seguro, que de ahí nació la inspiración y la motivación de un grupo de jóvenes jugadores de fútbol, liderados por David Arellano que se escindieron del Club Magallanes, allá por Abril del ano 1925, y crearon lo que en ese momento se llamo Colo Colo Foot- Ball Club, en aquellos tiempos en que recién alboreaba el nacimiento del fútbol profesional.

A partir de ese momento histórico la legendaria figura del venerable y sabio Lonko quedo estrecha e intimamente ligada a lo chileno propiamente tal y a la cultura popular, y con ello tambien a los éxitos, desvelos, alegrias, quebrantos, triunfos y derrotas del conocido club popular .

Que bueno sería si los seguidores e hinchas de dicho club, mayoritariamente de carácter y raigambre popular pudieran mirar hacia atrás, reflexionar y estudiar un poco la historia e identificarse y reconocer que las las reivindicaciones, luchas y demandas del pueblo mapuche, no les son tan ajenas, ni tan lejanas, sino que mas bien son muy parecidas a las que han debido soportar y sufrir todas las clases desposeídas del país, y en las que por lo demás, también corre mucha sangre mapuche……….

Con toda humildad, debo decir que no soy un gran conocedor de la historia mapuche, aunque si me declaro un ferviente admirador de la misma, y si me dejo llevar por la imaginación puedo viajar por el tiempo y visualizar aquellos ya remotos y lejanos tiempos en que vivieron en paz, armonía, y probablemente sin demasiados conflictos, antes de la llegada de los incas, luego de los conquistadores españoles, y finalmente del gobierno chileno.

Y aquí, cabe hacer un pequeño repaso de la historia y recordar que poco mas de 8 o 9 décadas antes de la llegada de los conquistadores españoles, ya habían detenido el avance del poderoso ejercito inca, poniendo como limite fronterizo entre ambas fuerzas el Rio Maule.

Luego de eso estuvieron en permanente escaramuzas con triunfos alternados para ambos bandos por algo así como un siglo frente a uno de los mas poderosos imperios de la época, como lo era la corona española en lo que se denominó  la guerra de Arauco, y la que culminó con los parlamentos de Quilín en 1641. Luego de lo cual se sucedieron casi dos siglos y medio de relativa paz y calma, donde la sociedad mapuche prosperó y logró un gran desarrollo agrícola, ganadero y comercial entre otras cosas.

No fue hasta finales del siglo 19, en que el ejército chileno entro a sangre y fuego en territorio mapuche, con absoluta disparidad en cuanto a fuerzas, armamento y munición, tristemente liderado por oscuros personajes de baja estofa, como los poco celebres General Cornelio Saavedra y el Capitan Trizano.

Todo el problema actual acerca del reclamo de las tierras ancestrales es algo muy complejo y de larga data, y se deriva de esos tiempos, y claramente en sus orígenes esta muy ligado a todo tipo de injusticias, atropellos, despojos, engaños y brutalidad sin limite, ejercida por el poder constituido de la época, vale decir el ejército, el gobierno de turno, abogados inescrupulosos y asociaciones delictivas de diversa índole, que actuaron con todo tipo de practicas ignominiosas, ruines y viles con la ética y la moral, para apropiarse de las tierras que les pertenecían al mundo mapuche por derecho natural.

Ahora vemos que cientos de miles de hectáreas de tierras sagradas y ancestrales las que eran pobladas por flora y fauna autóctona muy particular, y que eran sustento no solo de la nación que la habitaba desde tiempos inmemoriales sino también de diversos tipos de vida y maravillosa diversidad, por la que corrían ríos y arroyos de aguas claras y cristalinas, pobladas de enormes cantidades de aves, animales e insectos, que hoy brillan por su ausencia, poniendo en grave peligro todo el sistema ecológico de la Madre Naturaleza, y al día de hoy están convertidas en otros tantos  cientos de miles de hectáreas sembradas de especies foráneas como el pino y el eucalipto, que han estropeado los suelos y tierras fértiles  en  muchas diferentes maneras y formas, además  del indiscriminado uso de todo tipo de fertilizantes agroquímicos, pesticidas, y demases, que han perjudicado y dañado seriamente a todas las formas de vida tanto visibles como invisibles, en una indiscriminada y despiadada explotación de los recursos naturales por parte de grandes consorcios madereros que solo buscan el lucro y la ganancia, y nada saben del concepto de lo sagrado y del bien común.

Un pueblo sin historia, es un pueblo sin conciencia, y un pueblo sin conciencia, es un pueblo muy fácil de dominar, [a diferencia de la gran nación mapuche] y desgraciadamente no son muchas las personas que se interesan por la historia, ni muestran mucho interés en saber mas acerca de la cultura de los pueblos primigenios y miran de reojo y con indiferencia y sin mayor interés ni compromiso la suerte de dichas etnias, y viven mas preocupados de usar sus tiempos libres en ventilar todo tipo de intimidades por paginas de facebook, o pasando largas horas frente al televisor viendo todo tipo de trivialidades y estupideces, en que la farandulización  y la ordinariez  son el pan de cada día, o bien pasan el tiempo demasiado ocupados en cosas superfluas y sin importancia y no otorgándole  ninguna importancia a las cosas que en verdad si la tienen.

En jerga futbolista se dice que Chile es Colo Colo, y que Colo Colo es Chile, y bien, si eso resulta ser verdad al menos en parte, ello significaría que el pueblo chileno debiera estar velando por la suerte del pueblo mapuche, y que la suerte del pueblo mapuche es también la suerte del pueblo chileno.

Espero que no se piense que estoy haciendo una exagerada apología hacia Colo Colo, ya que en cuanto a sensibilidad futbolística desde muy niño corre por mis venas sangre azul, y de paso aprovecho de recordar que en esta vereda también tenemos un gran ícono mapuche por parte de su linaje materno, como lo es Marcelo Salas Melinao, uno de los mas grandes, respetados y queridos futbolistas chilenos de la historia.

Y ya que estamos hablando un poco de fútbol, espero que llegara un día que volvamos a entender que el juego del fútbol, es solo eso, un juego, y que si queremos ayudar a construir y vivir en una sociedad mas justa e igualitaria es muy necesario recuperar el respeto, la nobleza y la tolerancia hacia el rival y el ocasional adversario, y que el ganar o perder no son mas que las dos caras de una misma moneda, y que cuando ganamos siempre debiéramos agradecer, felicitar y honrar al ocasional perdedor, que nos dio la oportunidad de disfrutar del triunfo y viceversa.

Pienso que eso era lo que ocurría luego del juego del palin o la chueca, como también se le conoce, y que al final del mismo los rivales compartían, comían celebraban y bebían juntos , olvidando las asperezas y la rudeza del varonil juego, en que además se resolvían conflictos y situaciones sociales, religiosas,  familiares y otras de variadas índoles .

De acuerdo a como están las cosas, la única manera de cambiar el sistema es desde dentro del mismo sistema, por lo tanto se hace tan necesario y urgente generar movimientos sociales y políticos que generen a su vez nuevos líderes con sangre joven y espíritu de nobleza que realmente representen a las mayorías y que de manera honesta y desinteresada  puedan ir llegando a ocupar puestos y lugares de poder y reemplazar eventualmente a todas esas figuras de la rancia y corroída casta política, que han malgastado las tantas oportunidades que han tenido para mejorar las cosas, mas ocupados en servirse a si mismos, conservando sus prebendas y privilegios, así como  los  mezquinos y egoístas  intereses propios de las oligarquías que los financian, como esta finalmente y sin lugar a dudas plenamente demostrado.

Tampoco quisiera caer en el error de poner a todos los políticos en el mismo saco, ya que naturalmente también los hay de aquellos que realmente cumplen con sus deberes  y sus obligaciones en forma abnegada y a costa de grandes sacrificios y costos personales.

Los diputados Boric, Jackson, así como Camila Vallejo, vendrían a ser un  ejemplo a seguir, y ojalá surjan muchos mas con esa impronta y entusiasmo juvenil, independientemente de los sectores que representen.

El problema mapuche sin duda es muy complicado y complejo, pero con decisión política, intención clara y noble y alto propósito, disposición al dialogo generoso y no excluyente, siempre se puede llegar a una buena solución para todas las partes en conflicto. Al actuar de ese modo se puede estar seguro de contar con el apoyo y la gracia proveniente de las fuerzas celestiales, los espíritus tutelares y las altas esferas.

Como dice, en forma simple  el viejo y sabio adagio popular: » A Grandes Problemas, Grandes Soluciones.»

DEJA UNA RESPUESTA