Giuseppe Briganti: Asesino de los Dos Estudiantes Quedó en Prisión

0
472

El Tribunal de Garantía de Valparaíso decretó que el único imputado en la muerte de los dos estudiantes universitarios, Exequiel Borvarán y Diego Guzmán, ambos estudiantes de la Universidad Santo Tomás, identificado como Giuseppe Braganti, deberá permanecer en prisión preventiva durante los 90 días en que se extenderá la investigación de la fiscalía. Así se resolvió en la audiencia realizada el día de hoy, hasta donde llegaron familiares del acusado como de las víctimas fatales, los que se encontraron al interior de la sala de audiencias mientras se desarrolló el procedimiento judicial. Las pruebas de la autoría de Braganti en el doble asesinato son abrumadoras e irrefutables.

 

A Giuseppe Briganti Weber (20) el Ministerio Público le imputó los dos delitos de homicidio simple, porte ilegal de arma de fuego y microtráfico de drogas.

Esto, porque en la casa de Braganti también fueron encontrados por la PDI 5 millones de pesos, cocaína y eventualmente el arma semiautomática con la que disparó contra los estudiantes.

La máxima de las medidas cautelares fue solicitada por la fiscal Mónica Arancibia, quien argumentó que la libertad del detenido representa un peligro para la seguridad de la sociedad. Ello, fue acogido por la jueza de garantía que ordenó el ingreso de Briganti a la cárcel durante los 90 días programados -en principio- para la investigación de la causa.

El hecho ocurrió a las 14:30 horas de ayer cuando las víctimas, tras finalizar la movilización, intentaron colgar uno de los lienzos que portaban en las afueras del edificio donde vive el imputado. De acuerdo a los antecedentes, el detenido amenazó de manera violenta al grupo de jóvenes que se encontraba afuera del inmueble luego que minutos antes fuera su padre el que se enfrascara en una discusión con los estudiantes.

Briganti fue increpado por los testigos que estaban en el lugar y una vez que el imputado entró a su domicilio, se escucharon los disparon que finalmente terminaron con la vida de Exequiel Borvarán, de 18 años, y Diego Guzmán, de 24 años.

En una declaración leída durante la audiencia de formalización, Briganti se declaró inocente, arguyendo que los estaban «cargando» con los asesinatos, versión insostenible desde el momento en que se encontró el arma que había disparado.

Versiones insostenibles

“Soy inocente, no he matado a nadie yo (sic)”. Con estas palabras Giuseppe Antonio Briganti, el principal sospechoso de la muerte de Exequiel Borvarán Salinas y Diego Guzmán Farías se refirió al hecho que se generó tras la marcha estudiantil de ayer en Valparaíso.

En medio de la detención indicó a la pasada a un periodista de Chilevisión que “nunca” les disparó a los jóvenes y que “soy inocente, no he matado a nadie”.

Otro punto que se le alcanzó a preguntar antes de que se subiera al vehículo policial fue si actuó en defensa de su padre, a lo que respondió que “sí”, sin embargo añadió que “me están echando la culpa de que maté a dos tipos”.

La misma versión sostuvo su padre, José Braganti, en declaraciones inconexas e incohertentes. Briganti, padre del principal sospechoso por la muerte de los dos jóvenes en la marcha estudiantil de ayer en Valparaíso, aseguró que su hijo Giuseppe Briganti «no es un delincuente». Asimismo, aseguró que su hijo, quien está en prisión preventiva mientras dure la investigación, sólo habría disparado una vez al aire;  

«Quiero que esto se esclarezca porque si hubo un disparo al aire y hay dos muertos…. la verdad soy papá también y son niños, mi hijo no va a ir a echar a perder su vida por matar a dos jóvenes, llegar y matar, si no es delincuente. Todos somos delincuentes ahora, toda mi familia».

«Dicen que el disparó, al aire (…) un balazo y hay testigo de eso», agregó.

Además, consultado por el momento en que las fuerzas policiales tomaron detenido a Giuseppe en su casa, el padre del sospechoso asegura que él se quedó en la puerta principal y no vio la droga que encontraron en la pieza de su hijo:  

«Yo en ese momento estaba confuso, estaba mal. Él estaba en la terraza arriba con mi otro hijo cuando entró Carabineros, yo estaba abajo sujetando la puerta, yo estaba mal. Registraron la pieza de él, yo estaba presente, y cuando vieron que había droga me echaron para afuera (…) no me mostraron nada porque no me dejaron entrar a la pieza. Mi hijo no es traficante.

Durante la noche de ayer, la policía encontró en el domicilio de Giuseppe Briganti una pistola y droga.

PDI asegura que los disparos salieron del inmueble

Esta mañana la Policía de Investigaciones entregó detalles de los hechos ocurridos ayer en Valparaíso que terminaron con la muerte de dos estudiantes universitarios de 25 y 18 años, indentificados como Diego Guzmán y Exequiel Borvarán, respectivamente. El jefe subrogante de la prefectura de Valparaíso, Carlos Aguirre, aseguró que el arma que se encontró en la casa del sospechoso estaba en un lugar escondido en la azotea del inmueble.

El efectivo policial informó que los disparos que dieron muerte a los dos estudiantes en Valparaíso salieron desde la parte inferior del inmueble desde donde se encontraba el sospechoso.

Sin embargo, el jefe subrogante de la prefectura de esa región, Carlos Aguirre, indicó que aún hay que esperar el peritaje balístico, para saber la distancia y trayectoria que recorrió la bala.

Además, dio a conocer que el arma de fuego encontrada en la casa del padre del sospechoso, está siendo periciada y que «fue encontrada en el sector superior de la vivienda, en una azotea». Esta se encontraba oculta, pero tras un largo operativo pudo ser encontrada.

El prefecto subrogante dijo además que es efectivo que se halló droga en la vivienda, pero que la cantidad es parte de la investigación, al igual que el número de disparos.

Querella

La jornada este viernes comenzó con la presentación de una querella criminal contra quienes resulten responsables en la muerte de los dos estudiantes, estampada ante el mismo Juzgado de Garantía del Puerto por el intendente regional Ricardo Bravo.

La autoridad regional calificó como «un acto irracional» el asesinato de Exequiel Borvarán y Diego Guzmán, argumentando que es un hecho «que no tiene nada que ver con manifestaciones públicas, esto no tiene que ver con la legítima aspiración que tienen las personas a manifestarse», dijo.

Por su parte, Felipe Vargas, encargado político del PC en la región de Valparaíso, expresó confianza en que se haga justicia por la muerte de los jóvenes «para que el culpable pague por el crimen y sepamos que podemos seguir luchando para que no pase a nadie más. Diego era secretario político de las juventudes comunistas de Quillota».

Paralelamente, continúan los peritajes para aclarar lo ocurrido. La investigación por ahora estableció que Borvarán y Guzmán murieron de traumatismo torácico, producto de los proyectiles que los alcanzaron.

Los cuerpos de ambos universitarios fueron derivados anoche a eso de las 21 horas desde el Hospital «Carlos Van Büren» al Servicio Médico Legal de Valparaíso y se espera que desde esta tarde sean velados en sus respectivas de ciudades de origen. Exequiel Borbarán vivía en Quilpué y Diego Guzmán lo hacía en Quillota.

La PDI también estableció que el arma semiautomática de 9 milímetros había sido escondida por Giuseppe Braganti en el entretecho de una bodega, en un cuarto piso, donde fue encontrada por efectivos policiales.

Asimismo, el SML informó que los peritajes buscan establecer el vínculo entre los proyectiles que impactaron a los jóvenes y el arma, para lo cual también mantienen comunicación permanente con la fiscalía.

Otro antecedente es que el autor de los disparos lo hizo desde el primer piso y en dirección a las personas lesionadas, lo que contrasta con la versión de que habría disparado al aire para disuadir a los manifestantes.

DEJA UNA RESPUESTA