Los diputados del Partido Comunista Guillermo Teillier, Lautaro Carmona y Hugo Gutiérrez,  insistieron en la necesidad de ratificar la propuesta inicial que aprobó la Cámara Baja y que endurece aún más las penas para conductores ebrios, llamando a rechazar la iniciativa que se votará el lunes en su tercer trámite constitucional.

Un enfático rechazo provocó entre los parlamentarios de la Bancada PC y los padres de la pequeña Emilia Silva Figueroa -menor que falleció luego que un conductor en estado de ebriedad chocara el auto en el que viajaba-, la aprobación de la Cámara Alta a la indicación presentada por el Senador Alberto Espina (RN) a la llamada Ley Emilia, que modifica la Ley de Tránsito N° 18.290, en sus artículos referidos al delito de manejo en estado de ebriedad, causando lesiones gravísimas o la  muerte. 

A partir de la indicación aprobada por el Senado, se  modifica el inciso tercero del artículo 196 de la Ley de Tránsito, con la finalidad de mantener el nivel de la sanción mínima actual y aumentar el nivel de la sanción máxima aplicable al ya mencionado delito.

Esto significa que la pena mínima, continúa manteniéndose en los tres años y un día, a cinco años y la pena máxima va de cinco años y un día, a 10 años.

La pena máxima, de presidio mayor en grado mínimo a medio para el conductor en estado de ebriedad, se aplicaría sólo si se cumplen determinadas condiciones, entre ellas, el consumo de drogas o alcohol por sobre los 0,8 gramos por litro de sangre.

Otras agravantes son: sobrepasar en 30 km/h o más la velocidad máxima permitida; portar permiso de conducir alterado o no poseerlo; haber sido condenado con anterioridad o sujeto a suspensión condicional; o ser conductor profesional de vehículos de transporte público o de carga. 

La Bancada del PC lamentó que no se haya acogido la vocación inicial de la iniciativa impulsada por los parlamentarios comunistas y aprobada en la Cámara, cuyo piso de penas mínimas se iniciaba en los cinco años y un día, estableciendo como pena máxima, los 10 años. 

“Hago un llamado a cada uno de los integrantes a la Cámara de Diputados para que el lunes cambiemos la orientación que ha tomado este proyecto tras la última votación en el Senado, que sin lugar a dudas distorsiona la idea original de la iniciativa. De lo contrario, se van a seguir produciendo muertes por conductores ebrios y va a seguir adelante esta cultura de la muerte, eso pesará en la conciencia de los senadores que aprobaron esta indicación” aseveró el diputado Hugo Gutiérrez.

Los parlamentarios de la Bancada comunista han dicho que la conducción en estado de ebriedad contiene dolo del conductor, es decir, existe la voluntad de actuar infringiendo las normas legales, aceptando que probablemente su conducta afectará la vida o integridad física de terceros.

El autor sabe que el conducir en estado de ebriedad está prohibido y que dicha conducta implica el peligro de dañar la vida o integridad física de terceras personas; sin embargo, voluntariamente bebe y toma un vehículo para conducirlo por las calles. Por ello, han llamado a que los diputados rechacen la indicación aprobada por el Senado en el tercer trámite constitucional de la iniciativa que está en primer punto de la tabla del lunes en la Cámara Baja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here