Atención Chilenos: Gobierno y Barrick Gold se Confabulan Para Salvar Pascua Lama

0
355

«Un decisión económica»; así definió el vicepresidente de Barrick Sudamérica, Eduardo Flores, el anuncio de paralización de las obras del proyecto ubicado en la Región de Atacama. La autoridad precisó que la medida tiene como fin ahorrar costos en un difícil momento para el mercado de los minerales. Por su parte, el ministro de Minería señaló que en adelante buscarán la seguridad tanto de los inversionistas como de las comunidades, eufemismo que encubre la decisión política de salvar como sea, el proyecto Pascua Lama. Es hora de desplegar toda la moviñización quer sea posible para enviarlo al basurero de la historia.

En horas de la tarde este lunes, en el Palacio de La Moneda se reunieron las autoridades de gobierno con ejecutivos de la compañía Barrick Gold, que hace pocos días anunció la paralización de las obras de construcción de su proyecto Pascua Lama tanto en territorio chileno como en argentino.

Al encuentro asistió el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y su par en minería, Hernán de Solminihac, junto con el vicepresidente senior de Pascua Lama, Eduardo Flores. En la reunión se abordaron los detalles de la situación que afecta a la minera y cuales serán sus próximas acciones. Sin embargo, desde la compañía canadiense como desde el gobierno se trató de no desatar polémicas y descartaron hablar de un fracaso de proyecto.

Según aclaró el alto ejecutivo de Barrick a la prensa, uno de los principales causales de esta decisión tendría que ver con los costos del proyecto. “Es una decisión económica. El precio de los metales ha caído fuertemente comparado con los años anteriores, más de un 30%, y eso afecta fuertemente los resultados de un proyecto de esta naturaleza”, precisó Flores, aunque sí agregó que las actividades estarán suspendidas temporalmente hasta que “hayamos resuelto las situaciones legales y las situaciones de permisos” definidos por la Corte Suprema.

Asimismo, consultado por si la proximidad de las elecciones presidenciales y el cambio de gobierno que se avecina tendría algún nivel de impacto en esta decisión, el presidente de Barrick Sudamérica descartó que esto sea así y aseguró que “en la minería son proyectos de 20 o 30 años. Pascua Lama tiene 25 años de vida, así que vamos a tener que trabajar con muchos gobiernos y creo que esa no es una variable que debiera impedir si llevamos adelante o mantenemos la suspensión”.

Además, Flores descartó que se estén registrando pérdidas y señaló que las obras han alcanzado alrededor de un 50% de avance. “Si el proyecto lo cerráramos podríamos hablar de pérdidas, pero en este caso es una suspensión temporal”, puntualizó, agregando además que el cierre definitivo no es una opción que esté contemplada hasta el momento.

En tanto, el ministro De Solminihac salió a poner paños fríos ante la polémica que ha desatado la suspensión temporal de la construcción del proyecto minero en la Región de Atacama. La autoridad señaló que en adelante lo que buscarán es dar seguridad tanto a los inversionistas como a las comunidades y recordó que, previo al anuncio de la minera, el proyecto ya se encontraba paralizado por orden de la Corte Suprema, por lo que la nueva medida no debería afectar a su cantidad de trabajadores chilenos. “No es un tema que debiera influir radicalmente en nuestro país”, aseguró.

“Esperamos que con el cambio de los ejecutivos, con la forma en que está enfrentado hoy día el proyecto puedan subsanar todos los aspectos que les han solicitado y puedan retomar lo antes posible la construcción del proyecto”, concluyó el titular.

En septiembre pasado, el máximo tribunal del país ordenó suspender las faenas de Pascua Lama y estableció una serie de condiciones para la reanudación de sus actividades relacionadas con la protección de los recursos hídricos de la zona. Además, ordenó a la compañía cumplir con el Plan de Monitoreo establecido en la Resolución de Calificación Ambiental y consignó un sistema para fiscalizar que las medidas solicitadas sean llevadas a cabo.

Este lunes, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, también salió a enfrentar la polémica y fue enfático en señalar que en Chile “no discriminamos a los inversionistas nacionales respecto de los extranjeros, esa es una tranquilidad para el inversionista extranjero, pero también este se tiene que sujetar a las leyes nacionales y a las reglamentaciones y a la normativa ambiental, tal como lo deben hacer los nacionales”.

Presidente de Barrick: Cancelar definitivamente Pascua Lama no es una opción

Cuarenta minutos duró ayer la reunión entre el presidente de Barrick Sudamerica, Eduardo Flores, con los ministros del Interior y de Minería, Andrés Chadwick y Hernán de Solminihac.

La cita se desarrolló en el Palacio de La Moneda y, según los representantes de la empresa, tuvo por objetivo informar a las autoridades sobre la decisión de la multinacional canadiense de suspender temporalmente el controvertido proyecto Pascua Lama, anunciada el pasado jueves.

El ejecutivo aseguró que la medida pasa netamente por un tema económico, que se justifica por las alzas en los costos para la minería y la baja en el precio del oro.

Además, indicó que no se considera la posibilidad de cancelar el proyecto para siempre: «No, para nada. En este minuto no es una de las variables que estemos considerando», dijo Flores.

El ministro Hernán de Solminihac dijo esperar que la empresa resuelva a la brevedad sus problemas judiciales, ambientales y económicos e indicó que en Chile los empresarios pueden invertir con tranquilidad.

«Chile es un país que ha ido evolucionando, que ha dado una nueva institucionalidad a la parte ambiental y esperamos que todas las empresas, todos los inversionistas y toda la actividad que se realiza en nuestro país siga esa nueva institucionalidad, esos nuevos estándares que nos hemos dado desde el punto de vista ambiental», señaló De Solminihac.

«Damos la tranquilidad a todos los inversionistas que (Chile) es un país que está avanzando, que es serio», indicó el ex titular del MOP.


Trabajadores expectantes

La cancelación del proyecto Pascua Lama se produce justo en días en que los trabajadores de la empresa se encuentran al borde de la huelga. El tema no es menor, porque son trabajadores que están a cargo del monitoreo de glaciares, las cuencas y los flujos de agua que normó la autoridad medioambiental.

Los directivos de Barrick no han precisado la situación de los empleados de la minera, quienes hoy se encuentran en etapa «buenos oficios».

El presidente del Sindicato de Trabajadores de Pascua Lama, Alexis Spencer, asegura que hay una «desinformación absoluta» respecto a su futuro.

«No hemos tenido una reunión directa para conversar este tema. Yo creo que es por la situación que estamos viviendo de buenos oficios, quiero entenderlo así Nos causa mucha sospecha que no se aclare lo que realmente esté sucediendo en la empresa con los trabajadores», dijo Spencer.

«Tenemos votada una huelga y no se habla de la huelga en sí, sabiendo que los trabajadores que van a esta huelga son los que realizan los controles que requiere la RCA (Resolución de Calificación Ambiental)», advirtió el dirigente.

Para las organizaciones ambientalistas a Pascua Lama se le debe quitar definitivamente la calificación ambiental.

El presidente del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, Lucio Cuenca, anunció nuevas acciones legales contra el proyecto, «tanto la acción por daño ambiental por la destrucción de los glaciares, como la situación de la contaminación de agua».

«Se van a poner acciones en las próximas semanas, porque no han sido atendidas en los procesos de fiscalización dentro de la institucionalidad», indicó.

En tanto, para el presidente de la comunidad diaguita «Sierra Huachacán», Rodrigo Villablanca, la suspensión del proyecto es «sólo una estrategia más de la compañía minera».

«Nosotros lo que realmente esperamos es que los organismos determinen que el proyecto es inviable y que han tenido una serie de infracciones que ellos mismos han reconocido, que han sido sumamente graves», sentenció Villablanca.

Las comunidades ya convocaron a una marcha para este sábado en Vallenar para expresarle su rechazo a Pascua Lama y al proyecto aurífero El Morro, que se aprobó hace algunas semanas, pero que también se podría judicializar.

Ojo con el anuncio de disminución de actividades de construcción de Pascua Lama

Barrick Gold Corporation anunció que ha decidido “disminuir” temporalmente las actividades de construcción de su proyecto Pascua-Lama, excepto aquellas que se requieren para la protección del medio ambiente y el cumplimiento regulatorio.

En representación de la empresa, Jamie Sokalsky, presidente y CEO de Barrick, informó mediante comunicado público la decisión.  “Hemos determinado que, en este momento, el curso prudente es disminuir temporalmente la construcción del proyecto, pero naturalmente mantendremos nuestra opción de retomar el ritmo de la construcción y finalizar el proyecto cuando hayan sido logradas mejorías a sus actuales desafíos”, señala la declaración.

El Sr. Sokalsky olvida que el proyecto está paralizado por resolución de los máximos tribunales chilenos, donde fue establecido que Barrick Gold incumplió la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del Proyecto y, como consecuencia de ello, incurrió en vulneración de garantías constitucionales.  De modo que no es prerrogativa de la empresa “disminuir” temporalmente la construcción del proyecto, como pretende en su comunicado.  Se debe aclarar además que Barrick Gold no está facultado, al menos en territorio chileno, para continuar construyendo o realizando actividades en el área de emplazamiento del proyecto, hasta que las autoridades del país le rehabiliten los permisos ambientales.

Cabe recordar, a su vez, que están pendiente ante el Tribunal Ambiental acciones judiciales destinadas a determinar si se revoca dicha Resolución de Calificación Ambiental por no ser idónea para prevenir y mitigar impactos ambientales en el área de emplazamiento del proyecto; así como establecer qué acciones debe realizar la empresa para restaurar el ecosistema y reparar los daños ambientales ya ocasionados en la fase de construcción, los que fueron constatados por la Superintendencia del Medio Ambiente en labores de fiscalización del proyecto.

Rechazamos también los dichos de Barrick en donde plantea que: “[…] La decisión de retomar el ritmo de construcción dependerá de mejores condiciones económicas para el proyecto, tales como costos futuros, las perspectivas para el precio de los metales y una menor incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile.”

¿Cómo es posible que una empresa que ha vulnerado las mínimas regulaciones impuestas por el Estado de Chile a su proyecto, como son las establecidas en la RCA que le confirió la autorización ambiental al proyecto Pascua Lama, se permita decir que en el país existe una “[…] incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios”, argumentando que no ofrece por el momento garantías a su inversión, en circunstancias que su comportamiento corporativo en la ejecución del proyecto es deleznable?  No hicieron tratamiento de las aguas servidas generadas en el campamento minero y, por el contrario, las vertieron al río contaminando las aguas de quienes habitan en las riberas del río Huasco y sus afluentes, aguas que surten el territorio comunitario de la Comunidad Diaguita de los Huascoaltino (territorio ancestral indígena) y, además, han da&ntild e;ado irremediablemente glaciares porque no han realizado las acciones preventivas de impacto a las que estaban comprometidos.

Hacemos un llamado a las autoridades y a la opinión pública a mirar con mesura este comunicado.  Del mismo modo, exigimos a las autoridades ejercer con el máximo rigor legal sus potestades punitivas y regulatorias para exigir a Barrick Gold Corporation y, en general, a todas las empresas extractivas de recursos naturales, nacionales y transnacionales, el pleno respeto de las normas constitucionales y legales vigentes en el país.

Por último, y sin perjuicio de lo expuesto, hacemos presente ante la opinión pública que el proyecto Pascua Lama está localizado en territorio indígena y que fue impuesto por las autoridades estatales contra la voluntad y sin consulta de la Comunidad Diaguita de los Huascoaltnos, en cuyo territorio ancestral se emplaza el proyecto.  Razón por la cual esta organización indígena recurrió al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, instancia que actualmente está conociendo de la petición (Caso N° 12.741), al cual le corresponderá determinar si el Estado de Chile -al aprobar ambientalmente el proyecto- vulneró derechos indígenas garantizados por la Convención Americana de Derechos Humanos (artículos 21, 25 y 23) y, consecuencialmente, si ha incurrido en incumplimiento de sus obligaciones internacionales.

DEJA UNA RESPUESTA