Los economistas «serios», como le gusta decir a la ministra Matthei, vienen anticipando desde hace meses, la desaceleración y posible recesión de la economía chilena, debido a su gran exposición a la crisis internacional. Pero Piñera, cuando no, se jactaba del manejo «ejemplar» de su administración. Ahora, cuando las señales están reventando por todos lados, el Presidente guarda discreto silencio. Entre ellas, la caída del precio del cobre, y por tanto del peso, y el retroceso del superávit de la balanza comercial.

El ministro de Minería, Hernán de Solminihac, y la directora de Estudios de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), María Cristina Betancour, dieron a conocer este lunes el Informe Oficial de Tendencias del Mercado Internacional del Cobre.

El reporte estableció un reajuste a la baja de la proyección de precio promedio del metal rojo para este año, ubicándolo en un rango de US$ 3,24 y US$ 3,30/lb.

Tal y como informó el secretario de Estado, el reajuste en el precio se debe fundamentalmente a la previsión de un superávit de mercado para el período 2013-2017, sumado a la mayor incertidumbre económica mundial dada la ralentización del crecimiento de China y las expectativas de un fin anticipado del programa de estímulo monetario en Estados Unidos.

Frente a este escenario, Cochilco proyectó el precio del commodity en US$ 3,27/lb, valor medio de un rango entre US$ 3,24 a US$ 3,30/lb.

Para el año 2014, la Comisión Chilena del Cobre prevé que el precio del metal se moverá en un rango de US$ 3,10 y US$ 3,20/lb, con una media de US$ 3,15/lb, cifra inferior al valor promedio proyectado en el informe anterior que fue US$ 3,32/lb.

De Solminihac, informó además que en términos de balance del mercado para este año se estima superávit de cobre de 209 mil toneladas y de 310 mil toneladas para 2014.

Superávit de la Balanza Comercial cae en 42 por ciento

La balanza comercial de Chile registró un superávit de 2.486 millones de dólares en el primer semestre del año, un 42,2 por ciento menos que los 4.308 millones alcanzados en igual período de 2012, informó este lunes el Banco Central.

La cifra es el resultado de exportaciones por 39.702 millones de dólares (0,2 por ciento más que las anotadas en igual período de 2012) e importaciones por 37.216 millones, que suponen un aumento interanual del 5,3 por ciento, indicó el instituto emisor.

En el mes de junio la balanza chilena anotó un saldo positivo de 608 millones de dólares, resultado de exportaciones por 6.500 millones (3,7 por ciento menos que las de igual mes del año pasado), y de importaciones por 5.892 millones de dólares, que suponen una subida interanual del 2,3 por ciento.

El cobre fue el principal producto de exportación en el sexto mes del año, con envíos por 3.402 millones de dólares, más de la mitad del valor total de las ventas al exterior, aunque no superó los 3.699 millones de junio de 2012.

La balanza comercial de Chile cerró el año 2012 con un superávit de 4.208 millones de dólares, un 61 por ciento menos que en el año anterior.

Ministro de Hacienda reconoce que economía chilena “no está blindada”

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo la proyección para el crecimiento económico de Chile, situándola en 4,6%, tres décimas menos a lo proyectado en abril por este organismo.

Los principales factores para esta baja son la reducción de la inversión, el congelamiento de la demanda doméstica y la baja del valor del cobre, según señala en el informe.

Al respecto, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, indicó que la economía chilena “no está blindada”, quien además apuntó que “estos riesgos nos pueden afectar. Sin embargo, estamos preparados, gracias a una política fiscal prudente en los últimos años que nos permite tener los ahorros suficientes para poder reaccionar en caso de ser necesario”.

El informe del FMI califica de “impresionante” la recuperación económica del país, luego de la crisis financiera de 2009 y el posterior terremoto de 2010. Estas observaciones fueron destacadas por Larraín, quien apuntó que “nos alegramos que el Fondo Monetario reconozca nuestros esfuerzos por mantener la responsabilidad fiscal en un contexto de alta dificultad, en el que hemos tenido que enfrentar el proceso de reconstrucción y financiar nuevos gastos sociales, especialmente en educación”.

Según señala el FMI, “el desafío clave en el corto plazo es sustentar un suave aterrizaje de la economía en el contexto de un creciente déficit de cuenta corriente, un aumento en la entrada de capitales y una incierta perspectiva para el cobre”.

Este índice de crecimiento, 4,6%, es el mismo indicador que el organismo internacional entrega a Chile respecto de su eventual crecimiento durante 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here