11/11/1973 a 11/3/1990: ¿Por Qué 17 Años de Ininterrumpida Violencia Criminal ?

0
537

¿Por qué la represión se mantuvo implacable hasta el último día de la dictadura? La respuesta, hay que buscarla en los planes y acciones de un grupo de civiles articulados en torno a la doctrina neoliberal, que se instalaron desde el primer día en la trastienda del poder de la dictadura.

 

Estos representaban a la burguesía que había manejado el país desde la independencia, sin haber logrado su modernización, entendiendo por esto, la salida del subdesarrollo y la dependencia. Por esa razón los grupos de la burguesía oligárquica habían sido desplazados de los resortes de poder desde el gobierno de Pedro Aguirre Cerda en 1938.

Estos “civiles de la dictadura” tenían su origen ideológico en la escuela de Chicago y representaban, los intereses de los mismos grupos patronales que ya en la década de 1950 habían intentado sin éxito un proyecto de transformaciones neoliberales articulado en torno de la Misión Klein Sacks, (1956 a 1958) contratada por el gobierno Chileno a instancias y con la colaboración del diario El Mercurio.1

No tuvieron éxito porque las reformas neoliberales que deseaban imponer, eran inaceptables por cualquier comunidad social mínimamente democrática.Con el golpe de estado de 1973 les llego su gran oportunidad. Sin ningún mecanismo democrático que se opusiera, pasaron a la acción. El desafío autoimpuesto que tenían por delante era enorme: Enriquecerse sin trabajar.
Conforme al credo de su doctrina, debían apropiarse de todo lo que no les pertenecía.

La tarea no era fácil porque había que convencer a su legítimo propietario para que accediera y además, había que hacerlo pagar todos los costos de la transferencia, incluidas las externalidades resultantes.

Robarse un país entero, no es algo rápido ni fácil, menos aún, si también se pretende modificar los vericuetos de la juridicatura para que parezca legal e intervenir los meandros del imaginario social para generar la percepción de una mínima legitimidad, para que todo parezca casi correcto, sin serlo.

En suma, primero había que efectuar el robo, segundo había que inventar la ley que dijera que todo era legal y tercero había que inventar un mito y luego difundirlo para decir que todo era legítimo. El primer y segundo punto lo ejecutó directamente la dictadura, para eso aplicó la represión y la crueldad hasta el último día, para que nadie se opusiera.

El tercer punto fue el mito, este tenía un doble argumento, por un lado decía que la represión era condenable, culpa de algunos “milicos desalmados” fuera de control, algo así, como que todo había sido un lamentable error. Por el otro, dijeron que, gracias al rigor del orden impuesto se había logrado modernizar el país y que a fin de cuentas eso era lo que realmente importaba.

Entonces, como conclusión dijeron: hacemos justicia castigando a unos pocos desalmados y de ahí en lo sucesivo, “pan y cebolla”. Obviamente mintieron en ambos argumentos. No se trató de unos pocos “milicos desalmados” fuera de control, ni tampoco como resultado del robo en gran escalas del “los civiles de la dictadura”, se modernizó el país.

Lo triste es que el tercer punto, el de la legitimación, solo lo enunciaron, porque lo dejaron como tarea para la Concertación. Como sabemos, estos han desplegado un gran esfuerzo, primero para creerse el mito y luego para difundirlo.

Los pormenores de esta historia son un poco más complejos y sinuosos por lo que la contaremos en las líneas que siguen:

El exitoso programa de industrialización y modernización del país iniciado por el Presidente Pedro Aguirre Cerda en 1938, logró crear todas las grandes empresas productivas del país, existentes al día de hoy. Pero, a pesar de lo anterior, hasta el año 1967 no había logrado la integración del sector agrícola, debido a la resistencia política y económica de la burguesía industrial y latifundista, 2 estos bloqueaban la modernización más importante, la Reforma Agraria, que permitía poner fin al Latifundio y las relaciones de servidumbre que frenaban el desarrollo en el campo. 3.

Entre 1940 y 1953 el sector agropecuario creció a un ritmo anual de 1.8% mientras el sector industrial lo hacía a 7.5%. Entre 1953 y 1970 los ritmos de crecimiento anual son 4,7% para el sector industrial y 2.1% para el sector agropecuario. Esto implica problemas estructurales que afectan fuertemente el desarrollo industrial. 4

Esto impedía la inclusión de la agricultura en el proceso de modernización industrial, frenando el desarrollo económico del país como un todo. Por eso, a principio de los años 60 la economía del país se encontraba estancada.

La industria Siderúrgica, Petróleo, Electricidad, Forestal, Pesquera, Cemento, Refinerías de cobre, Vitivinícola, Hortofrutícola, Textiles, Neumáticos, Químicas y otras industrias manufactureras ya habían comenzado su marcha a través de la CORFO.

Empresas como Vinex y Sofruco, habían comenzado sus exportaciones en 1942, después siguieron las pesqueras, las vacunas, los medicamentos, las semillas, la madera, la celulosa, vagones de ferrocarril etc. No obstante, la segunda etapa del proceso de industrialización, orientado a las exportaciones de modo masivo se encontraba estancada, actores internos y externos se oponían a la profundización del proceso de modernización. 5

El gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, (1964) acometió a la Reforma Agraria, la promoción popular y toda una serie de medidas modernizadoras y progresistas, intentando resolver el problema del estancamiento del país, pero no pudo vencer la resistencia y rapacidad de la burguesía oligárquica, que actuaba con criterio “rentista” utilizando sus resortes de poder y los mecanismos del Estado, para desviar en su favor, los frutos del esfuerzo colectivo. Radomiro Tomic candidato a la presidencia por la DC en 1970, denominaba “neocapitalismo” a este tipo de fenómeno de aprovechamiento del Estado por el capital.

A la vista de este hecho concluía que:

“No hay vía capitalista de desarrollo para Chile”.6 Ese era el diagnostico de todos los partidos políticos que en conjunto eran apoyados por más de los 2/3 del electorado nacional. Todos ellos apoyaban la modernización y el desarrollo económico del país.

Los programas de gobierno de Radomiro Tomic 7 y de Salvador Allende8 surgen como respuestas al fracaso y el estancamiento de una sociedad de capitalismo dependiente, que al igual que hoy, es dominada por los sectores de la burguesía rentista, estructuralmente ligada al capital extranjero. Estos no podían en aquel entonces, ni pueden hoy resolver los problemas fundamentales del país, porque esos problemas derivan precisamente de sus privilegios, de los que jamás querrán renunciar voluntariamente porque forman parte indisoluble de su visión del mundo.

El programa de la Unidad Popular se definía de acuerdo a su carácter, anti oligárquico, anti monopólico y de independencia económica y política frente a los capitales y las potencias extranjeras. El Estado a través del gobierno, intervino en los sectores económicos fundamentales del país, para asegurar la defensa de los intereses nacionales.

Se crearon 3 áreas en la economía, social, mixta y privada, con el objeto de crear reglas claras para el emprendimiento.

Se profundizó la Reforma Agraria para continuar el proceso de modernización de la Agricultura y la democratización de las relaciones sociales en el campo iniciado por la DC.

En el ámbito social se emprendieron programas de participación ciudadana, mejoras en la remuneración y pensiones, programas de profundización de los derechos a vivienda, educación, salud, servicios comunales, turismo y balnearios populares. En suma, mejor calidad de vida para la población.

Para la “burguesía rentista” el triunfo en las elecciones de Salvador Allende y tal vez también el de Radomiro Tomic, era inaceptable, por lo tanto, comenzaron la preparación del golpe de Estado, incluso antes de las elecciones del 4 de septiembre de 1970.

El apoyo de Estados Unidos fue de primera importancia para el financiamiento y coordinación de los golpistas. El bloque oligárquico empresarial aliado al capital extranjero, financio el caos y el desabastecimiento, 9 creó las condiciones para usar a un sector de las Fuerzas Armadas como instrumento al servicio de sus fines. Para eso debieron asesinar al General en Jefe del Ejército, René Schneider Cherau y acto seguido neutralizar y también asesinar al General en Jefe y Dr. en Ciencias Políticas y Sociología, Carlos Prats González.

La decisión de un golpe de Estado no contaba con la aprobación de la mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Por eso los golpistas debieron dar previamente un golpe al interior de las Fuerzas Armadas y Carabineros.10 El golpe militar se impuso en el país sin encontrar resistencia armada.

A pesar de lo anterior, la violencia demencial aplicada por las Fuerzas Armadas contra sus propios conciudadanos desde el primer día, se prolongó durante 17 años, manteniendo un estado de terror permanente contra la ciudadanía.

Las razones para el atentado permanente y criminal contra los derechos humanos relativos a la integridad física de los trabajadores del país, <no fue casualidad ni sadismo compulsivo>. Esto respondía a un plan fríamente calculado para anular la capacidad de respuesta de la ciudadanía frente a otro tipo de atentado más sutil contra sus derechos humanos, “la Desposesión de sus medios de vida”.

Esto se hacía a través de profundas reformas económicas diseñadas y emprendidas por la “burguesía rentista” que había organizado el golpe, y que luego se reconvierte en
“los civiles de la dictadura”, para apropiarse de los bienes del Estado, de los beneficios sociales y las remuneraciones de los trabajadores.

“Los civiles de la dictadura” utilizaron vilmente a las FFAA y Carabineros para torturar, aterrorizar y poner <manos arriba> a la ciudadanía, para así, meter ellos libremente las manos en los bolsillos de los trabajadores.

Durante 17 años se apropiaron directamente de más de un 30 % de las remuneraciones de cada trabajador, vía la reducción de remuneraciones, sin contar la sobre explotación ni los despidos sin indemnización. A modo de ejemplo podemos indicar que el sueldo mínimo de un empleado público expresado en capacidad de compra de kilos de pan por día se redujo de 22 kilos en septiembre de 1973 a solo 2.84 kilos de pan por día en diciembre de 1975.

Con justa razón el Dr. André Gunder Frank califico esta política de “Genocidio Económico” 11

Además de lo mencionado, “los civiles de la dictadura”, se robaron o se vendieron a sí mismos de modo fraudulento cientos de empresas y predios rentables del Estado. 12 Se apropiaron del sistema de salud, de los seguros, de la banca. Se rebajaron los impuestos a las utilidades, eliminaron el impuesto al patrimonio y a las ganancias del capital. Introdujeron el IVA con 20% de impuesto para qué los trabajadores financiaran los gastos del gobierno.

Utilizando la fuerza represora del Estado, en 1982 traspasaron a los particulares los 6 mil millones de dólares de la deuda privada de los Bancos. 13 Destruyeron el antiguo sistema de pensiones para inventar uno nuevo, las AFP, pero no para dar pensiones, sino para alimentar el sistema financiero de los empresarios con los fondos de los trabajadores.

A pesar de contar con todo el poder en sus manos, no profundizaron el proceso de modernización iniciado en 1938, pero tampoco emprendieron otro nuevo. Se ocuparon exclusivamente de apropiarse de lo ya existente. Sobreexplotaron la fuerza de trabajo y ampliaron las producciones preexistentes para sobreexplotar masivamente los recursos naturales.

Las llamadas “modernizaciones institucionales” de la dictadura no eran tales y tampoco tenían por objeto crear riqueza, sino simplemente, modificar unilateralmente las condiciones y reglas del juego necesarias para apropiarse “legalmente” del esfuerzo de los ciudadanos y del patrimonio nacional.

La Ley laboral, la privatización de la salud, la educación y la previsión, junto a la privatización del agua, la desnacionalización de la minería y la liberalización de la banca, solo convirtieron el país en un gran campo de ordeño de sangre y sudor humano. A modo de ejemplo, las remuneraciones reales de 1971 solo se recuperaron en el año 1996.14

Necesitaban aplicar la violencia y el terror diario y cotidiano, porque diaria y cotidianamente esquilmaban, contra su voluntad, a todos y cada uno de los trabajadores. Sin rito ni ceremonia les restringían el pan de cada día, privaban de salud, de educación y de futuro a los hijos del pueblo. Todos sabemos que ni la violencia más bestial, puede contener a una madre que defiende el sustento de sus hijos. Ellos lo sabían y por eso eran consiente y sistemáticamente más bestiales aun.

Chile pareció moderno porque en sus tiendas se comenzaron a exhibir mercancías de última generación fuera del alcance del 98 % de la población. Lamentablemente, los únicos resultados comprobables es que Chile tiene hoy más multimillonarios que países como Suiza y la mayor parte de los países de Europa.

En todo lo demás, el resultado ha sido un rotundo fracaso. Todo nuestro bienestar depende exclusivamente del precio siempre variable e impredecible de las materias primas y recursos naturales que seguimos vendiendo con un nivel de elaboración no muy distinto del siglo XIX.

La violencia criminal desatada contra el pueblo de Chile durante 17 años, sólo se explica por la codicia infinita de “los civiles de la dictadura”, que hoy se pasean millonarios, y la cándida estupidez de algunos “militares” que creyeron sentirse parte de una oligarquía que los desprecia desde siempre, pero que sabe mostrarles el hueso adecuado cuando los necesita.

Lo que no sabían los incautos “de uniforme”, es que esa “burguesía rentista”, también sabe cómo descartarlos cuando sus aliados resultan políticamente incorrectos, como ellos mismos lo han podido comprobar en carne propia, lenta pero inexorablemente desde 1990.

Los “civiles de la dictadura”, hoy se afanan en condenar a los “violadores uniformados” de los derechos humanos, en un vano intento por hacer más espesa la nube de humo que cubre sus crímenes.

“La Desposesión de los medios de vida” de la población fue un acto perverso y deliberado, sabían que promovían el hambre, la desnutrición, las enfermedades, la frustración y la desintegración de la familia. Estas acciones malignas constituyen un atentado contra los derechos humanos, porque cuando se arrebatan los medios de vida, es la vida misma la que se arrebata. “Me quitas la vida cuando me privas de los medios de vivir.” hacia decir filosóficamente Shakespeare a uno de sus personajes.15

Ellos lo sabían pero nunca les tembló la mano. ¡Señor, por favor no los perdones porque saben lo que hacen.!!
Como dicen los españoles. ¡Ya es hora de ir, ¡¡¡ Vamos a por ellos!!!!

(*). Poeta popular.

BIBLIOGRAFIA

1 Correa Sutil Sofía. Algunos antecedentes históricos del proyecto neoliberal en Chile (1955-1958). Opciones N°6 Mayo Agosto 1985.

2 Entre otras cosas, lograron poner fuera de la ley al Partido Comunista entre 1948 y 1953 por promover la sindicalización campesina y la reforma agraria. Encarcelaron a militantes
comunistas y sindicalistas.

3 Según Censo de 1955: El 6.9 % de las explotaciones detentaban el 78 % de la tierra regada,

4 Muñoz Goma. O. Chile y su Industrialización. Pasado Crisis y Opciones. CIEPLAN 1986

5 Obviamente hay más razones, entre otras, el bloqueo por los países desarrollados a la creación de la OIC (Organización Mundial de Comercio) organización promovida por los países de América Latina y el cierre de las barreras proteccionistas de Estados Unidos en la Conferencia de la Habana en 1947 y 1948, le cerraron el paso a la estrategia exportadora de
América Latina.

6 Radomiro Tomic. Revolución Chilena y Unidad Popular. Junta Nacional del PDC. Mayo 1969. Tomic Testimonios. CESOC. Santiago 1988.

7 Tomic. Líneas Generales de Campaña Presidencial de Radomiro Tomic. 1970. CESOC.Santiago 1999.

8 http://www.salvador-allende.cl/Biblioteca/Programa_del_gobierno_popular.pdf . Revisado 08 Sept 2015.

9 Al día siguiente del golpe, el comercio apareció lleno de las mercancías que horas antes eran inexistentes.

10 Magasich Jorge A. Los que dijeron No. Historia del movimiento de marinos anti golpistas 1973. LOM Santiago 2008. González Mónica La Conjura. Los mil y un días del golpe. Catalonía. Santiago 2012.

11 Gunder Frank Andre. “Capitalismo y Genocidio Económico” Carta abierta a la escuela económica de Chicago y su intervención en Chile. Zero Madrid 1976. Gunder Frank es Dr. en
Economía de la Escuela de Chicago. Disidente.

12 Monkeberg María Olivia. El saqueo de los grupos económicos al estado chileno. Zeta. Santiago 2001.

13 Cifras de Meller Patricio. Un siglo de Economía Política Chilena. 1890-1990-Andres Bello Santiago 2007.

14 Coloma F. Rojas P. Evolución del mercado laboral en Chile. Reformas y resultados. http://www.cepchile.cl/dms/archivo_3265_1618/12_coloma.pdf revisado 10 sept. 2015.

15 Shakespeare Williams. El Mercader de Venecia.

DEJA UNA RESPUESTA