Bombardeo de Estados Unidos Mató Doce Médicos y Siete Pacientes en Hospital en Afganistán

0
440

Un bombardeo aéreo de EE UU ha mató este sábado a 19 personas en el hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz, al norte de Afganistán, según ha informado esa ONG.

 

Doce de las víctimas eran empleados de la organización y siete pacientes de la unidad de cuidados intensivos, entre ellos tres niños. Además hay 37 heridos, 19 de ellos sanitarios.

La clínica, la única que seguía funcionando en la ciudad tras los combates desatados por la entrada de talibanes el pasado lunes, ha quedado inutilizable.

“El ataque puede haber causado daño colateral a un centro médico cercano”, ha reconocido por la mañana el coronel norteamericano Brian Tribus, portavoz de la misión de la OTAN en Kabul. “Se está investigando el incidente”, añadíó.

La aviación de ese país es la única que opera en la zona, ya que los insurgentes no disponen de medios aéreos y los militares afganos no tienen capacidad para vuelos nocturnos, reporta reuters.

“El bombardeo ha continuado durante por lo menos 30 minutos después de que se informara a los responsables militares estadounidenses y afganos en Kabul y Washington”, ha denunciado MSF en un comunicado.

La organización, que ha pedido una explicación urgente de lo ocurrido, también asegura que había informado “a todas las partes en el conflicto” de “la localización exacta (coordenadas GPS)” de sus instalaciones, incluido el hospital.

Durante los 14 años que ya dura la guerra de Afganistán han sido numerosos los casos de bombardeos a bodas, reuniones tribales y otros accidentes que han terminado minando la confianza de los afganos en EE.UU.

La ONU califica de crimen de guerra el bombardeo de EE.UU.

El responsable de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, ha tachado de «trágico, inexcusable y posiblemente criminal» el ataque contra un hospital afgano gestionado por Médicos Sin Fronteras.

La organización humanitaria ha señalado que comunicó la ubicación exacta de las instalaciones y avisó de los daños que estaban causando, sin embargo el bombardeo continuó durante más de media hora.

El alto comisionado señaló que este hecho es «trágico, inexcusable y posiblemente criminal». «La aviación militar afgana e internacional tiene la obligación de respetar y proteger a los civiles en todo momento, y las instalaciones médicas y su personal son objeto de una protección especial», recalcó. Zeid recordó que esta obligación se aplica a cualquier fuerza aérea involucrada, independientemente de la localización del ataque.

El hospital era el único con servicios de traumatología y cirugía en toda la región y en el que trabajaban 80 miembros de MSF, que atendía a un centenar de pacientes en el momento del bombardeo.

DEJA UNA RESPUESTA