La Encuesta CEP y el Reordenamiento del Cuadro

Debate
Tipografía

El Centro de Estudios Públicos (CEP), dio a conocer los resultados de su encuesta realizada en el periodo comprendido entre el 26 de abril y el 22 de mayo, la que de alguna manera, muestra un reordenamiento del cuadro: un escenario de segunda vuelta, con Piñera y Guillier como contendores.

El sondeo ubicó a Alejandro Guillier, el aspirante presidencial independiente respaldado por partidos de la Nueva Mayoría, como el más competitivo en una eventual segunda vuelta contra el ex presidente Sebastián Piñera.

Marca 28 puntos, solo cuatro menos que el candidato de Chile Vamos, que llegó al 33 por ciento.

De esta forma, Guillier sería el único candidato capaz de poner en jaque a la candidatura de la derecha, ubicándose muy cerca en la medición en caso de balotaje.

En caso de que Piñera se enfrentara a la candidata de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, el ex mandatario marca 36 puntos porcentuales, versus los 14,2 de la senadora por Magallanes.

Ante la pregunta abierta “¿quién le gustaría que fuera el próximo presidente de Chile?”, un 24% manifiesta que Piñera, seguido por un 13% de preferencias a Guillier, 5% para Manuel José Ossandón (senador, ex Renovación Nacional), un 4,8% para Beatriz Sánchez (Frente Amplio), un 2% para Carolina Goic, y Marco Enríquez-Ominami con un 1,5%.

Consultados sobre “¿quién cree que será el próximo Presidente de Chile?”, los encuestados mencionaron en un 45 por ciento a Sebastián Piñera, un 12 a Alejandro Guillier, un 1,5 a Beatriz Sánchez y un 1,3 por ciento a Manuel José Ossandón.

En cuanto a la evaluación de los personajes políticos, Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier lideran la tabla, con 44 y 43 puntos de evaluación positiva respectivamente. Más abajo se sitúan los diputados Giorgio Jackson, Gabriel Boric, el senador Ossandón, y el Intendente metropolitano Claudio Orrego.


La encuesta CEP, trae noticias

Pablo Monje-Reyes (*)

La encuesta CEP trae noticias. Trae noticias para todos. Buenas y malas noticias. Vamos por partes.

Para la derecha. El candidato Sebastián Piñera es el personaje político más conocido en Chile (98%). Pero tiene más rechazo que su competidor en el bloque de derecha, Manuel José Ossandón. Éste marcó un 23% de desaprobación, en cambio el ex presidente presentó un 35% de rechazo. Y en aceptación también gana el contrincante de Piñera, con un 40%, contra el 35% del magnate.

La primaria de la derecha a partir de estos datos será muy reñida. Sobre todo cuando emerge Ossandón con un 12,2% inesperado para cualquier analista, y Piñera tan solo con un 29,1% cuando todos los de su comando lo daban por una carrera corrida. Felipe Kast (Evópoli) marca 3,4%. Piñera tendrá que dedicarle esfuerzos a la primaria del sector.

Esto es muy interesante. La verdad, nadie en la derecha se lo esperaba. Habrá contienda en la derecha. Y éstas dejan muertos y heridos.

Al final del camino eso cuenta para la batalla electoral final, ¿por qué? Lo que ocurrirá es una lucha entre los comandos de Piñera y Ossandón, traerá consigo que los perdedores de la primaria no participarán de la candidatura del vencedor, por odiosidad y profundización de las pugnas.

Eso es una gran debilidad para la derecha en una segunda vuelta. Es posible que los electores de Ossandón no voten por Piñera en ese proceso, cuando el voto realmente vale.

Para la Democracia Cristiana. Las noticias no son buenas. Carolina Goic es tan conocida como el Intendente de Santiago, Claudio Orrego (de su mismo partido), ambos promedian el 60%.
Pero en percepción positiva Orrego queda más arriba que Goic en un 5% y en rechazo Orrego tiene menos 5% que Goic. Cabe recordar que el actual Intendente fue el candidato de la DC en las últimas primarias de la Nueva Mayoría, donde Michelle Bachelet fue ungida como candidata a la presidencia del sector.

Si Carolina Goic enfrenta a Piñera en segunda vuelta ella solo marcaría un 14,5% y Piñera un 36%. La derecha triunfa. Además, un 32% no votaría, anularía o dejaría en blanco el voto. Las proyecciones de Goic hablan por sí solas.

Para el Frente Amplio. Las noticias son sinceras. Las cifras se sinceraron. Tienen una candidata poco conocida, con un 53%. Con bajo rechazo entre quienes la conocen (23%) y un 44% de aceptación, primera en la tabla. Debilidad: la conocen poco. Puede mejorar, por supuesto, pero eso requiere de estructura territorial orgánica que su bloque que no lo tiene.

Además, marcó una proyección de elegibilidad solo de un 4,8%, casi un 50% menos de lo que se había observado en otras encuestas. Tienen un trabajo difícil y cuesta arriba.

Para el bloque de centroizquierda, las noticias son de proyección y trabajo. Alejandro Guillier tiene un nivel de conocimiento del 81%. Buen rendimiento y deberá ser más conocido en los próximos meses. Su evaluación positiva es la segunda más alta, con un 43%, ocho puntos más que Piñera. En rechazo, 14% menos que Piñera. Hay potencial, es indudable.

Es el candidato más competitivo en la segunda vuelta contra el candidato de derecha. Desde la perspectiva de los atributos exigibles para ser Presidente de Chile, en factores como honestidad y confiabilidad, Guillier es quien tiene el mayor potencial de cumplirlo. Lejos del perfil cultivado por Piñera y que, cada día, los medios de comunicación lo ponen en duda en términos de su compatibilidad para ejercer la primera magistratura del país. Sobre todo, por su fortuna, conflictos judiciales y operaciones no muy claras en negocios.

Para Guillier y la centroizquierda, se genera una gran oportunidad para crecer en la intención de voto y en el voto final. Según los datos que muestran los resultados de la encuesta CEP, los cinco temas que valora la sociedad como prioridad país son parte clara del discurso de centroizquierda.

De hecho, son asuntos que la derecha y su candidato han negado. Han prometido al país retrotraer las reformas que encararon prioridades como salud, empleo, pensiones, educación y delincuencia. Todo depende de que todo se haga con mesura y siempre mirando la segunda vuelta.

Avanzar pensando en el país y su futuro es la mejor fórmula de estrategia para Guillier y su comando. Mientras la derecha se desgastará en una primaria dejando muertos y heridos. La candidatura presidencial de Alejandro Guillier puede seguir perfilándose en el camino de un Chile mejor.

(*) Analista.

Fuente: El Siglo