La intervención militar de Moscú en Siria no sólo ha modificado la situación militar en el terreno y sembrado el pánico entre los yihadistas. También ha mostrado al resto del mundo, en medio de una situación de guerra real, las capacidades actuales de las fuerzas armadas rusas. Para sorpresa general, los militares rusos disponen de un sistema de interferencia capaz de dejar a la OTAN sorda y ciega. Aunque dispone de un presupuesto militar muy superior, Estados Unidos acaba de perder su supremacía militar.

El ataque de la flota rusa contra el Estado Islámico en Siria sorprendió a EE.UU., que por primera vez en años se topó con la realidad de que hay un país capaz de competir con su fuerza militar. "Por primera vez en la historia EE.UU. se siente inerme ante las armas convencionales", afirma el experto Rostislav Ischenko, agregando que el ataque ruso "eliminó" la flota de EE.UU. como fuerza todopoderosa. Pero el rápido despliegue de la ofensiva rusa hizo más: demostró la tolerancia, si es que no connivencia, de Estados Unidos con el yihadismo islámico.

El otrora sólido Estado de Siria, un oasis de estabilidad en Medio Oriente, pareciera encontrarse ahora en proceso de descomposición (failing state), producto de la sangrienta guerra civil que lleva ya más de cuatro años de desarrollo.

En el marco de la segunda conferencia "Nuestro Océano", que cuenta con la presencia del secretario de estado norteamericano, John Kerry, el canciller Heraldo Muñoz anunció que Chile cerró este lunes el acuerdo con Estados Unidos y otras once naciones, para el  Acuerdo Transpacífico de Libre Comercio, TPP. En rigor. Chile no ha firmado nada. Lo ha hecho la Cancillería, de manera secreta, inconsulta, al margen del escrutinio público y a espaldas de la opinión de la ciudadanía. Por tanto, se ha sumado una nueva causa por la que luchar, en la perpectiva de erradicar el neoliberalismo de este país.  

Rusia se ha implicado en la lucha contra el Estado Islámico en territorio sirio después de que ninguna de las fuerzas que operan en Siria e Irak hayan sido capaces de doblegar a los terroristas. En medio de críticas e insinuaciones lanzadas por varios medios y de países como EE.UU., que cuestionan los objetivos de Moscú, Rusia se esfuerza por difundir toda la información sobre sus operaciones. La Fuerza Aérea del país divulga videos de los bombardeos y detalla sus objetivos militares, cuestión que, por cierto, Estados Unidos no hace.

Más artículos...