Tanto fue el cántaro al agua, que al final terminó quebrándose, dicho esto en sentido casi literal. De tan pintamonos que es, Piñera logró sus cinco minutos de fama, y por un día estuvo en el centro de la atención mundial, por más que haya sido para la risa. La caída del Presidente Sebastián Piñera durante una actividad en Puente Alto no solo fue el tema más comentado de ese viernes en Chile: además fue reproducida en diferentes diarios de todo el mundo. En contraste, la prensa "seria" del país o no consignó el hecho, o lo hizo en espacios marginales. En este caso pecó de demasiado seria.

 

El fotógrafo de la Agencia Uno, Sebastián Rodríguez, quien captó la caída del Presidente de la República en Puente Alto contó que se veía venir lo que iba a pasar: "su personalidad siempre es más de hacer las cosas que a él le gustan y no escuchar mucho a sus asesores, se veía venir lo que iba a pasar". Según Rodríguez, el Mandatario se quiso acercar a "una grúa que estaba demoliendo los edificios y, como él lo dice, tampoco andaba con los zapatos adecuados y tampoco escuchó a sus asesores que le advirtieron que no se acercara tanto".

Más artículos...