Denuncian que Don Sampa se Echó $1.300 Milloncejos por Renunciar a la Roja

Fútbol
Tipografía

Luego de semanas de negociación con el exestratega nacional, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) cerró la operación finiquito con Sampaoli a principios de 2016. Aunque hasta ahora sólo se conocían montos a nivel de trascendidos, el argentino se llevó al bolsillo tres cheques que suman mil 300 millones de pesos.

Y su ayudante técnico, Jorge Desio, la suma de $ 470 millones. Los documentos revelan por primera vez las cifras reales del gallito entre la ANFP y el cuestionado entrenador que llevó a Chile a ganar la Copa América 2015.

El 19 de enero, después de una larga negociación, el hasta entonces director técnico de la selección, Jorge Sampaoli, dejó oficialmente de ser “rehén” de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) y firmó el finiquito que lo desvinculó a él y su preparador físico, Jorge Desio, de la Roja.

En ese entonces, la directiva de Arturo Salah dio cuenta de que se había dado una especie de “perdonazo” al DT quien, en rigor, tal como reflejaba su último contrato publicado por The Clinic Online, debía pagar una cláusula de salida de US$ 6, 3 millones si no cumplía con el plan de dirigir el equipo hasta el mundial de Rusia 2018.

“El acuerdo incluye cancelar a Jorge Sampaoli las indemnizaciones legales, que comprenden vacaciones, remuneración por los días de enero y premios que se le adeudaban por los últimos partidos clasificatorios. Por su parte, a través de la firma de un reconocimiento de deuda, el ex director técnico nacional se comprometió a pagar un monto a la ANFP contra su próximo contrato y, además, renunció a la totalidad de los premios de la Copa América 2015”, publicó en su web la ANFP.

Sobre los montos de la operación, nada se dijo. Trascendió que el mediático tira y afloja que desde noviembre Sampaoli mantenía con la ANFP concluyó con un desembolso de US$1,8 millones al técnico y la promesa de éste, que aún no consigue club, de reembolsar US $1 millón cuando obtuviera trabajo.

En la época, Andrés Fazio, primer vicepresidente de la ANFP, aseguró a El Mercurio que “pedimos un informe en derecho de los contratos y nos mostró que la ANFP estaba en una posición muy débil, arriesgando incluso patrimonio si perdíamos. Arriesgábamos cancelar hasta 10 millones de dólares”.

Ningún detalle del finiquito fue refrendado formalmente ni por Sampaoli ni por la ANFP. Sin embargo, la investigación de The Clinic Online da cuenta de que al director técnico se le pagó cerca de $1.400 millones al dimitir.

Se trata de tres cheques del 19 de enero con fecha de pago del 5 de febrero. Uno de ellos por de US$1.271.536, equivalentes a $928.475.364; otro por $334 millones, y un tercer documento por US $110 mil, equivalente a $80.300.000.

En paralelo, en esta misma fecha a Desio se le entregó un cheque por US $643.728, equivalente a $470.049.000.

Desde la ANFP, explicaron que el trato se selló en los términos que se consignan porque en términos legales se trató de un “mutuo acuerdo” y no de una dimisión.

QUIEREN DINERO

El 17 de noviembre de 2015, en medio del partido entre Chile y Uruguay, el hasta entonces mandamás de la ANFP, Sergio Jadue, abandonó el país para colaborar con la justicia estadounidense en la investigación sobre la corrupción en el fútbol mundial.

Desde ese minuto, Sampaoli empezó a entregar señales de que quería partir. Ello pese a que había firmado, un día antes del viaje de Jadue, un nuevo contrato que buscó unificar la relación laboral que tenía con la ANFP por su trabajo con la Selección Nacional Adulta y la comercialización y licencia de derechos de imagen del equipo conformado por su ex ayudante técnico Sebastián Beccacece (entrenador de la Universidad de Chile) y por el preparador físico Jorge Desio.

Se trataba de subsanar, de alguna manera, las irregularidades en las que estaba envuelto el estratega argentino y el resto de su equipo debido a la duplicidad de contratos que mantenían con la ANFP, donde figuraban montos que eran pagados en islas vírgenes británicas a la sociedad Alta Lake Investing Limited de Sampaoli; Greenboro Investors Limited de Beccacece; James Bay Investors LTD de Desio.

De hecho, a fines de noviembre de 2015, a través de un formulario tipo, se pagó, en el marco de la repatriación de capitales permitida por la Reforma Tributaria, al Servicio de Impuestos Internos medio millón de dólares por los dineros que Sampaoli, Beccacece y Desio recibieron por derecho de imagen y premios del mundial acordados en los contratos de 2012 y 2013 y pagados hasta el año 2014.

En esta operación, Sampaoli no desembolsó recursos, acorde con su personalidad obsesiva con el dinero. De hecho, un reportaje de The Clinic Online reveló que las cifras que negoció en los tres años al mando de la Roja significaron seis modificaciones y anexos a su situación laboral, los que fueron forzados después de cada logro en la selección e implicaron significativas mejoras salariales.

Sin embargo, al momento de enfrentar la posibilidad de desembolsar recursos para pagar lo estipulado por su contrato para dejar la Selección, Sampaoli aseveró que “no puedo pagar la cláusula. Tienen que darme el dato de cómo robar un banco. Los premios que ganamos de manera histórica no se negocian, porque es la plata de mi familia”.

Fuente: The Clinic