El Conflicto de Clases en Carabineros de Chile

0
1257

La siguiente entrevista, a dos suboficiales retirados y uno en activo, de Carabineros, revela que el malestar que sacude al país, se reproduce al interior de la institución encargada de resguardar el orden público: abismantes diferencias salariales, privilegios irritantes, y corrupción de alto coturno.

Aunque suene parecido a consuelo de tontos, los suboficiales y pacos rasos, aquellos que afrontan la pela en la calle, también la están pasando mal, y acumulan creciente resentimiento contra el alto mando.

Es una situación, que al igual que en el resto del país, si no se aborda pronto, un buen día puede terminar en un estallido de imprevisibles consecuencias.


“Si pudiéramos protestar sin recibir represalias de Carabineros, el 80% estaríamos en las marchas”

por Pepa Valenzuela.

The Clinic entrevistó a tres carabineros: dos suboficiales en retiro de Anapol – Agrupación Nacional de Policías en Retiro de Chile – y un suboficial activo que, actualmente, trabaja en la calle y, además, estuvo varios años en Fuerzas Especiales. Ellos querían hablar y nos buscaron porque quieren dejar constancia de su descontento, sus frustraciones y de su visión no sólo del estallido social, sino que por sobre todo, de su visión de lo que, afirman, sucede dentro de la Institución. Pidieron resguardo de identidad por protección. “Los Carabineros estamos pagando los platos rotos que no merecemos pagar”, afirman.

-¿Qué los motivó a entrar a la institución y ahora a hablar?

Suboficial 1, en retiro. Lo llamaremos Domingo: Yo entré a Carabineros el año 84, durante gobierno militar. Pasábamos semanas acuartelados. Entré motivado por servir y también porque había una crisis social, pero lo que hemos visto ahora, no lo había visto nunca.

Suboficial 2, activo, lo llamaremos Andrés: Mi abuelo era carabinero y entré porque me gusta lo que hacemos, que es proteger. No me veo haciendo otra pega, aunque tengo otro título profesional. Me gusta servir, por eso me da pena que las mismas personas a las que tú sirves, ahora te estén apedreando. Después, si a esa misma persona le pasa algo, tú lo vas a defender. Entonces, uno no entiende ese odio con Carabineros. Estamos pagando los platos rotos que no merecemos pagar y esto nació con el tema del desfalco que hicieron nuestros jefes.

Domingo: Los mandos institucionales hace muchos años vienen haciendo malas prácticas con los recursos (de la institución); han dejado las arcas vacías. Llegó a un extremo en el que no se estaban pagando nuestros desahucios… esto viene desde hace décadas. Cuando estaba activo vi malversaciones de fondos. No voy a decir robo; suena más técnico malversación. Pero no puede ser que haya esas diferencias tan abismantes entre el personal común con la oficialidad. Yo no entiendo cómo los generales directores se van millonarios para la casa.

Andrés: Antiguamente, existía el robo. A las tenencias llegaban donaciones de empresas que cooperaban con Carabineros, por ejemplo, los jefes de obras de una empresa regalaban tres motos para la comisaría y después veíamos solamente una en la calle. Las otras dos, las pescaron y se las llevaron para la casa o el campo.

-¿Cómo se manifiesta esta distinción de clases entre carabineros?

Domingo: Hay dos escuelas: la de funcionarios o suboficiales, y la de los oficiales, que son los mandos. Las dos escuelas tienen carrera funcionaria, pero la brecha es abismante. Con el tiempo, muchos funcionarios se dan cuenta que entraron a la escuela equivocada, cuando se percatan que te prepararon para hacer el trabajo o, simplemente, para tener privilegios. Y la diferencia es la plata: la escuela de oficiales se paga, cuesta tres millones la carrera completa. Es como pagarle la universidad a un hijo.

Jamás he estado en contra la oficialidad, pero la única solución para que esto cambie es que Carabineros sea compuesto por un puro escalafón, como sucede en la Escuela de Investigaciones.

-El tema de la jerarquía es crucial en todo este análisis que hacen.

Domingo: Sí, pero en la institución no podemos rebelarnos ni decir algo porque por lo de la jerarquía, todos sienten miedo a que los den baja o que los sancionen. En muchos periodos y distintos gobiernos aceptaron los desfalcos en Carabineros. Mire, los conjuntos habitacionales del personal son paupérrimos al lado de las casas fiscales que tiene la oficialidad. En Pajaritos hay un conjunto y cuyos ascensores están malos. Eso no puede ser; si la institución tiene recursos.

-¿Por qué un general o coronel gana cuatro o cinco millones y un funcionario, como máximo, gana un millón 300 mil pesos por 30 años de servicio? Con eso tiene que pagar dividendo, arriendo, vehículos, bencina…

Andrés: Un carabinero recién egresado de la Escuela de Suboficiales, gana 500 mil pesos mientras que un oficial, un millón 200 mil pesos. Yo tengo tres hijos: uno que estudia en la universidad y otros dos que están en la enseñanza media. En mi casa, soy el único que trabaja. La carrera del hijo universitario sale 280 mensual. Por eso también tengo que hacer otras pegas porque no me alcanza. Yo estudié mi carrera en mis tiempos libres.

Domingo: Hay funcionarios que cumplen 20 o 25 años de servicio y cuando se van a retiro, ahí recién podemos estudiar, pero mientras estamos en la institución no podemos. Pero los mandos sí pueden: esos son los privilegios de los que gozan. Yo siempre tuve taxi y por trabajar me sancionaban con días de arresto, pero yo seguía con los taxis porque de lo contrario, cómo iba a mantener a mi familia.

La fuerza y los derechos humanos

-¿Cómo perciben el estallido social?

Andrés: A medida que pasa el tiempo, sentimos que vamos para atrás, porque la verdad es que no tenemos respaldo, somos la piedra de tope, todos cargan con nosotros. La gente no va a apedrear la casa de un político ni la del Presidente: van a apedrear a carabineros. Y no los quieren alejar, en realidad los quieren matar… No te sientes protegido para sacar el arma por el tema de los derechos humanos, porque estás solo. Y tu familia, preocupada, te pide que no vayas a trabajar.

-¿Por qué cree que los altos mandos los han dejado solos?

Andrés: Es que ellos no pelean, ellos ordenan nomás.

Suboficial 3, en retiro, lo llamaremos Matías: Ellos están en oficinas.

Domingo: A las 9 están en sus casas.

-¿Qué se conversa en la interna?

Andrés: Los polis están chatos. Los sacan de las 7 de la mañana hasta las 3 de la madrugada. Al otro día de vuelta y, si se atrasan, sanción. El jueves pasado, un colega fue a dejar 14 licencias en dos días. Y eso en una sola comisaría.

Matías: Y mire la estupidez de adelantar los egresos a los carabineros y policías de investigaciones. Va a ser peor porque con carabineros jóvenes y sin experiencia, van a haber más violaciones a los derechos humanos. A esos cabritos los van a sacar por tener más masa, los van a tirar a los leones sin tener experiencia.

-Las cifras de abusos cometidos por carabineros y ratificadas por el INDH, Amnistía Internacional y Human Right Watch, entre otros organismos, denuncian graves violaciones a los derechos humanos, además del uso excesivo de la fuerza, violencia sexual contra la mujer y maltratos a menores, situaciones inaceptables desde cualquier punto de vista.

Andrés: Acá no vamos a esconder lo que se ha visto… Los que somos de la escuela antigua, sabemos que tú detienes a una persona y no puedes tocarla. Así de simple.

Matías: Los años de servicio te enseñan a trabajar y lo que está pasando con estos carabineros nuevos, es que están saliendo a la calle, los están echando a los leones, sin que tengan experiencia. Por eso ellos llegan y proceden, porque creen que es salir, pegar y destrozar todo lo que encuentren, porque esa es para ellos la forma para detener incidentes.

Domingo: En la escuela de suboficiales las clases de derechos humanos son realizadas por carabineros en retiro ¿Cómo se le ocurre a usted que, por ejemplo, un coronel, que recibe una jubilación de varios millones, sea nuevamente contratado, a vista y paciencia de la Contraloría General de la República? Que llamen a una propuesta pública, que contraten a profesionales. Pero no.

Matías: Son pitutos. El carabinero retirado con 2 o 3 millones de pesos, vuelve como profesor y gana un millón y medio más. Debieran contratar profesores universitarios, expertos, pero no contratar como profesores a oficiales jubilados. ¿Qué conocimiento tienen ellos sobre derechos humanos?
-Dentro de Carabineros, ¿hay discusión sobre el tema de los derechos humanos?

Andrés: En la universidad donde estudié, no me enseñaron lo mismo que en la institución sobre el tema. Allí no hay pedagogía ni conocimiento.

Domingo: Por eso es que tienen que ser profesores de carrera, con título de profesores, quienes les enseñen derechos humanos a Carabineros, porque es una institución que tiene que lidiar con control de muchedumbre, con gente que está manifestándose y ahí entra el tema de DDHH. De las unidades los destinan Fuerzas Especiales. Y son designados. Hay muchos que no quieren estar ahí, pero no pueden decir que no. Y salir de ahí cuesta un mundo.

Andrés: Yo estuve 6 años en Fuerzas Especiales y nunca me dijeron: “Compadre, acá está el decreto de los DDHH, vamos a trabajar en el control de muchedumbre”.

-¿Entonces queda a criterio personal de cada carabinero?

Matías: Claro. Así es.

-¿Qué pasa con los famosos protocolos?

Matías: Aquí los únicos autorizados para usar la escopeta antimotines son del grado de capitán hacia arriba, es decir, los oficiales. Nunca ha salido ningún alto mando diciendo que el que el disparó fue un mayor o un capitán, un comandante o coronel. ¿Cierto?

-¿Son esas escopetas las que les han reventado los ojos a la gente?

Matías: Sí. ¿Y usted ha visto a algún alto mando diciendo que tiene procesado a un mayor o comandante porque disparó la escopeta e hirió a una persona? No porque si un suboficial hace algo, el mismo alto mando llama a la prensa para demostrar que lo dieron de baja o que se aplicarán sanciones. En cambio, si es un oficial, tapan todo. Y eso viene de años.

-¿Por qué le disparan a la gente en la cara?

Matías: Creo que los únicos que podrían responder esa pregunta son los carabineros del alto mando, porque ellos son los que tienen las atribuciones para que algún oficial use la escopeta. Por mi grado, aunque sea el máximo, no puedo disparar si no me lo ordenan.

Andrés: Además, el uso de armas está bien regido: ante peligro inminente, defensa personal o de terceros. Ante eso no se necesita una orden, la ley es bien clara. Si vienen cien personas contra mí, voy a usar esa arma. Está tu vida en riesgo, cualquier persona con dos dedos de frente lo haría. Los protocolos consisten en ir paso a paso, en etapas. Y las escopetas son disuasivas, se supone que se dispara al aire o de la cintura hacia abajo, pero es cierto que hay momentos en los que Carabineros se ve sobrepasado. En Valparaíso ya no quedan lacrimógenas.

-La gente dice que las lacrimógenas que hoy lanzan tienen otros componentes que causan efectos más nocivos.

Andrés: Antiguamente, Fuerzas Especiales tenía unas bombas especiales que te provocaban colitis, pero hace años las sacaron.

Matías: Quizás las pueden estar ocupando, pero no es llegar y hacerlo: tiene que haber una orden, y esa orden viene de los altos mandos. En Carabineros nadie hace lo que quiere.

-Y ahora, ¿cuál es la orden para salir a la calle?

Andrés: Los últimos días: mantenerse. Carabineros se siente desamparado.

Matías: Y en todos lados se cuecen habas…

-¿A qué se refiere?

Andrés: A que hay algunos más fuertes y otros más débiles de mente. De repente, hay muchos funcionarios hiperventilados. Saben que van a una guerra.

Matías: En el comando de control, en la central de Comunicaciones, se dan todas las órdenes. Ahí están todas las cámaras y los altos mandos ven las imágenes sentados, tomando café y comiendo galletas, mientras el personal está peleando en la calle. “Mira lo que está pasando, están quemando, dile al mayor que proceda”. “A su orden”. Y así se dan las órdenes. Los que dan las órdenes se comunican con el Intendente o el subsecretario del Interior. Esto es una cadena.

-¿Cuál es la relación hoy en Carabineros con el Presidente Piñera?

Domingo: No se olvide que el General Rozas fue edecán de Piñera. Se tiene que terminar que el Presidente nombre a General Director. Debe ser por trayectoria institucional.

Andrés: Es que está politizado el tema. No hay ningún general que diga: “esto se corta, con mis carabineros no”.

Matías: ¿Usted sabe por qué no han podido llegar las manifestaciones al Costanera Center? Porque hay entre 200 y 300 carabineros de Fuerzas Especiales cuidándolo. El gerente de seguridad del Costanera Center es oficial en retiro de Carabineros y es de la misma promoción del general Rozas, entraron juntos a la institución. El gerente de seguridad de Prosegur es un General de Carabineros en retiro que, cuando empezaron los robos de camiones a valores, era jefe de zona de Santiago, entonces mandaba radiopatrullas a escoltar a los camiones de valores. Hay muchos casos así: cuando están dentro de la institución, estos gallos hacen su carrera a costillas de los carabineros para después tener altos cargos en empresas privadas.

-¿Sabiendo estas cosas, sienten alguna incomodidad, alguna contradicción a la hora de hacer su trabajo?

Andrés: Lógico, pero nosotros estamos haciendo lo correcto: no protegemos al supermercado o al dueño de la empresa, sino a la persona de 80 años que al día siguiente no tiene dónde ir a comprar. Yo tengo familiares que tienen 70, 80 años, en la zona norte de la capital y no tienen dónde sacar plata o dónde comprar sus cosas. Yo no salgo a proteger una marca, sino para que la persona anciana pueda ir a comprar su pan y arroz y no tenga que pedirle a un sobrino que se lo traiga.

Yo he estado en protestas y he caminado con las personas al lado y no he tenido ningún problema. El 80% de los carabineros comprende las demandas. El problema no está ahí, sino cuando hay destrozos. Ahí cambia el panorama y se entiende que es natural producir rechazo con nuestra presencia. Nunca ha sido distinto tampoco.

-¿Entienden el malestar de la gente?

Andrés: Entendemos la rabia. Pero lo que no entendemos es a quién. Porque yo no soy el problema. Aquí, lamentablemente, Carabineros está al medio y estamos colocando el poto por el Estado. Son los carabineros a los que apedrean, a los que golpean. Ahora nos van a buscar a las unidades, a las comisarías y nos apedrean. El Estado no rayó la cancha. Se echaron para atrás y fueron colocando a los carabineros adelante, lamentablemente. Yo estoy claro: si a un hijo mío le pasara algo como lo de los balines en un ojo, me va a dar la burrada, voy a ir, pescar mi uniforme y chao. Si somos humanos. Pero ese odio que han provocado contra Carabineros es porque somos los únicos que estamos allí y somos los únicos contra los que pueden desquitarse. Si el Estado no toma conciencia y no se pone los pantalones para decir “la estamos cagando, el pueblo no merece esto, los viejitos se merecen más lucas, merecen que no les cobren el pasaje y que, realmente, el TAG es un abuso”, es difícil que baje la cosa. La gente ya no se dio por vencida.

-¿Se identifican con las demandas de la ciudadanía?

Andrés: Sí. yo no cuestiono las demandas: mi hijo no va a ser carabinero, va a estar en una AFP, le van a robar su plata, va a tener que pagar sus estudios, el pasaje le sale caro… Y en eso estamos súper de acuerdo. Si yo pudiera protestar, ¡protestaría igual! Pero no puedo. Si pudiera, estaría alegando. Si uno pudiera hacerlo como carabinero sin recibir represalias, lo haría. Es importante que la gente sepa que carabineros apoya sus demandas. Me encantaría decirle a la gente que somos igual que ustedes, que no se arrojen contra de nosotros. No tenemos la culpa. Mi señora también está en contra de la AFP, mis hijos pagan sus estudios.

Domingo: Nosotros estamos con el sentimiento social. Son demandas que la gente venía pidiendo hace tiempo y nadie les daba bola. Tuvo que llegar a esto para que los poderes recién se dieran cuenta. Aquí hay responsabilidades políticas que no han asumido. Hicieron todas las burradas con el caso Huracán y el caso Catrillanca y ahí tienen a un sargento tras las rejas; el hilo siempre se corta por lo más delgado. No sé cuántos carabineros van a seguir desfilando por tribunales. Y estamos claros que no van a ser los mandos.
-Su sistema de pensiones es mejor que el nuestro.

Matías: Sí, y nos sentimos afortunados “dentro de”. Yo a los cuarenta y algo me jubilé con 600 mil pesos. Pero ojo: esto no lo inventamos nosotros, esto venía de antes.

Andrés: Mis amigos civiles siempre me dicen de eso. Pero el problema no es mío ni de la institución. El problema es que su AFP es mala: ustedes no tienen por qué bajarnos a nosotros a su nivel; ustedes tienen que mejorar el suyo.

Domingo: Yo tengo mi padre que gana 200 mil pesos y tiene 82 años y nosotros tenemos que ayudarlo porque no puede vivir con eso.

Montajes, Rozas y el odio

-Montajes por parte de carabineros. ¿Existen?

Domingo: Yo que estoy afuera, creo que son una vergüenza esas malas prácticas que parten, de nuevo, de los mandos. Carabineros no tiene necesidad de andar haciendo esas cosas.

-¿Hay infiltrados en las marchas? ¿Es cierto eso?

Matías: Infiltrados van a haber siempre, eso es una práctica. En todas las universidades hay carabineros infiltrados.

-Abel Acuña, falleció en la Plaza de la Dignidad y se acusa a carabineros de impedir que le dieran auxilio médico.

Matías: Lo que vi, aunque no lo estoy amparando, es que todos los láser apuntaban el parabrisas del conductor del lanzaaguas y no se podía ver nada.

Domingo: Creo que los indicados para responder ésa consulta son los jefes, los que dan la orden.

Andrés: Mire, difícilmente, todo va a salir todo perfecto en una protesta, todo bajo protocolo. Con una mano en el corazón, eso es imposible.

Domingo: ¿Vio la condena al que disparó la escopeta? Eso fue todo: arresto domiciliario, firmando y no acercarse a la unidad. Nada más.

-¿A qué se expone un carabinero que se rebela?

Andrés: Si es un suboficial con menos de 20 años de antigüedad –con 20 años ya tienes asegurada tu jubilación– lo procesan por mala conducta, falta a la honorabilidad, y te pueden acusar de sedición. Ningún carabinero se puede rebelar contra su mando o un político. Hay algunos a los que les gustaría hablar, decir las cosas como son. Pero está el temor. Si te buscan la quinta pata al gato y vives en casa fiscal, tienes a tu hijo en el jardín infantil, deudas, es muy complicado enfrentarse a que de un día para otro te echen y te quedes sin pega.

Yo ya tengo más de 20 años de servicio. Me voy no más, digo yo. Pero un compadre con 15, 16 años de servicio, no lo va a hacer. La verdad es que yo trabajo para mi familia. Ojalá que algún día se pueda protestar sin que nos sancionen. Yo creo que el 80% de los carabineros estaría en las marchas. El 20% restante son los jefes.

-¿Qué opinan de las declaraciones del General Rozas?

Andrés: Ahí te das cuenta de que él nunca ha estado en la calle.

Matías: Yo pienso que a lo mejor había muchos carabineros que estaban pidiendo la baja, quizás fue a apoyarlos para evitar la fuga.

Domingo: Yo veo que les mintió a sus colegas, porque igual los va a sancionar y van a desfilar funcionarios por tribunales.

Andrés: Además, si hay una orden judicial que dice que un carabinero es culpable, qué vas a hacer, tienes que darlo de baja igual. Para mí eso estuvo de más. A uno que es viejo, no le van a vender la pomada con eso.

Domingo: Los mismos que estaban con él ahí, filtraron ese audio porque sabían que estaban mintiéndoles. Es falso eso de que no los va a dar de baja. El general Mario Rozas estuvo 16 años en Comunicaciones Sociales, esa es su gran trayectoria en Carabineros. Nunca fue jefe de zona. Nunca fue subprefecto. Llegó a General Director porque fue edecán del Presidente de la República.

-La imagen de Carabineros para muchos está por el suelo.

Domingo: Es por el descontento social que ha habido. La gente se ha dado cuenta de que en algunas oportunidades ha habido excesos, los famosos montajes, los desfalcos… La credibilidad de Carabineros está por el suelo. El tema del control de muchedumbre es muy complejo.

-¿Están decepcionados de la institución?

Andrés: De los carabineros que salen a la calle, no. Obvio que hay ovejas negras, pero yo estoy super orgulloso de lo que hace la institución a favor de la gente. El trato hacia nosotros por las cosas malas que han hecho los jefes, y claro que no me gusta, y ojalá nunca hubieran pasado.

Fuente: The Clinic

DEJA UNA RESPUESTA