Infraestructura Crítica: Partido Comunista Ni Ahí con los Milicos en la Calle

0
372

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, rechazó con fuerza el proyecto del Gobierno que pretende autorizar que las Fuerzas Armadas resguarden la infraestructura crítica del país sin necesidad de que decreten estados de excepción constitucional.

«Después de tantos días de protestas, resulta que el Gobierno viene a descubrir que hay bandas organizadas de narcotraficantes, viene a descubrir que Carabineros no está preparado para actuar las calles…», comentó Teillier.

«Piñera) está pidiendo prerrogativas especiales: que reformemos la Constitución para tener carta blanca y llamar a los militares a la calle cuando él lo estime conveniente, sin el contrapeso del Congreso», agregó.

«Carta blanca no se la vamos a dar para reprimir al pueblo», concluyó.

El Partido Comunista difundió una declaración en la que rechaza la iniciativa de Piñera, de poner a militares a resguardar “infraestructura crítica” en diversas circunstancia, sobre todo ante movilizaciones sociales.

El siguiente es el texto íntegro de la declaración:

“1.- La propuesta de Sebastián Piñera, de recurrir vía argucia legal a las FF.AA. para según él ayudar al cuidado de la infraestructura crítica y liberar personal policial para el control del orden público, no es más que una nueva y remozada forma de recurrir a las instituciones castrenses cuando el gobierno se queda sin política.

2.- Lo que hemos visto de manera presencial y documentada por testimonios audiovisuales y declaraciones de las víctimas de la violencia policial, deja en evidencia que las violaciones a los DD.HH. son una política de sistemática tanto del alto mando de Carabineros como del gobierno, el resultado de esta política es concreta miles de heridos, miles de detenidos, más de 200 personas con pérdida total o parcial de la visión.

3.- De manera insistente, antes del estallido social que produjo el despertar en Chile, hemos sostenido que las políticas de seguridad y el comportamiento de las policías, en particular de Carabineros, no eran más que una forma de mantener la tranquilidad aparente por la vía del control de la protesta social.

4.- Planteamos también que era necesario enfrentar de manera eficiente a los traficantes de drogas en toda la línea: Desde el financista, el que transporta, el que le brinda protección, el que distribuye, el que vende; entendemos la problemática de las drogas como derivada del modelo económico y político que hoy se resiste en Chile a dejar que las cosas cambien sin poner al centro las demandas más sentidas del pueblo.

5.- Desde que Chile está movilizado las fuerzas de orden y seguridad siguen manteniendo su estrategia de ahogar con balines, perdigones, balas y gas lacrimógeno, las legítimas demandas; nada ha cambiado desde que el Director General de Carabineros dijera que no habría más uso de escopetas, eso sigue tal cual e incluso la Cruz Roja ponen en duda lo afirmado por Carabineros en base a sus propias atenciones a heridos.

6.- Cualquier cambio en Chile también pasa por transformar las actuales fuerzas de orden y seguridad, en particular a Carabineros; debemos terminar con una policía militarizada que se pone como objetivo perseguir al movimiento social, realizando montajes, reprimiendo, golpeando, violando, esa institución no puede ser la responsable del uso del monopolio de la fuerza en el futuro Chile cambio, Chile Despertó.

7.- Reiteramos que cualquier inicio de diálogo con el gobierno debe hacerse sin la amenaza de las fuerzas de orden y seguridad y menos de los militares en las calles, el problema es político y social. Llamamos al gobierno de Sebastián Piñera a parar la represión a recoger las demandas del pueblo y abrir cauces para que la expresión popular tenga respuesta.

Chile cambió, Chile despertó”.

Contingencia

El presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), apuntó:

«Sería ponerse una venda en los ojos pensar que la salida de los militares a la calle no tiene una connotación. Nuestra historia reciente nos determina en ese sentido, por lo tanto, la salida de los militares a la calle tiene consecuencias, más aún cuando esto no se hace bien».

Añadió:

«Le hemos dicho al Ejecutivo que este proyecto no debe ser planteado como una ley orgánica, porque las atribuciones de las Fuerzas Armadas respecto de la seguridad nacional y de defender al país respecto de una amenaza externa están en la Constitución, por lo tanto, el texto que hay que modificar es la Constitución».

A su turno, el ministro de Defensa, Alberto Espina, defendió nuevamente el proyecto, explicó el punto de la exención de responsabilidad penal de las FF.AA., y aseguró que la normativa fue redactada por él y que no busca impunidad.

En el programa «Estado Nacional» de Televisión Nacional, el titular de Defensa señaló:

«La actuación de las Fuerzas Armadas se va a regir por las normas que se rigen los ciudadanos comunes, haciendo uso de la legítima defensa personal, de terceros o de los derechos -que existe hace mucho tiempo- o en el cumplimiento de un deber que ha sido la misión que se le ha encomendado».

«Jamás habría instado una norma que instala impunidad para quienes cometen un hecho irregular», concluyó.

Como indicación al mismo proyecto, y así sumar apoyos desde la oposición, el Presidente Piñera anunció que enviará un decreto presidencial durante la semana para informar un «nuevo uso de la fuerza» por parte de las FF.AA. y así delimitar el margen de acción de los uniformados.

DEJA UNA RESPUESTA