Por Qué el PC y el FREVS Rechazan Acuerdo Constituyente

0
1602

Los partidos Comunista y Frente Regionalista Verde Social rechazaron el quórum de 2/3 establecido en el acuerdo entre la derecha y parte de la oposición, y sostuvieron que están por una Asamblea Constituyente donde prime la mayoría y no se imponga una minoría con poder de veto.

Las bancadas del PC y el FREVS realizaron un punto de prensa en conjunto para entregar un primer análisis del acuerdo alcanzado en la madrugada de este viernes 15 de noviembre, al que calificaron como un avance, pero mantiene puntos críticos que generan dudas en la ciudadanía.

El presidente del PC, diputado Guillermo Teillier, explicó:

“Estamos ante un proceso que se ha iniciado para una Nueva Constitución y esto es gracias a todas las protestas, movilizaciones, muertos, heridos, quienes han sido torturados y quienes no han sido escuchados suficientemente y que nadie los ha tomado en cuenta, que son los dirigentes sociales de nuestro país”.

“Este acuerdo entre la oposición y el Gobierno ha abierto las puertas de la posibilidad para cambiar la Constitución y eso es una hecho que nosotros valoramos. No podemos negar ni decir que aquí no ha pasado nada, o no ha existido ningún cambio. Hay un cambio. Lo importante es que esto se materialice y se materialice bien”, agregó.

Uno de los puntos cuestionados es el quórum de 2/3 establecidos en el acuerdo, mecanismo que le asigna un poder de veto a la minoría a la hora de generar los cambios estructurales que demanda el movimiento social.

En ese sentido, Teillier afirmó:

“Estamos analizando el acuerdo. Cuando nos dicen que el quórum para producir los cambios para introducir las normas es de 2/3, nosotros hemos dicho que es muy alto, porque le entregamos el poder de veto a la minoría.”

Escuche la intervención completa de Guillermo Teillier en la rueda de prensa

La diputada Alejandra Sepúlveda (FREVS) señaló:

“valoramos el acuerdo, pero en el marco de las movilizaciones sociales. Nada de esto hubiese sido posible si es que la ciudadanía no hubiera estado en la calle. Para nosotros eso es lo más valorable. De todas formas, tenemos profundas preocupaciones en la redacción de este acuerdo. Esperemos que no sea la copia feliz de Edén, con la misma representatividad que tiene la Cámara de Diputados”.

Ambas colectividades han sido actores importantes durante el debate previo al acuerdo. Gran parte del contenido establecido en el acuerdo había sido planteado en una indicación del diputado Hugo Gutiérrez para establecer un plebiscito que incluyera la consulta sobre el cambio a la Constitución y su mecanismo.

“Nosotros hemos apoyado y hemos sido parte de este proceso desde el primer momento. El acuerdo plantea los mismos puntos políticos que nosotros planteamos desde un comienzo: plebiscito entrante, mecanismo alternativo. Nosotros le hacemos reparos a los 2/3, evidentemente porque eso podría significar un veto. Nosotros hemos sido parte de este proceso y nadie puede dejarnos fuera, porque no solo hemos estado peleando por una Nueva Constitución hace 20 días, sino que llevamos 30 años luchando y bregando porque la Constitución de Pinochet deje de regular la política del país”, señaló la diputada Carmen Hertz.

La diputada Camila Vallejo sostuvo:

“Nosotros hemos sostenido sin ningún matiz la necesidad de que el plebiscito de entrada consulte por el mecanismo. Evidentemente, valoraramos el hecho de poder elegir entre dos mecanismos para el cambio de la Constitución como un avance”.

Asimismo, la diputada Vallejo subrayó que las críticas realizadas a las reuniones a espaldas de la ciudadanía impidieron la convención mixta que estaban acordando la ex Concertación y sectores del Frente Amplio con el oficialismo:

“El plebiscito sobre el mecanismo se estaba descartando, e incluso parte de la oposición y de Frente Amplio, estaban negociando una Convención Mixta. Eso se logró revertir y es valorable. Pero hay detalles que nos preocupan y llaman la atención. Nuestro objetivo es que la Asamblea Constituyente sea una asamblea donde prime la mayoría y no se imponga una minoría que vete. Tenemos que ser responsables antes de poner la firma y sacramentar un pacto donde hay cuestiones que pueden ser determinantes a la hora de la composición de la Asamblea Constituyente y sus atribuciones”, concluyó la diputada Vallejo.

A juicio de Jaime Mulet, presidente del FREVS, hay dos cuestiones del acuerdo que rechazan y lo desnaturalizan:

«Uno de ellos es el quórum de 2/3 que impone el acuerdo, para aprobar las normas y el reglamento de votación de las mismas, lo que le da poder de veto a un tercio de los convencionales que se elijan, ya que todos los acuerdos para redactar la nueva Constitución tienen que llegar a ese quórum. Eso significa, en términos prácticos y a modo de ejemplo, que si queremos que el agua vuelva a ser un bien nacional de uso público, se requieren dos terceras partes de los constituyentes, lo cual es muy difícil de lograr”.

Agregó:

“Ya sabemos que en los últimos 30 años, con la Constitución del 80, la derecha nunca ha dado los quórum necesarios para hacer los cambios sustantivos que se requieren en Chile, de tal forma que creo que esa es la trampa que lleva envuelta. Es un acuerdo que le puso oxígeno a un Gobierno que estaba acabado y eso uno lo puede entender, pero el hecho de hacer una nueva Constitución manteniendo el candado que inventó Jaime Guzmán en la Constitución de la dictadura, por lo menos a nosotros nos hace tomar la decisión de no suscribirlo».

En su opinión, discrimina a los independientes:

“Si se van a elegir de la misma manera que los diputados, con la ley electoral actual que favorece a los partidos y desfavorece a los independientes, entonces esa también es una trampa. Bajo la misma ley electoral, se puede reproducir una Asamblea Constituyente prácticamente igual que el Congreso, obviamente no con las mismas personas, pero sí los mismos partidos y las mismas proporciones. Estamos pr una Asamblea Constituyente o una Convención Constituyente abierta, donde tengan cupo garantizado nuestras etnias, los mapuches, los diaguitas, los aimaras; donde los territorios también estén representados; el mundo de la cultura, que cualquier chileno tenga la misma posibilidad de llegar y de ser elegido y no solo los que militan o se entienden con los partidos. Esas son las dos razones fundamentales por las que no hemos suscrito y si bien vamos a participar de todo el proceso, lo haremos con desde una postura crítica”.

DEJA UNA RESPUESTA