¿Convención Constituyente?: Demasiados Cocineros para Tan Poco Caldo

0
649

Hasta ayer, la oposición estaba alineada tras la idea de Asamblea Constituyente y el gobierno promovía un impresentable «Congreso Constituyente». Sin embargo, la cocina entre la derecha y sectores de la ex-concertación parió un engendro intermedio denominado «Convención Constituyente».

Se trata de una negociación que versa sobre la forma en que se elaborará una nueva Constitución, en reemplazo de la actual.

En perspectiva, este solo hecho muestra el avance; en propiedad, el corrimiento de cerco, logrado por la formidable asonada popular que ya está en su cuarta semana.

En rigor, y sin afán de triunfalismo, una victoria estratégica porque, independiente del mecanismo que dirima la que la reemplace, la constitución neoliberal de Pinochet, hecha suya por la ex-concertación, está muerta y enterrada.

Conscientes de ello, Piñera y la derecha han abierto una negociación con la ex-concertación, con dos ideas principales: impedir como sea un plebiscito de entrada, y dificultar, en la medida de lo posible, la participación popular en su discusión y redacción.

Así, en la mesa de discusión, el comedor del Senado en Santiago, lanzó la primera propuesta, obviamente con el tejo pasado.

La noche del día siguiente en que la oposición rechazó el Congreso Constituyente, propuso una convención constituyente constuída por una mitad de parlamentarios en ejercicio y otra mitad de delegados elegidos. Por lo que se sabe, los representantes de la ex-concertación presentes en la mesa, respondieron con la fórmula 80% de delegados electos y 20% de parlamentarios, y que aquellos que integren instancia cesen en sus cargos.

La reunión se reanudó este jueves, con una nueva propuesta de la derecha: 40% parlamentarios, 40% delegados electos y 20% de «expertos» en derecho constitucional.

Sin embargo, la posición de la derecha en la negociación constitucional es tan firme como un tallarín cocido, mientras que el crédito de la ex.concertación no es mucho más solvente.

Por lo que se sabe, y al menos por ahora, las convesaciones se encuentran en un punto muerto.

En momentos como este, la tentación de la cocina es inescapable para la denominada clase política. Pero afloran matices en uno y otro sentido.

Así, el presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), admitió que con la actual “realidad política” no es posible una Asamblea Constituyente, considerando que parte del oficialismo rechaza aquella idea para el camino hacia una nueva Carta Magna, por lo que “este es el momento de ceder”.

De hecho, los señores políticos no han hecho otra cosa que ceder, con la misma lógica del «realismo político», la «política de los consensos», el «funcionamiento de la institucionalidad», la «política de lo posible», etc.

La UDI se mantiene estoica en la proporción 40/40/20.

Renovación Nacional defiende la idea de una convención compuesta en un 50% por ciudadanos y 50% parlamentarios.

La Democracia Cristiana defiende la proporción 70% ciudadanos y 30% parlamentarios.

El Partido Socialista promueve también la proporción 80/20.

El Partido Por la Democracia, en tanto, aboga por un 40% legisladores y 60% ciudadanos.

Otro de los puntos de discusión está en el proceso plebiscitario: aún no está claro si abrirá la modificación constitucional, y la forma, o si será sólo ratificatorio.

Como se ve, para todos los gustos.

Pero hay que decirle a estos señores que no birlarán la voluntad y el sacrificio popular por segunda vez.

Ya lo hicieron con la tramposa y eterna transición, y fracasaron.

Se apoderaron del país y lo manejaron durante treinta años con arreglo al más acendrado e impiadoso neoliberalismo, que condujo a la mayor concentración de la riqueza en la historia del país; una desigualdad social entre las mayores del mundo, y condiciones de vida insoportables para la mayoría de la población, hasta que encontró la horma de su zapato, el 18 de octubre pasado.

El hecho que estén negociando entre cuatro paredes, de espaldas a la descomunal y expresiva movilización popular que pide Asamblea Constituyente Ahora, demuestra que no entienden nada, que no han cambiado en nada, y que por tanto, no merecen una segunda oportunidad.

Plebiscito o nada

A través de una declaración pública, diputados y diputadas del Partido Comunista de Chile, Federación Regionalista Verde Social, Partido Humanista, Partido Comunes, Partido Progresista de Chile, Partido Convergencia Social, además de diputados y diputadas de otras bancadas de oposición, rechazaron la “Convención Constitucional”, promovida por la derecha, en lugar de un plebiscito sobre el mecanismo de la Nueva Constitución, incluyendo la Asamblea Constituyente.

La propuesta de la derecha consiste en una “Convención Constituyente” para cambiar la Constitución, figura que contempla la participación de un 40% de parlamentarios, un 40% de ciudadanos electos y un 20% de «expertos» en derecho constitucional.

A través de una declaración pública, los sectores no alineados con el Gobierno de Sebastián Piñera subrayan que la soberanía reside en el pueblo y que la forma de destrabar la oposición persistente de la derecha para elaborar una Nueva Constitución, “no puede violar ese principio y por lo tanto no puede restringir el derecho de la ciudadanía a escoger la alternativa que elija como la más idónea”.

La diputada PC, Carmen Hertz, criticó que partidos de la oposición hayan accedido a la convención constituyente, pese a que un día antes se elaboró una declaración para artificiar un compromiso con el plebiscito para establecer el mecanismo de la Nueva Constitución, incluyendo la Asamblea Constituyente:

“La pizca de legitimidad que los partidos políticos alcanzamos al suscribir esa declaración unitaria, empujados por las manifestaciones ciudadanas, hoy día intentan borrarlo con el codo. Eso es impresentable, como es impresentable que hoy en Santiago, entre cuatro paredes se esté determinando un plebiscito con una única opción, la llamada Convención Constituyente y además se está intentando, por parte de los poderes fácticos, porque así hay que decirlo, bajar el plebiscito municipal, un plebiscito que municipios de izquierda y de derecha acordaron para que la gente estableciera el mecanismo por el cual optaba, hoy están haciendo todo lo posible por desactivarlo”.

“¿Qué acuerdo o plebiscito puede ser democrático cuando hay una sola opción? Nos están imponiendo nuevamente y están llevando al país a un precipicio. Están siendo unos irresponsables políticos y eso le estamos diciendo a quienes están hoy día en Santiago a espaldas de la población. Son unos irresponsables.”, agregó.

La diputada y jefa de bancada de la Federación Regionalista Verde Social, Alejandra Sepúlveda, explicó:

“Estamos aquí los parlamentarios y parlamentarias que creemos que el poder lo tiene el pueblo chileno y que lo traspasa a los diputados y las diputadas a través del voto, pero también estamos aquí los que creemos que el plebiscito es la única forma de hacer legítima esta Nueva Constitución y que sea el pueblo el que decida a través de este plebiscito”.

“Nosotros no estamos de acuerdo con lo que se están haciendo entre cuatro paredes los parlamentarios de las bancadas oficialistas, la ex Concertación y parte del Frente Amplio, pues a diferencia de ellos lo que Regionalistas y Comunistas estamos planteando aquí va en la línea con los alcaldes que plantean una metodología que a nosotros nos parece correcta, con las preguntas correctas, diciendo sí o no a hacer una Nueva Constitución y después todos los mecanismos – a saber Asamblea Constituyente, Convención Constituyente y Congreso Nacional – para que el pueblo pueda elegir cuál es la forma en que quieren hacer esta Nueva Constitución”, agregó Sepúlveda.

La diputada Camila Vallejo agregó:

“Hago un llamado a los parlamentarios de RN, a su presidente Mario Desbordes, van a seguir oponiéndose a que el pueblo pueda elegir el mejor mecanismo o van a seguir insistiendo en poner una sola posibilidad? Queremos saber esa respuesta, porque de eso depende en gran medida lo que puede avanzar este pueblo”.

La diputada PPD, Andrea Parra sostuvo al respecto que le parece inaceptable que “algunos pretendan imponer que solamente la convención es la única fórmula que vamos a tener para plebiscitar en la ciudadanía. El pueblo ha vivido momentos difíciles y es necesario que la ciudadanía pueda participar e incidir”.

El diputado PS, Fidel Espinoza, explicó que el acuerdo es una determinación con la que “no todo el Partido Socialista está de acuerdo. Yo siendo una persona cercana Álvaro Elizalde, no puedo estar de acuerdo con una negociación a espalda de lo que quiere la ciudadanía en todo el país”.

Finalmente, el diputado Diego Ibáñez, de Convergencia, afirmó:

«No nos podemos dar el lujo de armar cocinas, de estar a puertas cerradas, excluyendo a partidos, porque hoy el diálogo tiene que ser transversal, pero para hacer una papeleta donde la gente defina el camino idóneo”.

Declaración Pública

Los presidentes de los partidos políticos, jefes de comité y parlamentarios abajo firmantes, ante la propuesta de llegar a un acuerdo entre los partidos políticos de oposición y gobierno para una Nueva Constitución declaramos:

1.- Todo proceso de elaboración de una Nueva Constitución debe respetar un principio básico de la democracia, que es: la soberanía reside en el pueblo.

2.- La forma de destrabar la oposición persistente de la derecha para elaborar una Nueva Constitución, no puede violar ese principio y por lo tanto no puede restringir el derecho de la ciudadanía a escoger la alternativa que elija como la más idónea.

3.- Por lo mismo, una y otra vez nos declaramos partidarios del llamado “plebiscito de entrada” donde la ciudadanía libre e informada, por medio de un proceso electoral decida si quiere o no cambiar la Constitución de 1980 vigente y, acto seguido, en caso de querer hacerlo, determine el mecanismo que más le guste y elija uno de los tres que se han propuesto: Asamblea Constituyente, Congreso Nacional o Convención Mixta.

4.- No estamos de acuerdo con fórmulas que limiten total o parcialmente la soberanía popular y se reemplace por cupos garantizados a partidos políticos o congresistas.

5.- Mantenemos nuestra disposición al diálogo con todas las fuerzas políticas, respetando los principios básicos de la democracia. Es por ello que valoramos y apoyamos la fórmula propuesta por los alcaldes de Chile, que representan a todas las fuerzas políticas, para consultar el próximo 7 de diciembre, si quieren o no una nueva constitución y como elaborarla, en los términos del voto facsímil adjunto, cuyos resultados deberían ser vinculantes.

Partido Comunista de Chile
Federación Regionalista Verde Social.
Partido Humanista
Partido Comunes
Partido Progresista de Chile
Partido Convergencia Social
Diputados y Senadores de estos y otros partidos de oposición

Declaración pública de las Juventudes Comunistas

La movilización y la protesta social ha instalado con mucha fuerza la necesidad de transformar nuestro país a través de una Nueva Constitución resuelta democráticamente mediante una Asamblea Constituyente, construida en democracia y capaz de interpretar al conjunto de la ciudadanía.

En las últimas horas, en el parlamento, partidos oficialistas y de oposición han debatido respecto del mecanismo mediante el cual sería resuelta esta nueva constitución. Frente a ello, las juventudes políticas de oposición realizamos el siguiente pronunciamiento que esperamos sea escuchado:

1. Reafirmamos unánimemente nuestra posición de que la Nueva Constitución sea resulta a través de una Asamblea Constituyente, tal como ha sido expresado con mucha fuerza por el conjunto de la ciudadanía en las calles. Creemos que los abusos y la desigualdad que sufre el pueblo de Chile, se resuelven con más democracia, con la apertura de los espacios de participación y deliberación popular sobre el nuevo Chile que esperamos construir.

2. Dado que la derecha y el gobierno no están dispuestos a un acuerdo bajo el mecanismo de Asamblea Constituyente, creemos que el pueblo en su conjunto tiene derecho a decidir y resolver mediante un Plebiscito vinculante el mecanismo para llevar a cabo la Nueva Constitución.

3. Como jóvenes nos ponemos en disposición de colaborar y promover la participación juvenil en la instancia resuelta por alcaldes de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), quienes definieron integrar la pregunta sobre el mecanismo a través del cual resolver la Nueva Constitución en la consulta proyectada para el día 7 de diciembre en casi la totalidad de las comunas del país.

4. Para garantizar lo anterior, solicitamos a Alcaldes y Alcaldesas asegurar la participación de jóvenes desde los 14 años, reconociendo el compromiso demostrado por quienes impulsaron el despertar de Chile, y que pese a la determinación del SERVEL por no incorporar a menores de 20 años en el padrón, pueda establecerse un mecanismo que les incorpore, ya sea una urna adicional u otro mecanismo que garantice este objetivo.

5. Condenamos la violación a los DD.HH. promovida por las decisiones de un gobierno que declaró la guerra a su pueblo, y que insiste en amparar el uso desmedido de la fuerza principalmente contra la juventud. Exigimos el fin de la represión, que no exista impunidad en responsables políticos y materiales, así como también bregamos por verdad, justicia y reparación.

14 de noviembre, 2019.

Estudiantes secundarios piden participación desde los 14 años en plebiscito municipal

Luego que desde la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) informaran que sólo mayores de 20 años podrán participar en la consulta constitucional que realizarán 330 comunas el próximo 7 de diciembre, desde la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES) exigieron que los más jóvenes también fueran considerados en el proceso.

«Así como fuimos impulsores de la movilización contra los abusos, y hemos recibido como respuesta la represión más aguda, queremos ser parte de la consulta del 7 de diciembre para expresar nuestra opción por la Asamblea Constituyente», declaró Valentina Miranda, vocera de la CONES.

Desde la organización estudiantil informaron que están solicitando a los alcaldes, generar un mecanismo que les permita votar desde los 14 años, y agregaron que no entenderían que se excluyera a quienes fueron los impulsores del actual movimiento social.

«Hemos demostrado capacidad reflexiva y sentido de justicia, por cuanto vamos a exigir nuestro derecho a opinar sobre el nuevo Chile que esperamos construir», agregó la dirigente de los secundarios.

Respecto a las últimas negociaciones entre el oficialismo y los partidos que conformaban la Concertación, tendientes a establecer la convención constituyente como mecanismo de cambio constitucional, Valentina Miranda llamó a no levantar acuerdos políticos “entre cuatro paredes”.

«Queremos decirle a quienes borran con el codo los acuerdos que el día anterior escribieron con la mano, que no vamos a tolerar que se negocie a nuestra espalda y se nos prohíba definir el mecanismo que queremos para la nueva constitución», puntualizó la vocera estudiantil.

DEJA UNA RESPUESTA