Padre de Julián Assange: «Mi Hijo es Victima de una Maldad, que Puede Terminar en Tragedia»

0
130

John Shipton, el padre de Julian Assange, ha venido a quedarse. Al menos hasta que su hijo salga libre. El día después de su discurso en la Puerta de Brandenburgo y frente a la Embajada Americana en la vigilia de #Candles4Assange, nos reunimos con Shipton para una conversación más larga.

Parece casi frágil por su gentileza y modestia, además de un fino sentido del humor; inmediatamente se siente una gran determinación y confianza en él, a pesar de todo. No hay duda de a quién se parece Assange.

John ha venido a Europa como embajador de su hijo Julian y está haciendo campaña a favor de la comprensión y el apoyo en toda oportunidad.

– John, es tan bueno tenerte aquí en Berlín, gracias por la entrevista. Ayer asististe a la acción solidaria semanal: #velasparauna fuente, en frente de la Puerta de Brandeburgo, junto a la Embajada Americana y también muy cerca de la Británica. ¿Qué te pareció eso?

«Esta ocasión fue muy especial, sobre todo porque la acción de una vigilia por Julián Assange se hizo frente a la Puerta de Brandenburgo. Fue muy conmovedor y las imágenes viajan por todo el mundo y causan una fuerte impresión en las personas que las apoyan y en las que podrían apoyarlas a futuro».

– Bien, necesitamos muchas imágenes realmente fuertes también para presionar a la Corte y, en realidad, ahora mismo estás haciendo una importante gira por Europa, vienes de Londres, ¿verdad?

«Sí, sí, me he convertido en embajador de Julián y dondequiera que vaya hablo con gente y genero comprensión y apoyo para Julián, uniendo al vasto número de simpatizantes, de modo que podamos presionar a los gobiernos de manera directa, de modo firme y directo, en lugar de que los grupos que hacen un poco por aquí y otro poco por allá, para asegurar que Julián sea liberado de la detención actual en el Reino Unido.

Me gustaría añadir que hubo tres eventos simultáneos más a la vigilia de anoche en la Puerta de Brandenburgo. Hubo uno en Düsseldorf que tuvo éxito, otro en Frankfurt que tuvo el mismo éxito, uno en Colonia, así es que anoche hubo cuatro vigilias por Assange».

– ¿Cuándo hablaste con Julián por última vez?

«Vi a Julián anteayer por la tarde, en el horario de visita de 2:00 a 4:00. Durante las últimas 50 semanas, a Julián se le permitieron dos visitas sociales al mes, de dos horas seguidas. Como pueden imaginar esas visitas son realmente preciosas, ya que el total de tiempo que Julián pasa por día en confinamiento en su celda son 22 horas, un confinamiento solitario. Este es un castigo, castigo por castigo simplemente, para un hombre que no ha cometido ningún crimen, en absoluto».

– Y cómo está aguantando, es decir, cómo lidia con este aislamiento, que ahora es mucho peor, y que viene de hace años….

«Bueno, no lo sé, no sé cómo se las arregla. Es extraordinario que haya realizado campañas tan poderosas para WikiLeaks y, al mismo tiempo, estuviera completamente aislado del contacto humano.

Es extraordinario. Nils Mills, el Relator de la ONU sobre la tortura, visitó a Julián con dos médicos expertos en la prisión de Belmarsh. Acaba de decir que la prisión de Belmarsh es una prisión de máxima seguridad y Julián es un gran prisionero en esa prisión de máxima seguridad. Un hombre que no ha hecho daño a nadie y que no ha ofendido a ningún ser humano, sin dañar físicamente, y que es de naturaleza gentil. Al contrario, tiene una integridad y un intelecto muy fuertes. Esto es crueldad.

Nils Mills dijo que Julián, que muestra todos los aspectos, todos los síntomas de la tortura, psicológica y físicamente, por este incesante aislamiento que está viviendo, sufre la acción de algo que es un poco más que la crueldad, algo que es maldad. Creo que es maldad, y si no tenemos cuidado, se convertirá en tragedia».

– El lado humano está muy claro, pero recordemos para nuestros espectadores y lectores cuál es el significado más allá de la tragedia humana, para cada uno de nosotros, de lo que está pasando con Julián Assange.

«Bueno, para nosotros hay dos aspectos muy claros: uno es la represión de la libertad de asociación, la libertad de expresión y una prensa más o menos libre. La represión de Julián y sus ramificaciones en todo el mundo… los periodistas como Julián han sido acosados en Australia, intimidados en Australia, intimidados en Ecuador, en Brasil, intimidados en Francia.

Así es que, coincidiendo con la salida de Julián de la Embajada ecuatoriana, sacado por siete policías, en todo el mundo se abre la oportunidad de reprimir a los periodistas y la libertad de prensa, la libertad de asociación. Debemos luchar contra esto cada vez que podamos.

Un segundo aspecto es que Julián solicitó asilo, el asilo ampliado de las Naciones Unidas, se le dio asilo y cuando te conviertes en asilado estás cubierto por las convenciones de asilo que el Reino Unido, Alemania, Francia, mi país, otros países han firmado. Así que, como asilado, se le permite viajar sobre la tierra del Reino Unido para tener asilo en Ecuador, pero el Reino Unido se negó.

uego, el grupo de trabajo de las Naciones Unidas sobre la detención arbitraria abordó la determinación de que Julián fue detenido arbitrariamente, que debía ser liberado y que el Reino Unido y Suecia debían pagarle una indemnización. Una vez más, esto fue ignorado. Entonces Julián fue sacado a rastras y arrestado. No es posible arrestar a un asilado.
Dado el asilo bajo las convenciones de las Naciones Unidas, de las que el Reino Unido también es signatario, no es posible arrestar a Julián por romper la fianza. Sin embargo, el Reino Unido siguió adelante y le condenó a una pena de 50 semanas, por un delito menor, en una prisión de máxima seguridad durante 50 semanas, que expiró el 1 de octubre. Así que eso es algo que debemos defender, es un beneficio para todas las naciones y para todos nosotros. La primera es la libertad de prensa, la libertad de asociación y la libertad de expresión. La segunda son las convenciones que todas las naciones firmaron para regular el asilo y a los asilados.

Creo que también es muy importante ser consciente de lo mucho que realmente nos arriesgamos. Quiero decir, él no hizo esto por ningún beneficio personal, lo hizo realmente por nosotros y ahora está en esta situación. Y creo que, a pesar de una campaña de difamación muy amplia contra él, cuenta con mucha simpatía en todo el mundo, pero también tengo la impresión de que la simpatía no es suficiente…».

– Aunque, la simpatía está ahí y es gratificante, pero la necesidad…

«Bueno, empecemos un poco antes. Los regalos que nos hace WikiLeaks y el periodismo de Julián son inmensos, hay muchos ejemplos. Por ejemplo, el Cablegate nos permite ver cómo nuestro mundo geopolítico, cómo nuestra nación cae y se construye dentro del Imperio Americano, nos permite ver quién acepta los sobornos, nos permite ver a los que son sórdidos traidores y, al mismo tiempo, a los que no lo son.

Nos permite, en el caso de los isleños de Chagos, para que acudan a la Corte Internacional de Justicia y hagan justicia, porque fueron sacados de sus hogares: 3.000 isleños de Chagos fueron sacados de sus casas y arrojados en Mauricio, para que Estados Unidos pudiera construir una base de la Fuerza Aérea en Diego García y lanzar desde allí B-52s para bombardear y destruir Irak.

Crímenes de guerra y más crímenes de guerra.

Mostró el vertedero de residuos tóxicos de Trafigura en la costa este de África, destruyendo los medios de subsistencia de las aldeas costeras. Crimen tras crimen. Estos son inmensos regalos para todos los seres humanos, que expusieron los crímenes del gobierno y las corporaciones. Así es que Julián ha dado y WikiLeaks nos ha dado un tremendo regalo a todos nosotros y, al hacerlo, es nuestra obligación asegurarnos de que el procesamiento y la persecución en curso de Julián se detenga ahora».

– Estoy completamente de acuerdo, pero vuelvo a mi pregunta inicial.

«Sí».

– ¿Es suficiente esta expresión de simpatía que vemos en todo el mundo?

«No, debemos perseguir a nuestros gobiernos para que corrijan este error, porque beneficia a esos gobiernos, a nuestra nación y a la gente que está en ella, debemos presionar de todas las maneras posibles a nuestros gobiernos para que asuman su responsabilidad».

– Una pregunta sobre tu gobierno, sobre el gobierno australiano. Creo que has estado en conversación en cierto momento con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Australia y parece que hay una posibilidad de que intenten llevar de vuelta a Julián a casa. ¿Existe una voluntad política seria?

«Logramos que la ministra Julie Bishop, bajo la orientación de Malcolm Turnbull, de Australia, planteara el asunto de Julián a Jeremy Hunt, el Canciller, ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido. Una semana más tarde, el ministro de Asuntos Exteriores australiano planteó el asunto al Secretario de Estado Norteamericano, Pompeo, en California. Pompeo, por supuesto, dijo que no estaba interesado.

Jeremy Hunt estuvo, bueno, ya sabes, esquivando el tema, así que ahora tenemos un gobierno diferente y no conozco la actitud de nuestro gobierno todavía, pero en el Parlamento tenemos un apoyo creciente. Son parlamentarios de todos los partidos que nos apoyan, por lo que en breve podremos obligar a nuestro gobierno a asumir su responsabilidad ante el ciudadano Assange, el ciudadano australiano Assange».

– Aquí en Berlín, durante estos días, ¿qué expectativas tienes del Gobierno alemán o cuentas con el apoyo de los parlamentarios alemanes?

Sí, tenemos algo de apoyo. Es un Parlamento muy grande, más de 700, así que es difícil para nosotros movernos en dos días y hoy es día de fiesta, pero volveremos. Y, una vez más, es en beneficio de Julián y del gobierno alemán, de los medios de comunicación alemanes y del pueblo alemán insistir en que se obedezcan las leyes y convenciones internacionales, porque aporta beneficios y poderes al gobierno alemán y beneficia al pueblo alemán y permite a los medios de comunicación alemanes seguir libremente pistas e historias sin que sean encarcelados, sin que sean cruelmente encerrados, sin ser perseguidos aquí y allá por la policía secreta. Así que es en su beneficio actuar para asegurar que la persecución de Julián termine».

– Tu gira, como dijimos al principio, por Europa… ¿cuánto tiempo te quedarás en Europa?

«Oh, decir que Julián tiene muchos y muchos amigos en Berlín, muchos muchos amigos y que han trabajado estrechamente con Julián en el caos informático del Club. Amigos. Así que me quedo en Europa hasta que Julián y yo, y su familia, podamos venir a Berlín y dar las gracias a los amigos, y a los parlamentarios personalmente, ése es el tiempo que me quedaré en Europa».

– Muy bien. Cualquier cosa que quieras añadir que no hayas tenido la posibilidad de decir…

«Oh, bueno, sólo que juntos ganaremos esto. Tenemos que hacerlo, no hay duda de eso».

Muchas gracias, ha sido realmente un honor poder tenerte acá en Berlín y muchas gracias por esta entrevista

Muchas gracias a tí. Ha sido un gran placer.

Fuente: Pressenza

DEJA UNA RESPUESTA