El 11 de Septiembre y la Tercera Ruta de Allende

0
159

por Luca Cellini (*).

El 4 de septiembre de 1970, en Chile por 39 175 preferencias, el cartel de izquierda de la Unidad Popular se afirmó en las elecciones presidenciales, obteniendo una mayoría relativa.

El socialista Salvador Allende se convierte en el nuevo presidente de la república. Un proyecto ambicioso en mente y entre manos: llevar la revolución al país sin dejar las huellas de la legalidad constitucional.

Es un terremoto político que afecta a América Latina. Se acabó el conteo de los votos: Salvador Allende, médico, socialista, candidato de la Unidad Popular, en su cuarto intento, ganó la mayoría en relación con las elecciones presidenciales chilenas. En ese extraño país, con más de 4 000 kilómetros de largo pero apenas rodeando los 200 de ancho.

Los reflectores a nivel mundial están encendidos y se posan sobre Chile; por primera vez un marxista se convierte en jefe de un gobierno en el hemisferio occidental gracias a una victoria electoral y no detrás de un levantamiento popular armado. Desde Roma y París, capitales en la época del marxismo occidental, cientos de periodistas, analistas políticos y simples militantes llegan a Santiago de Chile, ansiosos por comprender lo que sucederá en este laboratorio socialista con esta fórmula chilena inédita.

La atención se justifica aún más si nos fijamos en las ambiciones de Salvador Allende Gossens. Con 61 años, marxista y miembro de la masonería, hijo de un abogado, está en su cuarto intento en el que se presentó en tantas elecciones, desde el 52 tercamente comprometido a buscar una tercera vía para la implementación del socialismo, una forma democrática pacífica y constitucional, pero no menos radical en sus objetivos.

Una forma que prevé: un cambio en el equilibrio económico existente, una redistribución progresiva de la riqueza, de las clases más ricas a las más pobres, la socialización y el intercambio de los medios de producción, la asignación de la tierra a quienes la trabajan y a quienes la cuidan, no para quienes lo mantienen abandonado como simple propiedad.
Finalmente, promete solemnemente realizar estas transformaciones con respecto a la constitución y la legalidad, sin imposiciones violentas y autoritarias, jurándolo ante la Constitución chilena. Una tercera vía representada por un socialismo libertario.

«Querido Allende, —Ernesto Guevara le escribe en una carta— intenta obtener lo mismo con otros medios» dedicándole una copia de su libro «Guerra de guerrillas». Y el Che tiene razón: Allende también quiere la revolución, una verdadera revolución que tenga en cuenta a todos y cambie las raíces culturales y de pensamiento de toda una sociedad.

Lo que Salvador Allende se está preparando para implementar, así como para Chile, es un laboratorio para una posible tercera forma revolucionaria no violenta que mantenga todos los objetivos de una revolución popular para el pueblo.

No es un asunto trivial y Allende lo sabe hasta el punto de decir que «nuestro experimento no será menos importante que la revolución rusa». Muchos lo creen, y entre ellos, incluso en Washington, creen que se lo toman muy en serio.

A Allende, lo toman tan en serio en la Casa Blanca que solo diez días después de la votación chilena, el 15 de septiembre, se celebra una reunión en la sede del Presidente de los Estados Unidos de América en la cual participan el propio presidente Richard Nixon y el director de la CIA, Richard Helms.

Nixon estaba fuera de sí porque los despachos de Santiago habían dado por segura la afirmación de la derecha. «¡Aun si fuera una posibilidad de diez, pero liberemos a Chile de ese hijo de puta!», señala, según las notas, un fragmento contenido en esa reunión, el documento secretado por mucho tiempo, salió en diciembre de 1998, hecho público por la administración Clinton.

«Vale la pena intentarlo; no estaremos directamente comprometidos; sin contacto con la embajada. Pondremos a disposición diez millones de dólares e incluso más si es necesario; empleo a tiempo completo para nuestros mejores agentes; nuestra estrategia: sofocar la economía chilena; 48 horas para planificar la acción». La administración Clinton ha confirmado repetidamente la autenticidad de las notas. Por lo que se informa aquí.

«El líder —se lee en el memorando— enfatizó que el proyecto debe estar listo para el 18 porque Henry Kissinger en persona quiere tener todos los detalles de la misión de la CIA».

A partir de aquí comienza el golpe de estado militar que tendría lugar tres años después en Chile, el 11 de septiembre de 1973.

La acción de los Estados Unidos en los mil días del gobierno de Allende se vuelve constante, continua, actuando en más frentes internos y externos a Chile.

Tendríamos que preguntarnos ¿por qué, a pesar de que Allende fue elegido democráticamente y quiere hacer grandes cambios dentro de la ley y la Constitución, Estados Unidos quiere removerlo?; ¿por qué en esta ocasión y tal despliegue de fuerzas, hasta el punto de crear todas las condiciones para un Golpe en Chile?

Ante esta pregunta podríamos citar muchas razones, inevitablemente son muchas; pero igualmente obvias, que el aspecto del control económico y hegemónico ha jugado su papel más importante.

A principios de la década de 1960, Europa occidental y América del Norte están en auge económico. En Chile, en cambio, hay pobreza. El 80% de la tierra está en manos del 7% de los propietarios. A mediados de la década de 1960, el presidente demócrata cristiano chileno, Eduardo Frei, hizo el intento de aminorar el control de Estados Unidos sobre el principal recurso chileno: el cobre.

Luego trató de implementar una reforma agraria que, sin embargo, no encontró realización, ya que él ya se había opuesto y se opuso desde el principio.

Allende, por otro lado, había estudiado el tema a fondo durante al menos 20 años. Allende estaba muy preparado, no solo había creado un grupo de trabajo igualmente bien preparado a su alrededor, gracias a su padre y su participación en la masonería, sino que Allende conocía bien el mundo mecanismos y las reglas reales del juego; no aquellas escritas en leyes públicas para la gente, sino otro tipo de reglas, aquellas establecidas en la época en la que se tomaron las decisiones que realmente contaban, las económicas y políticas, donde se establecen los activos y saldos.

Allende es el primer presidente socialista sudamericano elegido, está preparado, tiene un método de trabajo, un proyecto rector muy fuerte y goza del apoyo de un gran grupo de personas igualmente capacitadas. Allende es un tema político formidable para los intereses del Establishment de los Estados Unidos, y debido al equilibrio de la economía de toda América del Sur, siempre consideró a los Estados Unidos el jardín donde uno va y puede tomar todo, todo lo que necesita. Sin mencionar que Allende es el primero en trazar un nuevo camino, en indicar otra ruta viable; de haber tenido éxito en su proyecto, sería un ejemplo y un modelo que muchos otros países podrían seguir: una revolución constitucional y no violenta, difícil de atacar en términos de democracia o legalidad y moralmente muy fuerte en sí misma.

En resumen, una nueva forma que puede representar algo muy peligroso en vista de los equilibrios de la economía entonces muy capitalista.

Y, de hecho, Allende logra implementar de inmediato la Reforma Agraria, dentro de la cual también lleva a cabo una serie de planes de nacionalización, desde los bancos, las minas de cobre, las compañías mineras y excluyendo así a las compañías estadounidenses del sector minero chileno. Es el comienzo de algo que literalmente aterroriza a los Estados Unidos de América y a todas las economías capitalistas; una forma constitucional y legal de devolver los recursos y activos de un país a la posesión popular.

Algo que, si se proyecta en la distancia y es replicado por otros países, puede crear las condiciones para el colapso de la economía capitalista y hacerlo por más sin armas y sin derramamiento de sangre, posicionándose a sí mismo como el ejemplo, una enorme fuerza moral inexpugnable bajo el plan democrático, legal y fuerte de un predominio moral dado por el método mismo con el cual estas transformaciones y cambios puedan obtenerse en una perspectiva de redistribución de poderes, bienes y recursos.

En menos de un año, gracias a los fuertes estímulos económicos, el producto interno bruto creció un 8,6%, mientras que el desempleo se redujo a la mitad en solo unos meses y la inflación cayó del 34% al 22%. El consumo crece y, en consecuencia, también las importaciones; pero todo esto finalmente se mantiene gracias a los altos precios que el cobre había obtenido a fines de la década de 1960, por lo que Allende contaba con enormes reservas de efectivo.

El ministro de Trabajo, Pedro Vuskovic, finalmente lleva a cabo una política económica y laboral desarmante pero muy efectiva, que bombea toda la liquidez posible a la economía: la moneda que circula aumenta un 110% en un año, incrementando el gasto público con un +70 %.

El aumento de la demanda interna produce un aumento de la producción y, paralelamente, una fuerte disminución del desempleo. Los chilenos en poco más de un año con el proyecto de Allende y su gobierno se encontraban siendo tan ricos como nunca antes se habían sentido.

El ciclo virtuoso parecía inexpugnable, pero la luna de miel terminó pronto. Tenía un talón de Aquiles: este crecimiento chileno se basa en gran medida en el mercado del cobre y en el mecanismo por el cual el estado chileno ha recuperado los recursos del país.

Paralelamente, mientras que Chile presenció un crecimiento nunca antes visto, la máquina de guerra de Estados Unidos se puso en marcha solo diez días después de la elección de las obras de Allende, en varios frentes:

Las represalias de Estados Unidos contra Chile se implementaron de inmediato: Estados Unidos desvió una parte sustancial de sus inversiones para reducir el precio del cobre, también puso freno a todos los países latinoamericanos que podrían imitar a Chile, y a todos los países latinoamericanos de los cuales tiene control directo o sobre los cuales ejerce una fuerte influencia les imponen no tener intercambios económicos ni comerciales con Chile.

Las consecuencias después de 18 meses de este trabajo de boicot por parte de Estados Unidos son enormes: después del colapso de los precios del cobre, Chile ya no obtiene préstamos. La inflación da un giro en unos meses y pronto alcanza el 400%.

El ciclo virtuoso creado por el Gobierno Allende en la práctica se rompe y en poco más de un año los Estados Unidos crea un vacío a su alrededor, Chile así se convierte en un país aislado.

Todos los diversos beneficios que se obtuvieron se desvanecen, y como sabemos, una vez que las personas se acostumbran a cierto nivel de vida, se vuelve difícil cambiar abruptamente. De hecho, fueron las personas más pobres, que con Allende en el primer año estaban comenzando a respirar, quienes en seguida comenzaron a mostrar su descontento a través de huelgas y desórdenes públicos. Famosa es la manifestación de las amas de casa con sartenes.

Además, la situación económica empeora debido al éxodo masivo de la burguesía. Solo en septiembre de 1970, incluso antes del posicionamiento de Allende, 12 000 huyeron, y luego otros 17 000. En los mismos días los bancos chilenos pierden 87 millones de dólares. Se puede decir que en el impulso de la transformación también se cometieron errores tácticos desde el punto de vista político. «El mal uso de términos como enemigo de clase, poder total, revolución o expropiación proletaria, contribuyó a despertar reacciones emocionales muy fuertes. En el campo al sur del país se solía decir «los pobres son bienvenidos, los ricos a la mierda».

Por un lado, el colapso de la economía chilena perpetrado por los Estados Unidos, y por otro, el resentimiento de los antiguos terratenientes, la industria y la clase media alta que se sentían defraudados de sus privilegios crearon las condiciones ideales para esos famosos «agentes mejores», citado por Nixon en su primer encuentro sobre la cuestión de Chile. La condición comenzaba a ser ideal para soplar nuevamente en el fuego del descontento y, por lo tanto, socavar las bases sociales desde adentro.

Los antiguos propietarios se dividieron entre los que «tuvieron» y los que en aquel momento «tenían». Los primeros fueron aquellos que ya habían perdido la tierra y meditaron la venganza; el segundo, quienes temieron perderla y así liquidaron la sembrada, vendieron el ganado y se armaron.

¡Ay, cuándo esta ira se una a la de los industriales, los de la pequeña burguesía junto con las franjas ultracatólicas y ultraconservadoras!

Los Estados llevaron a cabo el trabajo de crear las condiciones ideales para el colapso de la economía chilena. Así mismo, es cierto que gracias al plan de Nixon implementado por Kissinger en persona, también se trabajó para socavar las condiciones de estabilidad de Chile desde el interno, se procedió a obtener armas, a instruir a las franjas de la derecha para cometer una serie continua de ataques, a alimentar la ira de los terratenientes y a corromper al ejército de Chile desde adentro, pero también era cierto que se cometieron errores no intencionados.

La reforma, por ejemplo, debería haber afectado solo a las grandes empresas del país, pero bajo la presión de los propios trabajadores, unas 200 empresas medianas y pequeñas fueron absorbidas por la esfera pública, creando una especie de pánico en el emprendimiento privado, con muy pocas ventajas, entre otras cosas, para el bolsillo público.

De hecho, para finales de 1972, el gobierno se haría con el poder de 318 empresas de todo tipo, incluidas fábricas de helados y botones que nadie, una vez expulsados ​​los antiguos empresarios, sabía cómo dirigir.

En 1972 comenzó la ofensiva subversiva y violenta de la derecha, apoyada por los antiguos terratenientes, por los industriales, por la clase media alta-media y con los mejores agentes de la CIA detrás para proporcionar apoyo logístico, armas y estrategias.

La ofensiva se basó principalmente en una serie de ataques de varios tipos destinados a crear condiciones de inestabilidad y miedo. (Algo que ya se había visto también en Italia con las famosas masacres negras que se prolongaron hasta los años 80, y que luego se vio también en Argentina con el golpe militar de 1976).

Dentro del ambiente que se había creado, en un intento de proteger al gobierno, Allende decide el ingreso de los militares al mismo en noviembre de 1972. Gracias a la movilización popular, falla un intento de subversión ejecutado con la paro patronal y organizado por la derecha. Luego, Allende inicia una reorganización del gobierno y confía el Ministerio del Interior al comandante en jefe del ejército Carlos Prats. La inclusión de personal militar en el poder ejecutivo se considera solo como una medida temporal.

El discurso de Allende al Consejo de las Naciones Unidas en 1972 fue realmente significativo, donde frente a los delegados denunció abiertamente la intrusión forzada de las «corporaciones» (bancarias y comerciales), las que ahora se llaman multinacionales y potentados bancarios; al escucharlo ahora, además de temblar, se pueden entender muchas cosas.

En junio de 1973, el coronel Roberto Souper (apoyado por la derecha Patria y Libertad) rodea a su regimiento La Moneda con la intención de deponer al gobierno de Allende, mientras que otros departamentos golpistas ocupan el ministerio de defensa. El intento fracasa debido a la intervención del general Carlos Prats, leal a Allende. Los soldados en el interior están divididos: parte del aparato todavía apoya al gobierno oficial; la otra parte del ejército son partidarios de Pinochet.

Gracias a una ley («Ley de Armas» aprobada por la oposición en octubre de 1972 y que Allende no pudo bloquear) se desencadenaron búsquedas masivas por parte del ejército para encontrar armas mantenidas en fábricas por trabajadores, en vecindarios de clase trabajadora y en organizaciones de izquierda, que intentaban prepararse para el anunciado golpe de estado.

En julio de 1973, asesinan a Arturo Araya, alto rango de la Marina, leal ayudante de campo de Allende.

Y al mismo tiempo se produce una nueva ola de acciones terroristas de extrema derecha.

En agosto de 1973 se convocó una marcha popular para apoyar al gobierno, «la marcha de Santiago». Un millón de personas vieron el estado de emergencia absoluta que se creó en el país pidiendo a Allende que cierre temporalmente el parlamento, declare el estado de emergencia, y dé poder a la voz del pueblo, para que puedan defender al propio gobierno. El presidente Allende pidió a sus seguidores que permanezcan dentro de lo legal y anunció que quiere convocar un referéndum consultivo sobre su permanencia en el gobierno para septiembre.

En agosto de 1973 emerge una crisis constitucional, la Corte Suprema y el Parlamento, tras una moción del partido nacional y del partido demócrata cristiano, acusan a algunos de los actos aprobados por el gobierno de Allende para hacer frente a la emergencia democrática en curso.

A finales de agosto, el general Prats se vio obligado a renunciar como jefe del ejército y ministro de defensa, solicitó la renuncia y obtuvo por derecho parlamentario tras el accidente automovilístico con Alejandrina Cox, un incidente en el que el general Prats había amenazado con el conductor del coche un arma, convencido de que era un ataque.

A la renuncia de Prats, el comandante en jefe del ejército y el ministro de defensa fue reemplazado por el general Augusto Pinochet Ugarte.

En septiembre de 1973, las condiciones estaban maduras para implementar un golpe de estado y así remover permanentemente a Allende y a su gobierno de la escena.

El 11 de septiembre de 1973, luego de 3 años de asedio externo e interno, la democracia chilena fue finalmente doblada por la fuerza y ​​el poder militar. Con todas las formas democráticas interrumpidas, el sueño de Allende de un camino hacia la tercera vía, de un socialismo dentro de los principios de la Constitución estaba definitivamente roto por el reaccionario y corrupto ejército de la CIA, dirigido por el general Augusto Pinochet Ugarte y subordinado a los políticos extranjeros de Estados Unidos.

En Santiago de Chile, en la mañana del 11 de septiembre, Pinochet bombardea el Palacio de la Moneda a pedido de la CIA y Nixon, una acción fuertemente apoyada por el propio Kissinger.

El golpe de estado chileno se convierte en una advertencia inquietante para los Estados Unidos a todos los países donde el socialismo implementado por la Constitución estaba tomando forma, incluida Italia.

Las palabras del secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, son significativas:

«No veo por qué debemos permanecer inactivos y ver cómo un país se vuelve socialista debido a la irresponsabilidad de su gente. El tema es demasiado importante para que los votantes chilenos puedan decidir por sí mismos».

Famoso es el conmovedor discurso de Allende a Chile y a los chilenos, con una radio militar encerrada dentro del Palacio, con la intención de defenderse hasta el final y abrazando el fusil que Fidel Castro le dio.

Fusil que había tenido varias mistificaciones porque en la perspectiva del revisionismo, hubieron historiadores que argumentaron que el presidente Allende no lo usó para quitarse la vida con el fin de no caer en manos de los militares, sino que fueron los soldados de Pinochet quienes mataron al presidente chileno con su propia ametralladora. Lo que es seguro es que los militares, una vez que Allende murió, despectivamente, empapelaron su estudio con revistas pornográficas para ocultar también el recuerdo.

El resto es una crónica conocida: meses que luego se convierten en años de violencia ciega, de control militar general, de tortura, de campamentos, de desapariciones, de asesinatos. Más de cien mil muertos, 30 mil torturados, 200 mil exiliados, relata Chile bajo la dictadura militar.

Italia en esos años salvó a 750 chilenos. Inmediatamente después del golpe de estado de Pinochet, durante más de un año nuestra embajada se convirtió en el refugio de 750 exiliados, que luego fueron recibidos en nuestro estado.

El dictador Pinochet, con el ejército, permanece en el poder durante 17 años. El 10 de diciembre de 2006, Pinochet muere sin castigo por los horrores cometidos al pueblo chileno. Fallece el día dedicado a los derechos humanos, irónicamente.

En Chile, desafortunadamente, los años de la dictadura bajo Pinochet han sido parcialmente eliminados. Poco se enseña en la escuela, lo que denota una peligrosa ausencia de memoria en las nuevas generaciones.

Sin embargo, Allende, aunque derrotado por la fuerza militar, el boicot del gobierno de EE. UU. y la CIA, a lo largo de los años se ha convertido en un ícono para todo el mundo y para muchos intelectuales simpatizantes de más partidos políticos.

Su voz y su mensaje aún resuenan hoy.

Resuenan en voz alta porque Allende habría trazado una posible vía de gobierno a seguir, y al mismo tiempo, habría anunciado en ese momento, el principal obstáculo que esta posible ruta encontraría: la fuerte intrusión en los estados, en las constituciones y en las políticas de los gobiernos de las corporaciones económicas y bancarias y sus intereses y privilegios, para ser defendidos incluso con el uso de la fuerza, el engaño, la violencia en todas sus formas, llegando incluso a la subversión del equilibrio social y al poder de imponerse por encima de todas las cosas, personas, pueblos, estados, sus constituciones, democracia, y aparentemente, como parece demostrar las catástrofes ambientales y los eventos de estos últimos meses, incluso por encima de la salud y la vida de todo el planeta.

(*) Activista del Partido Humanista, voluntario de la Asociación de Objetores de Conciencia y activista de Greenpeace.

Fuente: Pressenza
Foto de LepetitMorty

DEJA UNA RESPUESTA