Informe Especial: Gobierno de Venezuela Desbarató Nuevo Golpe de Estado

0
347

El vicepresidente sectorial para Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, denunció planes golpistas que pretendían generar una masacre y un desencadenamiento de violencia.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, informó este miércoles de que el Gobierno desarticuló un nuevo golpe de Estado por parte de la oposición que había sido organizado para los pasados días 23 y 24 de junio.

Rodríguez presentó pruebas del nuevo intento de golpe de Estado, que según ha afirmado, pretendía matar a Nicolás Maduro, a su esposa Cilia Flores y al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello.

Rodríguez dijo que como parte de este plan incluía “bombardeos” contra la base militar de La Carlota, ubicada en Caracas, hasta donde iba a ser llevado el militar Raúl Baduel, ex aliado de Hugo Chávez y quien está en prisión en la sede del Sebin (servicios secretos), para ser investido como jefe de Estado.

Baduel fue ministro de Defensa del fallecido Chávez y fue degradado por Maduro en 2018 junto con el general Antonio Rivero, quien según el gobierno vive en República Dominicana y lideraba la conspiración.

“Desde hace más de un año, 14 meses exactamente, se hace seguimiento a estos casos. Sabemos con quién hablan y qué hablan. Tenemos horas de vídeos y reuniones de los varios golpes de Estado que estamos tratando de explicar” manifestó Rodríguez.

Al menos seis de los involucrados están detenidos, agregó Rodríguez.

El ministro denunció que el intento de golpe fue financiado desde el exterior, concretamente por los gobiernos de Iván Duque (Colombia) y Sebastián Piñera (Chile):

“Ellos conocen perfectamente esos golpes de Estado porque invierten dinero en ellos, protegen a los terroristas y buscan la forma de acabar con la democracia venezolana”

Según el ministro, Duque y Piñera estuvieron “financiando y promoviendo distintos planes para producir un golpe de Estado en el país” y agregó que desde República Dominicana, el general de brigada retirado Báez Torrealba, dirigía el presunto “asesinato del presidente Maduro y de 95% de los generales del Ejército nacional. También habló de la incursión de agentes terroristas especiales israelíes, norteamericanos, colombianos.”

“Tenemos las órdenes de operaciones que fueron realizadas por estos grupos terroristas”, expresó Rodríguez. Agregó que estos agentes internacionales se dividían en “tres grupos de combate”, de los cuales uno tenía como objetivo “la captura y el asesinato del presidente Maduro, de Diosdado Cabello, Freddy Bernal, y la toma de Miraflores”, aseguró.

“No son hipótesis, ni especulaciones, son evidencias y testimonios obtenidos a través de una labor de inteligencia de meses que involucran a Juan Guaidó y a Iván Duque en los hechos violentos, lo que nos permitió saber lo que estos terroristas estaban planificando”, dijo Rodríguez.

Indice


Golpes y matanzas en lugar de diálogo en el menú de la oposición y sus patrocinantes

Victoria Korn (*)

El gobierno de Venezuela desmanteló un plan militar previsto para el 23 y 24 de junio y que tenía como finalidad dar un golpe de Estado, que incluía el asesinato del mandatario Nicolás Maduro y liberar al general retirado Raúl Isaías Baduel, detenido desde 2009, para proclamarlo presidente.

El presidente Nicolás Maduro confirmó que se capturó uno por uno a los implicados en el complot desarticulado “gracias a la lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana” y acusó a su par de Colombia, Iván Duque, y al ex mandatario Álvaro Uribe (2002-2010) de ser los responsables de los intentos de asesinato en su contra, lo que Bogotá rechazó horas después.

La denuncia se produjo un día después de que el enviado estadounidense para la crisis venezolana, Elliot Abrams, anunció que el general Manuel Cristopher Figuera, ex jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), se encuentra en territorio estadunidense para hablar sobre el gobierno bolivariano. El plan develado por el gobierno señala una línea de extremismo criminal y asesinatos selectivos.

Jorge Rodríguez, ministro de Información, explicó que el primer teniente Carlos Lozada Saavedra, alias Tío, fue reclutado para asaltar al parque de armas de los batallones Bolívar y Ayala, además de robar 146 fusiles resguardados en el Banco Central, para después tomar la base militar Francisco de Miranda, en La Carlota. Asimismo, mostró un video con la confesión del teniente Lozada en la que éste asegura que el plan de golpe de Estado se ejecutaba con el respaldo de militares israelíes y estadunidenses.

Posteriormente sacarían a Baduel del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y lo llevarían a las instalaciones de Venezolana de Televisión para proclamarlo presidente de la nación. Baduel fue ministro de Defensa del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y fue condenado por corrupción a casi ocho años de prisión; recibió libertad condicional en 2015 y fue encarcelado de nuevo en 2017.

“Estuvimos en todas las reuniones para planificar el golpe de Estado, estuvimos en todas las conferencias”, dijo el ministro de Comunicación, al indicar que hubo infiltrados en el complot, que involucraba a oficiales activos y en retiro y debía ejecutarse entre el domingo y el lunes pasados, y afirmó que Adolfo Baduel Oyoque, hijo del general, reconoció “que había estado conversando con grupos israelíes que participarían en medio del intento de golpe de estado para asesinar a miembros del Gobierno venezolano”.

El plan era asesinar a Maduro, a su esposa Cilia Flores y al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Además, se pretendía secuestrar al comisario Freddy Bernal, al director del servicio de inteligencia Sebin, Gustavo González López, y al ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, además de “prestar seguridad a Lander”, otra agrupación que actuaría en este plan y cuyo nombre usa el presidente de la Asamblea Nacional (en desacato), Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente encargado el pasado 30 de abril.

Destacó que Lander tenía la función de detener a Reverol, tomar la Dirección General de Contrainteligencia Militar y tumbar a Guaidó para que posteriormente Baduel se proclamara jefe del movimiento opositor en Venezuela. Afirmó que este intento de golpe de Estado y el del pasado 30 de abril, que encabezó Guaidó, involucran a los gobiernos de Panamá, Chile, Colombia y EEUU, estos últimos tres como promotores y financistas. Si el plan fracasaba, las naciones trasladarían a Baduel a Colombia.

Rodríguez explicó que detrás de este plan estaba el general retirado Eduardo José Baez Torrealba, quien se encuentra refugiado en República Dominicana, por lo que solicitará su captura a la Interpol.

“Este grupo de militares retirados y policías jubilados financiados por el gobierno de Colombia y desde EEUU hablaban de una matanza. Ellos hablaban de matar 60 militantes de los colectivos y poner bombas para destruir servicios públicos”, añadió Maduro. “Son asaltantes del poder, asesinos que quieren llegar al poder sobre la base de un baño de sangre, de un magnicidio”, añadió.

Por su parte, el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, advirtió que desde Colombia se está ejecutando una agresión constante contra Venezuela. “El mundo, los organismos multilaterales, los gobiernos del mundo no pueden estar a ciegos; deben estar viendo la agresión permanente desde Colombia, su gobierno alfil del imperio norteamericano”, expresó durante un acto de condecoración a los oficiales que cumplen 30 años de servicios.

Mientras, el presidente de la Asamblea Nacional (AN, en desacato), Juan Guaidó, desestimó las nuevas acusaciones que hizo en su contra, sobre su participación en otro presunto plan de golpe de Estado. Señaló que la administración de Maduro busca “distraer” justo el mismo día que comienza la Asamblea de la OEA en Medellín, y cuando detienen un avión en Dominicana con tres ciudadanos venezolanos que iban a Venezuela con un millón 378 mil dólares en efectivo. ¿Narcotráfico o financiamiento de la oposición? ¿O ambas cosas?

Una agenda trasgresora

Las denuncias evidencian el mantenimiento de una agenda trasgresora por parte de los sectores radicales de la oposición, que insiste en medios violentos como mecanismo de toma del poder, que no descarta ninguna acción, tanto legal o por operaciones encubiertas, que pareciera contradictoria ante un escenario de negociación y diálogo, adelantado con la anuencia y apoyo del gobierno de Noruega y el Vaticano.

Todo esto –intentos violentos y negociación- deben verse en el contexto de guerra híbrida, multidimensional y compleja, donde mientras el gobierno se sienta a dialogar en Oslo y accede a la visita de la Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Michelle Bachelet), sectores importantes de la oposición planean asesinatos políticos destinados a colapsar el sistema político.

La meta de esos sectores parece ser mantener la turbulencia social, con la afectación de los servicios públicos (agua, luz, transporte, gasolina) buscando derivar en un estado de situación que justifique una ola de violencia ilimitada. Paralelamente el esfuerzo opositor es penetrar y fracturar las estructuras castrenses (alentando deserciones y traiciones) para debilitar la contención de la violencia inducida que justifique un gobierno paralelo, al estilo libio.

La oposición radical ha contado con el apoyo y financiamiento no solo de Estados Unidos, sino también de Colombia, Chile, Panamá y Perú. Los escándalos de corrupción en filas del autoproclamado Juan Guaidó, dejaron en claro que millones de dólares aportados para la “ayuda humanitaria” por gobiernos y particulares, ha ido a parar a la cuentas privadas de supuestos dirigentes, afines a los planes de Washington y Juan Guaidó.

Este jueves, el ultraderechista expresidente colombiano Álvaro Uribe (mentor del actual mandatario Iván Duque) señaló que Venezuela necesita una “salida de fuerza” y no diálogo y dijo que incitar un levantamiento militar contra el gobierno chavista “no es provocar un golpe de Estado, es provocar un restablecimiento de la democracia”. Amén.

(*) Periodista venezolana.

Fuente: Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico

Indice


Gobierno de Venezuela devela más evidencias del golpe de Estado frustrado de la oposición

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura de Venezuela, Jorge Rodríguez, mostró este jueves nuevas evidencias del plan terrorista y homicida de la oposición para dar fin al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Tenemos más de 59 horas de videos de más de las siete reuniones de los terroristas. El ministro colocó videos de una serie de testimonios sacados de investigación realizada por los cuerpos de inteligencia del país. Expresó que en esta pruebas el Gobierno “no mostró tendencias sobre una investigación, ni las opiniones, sino los testimonios que involucran a Juan Guaidó y a Iván Duque”.

Indicó que estas acciones muestran los profundos quiebres que existen en el seno de la oposición, “Ellos pueden seguirse matando entre ellos, pero lo que es peligroso es que cuando se manda a matar al presidente Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello, Maikel Moreno, estamos hablando de una masacre y de un desencadenamiento extremo de la violencia”.

Rodríguez aseveró que Venezuela está en presencia de dos golpes de Estado, uno para imponer al autoproclamado (Juan Guaidó), y otro para liberar “al corrupto de Raúl Baduel para imponerlo como presidente de venezuela”.

El funcionario venezolano indicó que en medio de estos ataque planteados hay personas israelíes implicadas. Mostró un video donde delincuentes que señalan que tienen a sus objetivos (el presidente Maduro, su esposa y sus hijos) las 24 horas vigilados.

Recordó que este jueves se presentaron pruebas de un grupo de policías que habían sido reclutados para estos efectos, y que tienen nexos con el narcotráfico colombiano. La función en esta parte del plan homicida, “consistía en robar unas tanquetas de la base La Carlota y traerlas junto a francotiradores para asesinar a cualquiera del pueblo que descendiera desde la avenida Sucre de Caracas”.

No es una hipótesis lo que estamos mostrando, proyectamos videos donde algunos antisociales dicen que van a asesinar de un solo golpe a más de 50 caraqueños. “La misión era el asesinato de caraqueños en el sector 23 de enero y en la avenida Sucre de Caracas. El signo de la derecha venezolana es el odio entre ellos”, remarcó.

También dijo que la consecuencia para la mayoría de los involucrados de este golpe homicida fue la captura, y que se encuentran en busca de algunos que aún continúan escondiéndose de la justicia.

Para finalizar Rodríguez expresó que seguirán presentado pruebas de estos hechos al país, y pidió a la ciudadanía que si sabe de algunos de los implicados en estos hechos, que llame a las autoridades.

Fuente: Telesur

Indice


Nuevo intento de golpe contra presidente Maduro

por Geraldina Colotti

Prender fuego a todo y mostrar al mundo el cuerpo de Maduro y de Cabello como trofeos. Este era el plan puesto en marcha por la oposición golpista venezolana para derribar al gobierno bolivariano y desencadenar una guerra civil. La rueda de prensa del Ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, no deja lugar a dudas. Muestra claramente la cadena de complicidad internacional que impulsa los intentos desestabilizadores, y que los halcones del Pentágono y los gobiernos vasallos como el de Duque en Colombia anuncian casi cada día.

Deberíamos traducir los videos, los discursos, las confesiones, la evidencia incontrovertible, en todos los idiomas de los países cuyos gobiernos apoyan al autoproclamado Juan Guaidó y que les gustaría ver esta camarilla de ratones voraces mandando en Venezuela. Los diversos organismos de “derechos humanos” que consideran a estos asesinos como “presos de opinión” o “demócratas que luchan contra la dictadura” deberían ser obligados a escuchar sus intenciones de sus vivas voces, recogidas y grabadas por aquellos patriotas que han puesto sus vidas en peligro por hacerlo. Mostrar al mundo de qué están hechos estos campeones de la democracia burguesa.

En los videos mostrados por Rodríguez con la calma y precisión usuales, se los escucha planear masacres como si estuvieran pescando. Planean matar al “95% de los generales”, organizan los asesinatos selectivos de líderes de organizaciones sociales, de médicos, deportistas e intelectuales cubanos que está en Venezuela. Los asesinos destinados a sacar a Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, son israelíes y provienen de Colombia, que tiene una experiencia sangrienta que vender en el sector. Los otros francotiradores se encuentran en el interior del país, en las zonas grises de policías, soldados y servicios secretos retirados que son enemigos del proyecto humanista bolivariano, que se centra en la paz con justicia social y no en la resolución militar de conflictos sociales e internacionales.

Los videos muestran el choque de todos contra todos que existe dentro de estos grupos golpistas y que confirman lo que fue filtrado por la conversación de John Bolton, según el cual habría unos 40 aspirantes a la presidencia venezolana, una vez que derrocarán a Maduro. Aquí vemos a al menos tres de ellos actuando: el autoproclamado Guaidó, el ex general Baduel aún en prisión y el habitual Leopoldo López. Todos decidieron fabricar sus zapatos para perseguir un único objetivo: conseguir el botín o sea los inmensos recursos de Venezuela.

Grandes jactanciosos, pero que disfrutan de la complicidad en los niveles más altos. En un momento dado, uno de los principales conspiradores, Eduardo José Báez Torrealba, asegura que cuenta con apoyo dentro de la ONU, sostiene que después del planeado y espectacular asesinato de Maduro, habrá un gran respaldo internacional: desde los EE. UU., por supuesto, y desde el Grupo de Lima, y por el “Instituto IDEA, donde 37 presidentes -dice- justificarán nuestra acción”.

Sin embargo, Torrealba también menciona al Nuncio Apostólico. Y Jorge Rodríguez pregunta: “¿Sabe el Nuncio Apostólico que Torrealba lo cita de esta manera? ¿Qué dicen las embajadas de República Dominicana, Panamá y Colombia desde donde se estarían actuando estos planes? ¿Y qué esperan estos asesinos, esperan que el Secretario General de la ONU los aplauda?

¿Conoce Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos? ¿Lo sabe el gobierno italiano? El impresentable secretario general de la OEA, Luis Almagro, seguro que lo sabe, dado que los golpistas les está apoyando directamente: como lo está haciendo ahora en una reunión especial de la OEA en Medellín, donde sigue acusando a Maduro de violar los derechos humanos…

Los videos muestran claramente la razón de las deserciones, el cobarde escape a Washington o en las embajadas española y latinoamericanas de estos “héroes” con una billetera hinchada y un alma siniestra: dinero, ríos de dólares pagados por la audaz fuga del ex comisario Simonovis, bajo casa por cárcel debido a “9 enfermedades crónicas”, o el ex jefe del Sebin Cristopher Figuera, ahorita lacayo de los Estados Unidos. Traidores, dedicados al dinero y no a la bandera.

Si no han tenido éxito hasta ahora, es gracias a los “anticuerpos” que existen en la revolución bolivariana. Jorge Rodríguez citó algunos, que se derivan de la conciencia del pueblo bolivariano: la lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y la alta capacidad de investigación e inteligencia popular, que permitió frustrar este nuevo intento de golpe de Estado, controlando los movimientos de conspiradores desde adentro, y durante meses.

La fuerza de los ideales contra la intriga, la fuerza de la revolución contra la del capital.

Fuente: Alainet

Indice

Mercenarios israelíes tendrían la encomienda de asesinar a Maduro

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, denunció en conferencia de prensa que en el plan del golpe fallido del pasado 30 de abril estuvo involucrado el Mayor General en retiro Cliver Alcalá Cordones para dirigir la operación y coordinar acciones para traer a mercenarios israelíes -apoyados por Estados Unidos- que se encargarían de asesinar al presidente Nicolás Maduro y a su esposa Cilia Flores, así como al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello.

Indice

DEJA UNA RESPUESTA