Ministro del Trabajo Reveló la Papa de la Reforma Laboral: Al que Madruga, Dios le Paga

0
759

por Francisco Herreros.

En un arranque de sinceridad, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, reveló la esencia de la papa misma de la “reforma” laboral del gobierno: el asunto consiste en que el trabajador entre al trabajo a las 07:30 hrs.

Así se ahorrará la hora del taco, llegará al trabajo en veinte minutos y por tanto, regresará al hogar una hora y media antes, por la tarde.

Y no es chiste.

Sucede que este gobierno empresarial está tan desesperado por terminar de liquidar el derecho laboral, entre los cuales está la jornada de trabajo, que un ministro de Estado se permite decir estupideces de semejante envergadura, sin arrugarse ni sonrojarse.

Incapaz de sostener más de una idea a la vez, en entrevista con radio La Clave, se obsesionó contra la rigidez de la jornada:

“El proyecto es mucho más que la jornada de 180 horas, pero lo que ahora existe es una sola jornada de trabajo, rígida. Y no puedes hacer distribución de horas. Hoy hay muchas áreas donde los trabajadores trabajarían una hora más cada día y podrían descansar viernes, sábado y domingo; por qué no generar esa opción”.

El ministro del Trabajo no propone nada que no sea generalizar el turno 4×3, donde se trabaja las mismas 180 horas mensuales, divididas en cuatro jornadas de trabajo y tres de descanso, donde la jornada del trabajo se extiende hasta doce horas, lo cual está permitida por la actual legislación, por lo demás.

Agregó que la iniciativa, que ingresará esta semana al Senado, permitirá flexibilizar la propia jornada, partiendo por la hora de entrada:

“Por ejemplo, si usted le exige a todos los trabajadores llegar a las 9 de la mañana a la pega, eso va a implicar que la mayoría de ellos van a tener que levantarse a las 6 de la mañana, y una hora y media de taco o de locomoción colectiva. Si ese trabajador en vez de las 9 de la mañana llega a las 7.30, se va a demorar 20 minutos a la pega y va a llegar a su casa por lo menos una hora y media antes, porque no se va a ir a la hora del taco”.

Maravilloso…pero no por mucho madrugar amanece más temprano.

Es como el chiste de don Otto, que vende el sofá donde sorprendió a su mujer poniéndole los cuernos.

Eso le pasará a él, y a los de su clase, con las autopistas de alta velocidad que bajan de Chicureo, Chamisero o La Dehesa, pero ciertamente no es la realidad un trabajador que vive en La Pintana.

Es tal su obcecación con la rigidez de la jornada de trabajo, que incluso le atribuye la totalidad de la baja productividad del trabajo, en la república neoliberal:

“La verdadera razón de la baja productividad es por estas jornadas. El trabajador no tiene ningún incentivo a concentrarse y trabajar firme en la mañana, porque si la tarde la tiene libre igual tiene que quedarse calentando el asiento hasta las 7”.

El hecho que el ministro del Trabajo de un país que tiene los mayores índices de trabajo en horas extras, porque no al trabajador no le alcanza con el sueldo, diga algo semejante, no sólo es una barbaridad, sino un insulto a la inteligencia.

El objetivo de flexibilizar la jornada de trabajo y deslocalizar al trabajador, también estará en el proyecto del gobierno, según se infiere de los dichos del ministro en la citada entrevista, a propósito de supuestas críticas de la CUT al proyecto de teletrabajo:

“La CUT se opuso al teletrabajo. En qué mundo estamos, por qué un trabajador no puede pactar con su empleador trabajar el viernes desde la casa. Dónde está la precariedad, decir que todo lo moderno es precario es una cosa ideológica que le hace un daño enorme a los trabajadores”.

Primero, el ministro miente con descaro.

Ante el vago anuncio de que el proyecto de “reforma” laboral del gobierno incluye regular -es decir, incorporar- el trabajo a distancia, más conocido como teletrabajo, el Secretario General de la CUT, Nolberto Díaz, se limitó a expresar dudas y prevenciones acerca de la invariable tendencia a la letra chica, en la técnica legislativa de este gobierno empresarial:

“Así como pasó con el estatuto laboral joven, hoy día con el teletrabajo la CUT se encuentra con un proyecto que no hemos podido conocer, que vamos a estudiar. Tengo la seria sospecha de que el proyecto es acompañado “de letra chica, esa que retrocede, que hace daño, que rebaja las normas laborales, que le impone a los empleadores menos obligaciones, y que finalmente termina perjudicando a los trabajadores”.

Segundo, el ministro intenta defender lo que llama el “teletrabajo” con el sofisma de la antítesis entre lo moderno y lo arcaico.

Otra falsedad.

Lo que el ministro denomina “teletrabajo”, en la Inglaterra victoriana del capitalismo salvaje, se llamaba trabajo a destajo, o trabajo por obra, por pieza o por labor.

Es aquel contrato en el que la remuneración se pacta con base a la cantidad de unidades, obras o labores que el trabajador realice a una fecha pactada, habitualmente en su hogar.

En la modalidad de trabajo a destajo, el trabajador cobra por lo que produce, independiente del tiempo y el lugar en que lo hace.

Así, mientras el trabajador ordinario cobra según sus condiciones de trabajo normales, entre ellas, su jornada laboral, es decir, cobra por el tiempo que dedicado al trabajo, en el trabajo a destajo no se paga al trabajador por utilizar más o menos horas en realizar el trabajo sino por las unidades que produce, efectivamente, en ese trabajo.

Incluso en la Inglaterra imperial, esa modalidad fue fuertemente resistida por el sector de trabajadores organizados, y rigurosamente supervigilada por la autoridad laboral, porque permite una de las relaciones laborales más desiguales, y de más abierta explotación, donde el trabajador individual no tiene ningún derecho ni protección, ante la omnipotencia absoluta del empleador.

Esa es la “modernidad” a la que nos quieren llevar Piñera, Monkeberg & Cía Ltda.

¡No!, si podemos impedirlo.

Vea la entrevista completa:


Diputada Vallejo: “una locura, una irracionalidad absoluta”

En el marco de la propuesta de Reforma Laboral que propone concentrar las jornadas laborales hasta en 12 horas diarias, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, propuso que los trabajadores ingresen a las 7.30 de la mañana para ahorrarse el tiempo del traslado.

Para la diputada Camila Vallejo, las declaracionesdel ministro evidencian una abismante “falta de apego a la realidad y de entendimiento de las condiciones laborales de nuestros trabajares y trabajadoras”.

La diputada Vallejo, promotora de la iniciativa de reducción de jornada laboral a 40 horas semanales, sosuvo que las declaraciones y propuestas desde el ministerio del Trabajo no tienen relación alguna con las condiciones laborales del Chile de hoy:

“Creo que la ciudadanía le dio una respuesta contundente. Pudimos ver por redes sociales cómo trabajadores y trabajadoras de distintas partes que viven el día a día de una jornada laboral, de tener que ir a dejar a los hijos al colegio para luego trasladarse a distancias muy largas para su lugar de trabajo, le señalaron al ministro que no tiene idea en lo absoluto de lo que es la vida cotidiana de un trabajador o trabajadora del país”.

“Parece que fue una burla. Fue grotesco lo que dijo el ministro, así como saliendo al paso de cómo poder justificar en el fondo la extensión de la jornada diaria que está promoviendo con su reforma laboral”, agregó.

Al contrario de la llamada propuesta de “modernización” de las relaciones laborales del Gobierno, la iniciativa de 40 Horas de la diputada Vallejo ha contado con alta aceptación ciudadana y legislativa.

Incluso se conformó una bancada transversal de apoyo al proyecto que avanza en la reducción de jornada laboral.

“Lo que está proponiendo el Gobierno en materia laboral es volver al siglo XIX, volver a la jornada laboral de 12 horas, que ya había sido superada por el movimiento sindical a nivel mundial, que habían sido superadas por los organismos internacionales. Incluso hoy día las 8 horas aún nos mantienen en el pasado y deberíamos avanzar a jornadas aún más cortas”, añadió.

“Que nos diga que es razonable tener jornadas de 12 horas, sin contar el tiempo de traslado, me parece una locura, una irracionalidad absoluta, de una falta de apego a la realidad y de entendimiento de las condiciones laborales de nuestros trabajares y trabajadoras”, concluyó la diputada Vallejo.

Vox pópuli

La etiqueta #MonckebergPropone ha marcado tendencia desde las desatinadas declaraciones del ministro del Trabajo.

Los usuarios de twitter se dieron un festín proponiendo iniciativas a lo Monckeberg.

No faltan las que son geniales.

DEJA UNA RESPUESTA