Milagro Neoliberal: Aún con Trabajo, 6 de Cada 10 Chilenos No Salen de la Pobreza

0
533

Dos recientes estudios de la Fundación SOL muestran el verdadero rostro del modelo neoliberal, aquel que oculta minuciosamente el sistema mediático: el 54,3% de los trabajadores chilenos recibe un sueldo menor de $350.000 al mes, y que seis de cada diez chilenos, aún teniendo trabajo, no pueden sacar a su familia de la pobreza.

En otras palabras, ambos estudios demuestran lo que ya sabemos: que el trabajo, para la inmensa mayoría de los trabajadores chilenos, no les alcanza para salir de la pobreza.

El estudio “Los Bajos Salarios en Chile”, de la Fundación SOL, elaborado a partir de los datos entregados por la última encuesta de Caracterización Socioeconómica, Casen 2017, revela que el 74,3% de los trabajadores gana menos de $500.000 líquidos al mes, que el 54,3% recibe menos de $350.000 y que solo el sólo el 16,1% gana más de $700.000.

“Los datos son en extremo preocupantes ya que estamos hablando de un país (Chile) en el cual el costo de vida es muy alto. La realidad salarial nos muestra que 6 de cada 10 personas que trabajan jornada completa, no logran obtener un salario que les permita superar la línea de la pobreza para un hogar promedio de cuatro personas ($418.228 a diciembre de 2017)”, señaló Marco Kremerman, investigador de Fundación Sol y uno de los autores del estudio.

“No se puede tolerar una sociedad en la cual las personas que trabajan asalariadamente a tiempo completo estén en situación de pobreza”, agregó.

El análisis también muestra que el ingreso laboral promedio mensual de los chilenos fue de $516.892 líquidos, con una importante diferencia entre hombres ($574.424) y mujeres ($441.691).

Sin embargo, la mediana, es decir, el umbral de ingresos/salarios para el 50% de los trabajadores, es $350.000 líquidos, “lo que equivale a sólo dos tercios del ingreso promedio y da cuenta de que en países como Chile que presentan altos niveles de desigualdad, el promedio no es un valor representativo”, explicó Kremerman.

En el caso de las mujeres, el 70% gana menos de $400.000 líquidos, y la mediana del ingreso de la ocupación principal de las mujeres llega a sólo $300.000 líquidos al mes.

La investigación se basa en la información obtenida de la última CASEN.

El trabajo de campo de la CASEN 2017 se llevó a cabo entre los meses de noviembre de 2017 y febrero de 2018.

Para indagar sobre los salarios se utiliza como variable el llamado ingreso de la ocupación principal (tal como suele suceder en los diferentes estudios de salarios en Chile que se basan en encuestas de hogares).

Los datos salariales que reporta la CASEN se expresan en montos líquidos.

El trabajo descriptivo incluye indagaciones entorno al promedio, la mediana y al percentil 70 (esto es, el umbral máximo de salarios alcanzado por el 70 % de los trabajadores).

Las exploraciones a la base de microdatos de la CASEN 2017 se han hecho usando factores de expansión, como es usual.

El procesamiento de datos se hizo con el programa estadístico Stata.

Descargue el estudio


La pobreza del “modelo” chileno,la insuficiencia de los ingresos del trabajo y pensiones

En Chile, la mitad de los trabajadores gana menos de $350.000 líquidos mensuales y el 50 %de las personas que reciben pensiones contributivas obtienen menos de $170.000 (datos CASEN2017).

En este contexto, la tasa de pobreza monetariao por ingresos es de 8,6 % y las autoridades de turno han centrado sistemáticamente sus análisis en destacar la disminución del indicador de pobreza al realizar la comparación con el instrumento previamente aplicado.

Si la misma encuesta que nos informa sobre pobreza nos advierte los escuálidos resultados en materiade sueldos y pensiones ¿no parece razonableindagar un poco más en las cifras de pobrezay alimentar un debate de fondo en relación al vínculo trabajo-pensiones-pobreza? ¿no seríaesperable que la tasa de pobreza fuera mayor?¿cuáles son los mecanismos que hacen que ellono ocurra? ¿cuánto sería la tasa de pobreza deno operar dichos mecanismos?

Esta investigación identifica la cantidad de personas en situación de pobreza al considerarexclusivamente los ingresos del mundo del trabajo (ingresos laborales y pensiones contributivas).

Se trata de una medición más exigente a la utilizada por el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) y que tiene un trasfondo teórico claro: evaluar la suficiencia de los ingresos del trabajo y de las pensiones para la superaciónde la pobreza.

Si los ingresos del trabajo son bajos y las pensiones son bajas, es esperable que la pobreza “laboral” o aquella calculadacon los ingresos del trabajo y las pensiones sea alta.

La microsimulación basada en CASEN 2017 confirma la hipótesis de que la pobreza en Chile al considerar los ingresos del mundo del trabajo “supera con creces” al indicador oficialmente divulgado.

Para el caso de las mujeres, la pobreza pasa de un 9 % a un 31,7 % mientras que en los hombres, de un 8,2 % a un 26,8 %.

En el total, la pobreza pasa de un 8,6 % a un 29,4 %.

Estos resultados confirman la clara insuficienciaque tienen los ingresos del trabajo y las pensiones en Chile para permitir que las personas superen la pobreza monetaria.

La vinculación entre bajos salarios, bajas pensiones y pobreza es robusta.

Las exploraciones a los microdatos de la CASEN2017 se han hecho usando factores de expansión (como es usual).

El procesamiento de datosse hizo con el programa estadístico Stata.

Descargue el estudio

DEJA UNA RESPUESTA