La Enorme y Valiente Lucha de la Comunidad La Dormida

0
247

Los pobladores de la comunidad La Dormida, Quinta Región Interior, están dando una pelea no tan distinta a la de David contra Goliat.

Al menos ocho manifestantes se tomaron, en la mañana del martes, una de las torres de alta tensión de la línea Cardones Polpaico, mega proyecto de carretera eléctrica de InterChile, que atraviesa los terrenos de la comunidad La Dormida, que se niega a permitir el ingreso de trabajadores a su propiedad.

La manifestación fue provocada por el hecho de que durante los últimos días han ingresado trabajadores para continuar con las obras del proyecto.

Para llevar a cabo la protesta, tres personas escalaron a más de 40 metros de altura, desde donde colgaron un gigantesco lienzo que cita “SEA HACE LA PEGA”.

En tanto, otros cinco comuneros se encadenaron a la base de la torre.

Evelyn Marchant Figueroa, Presidenta de la comunidad La Dormida, señaló:

La situación fue advertida por una de las empresas contratista de InterChile, por lo que rápidamente se hizo presente en el lugar personal de Carabineros. Sin embargo, lejos de calmarse, la situación empeoró y por momento el personal policial incluso fue atacado con piedras que eran lanzadas desde las alturas.

En medio del enfrentamiento, otras ocho personas que se encontraban protestando arrancaron por los cerros, siendo detenida una mujer por alteración del orden público.

Según comentó uno de los dirigentes de la comunidad, Mario Aravena, las siete personas no iban a bajar la protesta hasta que se les cumpliera un petitorio de tres puntos, que incluía el retiro de la presencia policial del sector (que luego retiraron, según mencionó la gobernadora Carolina Corti), que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) los evalúe como una zona de amortiguación de la Reserva de la Biósfera La Campana-Peñuelas y que se hiciera presente en el lugar las ministras de Medio Ambiente y Energía “para que vean en terreno el grave daño que han realizado como Estado”.

“Este es el momento en que vengan a dar la cara a los ciudadanos. Hoy (miércoles) son tres las personas que están en altura y cuatro encadenados, pero mañana pueden ser diez arriba y pasado mañana quizás cuántas”, sostuvo Aravena.

Tras el fracaso de las primeras negociaciones, cerca de las 14 horas arribó al lugar personal del Gope de Carabineros, el que tampoco logró que los comuneros descendieran.

Por lo mismo, ya cerca de las 17.30 horas acudieron la gobernadora Corti, junto a los seremis Gonzalo LeDantec (Energía) y Victoria Gazmuri (Medio Ambiente).

Al respecto, la jefa provincial dijo que “hicimos una propuesta que nos parece interesante, porque lo que más nos interesa hoy es que no exista la posibilidad de poner en riesgo la vida de nadie”.

El petitorio de los habitantes de La Dormida considera:

– que se retire todo el personal de Carabineros de la comunidad,
– que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) acoja a trámite el recurso de invalidación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto,
– que se paralicen las obras hasta el término de la revisión y
– la presencia de la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, en el lugar.

Desde el inicio de las obras, los pobladores de La Dormida han rechazado terminantemente el proyecto, y no han dado su brazo a torcer. Dentro de los perjuicios que denuncia la comunidad se encuentran la tala de bosques nativos, la construcción de torres en parques nacionales y el negativo impacto a la biodiversidad de la zona.

Los pobladores defienden la Biosfera La Campana-Peñuelas, declarada Reserva Mundial por UNESCO.

El megaproyecto Cadones-Polpaico es la tan mentada carretera eléctrica que atraviesa cuatro regiones, Atacama, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana; empalma el Sistema Interconectado Central, SIC, con el Sistema Interconectado del Norte Grande, SING, y da origen al Sistema Eléctrico Nacional.

Precisamente, por la magnitud de lo que está en juego, cabe suponer que la institucionalidad del Estado, en cualquiera de sus tres poderes, se va a inclinar, finalmente, por Cardones-Polpaico.

Pero eso no le quita mérito a la movilización de la comunidad de La Dormida; por el contrario, enaltece su valor, porque en definitiva, desde el punto de vista legal, les asiste la razón; toda vez que el proyecto ha avanzado con la brutalidad de los hechos consumados, impulsado por la prepotencia del extractivismo y la claudicación de la institucionalidad pública.

No es casual que, durante el desarrollo de las obras, han muertos siete trabajadores y han caído dos helicópteros.

Reserva mundial de la biósfera

La Reserva de la Biósfera de La Campana-Peñuelas comprende las 5.960 hectáreas del Parque Nacional La Campana, las 8.597 hectáreas de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, las mil hectáreas del Santuario de la Naturaleza Cerro El Roble.

Se localiza en una de las zonas más importantes del planeta para la conservación de la biodiversidad.

Es fundamental en la protección del mosaico de ecosistemas de Chile mediterráneo, reconocidos a nivel mundial por su alto grado de riqueza y endemismo. Al mismo tiempo, los ecosistemas de Chile central están altamente intervenidos y su biota se encuentra muy amenazada, puesto que coexiste en el territorio con las regiones más pobladas de Chile, la Metropolitana y la de Valparaíso.

La flora de La Campana se compone de alrededor de 430 especies nativas, de las cuales más de la mitad corresponde a especies endémicas de Chile. Por ello el Parque Nacional es considerado como un ícono en la conservación de la diversa biota de Chile Central, que ha sido reconocida a nivel mundial por constituir un ‘Centro de Diversidad de Plantas’ y un hotspot de biodiversidad. Es una de las pocas áreas protegidas de Chile que cuenta con endemismos locales, especies únicas de rango de distribución muy estrecho y de altísima relevancia para la conservación.

El Parque Nacional también constituye un reducto de protección para la fauna típica de Chile central, que paulatinamente ha sido relegada a los sectores más inaccesibles de los cordones cordilleranos costeros y andinos. Ello incluye especies de vertebrados carismáticos como zorros, gatos güiña y colocolo, quiques y roedores (como la vizcacha), así como anfibios y reptiles típicos como Liolaemus nigroviridis campanae. Además de una enorme diversidad de insectos y artrópodos, muchos de ellos endémicos de Chile y de la cordillera de la Costa.

Descargue el documento Reserva de la Biósfera La Campana-Peñuelas, de la Unesco.

Una cicatriz para Chile

El 5 noviembre de 2017, el concejal de Olmué Pablo Altamirano, evió una carta al director de El Mostrador, que a la luz de los hechos de hoy, resultó profética:

“En estos momentos y a solo mil metros de una Reserva Mundial de la Biosfera, gigantescas torres de alta tensión se aprestan a arrasar no solo con uno de los ecosistemas más antiguos y valiosos del país. También, marcaran a fuego la irresponsabilidad de esta Nación con sus compromisos internacionales en materia de preservación, conservación y protección de la Naturaleza.

Mas allá de todos los errores y omisiones que permitieron que el proyecto Cardones Polpaico obtuviera una licencia ambiental para desarrollar su iniciativa, lo que resultara más increíble para los chilenos y para la Humanidad toda, es que se haya permitido la instalación de torres de cerca de 70 metros de altura para la transmisión industrial de energía, en un territorio consagrado, tanto por la legislación internacional y la nacional como “zonas especialmente designadas con objeto de probar enfoques interdisciplinarios para comprender y gestionar los cambios e interacciones de los sistemas sociales y ecológicos, incluidas la prevención de conflictos y la gestión de la biodiversidad”.

Cabe recordar que ya en el año 1985 -y a expresa solicitud del Estado de Chile- UNESCO declaró como Reserva Mundial de la Biosfera a aquellos territorios compuestos por el Parque Nacional La Campana y la Reserva Nacional Lago Peñuelas. Luego, en el año 2008, el país propicio la ampliación de la Reserva, constituyendo un Comité y un Plan de Gestión para ella, el que fue aprobado por todas las organizaciones públicas y privadas con competencia en la materia. Respecto de esta solicitud UNESCO accedió a la propuesta presentada por nuestra República ampliando el territorio de este objeto de protección.

En lo concreto, el proyecto Cardones Polpaico invadirá y, dado la envergadura de los impactos ambientales que generará, destrozará no solo la parte más externa de la Reserva de la Biosfera de la Campana y Peñuelas.

Increíble y vergonzosamente, se internará en la denominada zona de amortiguación de la misma, espacio geográfico concebido como un “tampón” para amparar y proteger, en este caso, el Parque Nacional de la Campana. Al respecto, y por expresa disposición de derecho interno e internacional, en dichos territorios solo se pueden permitir “actividades compatibles con prácticas ecológicas acertadas que pueden contribuir a la investigación, el seguimiento, la capacitación y la educación científica”.

La inconcebible resolución del Servicio de Evaluación Ambiental, que permite este verdadero desastre ecológico, ha generado profunda y absoluta conmoción en nuestra comunidad la que mira, con espanto, como el Estado de Chile hace caso omiso de uno de sus compromisos más valiosos ante toda la Humanidad, cual es preservar de actividades industriales masivas y contaminante, aquellas zonas que el mismo postuló como Reserva de la Biosfera.

Los ciudadanos de Olmue y particularmente las comunidades agrícolas y ganaderas que pueblan y protegen una Reserva de la Biosfera -que será destruida en aras de un supuesto progreso que sabemos que solo beneficiará a unos pocos- enfrentamos una batalla desigual e injusta en contra de un proyecto que transformara toda nuestra forma de vida y el particular ecosistema que la hace posible; que fue aceptado a pesar de emplazarse en la delicada zona de amortiguación de una Reserva Mundial de la Biosfera; que fue evaluado sin considerar impactos capitales sobre el paisaje, el turismo y el valor ambiental del territorio en que pretende emplazarse y que, por si fuera poco, plantea medidas de compensación irrisorias e inútiles.

Luchamos por nuestro derecho a vivir y a existir y pedimos, humildemente, a todos y todas las ciudadanas de buena voluntad y, en especial a quienes detentan la autoridad y puedan revertir este ecocidio, a que levanten su voz y hagan cumplir la ley y los compromisos internacionales en materia ambiental que el país ha adquirido y del que tanta ostentación se ha hecho últimamente.

Aún es tiempo y esperamos que las acciones interpuestas, administrativas y judiciales, en defensa de este hermoso y único rincón del planeta, rindan el fruto esperado y que el director del Servicio de Evaluación Ambiental acoja el reclamo presentado por quienes vivimos en Olmue; deteniendo inmediatamente las obras de Cardones-Polpaico y, en definitiva, declarando nulos los permisos con que cuenta Interchile que le permiten, sin justificación, racionalidad o derecho alguno, destruir una Reserva Mundial de la Biosfera.

Pablo Altamirano Lizana
Concejal de la comuna de Olmué

Comunicado

La comunidad movilizada de La Dormida, difundió el siguiente comunicado:

“Hoy martes 2 de abril del 2019, luego de muchas otras instancias para lograr ser escuchados, lxs comunerxs han recurrido a la toma de una de las torres de alta tensión del Proyecto carretera eléctrica Cardones Polpaico; ya que InterChile continúa avanzando irregularmente en este proyecto.

Esta empresa ha ingresando a predios privados sin autorización donde –entre otras nefastas acciones- intervino el relave abandonado de la mina La Ramayana; acción por la cual, las aguas utilizadas por los comuneros están contaminadas y estos tóxicos podrían llegar hasta el Embalse Los Aromos que abastece de agua potable a varias comunas de la región.

Además, realiza faenas sin contar con normas de seguridad básica ni servicios mínimos para sus trabajadores, perdiéndose a la fecha siete vidas humanas.

Lxs comunerxs se encuentran sobre una torre en la cumbre de la cuesta La Dormida, límite entre Olmué y Til Til, a 40metros de altura. Son apoyadxs por otrxs que se han encadenado a la base de esta misma torre, protegiéndolos del paso de carabineros.

Se exige que el SEA(Servicio de evaluación ambiental) PARE LA OBRA, sólo así los comuneros se bajarán de la torre y se desencadenaran. NO HAY OTRA FORMA.

Es prioridad, que Carabineros y Fuerzas especiales abandone los terrenos de la comunidad La Dormida, y que todas las autoridades valoren la categoría de Reserva de la Biosfera de nuestro territorio.

Se invita a que la gente suba hasta la cumbre de La Dormida a apoyar a lxs comunerxs que defienden el valle de todxs.

Se agradece apoyo y difusión ¡por la defensa de las AGUAS y el TERRITORIO!

Este sábado 6 de abril nos encontramos en las calles de Limache para marchar juntxs y decir fuerte y claro

NO A LA EXPLOTACIÓN DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA!
NO A CARDONES POLPAICO!
NO A LOS RULOS!

DEJA UNA RESPUESTA