Algo Oscuro se Mueve en la Municipalidad de Viña del Mar

0
424

La alcaldesa de Viña del Mar, de la UDI, alias Tía Coty o doña Tremebunda, no piensa dejar pasar la oportunidad que le brinda la contraofensiva mediática de la derecha, con el fin de distraer la atención sobre un informe de Contraloría, que estable un déficit de $17. 500 millones en la contabilidad municipal.

Se puso en modo víctima, como se diría en siútico:

“Es una crueldad política lo que han hecho conmigo”, afirmó en radio Cooperativa, para agregar a reglón seguido que, en el plano emocional, le situación la ha “afectado muchísimo”:

“Es una crueldad política lo que han hecho conmigo. Me ha dolido mucho, creo que ha sido cruel. Lo que más me molesta y lo que más me duele, es que se ha visto afectada mi familia, ellos no tienen por qué estar sufriendo por esta situación”.

Enseguida, disparó contra los concejales que interpusieron un recurso de destitución en el TRICEL:

“Yo creo que cuando el mal te lo hace gente que de verdad tú tenías y sentías muy cercana, eso me duele”.

Finalmente, sacó pechuga:

“No saben que soy muy fuerte y resisto”.

“La casa está ordenada, hemos hecho todo lo necesario y Viña del Mar y la Municipalidad está mucho más fortalecida”, concluyó.

Ocultamiento de información

No piensan lo mismo los concejales Laura Gianicci (DC), Sandro Puebla (ind PS) y Víctor Andaur (PC), quienes, mediante una declaración pública, denunciaron que la alcaldesa les está ocultando información clave que permitiría descartar los supuestos errores en la auditoría de la Contraloría.

Los concejales agregan que la jefa comunal, en un reportaje del diario La Tercera Domingo, desconoció todo lo obrado por la Contraloría al decir que “el informe de la Contraloría no decía nada”.

Sin embargo, precisan los ediles, “debe ser solo una estrategia de defensa ya que existe un oficio declarado como reservado y secreto por la Municipalidad firmado por la alcaldesa en octubre del año pasado, donde ella, personalmente, reconocería todas y cada una de las irregularidades detectadas por Contraloría, pero donde se encarga de responsabilizar de ellas a varios de sus funcionarios subalternos”.

El documento a que se refieren los concejales es el oficio reservado número 38 de 19 de octubre de 2018, firmado por Virginia Reginato, dirigido al Contralor Regional de Valparaíso en medio de la auditoría que se realizaba en el municipio.

“Cabe señalar que dicho documento fue solicitado por varios concejales, incluidos militantes de UDI y RN, con fecha 24 de enero del presente año, comprometiéndose la edil, en esa oportunidad, a entregarlo a todos los concejales sin que ello haya ocurrido hasta hoy, pese a que se ha reiterado la solicitud, amparándose en que se trata de un documento secreto o reservado del municipio”, agrega el comunicado.

Es por ello que los concejales emplazaron a Reginato en su declaración:

“En aras de la transparencia y la verdad, creemos que es indispensable que se den a conocer públicamente todos los antecedentes que la Municipalidad entregó a la Contraloría para la realización de la auditoría, partiendo por entregarnos estos documentos que no deberían ser ni secretos ni reservados y que hace meses no nos quieren entregar, y pueden ayudar a que todos entendamos las verdaderas razones del cambio de discurso que ha tenido la alcaldesa en los últimos días”.

Y los datos pa’cuando

El diputado DC Daniel Verdessi, quién junto al diputado Rodrigo González, del PPD, ingresó una querella por malversación de fondos o fraude al fisco en contra de quienes resulten responsables por el millonario déficit del municipio viñamarino, terció en el debate con un llamado a la UDI a “colaborar en mejorar la gestión municipal” en lugar de “pretender debilitar la figura del Contralor y ocultar irregularidades en municipios”:

“La Contraloría ha hecho la pega y, además, no sólo encuentra irregularidades, sino que encuentra un hecho peor que lo denunciado, que es la voluntad del Municipio de Viña del Mar de ocultar información, prácticamente de engañar a la propia Contraloría; por lo tanto, ésta debe hacer no un estudio en base a ingresos y egresos devengados, sino que en base a ingresos reales, es decir ingresos percibidos. “

Agregó:

“Lo que ha encontrado la Contraloría es una caja llena de facturas declaradas que suman más de $11 mil millones, lo que demuestra esta voluntad permanente de no transparentar la contabilidad de la municipalidad. Por ello, es que lejos de ser un problema de metodología, ésta se adapta ante las dificultades que tuvo la Contraloría para intervenir la contabilidad del municipio, lo cual por obligación y por ley debe ser transparente”.

En su opinión, “los municipios cuestionados de Maipú, La Florida, Viña del Mar y hay otros municipios que tienen procedimientos parecidos, deberían llamar a reflexión a la UDI para que colaboren y mejoren la gestión municipal. El atacar al contralor, haciendo ver como que está equivocado o no existen tales déficit, es un error garrafal porque finalmente va a prevalecer la verdad y en este caso es que los municipios tienen un grave déficit de gestión y que incluso inmoviliza su accionar en lo que el servicio público”.

Y concluyó:

“Al margen de lo político, lo transparente es lo mejor; por tanto, le pedimos a la UDI que muestren una voluntad de mejorar la gestión municipal y de evitar el mal uso de los recursos. Es el propio municipio el que reconoce después de estas acciones un déficit de 13 mil millones de pesos, cesan en sus funciones al control de finanzas, es decir, todas estas acciones fueron porque reconocieron el año pasado y ahora aparece la alcaldesa diciendo que todo fue un error y que la verdad finalmente llega. Efectivamente llega y es que hay una voluntad por parte del municipio por esconder la información transparente”.

DEJA UNA RESPUESTA