Ñuble se Hunde: ¡NO! al Embalse La Puntilla

0
354

Somos un grupo de organizaciones y ciudadanos de Chile y el mundo convencidos de la necesidad de evitar la construcción del proyecto embalse La Punilla.

Exigimos una solución de riego que genere un menor impacto, con el objeto de preservar la zona cordillerana del río Ñuble.

La cordillera de Ñuble

El valle del Ñuble y sus afluentes cordilleranos cuentan con una belleza escénica con el poder de conmover a los visitantes, recordando postales de la Patagonia pero en pleno centro-sur del país.

El territorio forma parte del Corredor Biológico Laguna del Laja-Nevados de Chillán, posteriormente declarado “Reserva mundial de la Biósfera” por UNESCO el año 2011.

Es un territorio de gran valor ecológico; con una altísima biodiversidad, donde habitan múltiples especies de flora y fauna con problemas de conservación.

Es el último hábitat del “huemul de los andes”.

En una región ecológicamente devastada, en este valle la naturaleza ha logrado sobrevivir. Por esto, cumple un rol fundamental para los miles de visitantes provenientes de ajetreadas vidas urbanas. En un mundo donde la desaparición de ecosistemas se acelera, tenemos aquí un tesoro valioso que preservar.

El huemul

El huemul, el ciervo más austral del mundo y emblema del escudo patrio chileno, solía tener un área de distribución entre la Región Metropolitana y el extremo sur de Chile. Hoy, además de unos pocos miles en la Patagonia, existe una pequeña comunidad -de aproximadamente 40 huemules- que habitan en los faldeos de los nevados de Chillán.

Este pequeño grupo de huemules sobrevivientes son los últimos ejemplares del “huemul de los andes” y su hábitat es parte del área de impacto del embalse la Punilla. La existencia del huemul se considera un indicador de “pureza” del territorio ya que se trata de animales altamente sensibles a la intromisión. Su presencia en este lugar nos habla de un lugar puro ecológicamente.

Nuestra causa

En la cordillera de la comuna de San Fabián de Alico, en la nueva región de Ñuble, se pretende la construcción de un embalse de regadío de enormes proporciones, que inundaría 1.700 hectáreas de un territorio declarado Reserva mundial de la biósfera por UNESCO por su altísima importancia ecológica.

Los impactos asociados a esta obra son enormes e irreversibles. El embalse Punilla es un proyecto del siglo pasado, repleto de defectos e irregularidades.
Ñuble exige una solución a la problemática de escases hídrica que no destruya este importantísimo lugar.

¡Ñuble exige una alternativa al embalse Punilla!

Nuestra propuesta

Reconocemos la intensión de dar solución a la necesidad hídrica de la región de Ñuble, pero el proyecto Embalse Punilla es una solución inaceptable.

En tiempos de deterioro ambiental global hacemos un llamado a la prudencia y la mesura y a no escatimar esfuerzos en defender los escasos territorios de alto valor ecológico que nos quedan en la región y el mundo.

¿Qué alternativa tenemos?

El mundo de hoy ha reconocido las dificultades e impactos asociados a estos proyectos de enorme envergadura. Debemos intentar la ejecución de un conjunto variado de pequeñas obras y acciones, amparados en la alta velocidad del desarrollo tecnológico actual.

Es posible que estas medidas signifiquen una superficie de riego menor a la del embalse Punilla, pero junto con preservar nuestro patrimonio, ofrece la ventaja de una implementación más rápida, además de ser acumulativa en el tiempo a la espera de que la tecnología progrese y permita sumar cada vez mayor capacidad de riego.

Ñuble se hunde, únete a su cauce!

Facebook /nublesehunde
Instagram @nublesehunde

DEJA UNA RESPUESTA