Consejo Mundial de Boxeo Entrega el Cinturón de Campeón a Púgil con Cáncer Terminal

0
213

El Presidente del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), Mauricio Sulaimán, entregó el cinturón de campeón al boxeador Lee Noble, aquejado de cáncer terminal, y lo designó ‘campeón honorífico’.

“Después de ver a mi doctor, hoy finalmente nos han dicho la noticia que yo y mi familia estaban temiendo. El cáncer ha regresado a mi cerebro y médula ósea y es terminal. No voy a dejar de pelear hasta mi aliento final. Gracias a todo el mundo por su apoyo, especialmente a mi prometida”.

Con estas palabras el boxeador Lee Noble (récord de 20-24-3) hacía público el pasado 11 de febrero que se había reproducido su cáncer. En 2014, a los 31 años, le diagnosticaron leucemia, enfermedad contra la que ha batallado desde entonces.

Tras pelear contra Kiril Psonko en octubre de aquel año, a quien ganó a los puntos, acudió al hospital para tratar unos dolores. En un principio los médicos pensaron que se trataba de una lesión de hombro o artritis, pero le realizaron una serie de pruebas que concluyeron que tenía leucemia.

“Tuve tres años de tratamiento, lo hice todo (incluido uno con células madre), y luego volvió. Ha sido realmente deprimente no poder pelear de nuevo porque todo lo que he hecho desde los 18 años es boxear”, contaba en abril a worldboxingnews. “El boxeo me ha dado mucho, ha pagado mis facturas, pero de repente tengo cáncer y me lo han quitado todo”, reconocía.

Las muestras de cariño no han cesado desde el mundo del boxeo, y la última ha sido la del Consejo Mundial de Boxeo (WBC), con su presidente Mauricio Sulaimán a la cabeza, que ha enviado al domicilio de Noble el cinturón que entrega a todos sus campeones del mundo y lo ha nombrado ‘campeón honorífico’. “Esto realmente me ha animado”, ha dicho Lee.

No es el primer gesto de este tipo que este organismo realiza y es que, por ejemplo, ya en su día otorgó la misma distinción a Rubin ‘Huracán’ Carter tras ser finalmente absuelto tras años de batalla legal.

Fuente: Marca

DEJA UNA RESPUESTA