Medios de Comunicación y Derecha Chilena: Una Vergüenza Mundial

0
285

Iván Ljubetic Vargas (*).

Un multimillonario residente momentáneo de La Moneda, uno que mostró el dedo a Pinochet  y que ahora, desde hace tiempo, está tomado de la mano del imperialismo, un trasnochado presidente del partido radical, decenas de udientos y  de otros derechistas compiten, con extraordinario fervor, en aparecer como los más fieles lacayos de Trump.


En ser los más drásticos en pedir sanciones, que incluyen incluso una intervención armada, contra un pueblo, que levanta un digno  ejemplo en la Patria Grande.

Y las declaraciones antidemocráticas de los viejos momios tienen un impresionante eco en los medios de comunicación controlados, precisamente por viejos momios. Algunos multimillonarios; otros  de medio pelo. El diablo los cría y el imperialismo los usa. Precisamente de USA.

(Nota: viejo momio es un tipejo con harta o poca plata, pero que piensa como burgués; que puede ser viejo o no muy viejo de edad, pero siempre viejo de ideas; reaccionario; que a veces posa de demócrata; que puede sentirse incluso camarada de Salvador Allende o correligionario de Pedro Aguirre Cerda, pero actúa siempre contra los principios de éstos sustentaron; hay viejos momios que se sienten cristianos, pero sólo los guía  el odio al distinto).

El sábado 26 de enero, en uno de sus noticiarios “24 horas” de TVN, la locutora en medio de una larga serie de falsedades, afirmó que  “en  Venezuela existen dos Presidentes”.

¿Quién es el “otro” presidente?

Daremos algunas señas. Es un personaje de la oposición al chavismo,  hasta ahora desconocido fuera de Venezuela y, en su país, por la mayoría de la gente.
Su nombre Juan Guaidó.

Joven momio impulsivo  que en un acto público se autoproclamó el miércoles 23 de enero de 2019 “presidente interino” e Venezuela. Después le llaman “Presidente encargado”… (por Estados Unidos, les falta agregar).

En la noche anterior, este joven momio impulsivo solicitó una reunión con dos altos dirigentes chavistas: Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, y Freddy Bernal. Se reunieron en el Hotel Lido de Caracas.

El Canal Telesur ha mostrado en varias oportunidades escenas, filmadas por las cámaras de seguridad del hotel, sobre la entrada de los personajes al citado encuentro. Lo más llamativo es que el joven Juan Guaidó concurrió con la copucha de un traje deportivo y anteojos oscuros, muy de “incógnito”. (¿A quién le tenía miedo?).

De lo que se conoce de esa entrevista es que Guaidó  se lamentó de estar muy presionado tanto por el vicepresidente estadounidense, Michael Pence, quien el mismo 22 de enero de 2019, le aseguró el apoyo de Washington, y Michael Pompeo, secretario de Estado norteamericano, que le prometió una estrecha colaboración. También lo presionaba –confesó Guaidó- el golpista criollo Leopoldo López.

Según los participantes en el encuentro del Hotel Lido, Guaidó afirmó: “yo soy hombre de palabra”.

“Un hombre de palabra”

Y fue un hombre de palabra.

Al día siguiente, miércoles 23 de enero de 2019 cumplió la palabra dada a los imperialistas.

Montó la provocación que, según los expertos de la CIA sería la llama que incendiaría la pradera.

Pero se chingaron.

Salvo apoyos de los momios del mundo, de la autoproclamación de Guaidó, quedó sólo un poco de humo y harto mal olor.

En que la patraña es tan evidente…

Hay que ser muy ignorante o totalmente viejo  momio antidemocrático para no entender lo absurdo de este  plan estadounidense.

Hay hechos indesmentibles.

Desde las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de 1998 en que triunfó Hugo Chávez con el 56% de los votos, en el proceso de la revolución bolivariana de Venezuela se han realizado 24 elecciones, tanto presidenciales, de Asamblea Nacional, regionales, municipales y plebiscitos constitucionales

Los chavistas han perdido sólo en dos. En todas las demás, triunfaron.

Y resulta que los imperialistas y sus yanaconas  sólo reconocen una. La de la Asamblea Nacional del 6 de diciembre de 2015. ¿Por qué reconocen sólo a ésta y no a  otras 223 elecciones, si todas fueron llevadas a cabo por el mismo  Consejo Electoral, si todas se han realizado con el mismo sistema electoral (uno de los mejores del mundo), si todas fueron  resguardadas por la mismas fuerzas armadas?

¿Cuál es la razón?

Es una sola: ¡es que el 6 de diciembre de 2015 ganó la oposición!

¿Quiénes pretenden destituir al Presidente Constitucional Nicolás Maduro?

Son los imperialistas, encabezados por Trump, los Piñera, Duque y otros injerencistas que, incapaces de resolver los problemas de sus propios países, se la sacan metiéndose en asuntos internos de otras naciones.

Y lo hacen violando no sólo la soberanía, sino que incluso la Constitución de Venezuela. Ésta señala a la letra sobre las causas para el cese de sus funciones del Presidente de la República:

“Artículo 233. Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato”.

¿En qué postulado de la Constitución de Venezuela se basan  los momios golpistas para “destituir a Maduro y apoyar al “otro” presidente autoproclamado en un acto público?

Les falló el atentado para asesinar al Presidente Maduro del 4 de agosto de 2018, la llamada “Operación Fénix” por los terroristas. No ha pretendido renunciar ni ha sido destituido por el Tribunal Supremo de Justicia, por el contrario le entregó todo su apoyo.

En cuanto a su capacidad física y mental, es cuestión de verlo en los programas de Telesur. No ha hecho abandono de su cargo ni ha habido revocación popular.

Cinco poderes del estado venezolano

El Estado Venezolano se divide en 5 poderes: el poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Ciudadano y Electoral.

Cada una de las ramas del Poder Público tiene sus funciones propias, pero los órganos a los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los fines del Estado.

El Poder Público Nacional está conformado por los órganos y entes del Estado con competencia nacional que se enmarcan dentro  de la Constitución de la República Bolivariana.

¿Qué ocurrió con la Asamblea Nacional?

Como hemos escrito anteriormente, en  las elecciones del 6 de diciembre de 2015 para elegir diputados a la Asamblea Nacional,  triunfó la oposición.

El 30 de diciembre de 2015 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió admitir recursos legales para impugnar y  suspender los resultados de los comicios en el estado Amazonas en los que los diputados Nirma Guarulla, Julio Ygarza, Romel Guzamana y Miguel Rodríguez fueron electos.

A pesar de la sentencia del TSJ, la Asamblea Nacional juramentó a los tres diputados opositores de Amazonas en la sesión ordinaria del 6 de enero de 2016.

Luego de este acto el ente judicial decidió declarar al Parlamento venezolano en desacato hasta tanto no desincorporaran a los parlamentarios, desde ese entonces las acciones de los 112 diputados no se han reconocido.

El 5 de enero de 2017 se juramentó una nueva junta directiva del Parlamento, desconociendo el desacato expresado por el máximo tribunal del país.

Entonces, el 11 de enero de 2017, la Sala Constitucional declaró la nulidad de todas las acciones de la Asamblea Nacional debido a que  “persisten en el desacato”.

Dos derrotas del imperialismo

Cuando los imperialistas constataron que la autoproclamación de su Presidente encargado, no causó los grandes levantamientos populares que habían concebido y que, por el contrario, los pocos que estallaron fueron rápidamente aplastados y que, junto con ello, la manifestación en apoyo al Gobierno de Maduro del miércoles 23 de enero de 2019 fue realmente impresionante, decidieron echar mano a sus yanaconas externos.

Con fecha jueves  24 de enero de 2019, Estados Unidos planteó en la OEA el reconocimiento de su Presidente Encargado de Venezuela Juan Guaidó. Y se llevó la gran sorpresa. Contra lo esperado,  sólo reunió 16 votos. Su proposición fue rechazada por 18 países.

Entonces solicitó reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.  Éste en su sesión del sábado 26 de enero de 2019  le propinó otra derrota al imperialismo. Por el diálogo votaron 17 países; por la injerencia solicitada por Estados Unidos, 16.

¡Permanecer alertas!

No hay tiempo para pestañar. Conociendo la maldad de los imperialistas y sus lacayos (los viejos momios) todo se puede esperar en el afán de cumplir con sus sucios designios.
Esto lo sabemos muy bien los chilenos. No podemos olvidar a quienes sirvieron de yanacona al imperialismo contra el Gobierno Popular, presidido por Salvador Allende.

No podemos olvidar los crímenes, muchos de ellos impune hasta hoy, que se perpetraron durante la cruel dictadura fascista.

Y, aunque algunos no lo puedan entender, hay bastante de fascismo en las acciones contra la revolución bolivariana de Venezuela.

Podremos no estar de acuerdo con todo lo que ha realizado por los chavistas, pero ello no puede impedirnos estar junto al pueblo venezolano que sufre el mismo asedio que sufrimos nosotros no hace mucho.

Para ello tenemos que remar contra la corriente, intentando romper el monopolio informativo de los medios de comunicación y de tantos viejos momios  que pueblan estos campos de flores bordados.

(*) Historiador del Centro de Extensión e Investigación Luis Emilio Recabarren, CEILER

DEJA UNA RESPUESTA